Juan Ma­ta, es­tre­lla del Man­ches­ter Uni­ted: el es­pa­ñol más cool de la Pre­mier Lea­gue.

GQ (Spain) - - Sumario -

Hay al­go de ex­ci­tan­te ra­re­za en to­do lo que ro­dea a Juan Ma­ta (Bur­gos, 1988). Fut­bo­lis­ta ex­qui­si­to y ge­nuino ex­po­nen­te del es­ti­lo téc­ni­co y do­mi­na­dor de la se­lec­ción es­pa­ño­la, no só­lo ha sa­bi­do adap­tar­se a la exi­gen­cia fí­si­ca y a las jau­rías de las de­fen­sas in­gle­sas, sino que ha con­quis­ta­do des­de el pri­mer día el co­ra­zón de los afi­cio­na­dos –pri­me­ro en el Chel­sea y des­pués en el Man­ches­ter Uni­ted–.

Tan­tas son las pa­ra­do­jas a su al­re­de­dor que nos re­ci­be en la gris y llu­vio­sa Mán­ches­ter en un bo­ni­to día so­lea­do. Si el Ma­ta lon­di­nen­se era ha­bi­tual del Ro­yal Al­bert Hall y Cam­dem Town, el man­cu­niano fre­cuen­ta el Matt & Ph­reds Jazz Club y el Nort­hern Quar­tet. "Lon­dres tie­ne mu­chas ciu­da­des en una. Mán­ches­ter es más pe­que­ña, pe­ro es una ciu­dad di­ver­ti­da. Las re­fe­ren­cias que te­nía an­tes de ve­nir no eran de­ma­sia­do bue­nas, pe­ro ha su­pe­ra­do mis ex­pec­ta­ti­vas. Aquí hay ba­rrios in­tere­san­tes don­de pa­san un mon­tón de co­sas", di­ce. Un dan­di que le­jos del es­ta­dio se apar­ta del cli­ché de fut­bo­lis­ta cul­tu­ral­men­te apá­ti­co que ca­mi­na por el mun­do con go­rra de vi­se­ra y au­ri­cu­la­res gi­gan­tes­cos. Si al­go le so­bra es es­ti­lo. No es por tan­to ca­sual que sea em­ba­ja­dor de la fir­ma de re­lo­jes IWC. "Un re­loj pue­de de­ter­mi­nar mu­cho el look de una per­so­na", con­fie­sa.

De cas­ta le vie­ne al gal­go. Hi­jo de fut­bo­lis­ta, la cla­se irra­dia en el clan por par­te de su abue­lo, una re­fe­ren­cia a la ho­ra de adap­tar­se a los ri­go­res del es­ti­lo Bri­tish: "Mi abue­lo siem­pre fue muy ele­gan­te. Le re­cuer­do ves­ti­do con mu­cha cla­se, con su pa­ñue­lo, siem­pre bien pei­na­do. Fue un mo­de­lo pa­ra to­da la fa­mi­lia, no só­lo en eso, sino en mu­chas otras co­sas. Qui­zá por ello tra­te de imi­tar­le, sí". Su pér­di­da, en vís­pe­ras de la fi­nal de la Co­pa de la Li­ga fren­te al Sout­ham­pton, ha si­do otro re­vés den­tro de un año com­pli­ca­do por cul­pa de las le­sio­nes. "Fue un par­ti­do es­pe­cial y di­fí­cil. Mi abue­lo fue muy im­por­tan­te en mi vi­da, en lo per­so­nal y en lo de­por­ti­vo, res­pon­sa­ble en bue­na me­di­da de que hoy jue­gue en el Uni­ted y de mi ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca. Qui­se ju­gar por agra­de­ci­mien­to y por tra­tar de de­di­car­le ese tí­tu­lo a él. Por suer­te, ga­na­mos y pu­de ha­cer­lo".

Qui­zá la me­ta­mor­fo­sis de la pro­pia Mán­ches­ter, que ha pa­sa­do de ser la pri­me­ra ur­be de la era in­dus­trial a una ciu­dad di­ná­mi­ca con una no­ta­ble vi­da cul­tu­ral, sea la me­tá­fo­ra per­fec­ta pa­ra de­fi­nir el mo­men­to de­por­ti­vo de Juan. Chimeneas de la­dri­llo y edi­fi­cios van­guar­dis­tas con­vi­ven de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cen el po­de­río fí­si­co de la Pre­mier Lea­gue y el ta­len­to de Ma­ta. Aun­que

ya no que­da na­da de ese Mán­ches­ter que Toc­que­vi­lle des­cri­bió co­mo "una su­cia al­can­ta­ri­lla de la que fluía oro pu­ro", per­ma­ne­ce el te­lón de fon­do de los edi­fi­cios in­dus­tria­les re­con­ver­ti­dos. Hoy su prin­ci­pal ya­ci­mien­to au­rí­fe­ro es el Man­ches­ter Uni­ted, el club más ri­co del mun­do en la li­ga más po­de­ro­sa. "El for­ma­to de la Pre­mier es es­pec­ta­cu­lar en cuan­to a or­ga­ni­za­ción, afo­ro de los es­ta­dios, pa­sión de los afi­cio­na­dos, par­ti­dos te­le­vi­sa­dos, ho­ra­rios, la di­fu­sión… es­tá to­do muy bien or­ga­ni­za­do", ex­pli­ca.

