El sép­ti­mo de Am­be­res. Co­no­ce al nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Dirk Bik­kem­bergs.

Lee Wood, nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Dirk Bik­kem­bergs, ha de­vuel­to la so­fis­ti­ca­ción a la pri­me­ra fir­ma que reivin­di­có el lu­jo de­por­ti­vo.

GQ (Spain) - - Sumario -

El sép­ti­mo de Am­be­res na­ció en In­gla­te­rra y no ha­bla fla­men­co, pe­ro aca­ba de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de es­cri­bir el si­guien­te ca­pí­tu­lo de la historia de Dirk Bik­kem­bergs –su fun­da­dor in­te­gró el gru­po de Los 6 de Am­be­res o Ant­werp Six, ese fe­nó­meno crea­ti­vo que pu­so a Bél­gi­ca en el cen­tro de la mo­da mun­dial allá por 1987–. La fir­ma que subió el es­ti­lo de­por­ti­vo a la pa­sa­re­la ha en­con­tra­do en Lee Wood la pie­za per­fec­ta pa­ra rein­ven­tar su iden­ti­dad y ale­jar­la del ideal me­tro­se­xual de la de­fi­nió la dé­ca­da pa­sa­da. Su pri­me­ra co­lec­ción pa­ra la mar­ca, pre­sen­ta­da en enero, ha su­pues­to una rup­tu­ra en to­da re­gla: co­lo­res ama­bles –ocres, blan­cos, azu­les, gri­ses–, cor­tes lim­pios y un re­fuer­zo de la ins­pi­ra­ción mi­li­tar y el work­wear. Dirk Bik­kem­bergs ya no vis­te de cor­to. GQ: Tus pri­me­ros di­se­ños han sor­pren­di­do por es­tar bas­tan­te ale­ja­dos de la es­té­ti­ca que la mar­ca ha de­fen­di­do en los úl­ti­mos años. ¿Re­no­var­se o mo­rir? LEE WOOD: Ha si­do un tra­ba­jo emo­cio­nan­te y gra­ti­fi­can­te. Ca­da co­lec­ción exi­ge asu­mir un ries­go, pues nin­gún di­se­ña­dor tie­ne una bo­la de cris­tal pa­ra ver el fu­tu­ro. Tra­ba­ja­mos guia­dos por el ins­tin­to. Pe­ro es­toy muy con­ten­to por­que la gen­te ha en­ten­di­do mi de­seo de res­tau­rar la es­té­ti­ca de la mar­ca y de­vol­ver­le su au­ten­ti­ci­dad. El ADN siem­pre ha si­do el mis­mo, pe­ro di­ga­mos que úl­ti­ma­men­te se ha­bía per­di­do un po­co en el ca­mino. Yo le he da­do una brú­ju­la y un ma­pa. GQ: ¿En qué se ba­sa esa au­ten­ti­ci­dad? L. W.: Ha­bla­mos de una mar­ca que tie­ne un ca­rác­ter mas­cu­lino fuer­te y sa­lu­da­ble. Di­se­ño pa­ra un hom­bre con per­so­na­li­dad, que se enor­gu­lle­ce de su apa­rien­cia y de su cuer­po y que bus­ca pren­das bien cor­ta­das. Des­de el prin­ci­pio, el pro­pio Dirk in­cor­po­ró ele­men­tos in­du­da­ble­men­te mas­cu­li­nos, pro­vo­ca­ti­vos y po­ten­tes a sus di­se­ños. Es­to en­ca­ja per­fec­ta­men­te con mi vi­sión de la mar­ca, in­clu­so con mi pro­pio gus­to per­so­nal.

