K.P. BOA­TENG Y MELISSA SAT­TA

ES AL DE­POR­TES FÁ­CIL EDI­TOR IMA­GI­NAR­SE DE DE MÁS DE UN DIA­RIO DI­GI­TAL RIÉNDOSE A CAR­CA­JA­DAS Y DÁNDOSE PALMOTADAS EN EL MUS­LO SÓ­LO DE PEN­SAR CÓ­MO IBA A TI­TU­LAR LA NO­TI­CIA (Y A FORRARSE A CLICS, CLA­RO).

GQ (Spain) - - Noticias -

"Boa­teng, le­sio­na­do por ex­ce­so de se­xo"; o me­jor: "Melissa Sat­ta, la mu­jer que le­sio­nó a Boa­teng prac­ti­can­do se­xo"; o es­te, que tam­bién es bueno: "Es­tre­lla del Mi­lan se le­sio­na por ex­ce­so de re­la­cio­nes". To­dos es­tos ti­tu­la­res de du­do­so gus­to se pu­bli­ca­ron a raíz de una en­tre­vis­ta que con­ce­dió Melissa Sat­ta (Bos­ton, EE UU, 1986) en enero de 2012. En ella, la hoy mu­jer del fut­bo­lis­ta de Las Pal­mas Ke­vin-prin­ce Boa­teng ase­gu­ró par­ti­ci­par de una ma­ne­ra sa­na y ac­ti­va en ese ac­to tan pla­cen­te­ro que es ha­cer el amor con tu pa­re­ja. Lo que lla­mó la aten­ción de los me­dios es que, en su ca­so, es­tos mo­men­tos de go­zo se re­pe­tían en­tre sie­te y diez ve­ces por se­ma­na. Lo de la le­sión, se­gún pa­re­ce, siem­pre tu­vo más de pre­tex­to (pa­ra co­lar­lo en las pá­gi­nas de de­por­tes y no en las de co­ti­lleos) y de te­lé­fono es­ca­cha­rra­do (es­to es, una tra­duc­ción ma­lin­ten­cio­na­da) que de reali­dad. En la era de la post­ver­dad, ¿qué im­por­ta? De he­cho, cuan­do le pre­gun­ta­mos so­bre es­ta anéc­do­ta a la víc­ti­ma de es­te cla­ro ejem­plo de click­bait, su tono se os­cu­re­ce: "No me gus­ta ha­blar so­bre es­te te­ma, pe­ro sí quie­ro de­jar cla­ro que yo nun­ca di­je na­da so­bre lesionar a Ke­vin; mis pa­la­bras fue­ron to­tal­men­te ma­lin­ter­pre­ta­das".

Melissa Sat­ta tie­ne cer­ca de tres mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y más de un mi­llón y me­dio en Twit­ter. En Fa­ce­book, en­tre su pá­gi­na ofi­cial y otras fan pa­ges de­di­ca­das a su vi­da y obra, su­ma otro mi­llón más. En Ita­lia, el país en el que ha cre­ci­do, Melissa es to­da una ce­le­bri­dad: mo­de­lo, ac­triz (oca­sio­nal), pre­sen­ta­do­ra… no hay rin­cón del show bu­si­ness que se le re­sis­ta: "Es en el mun­do de la te­le­vi­sión don­de me­jor me ma­ne­jo, ya que ahí pue­do ser yo mis­ma y ofre­cer al pú­bli­co mi ver­da­de­ra per­so­na­li­dad. No obs­tan­te, tam­bién ado­ro tra­ba­jar en mo­da, por­que me di­vier­te mu­cho po­der cam­biar de ima­gen cons­tan­te­men­te".

La fa­ma de Melissa, pe­se a que al­gu­nos la per­ci­ban co­mo el re­sul­ta­do de su per­te­nen­cia al uni­ver­so WAG (Wi­ves And Girl­friends; tér­mino em­plea­do pa­ra ha­blar de las mu­je­res flo­re­ro de los fut­bo­lis­tas), no tie­ne su ori­gen en la re­la­ción que le une al cen­tro­cam­pis­ta de la Unión De­por­ti­va: "Yo ya era po­pu­lar an­tes de to­par­me con Ke­vin. De­bu­té con 18 años y a él le co­no­cí con 26. Des­de en­ton­ces he­mos pro­gre­sa­do jun­tos: pri­me­ro nos mu­da­mos a Mi­lán [Boa­teng ju­gó en el AC Mi­lan en­tre 2010 y 2013 y en 2016], des­pués a Düs­sel­dorf [el fut­bo­lis­ta vis­tió la ca­mi­se­ta del Schal­ke 04 en 2014 y en 2015] y aho­ra es­ta­mos en Las Pal­mas [el me­dio ofen­si­vo fi­chó por el equi­po ca­na­rio en el ve­rano de 2016]. En­tre me­dias he­mos te­ni­do un hi­jo, Mad­dox, y nos he­mos ca­sa­do [en ju­nio del pa­sa­do año]".

Aun­que no lo con­fie­se, Melissa ha pues­to freno a la vi­da un pe­lín di­so­lu­ta que lle­va­ba su ma­ri­do an­tes de co­no­cer­la (ha­bla­mos de com­por­ta­mien­tos in­dis­ci­pli­na­dos, fa­rras un tan­to des­me­di­das pa­ra al­guien que di­ce de­di­car­se al de­por­te pro­fe­sio­nal, etc, etc, etc.). "An­tes sa­lía de fies­ta seis días a la se­ma­na y es­ta­ba hin­cha­do por el al­cohol (…). En dos años gas­té to­do mi di­ne­ro en co­ches, dis­co­te­cas y ami­gos que en reali­dad no eran tal", lle­gó a de­cla­rar a The Guar­dian el in­ter­na­cio­nal por Gha­na (a la ho­ra de ele­gir se­lec­ción, an­te­pu­so el país de sus an­ces­tros a su país na­tal) en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en fe­bre­ro de es­te año, me­ses des­pués de ate­rri­zar en Es­pa­ña. En el ar­chi­pié­la­go am­bos pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do paz y ar­mo­nía. Pe­se a que Melissa vi­ve ofi­cial­men­te en Mi­lán ("Voy a Las Pal­mas por lo me­nos una vez al mes, pe­ro mi tra­ba­jo es­tá en Ita­lia"), ella y su fa­mi­lia son fe­li­ces en la is­la (prue­ba de es­to es la pro­lon­ga­ción –por tres tem­po­ra­das– del con­tra­to que une al fut­bo­lis­ta con el club): "¿Có­mo no va­mos a ser fe­li­ces? ¡Es­te lu­gar es ma­ra­vi­llo­so! ¡Y siem­pre ha­ce buen tiem­po!".

"NUN­CA DI­JE NA­DA SO­BRE ESO DE LESIONAR A KE­VIN [A BA­SE DE SE­XO]. SE ME MALINTERPRETÓ"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.