An­tes

Drá­cu­la y el mons­truo de Fran­kens­tein abrie­ron fue­go en los años 30.

GQ (Spain) - - Intro -

Cuan­do Carl Laemm­le Jr. he­re­dó el pues­to de je­fe de pro­duc­ción en Uni­ver­sal Pic­tu­res, su úni­co de­seo fue lle­var mons­truos a la gran pan­ta­lla. Drá­cu­la (Tod Brow­ning, 1931) fue el ori­gen de to­do: un éxi­to sin pre­ce­den­tes que sir­vió co­mo es­ca­pis­mo pa­ra un pú­bli­co su­mi­do en la De­pre­sión, amén de pa­ra abrir la puer­ta a una lu­cra­ti­va sa­ga de cin­tas de te­rror. Des­pués del Con­de lle­ga­rían Fran­kens­tein, El hom­bre in­vi­si­ble, El hom­bre lo­bo y La mo­mia (ver­sión Bo­ris Kar­loff). Tras ago­tar la fór­mu­la, Uni­ver­sal tu­vo una idea avan­za­da a su tiem­po: mez­clar sus sa­gas con Fran­kens­tein y el hom­bre lo­bo (1943), un me­ga­mix de per­so­na­jes que, en cier­to sen­ti­do, pre­ce­de al uni­ver­so com­par­ti­do de los có­mics Mar­vel. Unos Ven­ga­do­res an­tes de Los Ven­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.