EN­TRE­NA­MIEN­TO

Tras los ex­ce­sos del ve­rano, pues­ta a pun­to de al­ta in­ten­si­dad.

GQ (Spain) - - Sumario -

Aun­que siem­pre hay quien no per­do­na su cir­cui­to de ejer­ci­cios ni en el chi­rin­gui­to, el ve­rano sue­le cau­sar es­tra­gos en nues­tro es­ta­do de for­ma. La bue­na no­ti­cia es que esos ki­los de más pue­den tra­du­cir­se en el plus de mo­ti­va­ción ne­ce­sa­rio pa­ra de­ci­dir­se a prac­ti­car un en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad. Tan exi­gen­tes co­mo efec­ti­vas, las si­guien­tes ru­ti­nas es­tán es­pe­cial­men­te con­ce­bi­das pa­ra que­mar gra­sas, per­der pe­so y me­jo­rar la con­di­ción fí­si­ca en re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po. Los re­sul­ta­dos –y el su­fri­mien­to– es­tán ga­ran­ti­za­dos.

BO­XEO

O có­mo eli­mi­nar a la vez la gra­sa y las ten­sio­nes Cé­sar Bar­bo­sa de Mi­guel, del club de bo­xeo Fightland, en Ma­drid (fightland.es), es­tá con­ven­ci­do de que el bo­xeo "es el de­por­te más com­ple­to que exis­te". Sus en­tre­na­mien­tos res­pon­den a ob­je­ti­vos ("no es lo mis­mo uno des­ti­na­do a la com­pe­ti­ción –que de­be­rá in­cluir guan­teo– que el de una per­so­na que no quie­ra su­bir al ring a pe­lear"), pe­ro to­dos re­pli­can el tiem­po de los asal­tos de un com­ba­te: tres mi­nu­tos de tra­ba­jo y uno de des­can­so. Ca­da se­sión, en las que se pue­den lle­gar a que­mar 1.000 ca­lo­rías, co­mien­za con un ca­len­ta­mien­to duro (com­ba, ca­rre­ra, sen­ta­di­llas, bur­pees, TRX), se­gui­do de un blo­que de tra­ba­jo ya con los guan­tes pues­tos y de unos ejer­ci­cios en sa­cos que, se­gún Cé­sar, "son un au­tén­ti­co que­ma­gra­sas". Si te van las emo­cio­nes fuer­tes, pí­de­les ci­ta con la Go­ber­na­do­ra, "un ele­men­to pa­ra tra­ba­jar la po­ten­cia de pe­ga­da des­de dis­tin­tos án­gu­los. Es ago­ta­dor, pe­ro tre­men­da­men­te efec­ti­vo".

CROSS-MET Di­se­ña­do pa­ra tra­ba­jar la mus­cu­la­tu­ra de for­ma glo­bal

Los gim­na­sios Me­tro­po­li­tan, con 23 cen­tros en Es­pa­ña (club­me­tro­po­li­tan.net), eli­gen el Cross-met co­mo una de sus dis­ci­pli­nas más exi­gen­tes, "por­que al plan­tear­se por es­ta­cio­nes tra­ba­ja dis­tin­tos gru­pos mus­cu­la­res –tren su­pe­rior, co­re y tren in­fe­rior–, de ma­ne­ra que al fi­na­li­zar la ac­ti­vi­dad el gas­to ca­ló­ri­co y la sen­sa­ción de en­tre­na­mien­to son muy al­tos". Es­ta cla­se se rea­li­za en se­sio­nes de 30 y 45 mi­nu­tos, es­tá di­ri­gi­da por un en­tre­na­dor y com­bi­na ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res con otros de re­sis­ten­cia mus­cu­lar. ¿Ven­ta­jas? Se­gún ellos, mu­chas más que con­tra­in­di­ca­cio­nes: "Con­su­me mu­chas ca­lo­rías –unas 400 en me­dia ho­ra–, agi­li­za el me­ta­bo­lis­mo, me­jo­ra la ca­pa­ci­dad y la re­sis­ten­cia car­dio­vas­cu­lar, y desa­rro­lla y es­ti­mu­la la coor­di­na­ción mo­triz". Se pue­de mo­du­lar su in­ten­si­dad, de mo­do que, a me­nos que aca­bes de sa­lir de una le­sión, es­tá al al­can­ce de to­do ti­po de pú­bli­co.

