En la men­te del ge­nio

El es­treno de Twin Peaks vuel­ve a su­mer­gir­nos en el enig­má­ti­co mun­do de su crea­dor, Da­vid Lynch. Los bá­si­cos

GQ (Spain) - - Intro -

Show­ti­me ha im­pues­to más se­cre­tis­mo a la tra­ma del re­gre­so de Twin Peaks que Do­nald Trump a sus chan­chu­llos con el es­pio­na­je ru­so, así que ha­brá que es­pe­rar a la ma­dru­ga­da del 21 de ma­yo (es­treno en Mo­vis­tar+) pa­ra sa­ber por dón­de van los ti­ros de un Da­vid Lynch que en es­ta oca­sión ejer­ce prác­ti­ca­men­te de show­run­ner: ha es­cri­to los guio­nes de los 18 ca­pí­tu­los –jun­to a Mark Frost–, los ha di­ri­gi­do e in­clu­so ha com­pues­to par­te de la ban­da so­no­ra. Sa­be­mos, eso sí, que nos si­tua­re­mos 25 años des­pués del ex­tra­ño ase­si­na­to de Lau­ra Pal­mer ("I’ll see you in 25 years", le anun­cia­ba la pro­pia Pal­mer al agen­te Coo­per en el úl­ti­mo epi­so­dio de la se­gun­da tem­po­ra­da) y que vol­ve­re­mos al oní­ri­co uni­ver­so del gi­gan­te y el enano, la mu­jer del le­ño y de la ca­fe­te­ría Dou­ble R. Lo cier­to es que pa­ra en­ten­der la na­tu­ra­le­za su­rrea­lis­ta de Da­vid Lynch se ne­ce­si­ta­ría una En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca de­di­ca­da en ex­clu­si­va a su vi­da y obra, pe­ro a fal­ta de tan va­lio­so re­per­to­rio bi­blio­grá­fi­co, po­de­mos apo­yar­nos en las abun­dan­tes y re­cien­tes pu­bli­ca­cio­nes que nos ayu­dan a en­ten­der la men­te de este crea­dor de pro­di­gio­so ta­len­to y en­vi­dia­ble pe­la­zo. ATRA­PA EL PEZ DORADO Da­vid Lynch (Re­ser­voir Books, 2014) Aquí Da­vid nos ilu­mi­na so­bre el ori­gen de sus ideas ba­sán­do­se en una dis­ci­pli­na en la que es to­do un ex­per­to: la me­di­ta­ción, y cu­ya prác­ti­ca ha mar­ca­do su pro­ce­so crea­ti­vo. Ya sa­bes: "La ver­da­de­ra fe­li­ci­dad es­tá en el in­te­rior".

Brad­ley Whit­ford es el sue­gro de tus pe­sa­di­llas en la sor­pren­den­te (y es­ca­lo­frian­te) Dé­ja­me sa­lir.

Pa­ra su pri­mer lar­go­me­tra­je co­mo di­rec­tor, el có­mi­co Jor­dan Pee­le (50% del dúo Key & Pee­le) ha uti­li­za­do uno de los tru­cos más vie­jos que exis­ten en el re­per­to­rio: co­lo­car a in­tér­pre­tes afa­bles en pa­pe­les ca­pa­ces de po­ner los pe­los de pun­ta.

Su pe­lí­cu­la es un me­ca­nis­mo de pre­ci­sión que re­mue­ve con­cien­cias,

jue­ga con las ex­pec­ta­ti­vas del pú­bli­co y po­ne los cli­chés del ci­ne de te­rror al ser­vi­cio de una in­te­li­gen­tí­si­ma idea sa­tí­ri­ca.

Ka­ren Gi­llan só­lo quie­re su ra­ción de ven­gan­za en Guar­dia­nes de la Ga­la­xia Vol 2.

Pe­se a ser una de las me­jo­res co­sas de la pri­me­ra en­tre­ga, la ac­triz bri­tá­ni­ca no tu­vo de­ma­sia­das es­ce­nas pa­ra lu­cir­se. Suer­te que la te­ne­mos de vuel­ta en es­ta se­cue­la,

que pro­me­te lle­var la spa­ce ope­ra irre­ve­ren­te de Mar­vel a nue­vas co­tas de di­ver­sión.

Ja­mes Gunn, pa­dre de la fran­qui­cia, di­ce que la Ne­bu­la de Gi­llan es uno de los per­so­na­jes que más dis­fru­ta es­cri­bien­do: una re­sen­ti­da que siem­pre tra­ma al­go.

Tom Hanks di­ri­ge una si­nies­tra cor­po­ra­ción tec­no­ló­gi­ca en El Círcu­lo.

A me­dio ca­mino en­tre Ste­ve Jobs y una ver­sión más ma­du­ra de Mark Zuc­ker­berg, el Ea­mon Bai­ley que Da­ve Eg­gers ima­gi­nó pa­ra su no­ve­la es uno de los de­miur­gos más fas­ci­nan­tes de la fic­ción mo­der­na.

Hay, por tan­to, mu­cha ex­pec­ta­ción por ver lo que un te­so­ro del ci­ne co­mo Hanks po­drá ha­cer con un per­so­na­je así.

La adap­ta­ción, coes­cri­ta por el pro­pio Eg­gers, co­lo­ca a Emma Watson en el pun­to de mi­ra de una dis­to­pía de­ma­sia­do ama­ble...

Javier Bar­dem es­tá he­cho una pe­na en Pi­ra­tas del Ca­ri­be: La ven­gan­za de Salazar.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da, nuestro ac­tor más in­ter­na­cio­nal (con per­mi­so de Ban­de­ras) se ne­gó a apa­re­cer en Mi­no­rity Re­port, pues no se veía ha­cien­do block­bus­ters. Có­mo pa­sa el tiem­po: aho­ra Bar­dem es un cor­sa­rio al que ni si­quie­ra el es­ta­do de des­com­po­si­ción le de­tie­ne en su afán por ma­tar a Jack Spa­rrow.

Na­die con­ta­ba con vol­ver a ver a Johnny Depp en una de es­tas, pe­ro allá que va­mos otra vez: Dis­ney quie­re ha­cer­se, un año más, con to­do el bo­tín de la ta­qui­lla. ¡Arrr!

El E. T. más le­tal de la his­to­ria vuel­ve a ca­zar hu­ma­nos en

Alien: Co­ve­nant.

En lo que a pre­cue­las se re­fie­re, Pro­met­heus fue una au­tén­ti­ca ra­ra avis: tan ob­se­sio­na­da por ocul­tar su deu­da con el clá­si­co de 1979 que, al fi­nal, re­nun­cia­ba a su ico­no­gra­fía y sus cla­ves más re­co­no­ci­bles. Rid­ley Scott pa­re­ce ha­ber apren­di­do de sus erro­res en es­ta nue­va in­cur­sión en el uni­ver­so Alien, una en la que no ten­dre­mos que es­pe­rar has­ta el fi­nal pa­ra ver al mons­truo.

Ade­más, el di­rec­tor pro­me­te más san­gre y ho­rror que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.