Raúl y Bor­ja Pra­da VALDESIL

Ga­li­cia es mu­cho más que al­ba­ri­ño: uvas au­tóc­to­nas co­mo la go­de­llo, que la fa­mi­lia Pra­da Ga­yo­so ven­di­mia des­de el si­glo XIX, tam­bién asom­bran al mun­do.

GQ (Spain) - - Gqurmet -

Co­rría el año 1885

cuan­do Jo­sé Ra­món Ga­yo­so San­tín plan­tó el pri­mer vi­ñe­do de uva go­de­llo del mun­do en la co­mar­ca de Val­deo­rras, una re­gión al­go re­mo­ta e idí­li­ca de Oren­se ba­ña­da por el río Sil. Sus pai­sa­nos vi­ti­cul­to­res pre­fe­rían apos­tar por va­rie­da­des ex­tran­je­ras tras la pla­ga de fi­lo­xe­ra que arra­só las vi­des. Ga­yo­so, fiel a sus raí­ces, op­tó sin em­bar­go por una uva au­tóc­to­na ga­lle­ga que no te­nía tra­di­ción vi­ní­co­la. El vino re­sul­tan­te que pro­du­je­ron sus hi­jos nun­ca fue co­mer­cia­li­za­do, pe­ro dos de sus bis­nie­tos, Raúl y Bor­ja Pra­da, lo ex­por­tan hoy en día a más de 30 paí­ses. Pa­ra es­tos her­ma­nos, el vino es más que una cues­tión fa­mi­liar: "La pa­sión y el ca­ri­ño por una zo­na y unas va­rie­da­des des­co­no­ci­das has­ta ha­ce muy po­co es lo que nos im­pul­sa a ha­cer lo que ha­ce­mos", ex­pli­ca Bor­ja. "Ama­mos la tie­rra de la que pro­ve­ni­mos y que­ría­mos mos­trar al mun­do que po­día dar gran­des vi­nos". Am­bos es­tán al fren­te de Bo­de­gas Valdesil, un ne­go­cio que im­pul­só su pa­dre y que aho­ra pro­du­ce ca­si una de­ce­na de mar­cas dis­tin­tas, uti­li­zan­do otras va­rie­da­des au­tóc­to­nas de uva ade­más de la go­de­llo, co­mo la

TRA­DI­CIÓN FA­MI­LIAR

Raúl (iz­quier­da) y Bor­ja Pra­da han ele­va­do el sue­ño de su bi­sa­bue­lo a la es­tra­tos­fe­ra. men­cía o la ma­ría ar­do­ña. Su fi­lo­so­fía de ela­bo­ra­ción es pio­ne­ra en Ga­li­cia y es­tá ba­sa­da en el con­cep­to de

cru, es de­cir, tra­tar ca­da par­ce­la de ma­ne­ra in­di­vi­dual, po­nien­do el én­fa­sis en la ener­gía que ca­da ti­po de sue­lo es ca­paz de im­pri­mir al vino. Es la me­jor ma­ne­ra, se­gún ex­pli­can los bo­de­gue­ros, de apro­ve­char la ex­tra­or­di­na­ria di­ver­si­dad geo­ló­gi­ca de Val­deo­rras –una de las ma­yo­res de Es­pa­ña–, don­de se en­cuen­tran aflo­ra­mien­tos de ro­cas de pi­za­rra, gra­ni­to, ca­li­za, etc., que dan lu­gar a un uni­ver­so de te­rroirs to­tal­men­te dis­tin­tos unos de otros. El es­tan­dar­te de la bo­de­ga es el vino que le da nom­bre,valdesil, un blan­co que ya ha cum­pli­do 25 aña­das y que es el pri­mer go­de­llo que es so­me­ti­do a una crian­za so­bre lías (mi­cro­or­ga­nis­mos). Es­te pro­ce­so apor­ta pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas y una me­jo­ría de la es­ta­bi­li­dad fí­si­co­quí­mi­ca, au­men­tan­do la un­tuo­si­dad y sua­vi­zan­do la as­trin­gen­cia. "Los go­de­llo son muy com­ple­jos y de­li­ca­dos. En na­riz tie­nen una par­te femenina por su sua­vi­dad en aro­mas y lue­go en bo­ca tie­nen un ca­rác­ter mas­cu­lino por su vo­lu­men y cuer­po, úni­co pa­ra los blan­cos", cuen­ta Bor­ja. "Es una va­rie­dad que ab­sor­be muy bien las ca­rac­te­rís­ti­cas del te­rroir y que tie­ne gran ca­pa­ci­dad de en­ve­je­ci­mien­to. Por to­do ello es­tá te­nien­do tan­to éxi­to den­tro y fue­ra de Es­pa­ña". En par­te de­bi­do a la cri­sis –pe­ro so­bre to­do a su gran­dí­si­ma acep­ta­ción en paí­ses co­mo In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos–, al­re­de­dor del 80% del vo­lu­men de pro­duc­ción de­val­de­sil se ex­por­ta al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. "Los vi­nos de go­de­llo em­pe­za­ron a des­pe­gar fue­ra ha­ce diez años, por­que en otros paí­ses son más abier­tos a pro­bar co­sas dis­tin­tas", afir­ma Raúl. "En Es­pa­ña cos­ta­ba que la gen­te se atre­vie­ra con un blan­co ga­lle­go que no fue­ra al­ba­ri­ño, pe­ro afor­tu­na­da­men­te las co­sas es­tán cam­bian­do. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de ha­ber con­tri­bui­do a ello".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.