DA­VID LA­GER­CRANTZ

Hay sa­gas que es­tán por en­ci­ma de su crea­dor y que so­bre­vi­ven in­clu­so a su mar­cha. Pue­de que Stieg Lars­son ini­cia­ra la ce­le­bé­rri­ma se­rie Millennium, pe­ro su he­re­de­ro pre­sen­ta es­te mes la se­gun­da en­tre­ga de su pro­pia tri­lo­gía.

GQ (Spain) - - Planeta Pop -

• DÍA LLU­VIO­SO EN ES­TO­COL­MO. La se­de edi­to­rial Nors­tedts, un im­po­nen­te edi­fi­cio de la­dri­llo ro­jo al que Ma­rio Vargas Llosa (uno de sus mu­chos au­to­res en car­te­ra) bau­ti­zó co­mo El Cas­ti­llo, se pa­re­ce a uno de esos es­pa­cios ame­na­zan­tes y te­ne­bro­sos en los que ha­bi­tan los vi­lla­nos de la sa­ga Millennium. Só­lo que en su in­te­rior no nos aguar­da nin­gu­na sor­pre­sa des­agra­da­ble, sino más bien lo con­tra­rio. Da­vid La­ger­crantz, cé­le­bre aris­tó­cra­ta y pe­rio­dis­ta sue­co, es tam­bién el es­cri­tor de best se­llers más afa­ble que uno se pue­da en­con­trar o ima­gi­nar. La pues­ta en es­ce­na de nues­tra en­tre­vis­ta, no obs­tan­te, sí tie­ne al­go de me­ga­lo­ma­nía ac­ci­den­tal: un in­men­so des­pa­cho re­ple­to de es­tan­te­rías con to­das las edi­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Lo que no te ma­ta te ha­ce más fuer­te, su an­te­rior no­ve­la, en la que Lis­beth Sa­lan­der y Mi­kael Blomk­vist re­su­ci­tan pa­ra de­lei­te de su nu­me­ro­sí­si­ma le­gión de fans.

"El pri­mer li­bro fue in­creí­ble­men­te di­fí­cil pa­ra mí", con­fie­sa La­ger­crantz, siem­pre con una son­ri­sa en los la­bios. "He­re­dar to­do el uni­ver­so crea­ti­vo de Stieg Lars­son e in­ten­tar ha­cer­le jus­ti­cia sin des­cui­dar mis pro­pias in­quie­tu­des co­mo na­rra­dor fue un tra­ba­jo tan duro que, en com­pa­ra­ción, es­ta se­gun­da in­cur­sión ha re­sul­ta­do co­ser y can­tar". Se re­fie­re a El hom­bre que per­se­guía a su som­bra (pu­bli­ca­do en nues­tro país por Des­tino), cau­da­lo­sa no­ve­la que re­to­ma a la pa­re­ja de hac­ker y pe­rio­dis­ta más fa­mo­sa de la cul­tu­ra po­pu­lar jus­to don­de los aban­do­nó en la an­te­rior en­tre­ga. "El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es lo­grar que mi ver­sión de Lis­beth y Mi­kael es­té tan pe­ga­da a nues­tro tiem­po co­mo la de Lars­son lo es­ta­ba al su­yo", con­fie­sa. Por ello, La­ger­crantz se enor­gu­lle­ce de que sus no­ve­las se pa­rez­can "a abrir la ven­ta­na y mi­rar lo que es­tá ocu­rrien­do fue­ra": "Es co­mo si es­tos th­ri­llers nos ayu­da­sen com­pren­der las no­ti­cias más preo­cu­pan­tes que re­ci­bi­mos en nues­tro día a día". Eso ex­pli­ca, en par­te, su de­ci­sión de con­ver­tir a los pro­ta­go­nis­tas en ar­que­ti­pos eter­nos, li­brán­do­los así de en­ve­je­cer con el pa­so na­tu­ral del tiem­po: "Mi mo­de­lo fue­ron los su­per­hé­roes de có­mic. Spi­der-man y Su­per­man no se ha­cen ma­yo­res, sino que se man­tie­nen siem­pre in­mu­ta­bles. Es el mun­do el que va cam­bian­do a su al­re­de­dor".

An­tes del lan­za­mien­to de El hom­bre que per­se­guía a su som­bra (a la ven­ta es­te 9 de sep­tiem­bre en to­dos los rin­co­nes del mun­do co­no­ci­do), La­ger­crantz ase­gu­ra que ne­ce­si­ta to­mar­se unas va­ca­cio­nes del uni­ver­so Millennium. "El sen­ti­mien­to do­mi­nan­te en es­tos li­bros es la an­gus­tia. Es­cri­bir so­bre es­tos per­so­na­jes me exi­ge vi­si­tar sus pen­sa­mien­tos, y creo que mi vi­sión de ellos es muy ta­ci­tur­na, in­clu­so pe­si­mis­ta. Así que aho­ra es­toy dis­fru­tan­do de unas se­ma­nas de des­com­pre­sión". Qui­zá pa­sar tan­to tiem­po en El Cas­ti­llo no sea la me­jor ma­ne­ra de abs­traer­se del mun­do opre­si­vo que plas­ma en sus pá­gi­nas... "¡Es­ta­mos de acuer­do!", ex­cla­ma en­tre ri­sas. "Ne­ce­si­to en­con­trar un lu­gar más lu­mi­no­so".

