An­te to­do, mu­cha cal­ma

Jor­ge Drex­ler si­gue em­pe­ña­do en re­no­var el con­cep­to de can­tau­tor en cas­te­llano.y a juz­gar por su nue­vo dis­co, Sal­va­vi­das de hie­lo, lo es­tá con­si­guien­do.

GQ (Spain) - - Libros -

Cuan­to más me li­mi­to, más me li­be­ro", afir­mó ha­ce dé­ca­das el com­po­si­tor Igor Stra­vinsky en uno de sus en­sa­yos so­bre mú­si­ca. La ci­ta le sir­ve aho­ra a Jor­ge Drex­ler pa­ra ex­pli­car su nue­vo dis­co, Sal­va­vi­das de hie­lo (War­ner): "No tie­ne ni un so­lo so­ni­do que no pro­ven­ga de una gui­ta­rra. No hay ba­jo ni ba­te­ría. To­do es­tá sa­ca­do de gui­ta­rras to­ca­das o sam­plea­das, has­ta las per­cu­sio­nes. En un mun­do don­de te­ne­mos to­dos los gé­ne­ros po­si­bles a un clic de dis­tan­cia, yo he que­ri­do ha­cer un ejer­ci­cio de aus­te­ri­dad y mi­ni­ma­lis­mo. Lle­vo 40 años to­can­do la gui­ta­rra, pe­ro gra­cias a es­te ál­bum he des­cu­bier­to en ella sonidos que aún des­co­no­cía". De aquí vie­ne su re­fe­ren­cia a Stra­vinsky, ya que al usar una ins­tru­men­ta­ción tan li­mi­ta­da se le abrie­ron nue­vos ca­mi­nos con los que con­for­mar una obra que da un gi­ro a la dis­co­gra­fía de un can­tau­tor muy li­ga­do a la poe­sía.

A Drex­ler, uru­gua­yo afin­ca­do en Es­pa­ña des­de ha­ce 20 años, no le gus­ta re­ve­lar los sig­ni­fi­ca­dos de sus letras ("tie­nen un po­ten­cial evo­ca­dor que pue­des ce­rrar si das ex­pli­ca­cio­nes"), pe­ro con­ce­de que, en ge­ne­ral, es­te es un dis­co de res­tric­cio­nes: "Es un ejer­ci­cio de se­lec­ción en un mun­do en el que cons­tan­te­men­te se nos di­ce que po­de­mos te­ner­lo to­do". Sal­va­vi­das de hie­lo, asi­mis­mo, to­ca te­mas con­tra­dic­to­rios por­que la reali­dad "no es uni­di­men­sio­nal": "Es­ta obra ha­bla tan­to de nues­tra ne­ce­si­dad de es­tar en si­len­cio co­mo de nues­tra ur­gen­cia por co­mu­ni­car­nos. Tra­ta so­bre el mo­vi­mien­to co­mo di­ná­mi­ca pa­ra man­te­ner­nos vi­vos". Pre­ci­sa­men­te, el can­tau­tor, ga­na­dor de un Os­car a la Me­jor can­ción ori­gi­nal (Al otro la­do del río, del fil­me Dia­rios de mo­to­ci­cle­ta), es un ejem­plo de mo­vi­mien­to a to­dos los ni­ve­les ("si quie­res que al­go mue­ra, dé­ja­lo quie­to"), ya que sus dis­cos va­rían de uno a otro y a él le cam­bió la vi­da el día que de­ci­dió ve­nir aquí a pro­bar for­tu­na con sus can­cio­nes. Por eso, Drex­ler es re­fle­jo de lo que ocu­rre cuan­do un ar­tis­ta, le­jos de aco­mo­dar­se, de­ja que el ins­tin­to le guíe. Con Sal­va­vi­das de hie­lo lo ha vuel­to a de­mos­trar.

La sen­sual mú­si­ca bra­si­le­ña es una de las fuen­tes de ins­pi­ra­ción de Drex­ler en su nue­vo ál­bum. RIT­MOS LA­TI­NOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.