NI­KO­LAJ COS­TER WAL­DAU

Es­te sep­tiem­bre no só­lo echa­rás de me­nos la pla­ya y los mo­ji­tos, tam­bién sen­ti­rás nos­tal­gia de Jue­go de tro­nos, la se­rie cu­ya pe­núl­ti­ma tem­po­ra­da aca­bas de de­vo­rar­te es­te ve­rano. Pa­ra com­ba­tir la mo­rri­ña, ha­bla­mos con uno de sus pro­ta­go­nis­tas.

GQ (Spain) - - Planeta Pop - TRAVIS RATHBONE

• HE­MOS VI­VI­DO UN VE­RANO te­le­vi­si­va­men­te atí­pi­co. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que los me­ses del es­tío se des­ti­nen al es­treno de las pro­duc­cio­nes ca­tó­di­cas con me­nos ti­rón, pe­ro du­ran­te ju­lio y agos­to nos ha te­ni­do pe­ga­dos a la "ca­ja ton­ta" la sép­ti­ma y pe­núl­ti­ma tem­po­ra­da de la más me­diá­ti­ca de to­das: Jue­go de tro­nos. La san­grien­ta sa­ga ins­pi­ra­da en la obra de Geor­ge R. R. Mar­tin ha acu­mu­la­do más tren­ding to­pics que to­dos los block­bus­ters ve­ra­nie­gos jun­tos, lo que nos ha de­ja­do bien cla­ro que lo úni­co que pue­de su­pe­rar a su­per­hé­roes pe­gan­do mam­po­rros es la bue­na gen­te de Wes­te­ros par­tién­do­se la cris­ma unos a otros.

Al cie­rre de es­te nú­me­ro aún no ha­bía­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver la con­clu­sión de la úl­ti­ma tan­da de epi­so­dios, por lo que no sa­be­mos a cien­cia cier­ta si Jai­me Lan­nis­ter, uno de los per­so­na­jes más que­ri­dos y odia­dos de la se­rie, so­bre­vi­ve pa­ra ver quién se que­da con el Trono de Hie­rro. Y, por su­pues­to, el ac­tor que lo in­ter­pre­ta, Ni­ko­laj Cos­ter-wal­dau, tam­po­co es­tá dis­pues­to a sol­tar pren­da, pe­ro él sa­be me­jor que na­die que su des­tino es­tá en ma­nos de los show­run­ners más psi­có­pa­tas de la his­to­ria de la te­le­vi­sión (con per­mi­so de los de The Wal­king Dead). Así que, por guar­dar­se las es­pal­das, no se ha­ce de­ma­sia­das ilu­sio­nes so­bre su fu­tu­ro. "En to­das las tem­po­ra­das es­pe­ro que ven­ga la de la gua­da­ña", di­ce Cos­ter-wal­dau. "Me sor­pren­do ca­da vez que lle­go a la úl­ti­ma pá­gi­na de los guio­nes y él si­gue vi­vo”. Tie­ne ya in­clu­so en men­te co­mo aca­ba­rá to­do pa­ra el me­lli­zo (y aman­te in­ces­tuo­so) de Cer­sei Lan­nis­ter: "Bar­ba­coa de Jai­me"; así co­mo pa­ra el res­to de per­so­na­jes: "Ha­brá muer­tes por un tu­bo, de eso es­toy bas­tan­te se­gu­ro".

Na­ci­do en Di­na­mar­ca ha­ce 47 años, Cos­ter-wal­dau pro­ba­ble­men­te sea el ha­bi­tan­te de su país más re­co­no­ci­ble en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal. Si bien es cier­to que aho­ra hay una más que in­tere­san­te ge­ne­ra­ción de ac­to­res da­ne­ses que tam­bién se ha abier­to pa­so en Holly­wood (gra­cias a su ca­pa­ci­dad pa­ra imi­tar acen­tos sha­kes­pea­ria­nos), em­pe­zan­do por Mads Mik­kel­sen (Han­ni­bal) y si­guien­do por la ca­ma­da de Bor­gen: Sid­se Ba­bett Knud­sen, Pi­lou As­baek –lo he­mos vis­to asi­mis­mo en Jue­go de tro­nos in­ter­pre­tan­do a Eu­ron Grey­joy– y Bir­git­te Hjort Sø­ren­sen. Pe­ro Cos­ter-wal­dau es el que más di­fí­cil tie­ne sa­lir a la ca­lle sin que le per­si­gan los ca­za­do­res de sel­fies y au­tó­gra­fos. Por eso pre­fie­re no ca­mi­nar y, cuan­do el ro­da­je de la se­rie le lle­va a lo­ca­li­za­cio­nes co­mo Du­brov­nik o Se­vi­lla, siem­pre se mue­ve en el me­dio de trans­por­te más danés que exis­te: "Cuan­do vas en bi­ci­cle­ta, na­die te mi­ra".

La fa­ma sin em­bar­go no se le ha subido a la ca­be­za y en lu­gar de vi­vir en Be­verly Hills lo ha­ce en los su­bur­bios de Co­pen­ha­gue. Eso sí, da­da su aje­trea­da agen­da de pro­yec­tos en EE UU, pre­su­po­ne­mos que tie­ne su­fi­cien­tes mi­llas aé­reas acu­mu­la­das pa­ra dar la vuel­ta al mun­do al me­nos dos ve­ces. Es­te año, ade­más de Jue­go de Tro­nos, ha es­tre­na­do dos pro­duc­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, Small Cri­mes (en Net­flix) y Shot Ca­ller (en cines, sin fe­cha de es­treno en Es­pa­ña); y una da­ne­sa, 3 ting. En to­das, cu­rio­sa­men­te, in­ter­pre­ta a per­so­na­jes al mar­gen de la ley y de du­do­sa mo­ra­li­dad. ¿Cuán­do nos de­ja­rás ver en pan­ta­lla al bue­na­zo que sa­be­mos que lle­vas den­tro, Ni­ko­laj?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.