Car­tier y la be­lle­za

Des­de 1847, la fir­ma fran­ce­sa ha re­pre­sen­ta­do den­tro del uni­ver­so re­lo­je­ro la so­fis­ti­ca­ción y ex­qui­si­tez del lu­jo pa­ri­sino. Aho­ra una ex­po­si­ción –co­mi­sa­ria­da por Nor­man Fos­ter– reúne en Lon­dres 170 años de di­se­ños úni­cos, per­so­na­jes eter­nos e his­to­rias in

GQ (Spain) - - Arte - POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA

en la ciu­dad más atea del mun­do tie­nen una ca­te­dral con nom­bre de pe­lí­cu­la de Dis­ney, un em­pe­ra­dor en­te­rra­do al más pu­ro es­ti­lo fa­raó­ni­co –den­tro de sie­te sar­có­fa­gos, ba­jo la cú­pu­la de los In­vá­li­dos– y una enor­me cruz en for­ma de to­rre Eif­fel. Allí don­de las tien­das cie­rran a las sie­te de la tar­de y un ras­ca­cie­los –el de Mont­par­nas­se– re­ve­la las grie­tas de su gran­deur, to­das las cos­tum­bres vi­vas y muer­tas ad­quie­ren un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial, ca­si ri­tual. Los jó­ve­nes re­ci­ben su bau­tis­mo con una co­pa de vino en una mano y un ci­ga­rri­llo en la otra –mien­tras ha­cen pis a ori­llas del Se­na–; y los in­te­gris­tas se re­tuer­cen de ra­bia y as­co cuan­do com­prue­ban que en la ca­pi­tal de Fran­cia se rin­de cul­to a to­dos los pe­ca­dos: el pla­cer, la ra­zón y el lu­jo.

Lo me­jor de París es que sus de­bi­li­da­des se pue­den des­pa­char en un so­lo pá­rra­fo; pa­ra ex­pli­car su ma­gia, por el con­tra­rio, se ne­ce­si­ta el tiem­po que tar­da en ago­tar­se la pi­la de un re­loj Car­tier. Pre­ci­sa­men­te es­ta fir­ma re­lo­je­ra es una de las pie­zas fun­da­men­ta­les del re­li­ca­rio mu­ni­ci­pal, don­de lo sa­gra­do y lo ex­qui­si­to tie­nen el mis­mo va­lor. 170 años de his­to­rias in­creí­bles y crea­cio­nes ha­cen que, una vez más, re­sul­te im­po­si­ble se­pa­rar lo di­vino de lo su­bli­me.

Des­de que en 1847 Louis-fra­nçois Car­tier to­ma­ra las rien­das del ta­ller si­tua­do en el nú­me­ro 29 de la Rue Mon­tor­gueil, la re­pú­bli­ca fran­ce­sa se ha re­fun­da­do cua­tro ve­ces –con sus res­pec­ti­vas le­yes cons­ti­tu­cio­na­les– y ha par­ti­ci­pa­do en va­rias gue­rras. Pa­ra los he­re­de­ros de la mar­ca, no obs­tan­te, lo esen­cial no ha cam­bia­do: las agu­jas de sus re­lo­jes han se­gui­do mar­can­do un rit­mo cons­tan­te y de­ci­di­do, sin pau­sas ni pal­pi­ta­cio­nes. En tiem­pos in­cier­tos, el lu­jo es el úni­co va­lor se­gu­ro.

UN SUE­ÑO SU­RREA­LIS­TA El mo­de­lo Crash, de ins­pi­ra­ción da­li­nia­na, fue una de las gran­des sor­pre­sas de 1967. A su iz­quier­da, el re­loj Ton­neau, de 1915.

15 MI­NU­TOS ETER­NOS Au­to­rre­tra­to de Andy War­hol con el re­loj Tank de la fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.