Sin da­ta no hay pa­ta­ta

El 5G va a des­te­rrar (otra vez) a tu an­te­na de TV; y a tu wi­fi. Pe­ro no por tu co­mo­di­dad, sino pa­ra dar vi­da di­gi­tal a to­do lo que te ro­dea. Por­que los da­tos son el pe­tró­leo de la pró­xi­ma dé­ca­da.

GQ (Spain) - - Gq Trastos - POR JA­VI SÁN­CHEZ

De­sen­gá­ña­te: el "in­ter­net de las co­sas" to­da­vía no exis­te. Lo que te­ne­mos hoy es po­co más que una ga­le­ría de no­vel­ties: una ne­ve­ra con wi­fi y una pan­ta­lla en la que co­lo­car emo­jis en vez de ima­nes; unos ter­mos­ta­tos lis­tos; una ca­sa que em­pie­za a apren­der de ti y te es­cu­cha cuan­do ha­blas… La in­ten­ción es que ha­ya tec­no­lo­gía en to­do: en un ce­pi­llo de dien­tes blue­tooth y en unas plantillas pa­ra me­ter den­tro de las al­par­ga­tas y que per­mi­tan que tus pies sien­tan la reali­dad vir­tual (no nos he­mos in­ven­ta­do nin­guno de es­tos ejem­plos). To­do pa­ra que, en 2020, ha­ya 50.000 mi­llo­nes de co­sas co­nec­ta­das, se­gún la pre­vi­sión de Cis­co. Co­sas in­te­li­gen­tes. Co­sas que ha­blen con otras co­sas.

Aho­ra mi­ra un mo­men­to tu mó­vil y, so­bre to­do, tu ta­ri­fa de da­tos. ¿Cuán­to tie­nes con­tra­ta­do al mes? ¿2,5 GB que se te que­dan muy cor­tos? Qui­zás has vis­to que ya hay ofer­tas de 25 GB y te lo es­tás pen­san­do. ¿Tie­nes bue­na co­ber­tu­ra? Va­le, aho­ra ya sa­bes por qué el "in­ter­net de las co­sas" to­da­vía es un tru­co de marketing y no una reali­dad más allá del Ap­ple Watch, la Fit­bit o el man­do a dis­tan­cia de las smart TV de An­droid. No tie­nes da­tos ni pa­ra ti, co­mo pa­ra de­jár­se­los a tus co­sas. Es el mis­mo pro­ble­ma que aún nos se­pa­ra de los dro­nes que lle­ven mer­can­cías a do­mi­ci­lio, de los co­ches de­fi­ni­ti­va­men­te au­tó­no­mos y de la ca­sa que ha­ga la com­pra por ti. El cue­llo de bo­te­lla que te­ne­mos que sol­ven­tar en los pró­xi­mos cua­tro años.

Brian Kr­za­nich, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de In­tel, pre­sen­tó es­te pro­ble­ma a fi­na­les de 2016 en Au­to­mo­bi­lity, el sa­lón del au­to­mó­vil de Los Ángeles en el que se dan la mano mo­tor y tec­no­lo­gía. Va­mos a ne­ce­si­tar mu­chos da­tos. Mu­chí­si­mos. No­so­tros, los hu­ma­nos, es­ta­re­mos lle­nan­do in­ter­net de clips en al­tí­si­ma re­so­lu­ción o de fotos 360º; y man­ten­dre­mos (ví­deo) con­fe­ren­cias en reali­dad vir­tual o au­men­ta­da. En­tre en­viar y re­ci­bir y sin­cro­ni­zar nues­tros dis­po­si­ti­vos, es­ta­re­mos con­su­mien­do has­ta 1,5 GB al día (cálcu­lo que nos pa­re­ce con­ser­va­dor, pe­ro ven­ga: acep­ta­mos bar­co). Sin em­bar­go, es lo de me­nos: en el au­tén­ti­co "in­ter­net de las co­sas", los hu­ma­nos ocu­pa­re­mos una pe­que­ñí­si­ma par­te en el flu­jo de in­for­ma­ción. Y por eso es tan re­le­van­te la lle­ga­da del 5G.

En 2020, con el im­pul­so de to­das las te­le­fó­ni­cas y tec­no­ló­gi­cas del pla­ne­ta, se es­pe­ra el des­em­bar­co de las re­des 5G, en las que ca­da ca­cha­rro ac­túa co­mo un no­do y un rou­ter pa­ra to­dos los de­más. Es una red re­for­za­da por sa­té­li­tes mi­núscu­los en ór­bi­ta ba­ja, con ve­lo­ci­da­des de trans­mi­sión has­ta cua­tro ve­ces su­pe­rio­res a la me­jor fi­bra que pue­des con­tra­tar hoy día. Tan ne­ce­sa­ria que, por ter­ce­ra vez des­de que se anun­ció lo de la TDT, vas a te­ner que cam­biar la an­te­na de ca­sa (nues­tro con­se­jo: arrán­ca­la. La an­te­na es una in­ne­ce­sa­ria lá­pi­da del si­glo XX). Si el au­ge de las in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les te da mie­do, pien­sa es­to por un mo­men­to: den­tro de tres años van a qui­tar­le la fre­cuen­cia del es­pa­cio ra­dio­eléc­tri­co a las te­le­vi­sio­nes pa­ra dar­les su pro­pia red mó­vil. Pen­sa­da pa­ra ellas, no pa­ra ti. Por­que a ti con el 4G te bas­ta. Des­pués de to­do, só­lo eres hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.