DE TAL PA­LO, TAL ASTILLA Hop­per Penn bus­ca su si­tio.

Si en­tre el lis­ta­do de ex li­gues de tu pa­dre apa­re­ce Ma­don­na o Char­li­ze The­ron y tu ma­dre fue La prin­ce­sa pro­me­ti­da, más te va­le pa­sar de com­pa­ra­cio­nes y bus­car tu pro­pio ca­mino. Tras un pa­sa­do tor­men­to­so de adic­cio­nes, Hop­per bus­ca su si­tio.

GQ (Spain) - - Sumario - IÑA­KI LA­GUAR­DIA VICTOR DEMARCHELIER

• ES­TÁ PER­MI­TI­DO SER MÁS AFOR­TU­NA­DO QUE LOS DE­MÁS, pe­ro es pe­li­gro­so pa­re­cer­lo. A ojos de mu­chos, Hop­per Penn es un ni­ño mi­ma­do cu­ya con­di­ción de "hi­jo de" le ha abier­to las puer­tas de los pla­ce­res mun­da­nos –di­ne­ro, di­ne­ro, di­ne­ro– y le ha per­mi­ti­do es­bo­zar sin de­ma­sia­do es­fuer­zo una in­ci­pien­te ca­rre­ra co­mo mo­de­lo y ac­tor. O sea, un ti­po ni muy gua­po ni muy feo que si no fue­ra por su ape­lli­do es­ta­ría ins­ta­lan­do rou­ters en ca­sas aje­nas, dan­do cla­ses en la uni­ver­si­dad o di­ri­gien­do el trá­fi­co en el cru­ce más cer­cano. To­do por­que su pa­dre se lla­ma Sean Penn (ga­na­dor de dos pre­mios Os­car, rom­pe­co­ra­zo­nes a tiem­po par­cial y ac­ti­vis­ta de cau­sas per­di­das) y su ma­dre res­pon­de al nom­bre de Ro­bin Wright, po­see­do­ra de un Glo­bo de Oro por su pa­pel en la se­rie Hou­se of Cards, ros­tro ru­bio an­ge­li­cal de La prin­ce­sa pro­me­ti­da y eterno amor ado­les­cen­te de Fo­rrest Gump.

En un mun­do en el que los ri­cos y los fa­mo­sos siem­pre son sos­pe­cho­sos por su éxi­to y ra­ra­men­te se les per­mi­te llo­rar, es muy pe­li­gro­so pa­re­cer afor­tu­na­do; so­bre to­do si tal co­sa no es ver­dad y uno se sien­te pro­fun­da­men­te in­fe­liz. Pue­de que 2017 sea el gran año de Hop­per Penn –las re­vis­tas de mo­da se lo ri­fan, ejer­ce de mo­de­lo pa­ra Fen­di y es­tre­na el fil­me Má­qui­na de gue­rra, una su­per­pro­duc­ción di­ri­gi­da por Da­vid Mi­chôd en la que com­par­te pro­ta­go­nis­mo con Brad Pitt, Ben Kings­ley y Til­da Swin­ton–, pe­ro el tur­bu­len­to pa­sa­do del hi­jo de Ro­bin y Sean es­tá es­cri­to con ren­glo­nes tor­ci­dos. La bom­ba del di­vor­cio de sus pa­dres le al­can­zó de lleno cuan­do te­nía 16 años, y aque­llo le sir­vió pa­ra com­pro­bar que, a ve­ces, has­ta las exis­ten­cias más fa­bu­lo­sas pue­den ser un as­co: se en­gan­chó a la me­tan­fe­ta­mi­na, se ro­deó de gen­tu­za y aca­bó con sus hue­sos en un cen­tro de des­in­to­xi­ca­ción.

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, es­ta jo­ven pro­me­sa del ci­ne afir­mó que, es­tan­do in­gre­sa­do en el hos­pi­tal –y no pre­ci­sa­men­te por un res­fria­do–, fue su pa­dre el án­gel que lo sal­vó de to­da esa ba­su­ra: “¿Rehab o [vi­vir en] la mar­que­si­na de la pa­ra­da del au­to­bús?", le pre­gun­tó. An­te se­me­jan­te di­le­ma, el hi­jo me­nor del pro­ta­go­nis­ta de fil­mes co­mo Mys­tic Ri­ver o Milk, dio por fi­ni­qui­ta­da su es­pi­ral au­to­des­truc­ti­va y se con­ven­ció de que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer ho­nor a su ci­ne­ma­to­grá­fi­co nom­bre: Hop­per Jack Penn, por Den­nis Hop­per y Jack Nicholson. Tras va­rios pa­pe­les me­no­res en me­dia do­ce­na de cor­to­me­tra­jes, el año pa­sa­do de­bu­tó de la mano de su pro­ge­ni­tor en el ci­ne co­mer­cial. En Di­ré tu nom­bre, com­par­tió plano con Char­li­ze The­ron y Ja­vier Bar­dem.

Des­de en­ton­ces, el in­ten­so azul de sus ojos, el mis­mo co­lor del mar que le vio cre­cer en la bahía de San Fran­cis­co, re­ful­ge en sus di­mi­nu­tas cuen­cas co­mo no lo ha­cía des­de que era un ni­ño. Ya no ne­ce­si­ta vi­si­tar pa­raí­sos ar­ti­fi­cia­les pa­ra re­cor­dar la sen­sa­ción de sen­tir­se –y pa­re­cer– afor­tu­na­do. Aho­ra se per­mi­te ser­lo por­que ha asu­mi­do que la vi­da no es per­fec­ta, pe­ro pue­de ser bo­ni­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.