De qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de re­lo­jes sui­zos.

'SWISS MA­DE'

GQ (Spain) - - Sumario -

La eti­que­ta Swiss Ma­de en un re­loj es tan pres­ti­gio­sa que los usua­rios es­tán dis­pues­tos a pa­gar has­ta un 50% ex­tra por uno me­cá­ni­co de lu­jo só­lo por te­ner­la. Pe­ro, a pe­sar de que el go­bierno sui­zo lle­va des­de el si­glo XIX pro­mo­vien­do va­rian­tes del "fa­bri­ca­do en Sui­za", no es sui­zo to­do lo que re­lu­ce. So­bre to­do des­de ha­ce me­dio si­glo, más o me­nos.

La úl­ti­ma re­vi­sión de es­ta eti­que­ta se pro­du­jo el 1 de enero de 2017, cuan­do en­tró en vi­gor una po­lé­mi­ca nor­ma­ti­va fe­de­ral pa­ra in­ten­tar de­fi­nir me­jor los lí­mi­tes de lo hel­vé­ti­co (e in­cluir por pri­me­ra vez los smart­wat­ches, que has­ta aho­ra no po­dían op­tar a la de­no­mi­na­ción de ori­gen). Lí­mi­tes que se re­fie­ren, pri­me­ro, a las ma­nu­fac­tu­res d'hor­lo­ge­rie y a los ébau­ches. O, lo que es lo mis­mo, a los mo­vi­mien­tos: un re­loj Swiss Ma­de tie­ne que con­tar, siem­pre con un mo­vi­mien­to sui­zo cer­ti­fi­ca­do. Es de­cir, el in­te­rior me­cá­ni­co tie­ne que a) con­ce­bir­se y en­sam­blar­se en Sui­za, b) con­tar con la apro­ba­ción e ins­pec­ción de di­cho país y c) que su pro­duc­ción y sus ma­te­ria­les sean sui­zos en al me­nos el 60% del va­lor fi­nal del re­loj (no de la fa­bri­ca­ción) en con­jun­to. Con lo que pue­des im­por­tar o ex­ter­na­li­zar el 40% de las pie­zas y sus pro­ce­sos sin per­der la con­di­ción hel­vé­ti­ca. ¿Sui­zo? La mi­tad y po­co más. Pe­ro no he­mos ter­mi­na­do.

Con esa cer­ti­fi­ca­ción en la mano, los fa­bri­can­tes pue­den op­tar a un par de eti­que­tas que no son exac­ta­men­te Swiss Ma­de, pe­ro que tam­bién apor­tan pres­ti­gio: Swiss Mo­ve­ment o Swiss Quartz, por ejem­plo. Con ellas, las mar­cas pue­den ex­por­tar tran­qui­la­men­te el mo­vi­mien­to ba­se (el ébau­che, que pue­de ser mo­di­fi­ca­do fue­ra de Sui­za) y ter­mi­nar el re­loj en otros paí­ses. No es tan li­mi­ta­do co­mo el De­sig­ned by Ap­ple in Ca­li­for­nia, ni tan es­tric­to co­mo el Ma­de in USA (don­de tan­to la pro­duc­ción co­mo los ma­te­ria­les tie­nen que pa­sar por ma­nos es­ta­dou­ni­den­ses obli­ga­to­ria­men­te), pe­ro sí per­mi­te ex­plo­tar el va­lor de lo sui­zo de for­ma ofi­cial.

De­cía­mos que el mo­vi­mien­to es la pri­me­ra con­di­ción, pe­ro to­da­vía hay dos re­qui­si­tos más pa­ra ac­ce­der al Swiss Ma­de: di­cho mo­vi­mien­to tie­ne que in­cor­po­rar­se a la ca­ja en la pro­pia Sui­za y, por su­pues­to, la ins­pec­ción fi­nal del con­jun­to tam­bién ha de rea­li­zar­se allí. La nor­ma­ti­va no le gus­ta a na­die. A los gran­des fa­bri­can­tes, por­que les im­pi­de eti­que­tar in­dis­cri­mi­na­da­men­te co­mo Swiss Ma­de to­do ti­po de re­lo­jes (y por­que la nor­ma del 60% es muy ar­bi­tra­ria). Y a los relojeros in­de­pen­dien­tes por­que de­fien­den la ar­te­sa­nía sui­za.

¿Cuá­les son los mo­ti­vos? Re­vi­se­mos otra vez la nor­ma: la ca­ja, los dia­les, las ma­ni­llas, y el cris­tal no tie­nen por qué es­tar fa­bri­ca­dos con ma­te­ria­les sui­zos en nin­gu­na pro­por­ción. Ni mon­tar­se en Sui­za. Pue­des en­car­gar to­do eso a Asia, por ejem­plo, y se­gui­rás te­nien­do un Swiss Ma­de. Pa­ra los ar­te­sa­nos y los pa­trio­tas, la nor­ma no for­ta­le­ce a la mar­ca sui­za, sino que la di­lu­ye. A efec­tos prác­ti­cos, el Swiss Ma­de sí cu­bre los re­lo­jes 100% sui­zos: con­ce­bi­dos, fa­bri­ca­dos o mon­ta­dos pri­mo­ro­sa­men­te por ma­nos sui­zas (o co­mo mí­ni­mo re­si­den­tes ahí). No hay pro­ble­ma con eso. El pro­ble­ma, a me­dio pla­zo, es que ya cu­bre de­ma­sia­das co­sas que no son ni tie­nen que ver con el pres­ti­gio sui­zo. El día que ese co­no­ci­mien­to se ex­tien­da al usua­rio, veremos si man­tie­ne esa dis­po­ni­bi­li­dad a pa­gar el ex­tra. El pun­to de par­ti­da le­gal es, pa­ra ca­si to­dos los en­tu­sias­tas de la ho­ro­lo­gía, de­ma­sia­do ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.