El otro día vi una vi­ñe­ta en Your E-cards que me hi­zo mu­cha gra­cia. De­cía al­go así co­mo: "Wow, tu opi­nión en in­ter­net ha cam­bia­do por com­ple­to mi sis­te­ma de creen­cias', di­jo na­die nun­ca". Es­to me lle­vó a otra ilus­tra­ción de la mis­ma pá­gi­na web en la que se ve a un se­ñor can­ce­lan­do sus reunio­nes del día por­que al­guien en la red es­tá equi­vo­ca­do. Así me ima­gino yo a al­gu­nos in­ter­nau­tas: pos­po­nien­do cual­quier ac­ti­vi­dad vi­tal pa­ra re­ba­tir un tuit, un ar­tícu­lo, un post en Fa­ce­book o una en­tra­da en un blog de al­guien que po­si­ble­men­te es­tá es­cri­bien­do a cien­tos de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia des­de su so­fá.

Dis­cu­tir en in­ter­net es co­mo una pe­lea de ba­rro en­tre dos cer­dos: los dos dis­fru­tan y los dos ter­mi­nan cu­bier­tos de mier­da. Es co­mo mi­rar un ac­ci­den­te de co­che. Al­go mor­bo­so, a ve­ces sucio, pe­ro tam­bién re­con­for­tan­te. Hay dis­cu­ti­do­res pro­fe­sio­na­les, gen­te doc­to­ra­da en el ar­te de la ré­pli­ca in­sa­na. Gen­te que vier­te to­da su ira ca­tár­ti­ca en el mun­do vir­tual, to­da la que no es ca­paz de ex­pre­sar en su vi­da real. Por­que in­ter­net pro­por­cio­na el ma­yor in­hi­bi­dor de la co­bar­día: el ano­ni­ma­to; y ade­más fa­ci­li­ta un ele­men­to tre­men­da­men­te va­lio­so en cual­quier dis­cu­sión: tiem­po. Tiem­po pa­ra ana­li­zar los ar­gu­men­tos de la otra per­so­na, en­con­trar prue­bas que apo­yen tu teo­ría cual agen­te de CSI y pre­pa­rar una ré­pli­ca con­tun­den­te, una res­pues­ta in­ge­nio­sa que no se te hu­bie­se ocu­rri­do de for­ma ins­tan­tá­nea en la vi­da real.

To­dos de­ba­ti­mos más aho­ra que an­tes de in­ter­net, lo que pue­de ser tre­men­da­men­te va­lio­so. Con la red de re­des se ha de­mo­cra­ti­za­do la in­for­ma­ción y hoy tie­nes a tu dis­po­si­ción con­tra­na­rra­cio­nes, aná­li­sis ses­ga­dos so­bre mul­ti­tud de te­mas y opi­nio­nes que pue­den con­se­guir que cam­bies o mo­de­res la tu­ya. El pro­ble­ma, no obs­tan­te, es que mu­chos de los dis­cu­ti­do­res pro­fe­sio­na­les no in­ter­vie­nen en una con­ver­sa­ción pa­ra de­ba­tir: in­ter­vie­nen pa­ra mar­car su te­rri­to­rio ideo­ló­gi­co. O peor, par­ti­ci­pan sen­ci­lla­men­te pa­ra ga­nar y pa­ra de­jar mal al ri­val en la dispu­ta dia­léc­ti­ca. Dis­cu­tir só­lo tie­ne sen­ti­do cuan­do am­bas par­tes es­tán dis­pues­tas a in­ter­cam­biar ideas; y es­to ra­ra vez su­ce­de en in­ter­net.

Se­gún el es­cri­tor Da­vid Mcra­ney, cuan­to más se desafían nues­tras creen­cias, más nos re­afir­ma­mos en las mis­mas. Al­go que pro­vie­ne del he­cho de que re­te­ne­mos más la in­for­ma­ción ne­ga­ti­va que la po­si­ti­va. Por nues­tra ca­be­za pue­den pa­sar co­mo va­por de agua los ha­la­gos y las ré­pli­cas po­si­ti­vas, pe­ro un co­men­ta­rio negativo, un úni­co men­sa­je que ame­na­ce nues­tras creen­cias pre­con­ce­bi­das, va a per­ma­ne­cer en nues­tra re­ti­na du­ran­te to­do el día. Y es­to te con­du­ci­rá a desafiar al desafian­te. Tus ar­mas ar­gu­men­ta­ti­vas se van a car­gar más y me­jor en in­ter­net que du­ran­te un ca­ra a ca­ra. Co­mo de­cía an­tes, pue­des pa­sar ho­ras bus­can­do ar­tícu­los que apo­yen tu teo­ría y re­mi­tien­do al con­tra­rio a te­sis doc­to­ra­les so­bre el te­ma. En de­fi­ni­ti­va, per­dien­do va­lio­sos mi­nu­tos de tu vi­da en de­mos­trar­le a un des­co­no­ci­do lo equi­vo­ca­do que tú crees que es­tá.

Así que pá­ra­te a pen­sar: ¿es­tás real­men­te dis­cu­tien­do o le es­tás lan­zan­do a la otra per­so­na al ejér­ci­to de se­gui­do­res que sí pien­san co­mo tú?

AL OTRO EL 'ENEMI­GO' ES­TÁ ) LA­DO (DE LA PAN­TA­LLA com­par­tir una Es ca­si una Mi­sión im­po­si­ble ser con­tra­ria­do opi­nión en Fa­ce­book sin co­mo tú. Así se ges­tan por al­guien que no pien­sa red social. los Jue­gos de gue­rra en La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.