TOR­MEN­TA DE IDEAS

Los lí­mi­tes en­tre ar­qui­tec­tu­ra y na­tu­ra­le­za.

GQ (Spain) - - Sumario -

178

Los edi­fi­cios di­se­ña­dos por Ma Yan­song se ca­rac­te­ri­zan por fun­dir­se con la na­tu­ra­le­za. El ar­qui­tec­to lla­ma a su fi­lo­so­fía Shan Shui City, que se tra­du­ce co­mo ciu­dad de mon­ta­ña y agua. Su es­tu­dio, MAD Ar­qui­tects, con ofi­ci­nas en Pe­kín, Nue­va York y los Ángeles, ya ha­bía apli­ca­do es­tas ideas a gran par­te de las cons­truc­cio­nes más in­no­va­do­ras e in­tere­san­tes de Chi­na. Pe­ro cuan­do le pi­die­ron que di­se­ña­ra una ur­ba­ni­za­ción de 859 vi­vien­das so­bre el la­go de Tai­ping –en los mon­tes de Huangs­han–, in­clu­so él re­cha­zó el pro­yec­to. ''Es un cri­men cons­truir al­go así en un lu­gar tan her­mo­so", se de­fen­dió. El en­car­go ori­gi­nal del pro­mo­tor hong­ko­nés Wang Wei­xian con­sis­tía en dos im­po­nen­tes torres. Pe­ro Ma sen­tía que era de­ma­sia­do in­va­si­vo y que la Unes­co –la mon­ta­ña es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad– no lo apro­ba­ría. Por eso pro­pu­so cons­truir una vi­lla de diez blo­ques cu­ya al­tu­ra no su­pe­ra­se los 60 me­tros. Pa­ra ha­cer que pa­re­cie­sen lo más or­gá­ni­cos po­si­ble, le qui­so dar a ca­da plan­ta (a las 108) una for­ma dis­tin­ta, ba­sán­do­se en la geo­me­tría de la mon­ta­ña. ''Hi­ci­mos los edi­fi­cios de tal ma­ne­ra que pa­re­cie­se que exis­tían en el pai­sa­je na­tu­ral'', ex­pli­ca Ma. "Esa es nues­tra so­lu­ción pa­ra el con­flic­to en­tre el ser hu­mano y la na­tu­ra­le­za''.

Só­lo ha­bía un pro­ble­ma: cons­truir tan­tas for­mas in­di­vi­dua­li­za­das de hor­mi­gón vol­vía los apar­ta­men­tos, pen­sa­dos pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na, ex­ce­si­va­men­te ca­ros. Es­to obli­gó a Ma a uti­li­zar un soft­wa­re que le per­mi­tió re­du­cir los 108 di­se­ños de sus di­bu­jos a mano al­za­da a cin­co mo­de­los dis­tin­tos que, mol­dea­dos en ce­men­to, po­dían des­pués com­bi­nar­se pa­ra dar lu­gar a for­mas úni­cas, pe­ro ase­qui­bles. "Deseas re­pe­tir es­truc­tu­ras pa­ra que los cos­tes se re­duz­can, pe­ro no quie­res que la gen­te se dé cuen­ta", con­fie­sa.

Pa­ra cons­truir el com­ple­jo con­tra­tó a un in­ge­nie­ro de la pro­vin­cia de Shenz­hen, don­de los edi­fi­cios a me­nu­do se le­van­tan so­bre la­de­ras irre­gu­la­res.

RE­CIÉN INAU­GU­RA­DO

La Huangs­han Moun­tain Vi­lla­ge del es­tu­dio MAD se inau­gu­ró el pa­sa­do abril, des­pués de cin­co años de cons­truc­ción y un des­em­bol­so de 65 mi­llo­nes de eu­ros. El edi­fi­cio más ba­jo tie­ne cin­co pi­sos y el más al­to 21. Ma es­tá sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do fi­nal que, ase­gu­ra, re­fle­ja los orí­ge­nes del Shan shui –un es­ti­lo pic­tó­ri­co que se pue­de de­no­mi­nar de "agua y mon­ta­ña"– en la cul­tu­ra chi­na. "Si mi­ras la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal, te das cuen­ta de que te­nía una re­la­ción muy ín­ti­ma con la na­tu­ra­le­za. La gen­te pue­de vi­vir en la na­tu­ra­le­za sin ne­ce­si­dad de des­truir­la".

Es­tas cons­truc­cio­nes del es­tu­dio MAD son una ver­sión mo­der­na de Shan shui, un es­ti­lo de pin­tu­ra tra­di­cio­nal chi­na.

Es­te es un pe­que­ño edi­fi­cio de cin­co plan­tas. El más al­to tie­ne na­da me­nos que 21 pi­sos. El desa­rro­llo de los con­tor­nos si­gue los pa­tro­nes de la mon­ta­ña de Huangs­han.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.