Co­nec­ta­do al 'Swiss ma­de'

GQ (Spain) - - Palaneta Egqtiva - GON­ZA­LO DE CEVALLOS

So­bran las pre­sen­ta­cio­nes. ¿Qué aman­te de los re­lo­jes no co­no­ce a es­te ma­dri­le­ño de 49 años que lle­va ca­si dos dé­ca­das en el gru­po Swatch? Gon­za­lo de Cevallos es to­da una re­fe­ren­cia en el sec­tor, ca­si tan­to co­mo las mar­cas que aban­de­ra. Sin em­bar­go, lo su­yo no fue siem­pre la relojería. De he­cho, lle­gó a es­ta in­dus­tria ca­si de ca­sua­li­dad. Tra­ba­ja­ba en una mul­ti­na­cio­nal ame­ri­ca­na del sec­tor del pe­tró­leo cuan­do un head­hun­ter le ofre­ció en­car­gar­se del desa­rro­llo de fran­qui­cias de Swatch en Es­pa­ña. Acep­tó y aca­bó tra­ba­jan­do co­mo di­rec­tor de la mar­ca. Tiem­po des­pués, se au­pó a la pre­si­den­cia del gru­po en­te­ro (que, pa­ra los des­pis­ta­dos, com­pren­de mar­cas co­mo Bre­guet, Blanc­pain, Ome­ga, Lon­gi­nes… has­ta un to­tal de 17); y, ha­ce cua­tro años, fue nom­bra­do vi­ce­pre­si­den­te in­ter­na­cio­nal de la mar­ca Swatch.

Aun­que es­te eje­cu­ti­vo se pa­sa la vi­da via­jan­do, apro­ve­cha­mos su vi­si­ta se­ma­nal a Ma­drid –coin­ci­dien­do con el lan­za­mien­to de la nue­va co­la­bo­ra­ción de la mar­ca con la ilus­tra­do­ra Brian­da Fitz-ja­mes Stuart– pa­ra ha­blar so­bre la si­tua­ción del mer­ca­do. "Aun­que los dos úl­ti­mos años han si­do muy com­pli­ca­dos pa­ra la in­dus­tria re­lo­je­ra, he­mos op­ta­do por se­guir in­vir­tien­do en I+D, por no su­bir los pre­cios y por pro­te­ger los pues­tos de tra­ba­jo en unos mo­men­tos en que otros gru­pos ha­cen to­do lo con­tra­rio. No obs­tan­te, la si­tua­ción es­tá me­jo­ran­do. Ese op­ti­mis­mo tie­ne un pri­mer ape­lli­do en Es­pa­ña: tu­ris­mo. Y un se­gun­do en to­do el mun­do: asiá­ti­co. Y es que los asiá­ti­cos es­tán com­pran­do de otra for­ma: más can­ti­dad de re­lo­jes de va­lor me­nos ele­va­do, lo cual es­tá te­nien­do im­pac­to po­si­ti­vo en to­dos los seg­men­tos del gru­po".

¿Y có­mo en­fren­tan el fe­nó­meno con­nec­ted? "La in­dus­tria tie­ne la asig­na­tu­ra pen­dien­te de que los mi­llen­nials no sean afi­cio­na­dos al re­loj. No­so­tros tra­ba­ja­mos en un sis­te­ma ope­ra­ti­vo pro­pio que se­rá la pla­ta­for­ma pa­ra una se­rie de fun­cio­nes. Aca­ba­mos de pu­bli­car el lan­za­mien­to del mi­cro­chip con tec­no­lo­gía Blue­tooth más pe­que­ño del mun­do. En de­fi­ni­ti­va, ve­mos los smart­wat­ches co­mo una ten­den­cia y una opor­tu­ni­dad pa­ra atraer a los jó­ve­nes a nues­tras mar­cas, pe­ro so­mos relojeros y ve­mos que la so­lu­ción es­tá en las pie­zas Swiss ma­de".

Co­mo no to­do va a ser ne­go­cio, nos ha­bla tam­bién de una de las ini­cia­ti­vas ar­tís­ti­cas más fas­ci­nan­tes que ha pues­to en mar­cha Swatch: el Swatch Ar­tist Ho­tel de Shanghai –una suer­te de Ho­tel Chel­sea neo­yor­kino– que es "una re­si­den­cia de ar­tis­tas en la que ca­da uno pa­ga su es­ta­día con una so­la de sus obras de ar­te, sea és­ta ma­te­rial o efí­me­ra", y con los que en al­gu­nos ca­sos se lle­ga a co­la­bo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.