Dam­ni­fi­ca­do por la lle­ga­da de Mou­rin­ho al Chel­sea, que le obli­gó a par­tir tras dos bri­llan­tes tem­po­ra­das en las que fue ele­gi­do el me­jor ju­ga­dor por los afi­cio­na­dos, su ac­tual coha­bi­ta­ción en el mis­mo ves­tua­rio con el téc­ni­co por­tu­gués es pacífica. De he­cho, la en­car­ni­za­da ene­mis­tad de és­te con Guar­dio­la se ha apa­ci­gua­do tam­bién, pe­se a que los dos en­tre­na­do­res ocu­pan sen­dos ban­qui­llos de los eter­nos ri­va­les. "Qui­zá se de­ba a que nin­guno de los dos equi­pos he­mos po­di­do pe­lear por la li­ga. Ha si­do una tem­po­ra­da emo­cio­nan­te, so­bre to­do al prin­ci­pio. Cuan­do lle­ga­ron los dos pa­re­cía que Mán­ches­ter era el epi­cen­tro del fút­bol mun­dial. To­dos los fo­cos es­ta­ban pues­tos so­bre los dos equi­pos de la ciu­dad".

Los afi­cio­na­dos es­pa­ño­les que an­he­la­mos su re­gre­so tar­da­re­mos en ver­le de vuel­ta. Con la vis­ta pues­ta en el pró­xi­mo Mun­dial de Ru­sia en 2018, vol­ver a Es­pa­ña no es­tá en­tre sus pla­nes in­me­dia­tos. "Lle­vo seis tem­po­ra­das en In­gla­te­rra y ob­via­men­te echo de me­nos mi ca­sa. Ca­da vez que voy y veo a mi fa­mi­lia y a mis ami­gos, sien­to nos­tal­gia, pe­ro a ni­vel pro­fe­sio­nal me sien­to muy bien y muy adap­ta­do a la Pre­mier, a los ho­ra­rios in­gle­ses y la vi­da en Mán­ches­ter, y go­zan­do del re­co­no­ci­mien­to de la afi­ción". Que una gra­da cu­yo santoral in­clu­ye a Sir Bobby Charl­ton, Eric Can­to­na y Geor­ge Best rin­da ado­ra­ción a Juan Ma­ta es to­do un in­di­ca­dor de su ta­len­to y ca­ris­ma.

Por suer­te, cre­ce en él la idea de se­guir vin­cu­la­do al fút­bol cuan­do aca­be su ca­rre­ra, quién sa­be si en los ban­qui­llos. "Con el pa­so de los años me in­tere­sa más la par­te tác­ti­ca del fút­bol, la ma­ne­ra en que un cam­bio en el sis­te­ma pue­de va­riar un par­ti­do. Ade­más, la ma­ne­ra de li­de­rar de los en­tre­na­do­res y su per­so­na­li­dad in­flu­yen en los ju­ga­do­res. Y qui­zá por ahí pue­da ha­cer al­go". Si a sus vir­tu­des pa­ra leer el fút­bol se aña­de su in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, el re­sul­ta­do pue­de ser muy es­ti­mu­lan­te.

Cam­peón eu­ro­peo y del mun­do, ávi­do lec­tor (de Ga­leano a Mu­ra­ka­mi, pa­san­do por Bu­kows­ki), ca­paz de re­ci­tar ver­sos en pú­bli­co y fuer­te­men­te in­vo­lu­cra­do en ac­ti­vi­da­des so­li­da­rias, Juan Ma­ta es un fut­bo­lis­ta mo­derno con emo­cio­nan­tes acen­tos del pa­sa­do. Siem­pre pun­tual a la ci­ta con el gol. Su tiem­po es­tá le­jos de ago­tar­se.

Bi­ker de piel The Koo­ples, jer­sey de cash­me­re Mas­si­mo Dutti, ca­mi­se­ta Blauer y pan­ta­lón de­nim Mi­chael Kors.

* Re­loj Avia­dor Cro­nó­gra­fo Top Gun IWC Schaff­hau­sen. Au­to­má­ti­co, en ca­ja de ce­rá­mi­ca y ti­ta­nio, con co­rrea de be­ce­rro ne­gra y es­fe­ra ne­gra (12.200 €).

Cha­que­ta de es­mo­quin Pe­dro del Hie­rro Red Car­pet, ca­mi­sa Mir­to, pan­ta­lón Ds­qua­red2, pa­ja­ri­ta Em­po­rio Ar­ma­ni y fou­lard Louis Vuit­ton.

* Re­loj Por­tu­gie­ser Cro­nó­gra­fo IWC Schaff­hau­sen. Au­to­má­ti­co, en ca­ja de ace­ro, con co­rrea ali­gá­tor azul y es­fe­ra pla­tea­da (7.700 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.