Bus­can­do el equi­li­brio per­fec­to

GQ (Spain) - - Instagramers -

En una se­rie de tres par­tes, GQ in­ves­ti­ga có­mo los hom­bres más rá­pi­dos so­bre dos rue­das del pla­ne­ta des­co­nec­tan cuan­do no es­tán en los cir­cui­tos. Es­te mes nos da­mos una vuel­ta con el pi­lo­to de Mo­togp An­drea Do­vi­zio­so en el Nue­vo SEAT León Cu­pra.

a vi­da de An­drea Do­vi­zio­so va a to­da ve­lo­ci­dad. Cues­ta creer­lo sin em­bar­go cuan­do vi­si­tas su ca­sa de For­li, ubi­ca­da en una de las idí­li­cas co­li­nas que ro­dean a la ciu­dad ita­lia­na de Bo­lo­nia. «Aquí hay mu­cho vino y to­do el mun­do es­tá de buen hu­mor. Te re­la­ja ver es­to», di­ce.

Do­vi­zio­so es un pi­lo­to del equi­po Du­ca­ti de Mo­togp, la ca­te­go­ría rei­na del mo­to­ci­clis­mo. Él ya fue cam­peón del mun­do, ha­cién­do­se con el tí­tu­lo de 125 cc cuan­do só­lo te­nía 18 años, y lle­va ya ca­si 10 ba­tién­do­se el co­bre con los me­jo­res pi­lo­tos del mun­do en la má­xi­ma ca­te­go­ría. Se pa­sa ca­si to­do el año via­jan­do pa­ra com­pe­tir en 18 ca­rre­ras re­par­ti­das en cua­tro con­ti­nen­tes, al­can­zan­do ve­lo­ci­da­des so­bre los cir­cui­tos que su­pe­ran los 350 km/h. La adre­na­li­na y el pe­li­gro son par­te de su tra­ba­jo. En su tiem­po li­bre, Do­vi (co­mo le lla­man los fans) dis­fru­ta de las co­sas sen­ci­llas de la vi­da: pa­sa tiem­po con su hi­ja, su no­via, su ma­dre y su pa­dre, quien le in­cul­có la pa­sión por las mo­to­ci­cle­tas cuan­do só­lo era un ni­ño.

Atra­ve­sar vi­ñe­dos y pue­blos con su Nue­vo SEAT León Cu­pra es otro de sus pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos. «Es­te co­che tie­ne un tiem­po de reac­ción cor­to y mu­cha po­ten­cia. Exac­ta­men­te lo mis­mo que bus­cas en una mo­to­ci­cle­ta», ex­pli­ca. «Sí, es­te co­che se pa­re­ce mu­cho a una mo­to: com­pac­to, reac­cio­na bien y po­ten­te. Una muy bue­na com­bi­na­ción». Pa­ra Do­vi­zio­so, en­con­trar las me­jo­res com­bi­na­cio­nes es cru­cial, en el cir­cui­to y fue­ra de él. «El equi­li­brio es lo más im­por­tan­te», ase­gu­ra. «La com­bi­na­ción per­fec­ta es ser agre­si­vo, pe­ro sin per­der la tran­qui­li­dad. Los me­jo­res pi­lo­tos lo dan to­do y si­guen sien­do tran­qui­los. Es muy di­fí­cil de al­can­zar, pe­ro esa es la cla­ve».

L

PAL­MA­RÉS de al­tu­ra Do­vi­zio­so ha si­do cam­peón del mun­do en 125 cc, sub­cam­peón dos ve­ces en 250 cc y ha co­se­cha­do 13 vic­to­rias in­di­vi­dua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.