HIIT La ten­den­cia en al­ta in­ten­si­dad más con­so­li­da­da

El HIIT (las si­glas en in­glés de En­tre­na­mien­to In­ter­vá­li­co de Al­ta In­ten­si­dad), es el nue­vo san­to grial de gi­ma­sios y en­tre­na­do­res. Isaac Ro­jas (healths­pa­cept.com) lo uti­li­za "por sus be­ne­fi­cios so­bre el ren­di­mien­to atlé­ti­co" y re­sal­ta "el au­men­to post se­sión del gas­to ca­ló­ri­co" (es de­cir, que si­gues que­man­do ca­lo­rías ho­ras des­pués). Mar­tín Giac­chet­ta (bou­ti­quegym.es), co­no­ci­do co­mo "el en­tre­na­dor de las celebrities", lo fu­sio­na con téc­ni­ca de bo­xeo y tam­bién es­tá ex­plo­ran­do el uso de más­ca­ras, que re­du­cen la en­tra­da de oxígeno y pro­vo­can el mis­mo efec­to que ejer­ci­tar­se en al­tu­ra. Jo­se­mi del Cas­ti­llo (jo­se­mi­ef.com) ha desa­rro­lla­do su pro­pio mé­to­do, el "Pro­to­co­lo que­ma-gra­sas", que con­sis­te en en­ca­de­nar una se­cuen­cia de tres ejer­ci­cios (uno 'pe­sa­do', co­mo las do­mi­na­das; otro 'li­ge­ro', co­mo la sen­ta­di­lla sissy; y uno 'car­dio­ace­le­ra­dor', co­mo la elíp­ti­ca) va­rias ve­ces se­gui­das an­tes de pa­sar al si­guien­te blo­que (una se­sión tie­ne en­tre 3 y 5 blo­ques).

FLATLINE "El en­tre­na­mien­to más pe­li­gro­so del mun­do"

Así pu­bli­ci­ta el gim­na­sio Gym­box de Lon­dres (gym­box.co.uk) su cla­se más po­pu­lar –tie­ne lis­ta de es­pe­ra– y tra­ba­jo­sa. Su nom­bre alu­de a la lí­nea pla­na del mo­ni­tor cuan­do el co­ra­zón se pa­ra, y du­ran­te los pri­me­ros me­ses ha­bía pa­ra­mé­di­cos y es­ta­cio­nes de oxígeno pa­ra ayu­dar a la gen­te a re­cu­pe­rar­se. ¿De ver­dad es tan pe­li­gro­sa o se tra­ta de pu­ro mar­ke­ting? Más bien, lo se­gun­do. El en­tre­na­dor Fi­ras Is­kan­da­ra­ni qui­so di­se­ñar una cla­se tan di­fí­cil que na­die pu­die­ra ter­mi­nar­la, y lo lo­gró. "Na­die la ha su­pe­ra­do aún tal y co­mo fue con­ce­bi­da", afir­ma. Lo que ha he­cho des­de en­ton­ces es es­ca­lar­la a la con­di­ción fí­si­ca de ca­da alumno, aun­que "no sue­le ve­nir na­die que no es­té en for­ma, por­que es muy in­ti­mi­dan­te". El cir­cui­to, que in­clu­ye bur­pees, tre­par por cuer­das o le­van­tar man­cuer­nas, se repite cua­tro ve­ces du­ran­te 45 ex­te­nuan­tes mi­nu­tos, y de mo­men­to na­die ha sa­li­do en ca­mi­lla. Pa­ra pro­bar­la hay que so­li­ci­tar un pa­se de in­vi­ta­do.

BODY AT­TACK

Un 'car­dio' sim­ple, efec­ti­vo y pa­ra to­dos los pú­bli­cos La cadena 02 Well­ness, que cuen­ta con nue­ve clu­bes re­par­ti­dos por Ma­drid, Ge­ro­na y An­da­lu­cía

(02cen­tro­well­ness.com),

con­si­de­ra es­ta cla­se una de las más ri­gu­ro­sas de su am­plia ofer­ta.aun así, no du­dan en eti­que­tar­la "pa­ra to­dos los pú­bli­cos", de­bi­do a que es po­si­ble per­so­na­li­zar­la por ni­ve­les. Ins­pi­ra­do en dis­tin­tos de­por­tes, Body At­tack es un ti­po de en­tre­na­mien­to car­dio­vas­cu­lar que com­bi­na co­reo­gra­fías sen­ci­llas pe­ro ener­gé­ti­cas, mo­vi­mien­tos ae­ró­bi­cos y ejer­ci­cios de fuer­za. En ca­da se­sión se pue­den que­mar has­ta 700 ca­lo­rías, y sus be­ne­fi­cios in­clu­yen la "me­jo­ra de la coor­di­na­ción, la po­ten­cia y la re­sis­ten­cia". ¿Que es­ta dis­ci­pli­na se te que­da cor­ta? Prue­ba en­ton­ces el Cross Trai­ning, un en­tre­na­mien­to de fuer­za más exi­gen­te in­di­ca­do so­lo pa­ra per­so­nas muy pre­pa­ra­das fí­si­ca­men­te. ¿Su ni­vel de es­fuer­zo del 1 al 10? "Un 10", con­tes­tan ca­te­gó­ri­cos des­de el gim­na­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.