GQ: Dirk Bik­kem­bergs fue uno de los miem­bros del gru­po de Los 6 de Am­be­res –jun­to con Dirk Van Sae­ne, Ann De­meu­le­mees­ter, Wal­ter Van Bei­ren­donck, Dries van No­ten y Ma­ri­na Yee–. ¿De qué ma­ne­ra ha in­flui­do el pe­so de los ar­chi­vos en tus di­se­ños? L. W.: Re­cu­rrí a ellos tan pron­to co­mo lle­gué aquí, fue lo pri­me­ro que hi­ce. Me pa­sé dos días tras­tean­do en in­ter­mi­na­bles per­che­ros re­ple­tos de pren­das. Se­lec­cio­né muy po­cas pie­zas: una cha­que­ta, un abri­go y un par de pan­ta­lo­nes, y lue­go ce­rré la puer­ta. Fue un mo­men­to de in­tros­pec­ción, una opor­tu­ni­dad de ver de cer­ca los te­ji­dos y las cons­truc­cio­nes de ese pe­rio­do que cons­ti­tu­yó un mo­men­to de­ci­si­vo en la mo­da. Mi ob­je­ti­vo aho­ra es re­cu­pe­rar ese sen­ti­mien­to de van­guar­dia bel­ga, so­fis­ti­ca­da y fun­cio­nal. Sin em­bar­go, pa­ra avan­zar de­bo crear al­go nue­vo con res­pe­to al pa­sa­do y tam­po­co me in­tere­sa es­tar mi­ran­do atrás cons­tan­te­men­te. GQ: La pri­me­ra edi­ción de Pit­ti Uo­mo en 1972 re­ve­ló la exis­ten­cia de un uni­ver­so crea­ti­vo por ex­plo­tar en el mens­wear. ¿Cuán­to he­mos cam­bia­do los hom­bres des­de en­ton­ces? L. W.: ¡Na­cí en 1972! Así que su­pon­go que po­dría­mos de­cir que soy tan vie­jo co­mo Pit­ti… En mi opi­nión, los hom­bres y la mo­da man­tie­nen una re­la­ción de amor-odio. Ha ha­bi­do pe­rio­dos en los que nos he­mos sen­ti­do muy li­bres pa­ra ex­pre­sar­nos a tra­vés de la ro­pa, co­mo en los años 80, pe­ro tam­bién ha ha­bi­do mo­men­tos en los que es­ta in­dus­tria se ha mos­tra­do de­ma­sia­do atre­vi­da a la ho­ra de in­ter­pre­tar la mas­cu­li­ni­dad. Mi mi­sión es pro­por­cio­nar pren­das de ca­li­dad, con un equi­li­brio en­tre la fun­cio­na­li­dad y el es­ti­lo. GQ: Si de­ci­dié­ra­mos mon­tar el ar­ma­rio per­fec­to pa­ra el hom­bre, ¿qué pie­zas no de­be­rían fal­tar? L. W.: Una cha­que­ta a me­di­da, un buen abri­go, unos pan­ta­lo­nes for­ma­les y ca­sua­les, y un buen par de bo­tas. Eso sí, la ro­pa pue­de ser bo­ni­ta y ele­gan­te, pe­ro la ac­ti­tud la mar­ca­mos quie­nes la ves­ti­mos. El es­ti­lo y la ele­gan­cia no son con­cep­tos con­cre­tos, sino es­ta­dos men­ta­les. La ro­pa no nos vis­te, la ves­ti­mos no­so­tros.

UNA MEN­TE IN­QUIE­TA

Tras for­mar­se co­mo di­se­ña­dor en el Berks­hi­re College of Art & De­sign, Lee Wood se mu­dó a Mi­lán pa­ra for­mar par­te del equi­po crea­ti­vo de Ver­sa­ce, don­de tra­ba­jó du­ran­te 16 años. En 2014 de­ci­dió abrir una con­sul­to­ría pa­ra ase­so­rar a em­pre­sas de la in­dus­tria y lan­zó su pro­pia fir­ma de mo­da. GQ: ¿Qué pue­des de­cir­nos so­bre tu tra­ba­jo en Stu­diol72 y tu mar­ca, L72? L. W.: Creé Stu­diol72 por­que te­nía el de­seo de ser free­lan­ce y tra­ba­jar con di­fe­ren­tes clien­tes a tra­vés de una con­sul­to­ría crea­ti­va. El na­ci­mien­to de mi mar­ca L72 sur­gió de una for­ma ines­pe­ra­da y na­tu­ral, sim­ple­men­te ocu­rrió. Fue uno de esos ra­ros mo­men­tos en que to­das las co­sas se ali­nea­ron y fun­cio­nó. En 2015 ga­né el con­cur­so de jó­ve­nes di­se­ña­do­res Who's On Next de Vo­gue Ita­lia, lo que me pu­so en el cen­tro de to­das las mi­ra­das. Gra­cias a ello hoy es­toy don­de es­toy. Por el mo­men­to, he de­ci­di­do de­jar L72 en standby pa­ra cen­trar­me en el re­lan­za­mien­to de Dirk Bik­kem­bergs. GQ: ¿Ha­cia qué ho­ri­zon­te se di­ri­ge la mo­da mas­cu­li­na? ¿Có­mo crees que se­rá den­tro de una dé­ca­da? L. W.: Diez años son al me­nos 20 co­lec­cio­nes, y eso es mu­cho tiem­po. En reali­dad no ten­go ni idea. Ló­gi­ca­men­te, de­be­mos desa­rro­llar un en­fo­que más cons­cien­te so­bre el mun­do en que vi­vi­mos y mos­trar más in­te­rés ha­cia el me­dio am­bien­te y las ener­gías al­ter­na­ti­vas. To­do ello in­flui­rá en las fi­bras y la cons­truc­ción de los te­ji­dos, los pig­men­tos y los tin­tes, así co­mo en los pro­ce­sos in­dus­tria­les y la ma­qui­na­ria, por no men­cio­nar la evo­lu­ción que ten­drá el sec­tor mi­no­ris­ta.

"La ele­gan­cia no es un con­cep­to con­cre­to, sino un es­ta­do men­tal. La ac­ti­tud la mar­ca ca­da uno: la ro­pa no nos vis­te, la ves­ti­mos"

NA­DA QUE DE­MOS­TRAR Le­jos de la hi­per­mas­cu­li­ni­dad que ca­rac­te­ri­zó la úl­ti­ma eta­pa de la fir­ma, Lee Wood abo­ga por un es­ti­lo ale­ja­do de los ex­tre­mos. Es la vuel­ta a la sen­ci­llez y la fun­cio­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.