ALBERTO RO­DRÍ­GUEZ

Tras el éxi­to arro­lla­dor de La is­la mí­ni­ma y El hom­bre de las mil ca­ras, el ci­neas­ta da el sal­to a la te­le­vi­sión con La pes­te, un th­ri­ller am­bien­ta­do en la Se­vi­lla del si­glo XVI pro­du­ci­do por Mo­vis­tar+.

GQ (Spain) - - SUMARIO - DIE­GO LA­FUEN­TE

Fic­ción de

ca­li­dad en la Se­vi­lla del si­glo XVI.

• "DU­RAN­TE LA ELA­BO­RA­CIÓN DE UN GUIÓN me di­vier­to mu­cho por­que es­cri­bo to­do lo que se me pa­sa por la ca­be­za, sin pen­sar en los lí­mi­tes eco­nó­mi­cos o lo­gís­ti­cos. Lue­go lle­ga el equi­po de pro­duc­ción y me pa­ra los pies", nos cuen­ta en­tre ri­sas Alberto Ro­drí­guez (Se­vi­lla, 1971) cuan­do le pre­gun­ta­mos por el am­bi­cio­sí­si­mo pro­yec­to que le ha te­ni­do ocu­pa­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses: La pes­te. Esta mi­ni­se­rie de seis epi­so­dios, ya dis­po­ni­ble al com­ple­to ba­jo de­man­da en Mo­vis­tar+, es la gran apues­ta de la pla­ta­for­ma pa­ra el pri­mer se­mes­tre de 2018. No en vano, el pro­yec­to, que ha sa­li­do ade­lan­te con la co­la­bo­ra­ción de Atí­pi­ca Films, ha te­ni­do un pre­su­pues­to de diez mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra muy su­pe­rior, por ejem­plo, a la me­dia de las pro­duc­cio­nes au­dio­vi­sua­les es­pa­ño­las con op­cio­nes de pe­lear por los Go­ya (és­tas tie­nen una par­ti­da de unos cua­tro mi­llo­nes, apro­xi­ma­da­men­te). "He­mos con­ta­do con el di­ne­ro que ne­ce­si­tá­ba­mos. La pes­te fue un en­car­go de Mo­vis­tar+. Nos pi­die­ron una his­to­ria [a él y a Ra­fael Co­bos, coau­tor de la se­rie] y no­so­tros les pro­pu­si­mos esta idea y les ex­pli­ca­mos lo que cos­ta­ría sa­car­la ade­lan­te. No creo que sea una su­per­pro­duc­ción, sino más bien una pro­duc­ción que ha adap­ta­do el pre­su­pues­to a lo que real­men­te se que­ría con­tar. Ha­ber re­du­ci­do el cos­te es­ti­ma­do ha­bría per­ju­di­ca­do a la na­rra­ción".

Ro­da­da en más de 100 lo­ca­li­za­cio­nes, La pes­te se am­bien­ta en la Se­vi­lla del si­glo XVI. La ca­pi­tal an­da­lu­za era por en­ton­ces la gran me­tró­po­li del mun­do oc­ci­den­tal, la ciu­dad don­de se cor­ta­ba el ba­ca­lao y en la que cris­tia­nos, ju­díos, mo­ris­cos, es­cla­vos, li­ber­tos, la­dro­nes, pros­ti­tu­tas, no­bles y ple­be­yos con­vi­vían en un es­ce­na­rio fas­ci­nan­te. "Ra­fael y yo siem­pre ha­bía­mos fan- ta­sea­do con la idea de via­jar has­ta esa épo­ca. Pa­seá­ba­mos por nues­tra ciu­dad, por la ca­lle San Luis, por ejem­plo, y nos de­cía­mos: 'Ima­gí­na­te có­mo de­bía de ser to­do es­to ha­ce 500 años'. Aun­que ya em­pe­za­ba a mos­trar sig­nos de de­ca­den­cia, re­crear el mo­men­to en el que Es­pa­ña era el im­pe­rio en el que no se po­nía el sol nos pa­re­cía sen­sa­cio­nal. Con el tiem­po, aque­lla ima­gen se con­vir­tió en un pro­yec­to ca­da vez más gran­de, más com­pli­ca­do y más per­so­nal". Sin em­bar­go, és­ta no es una se­rie de épo­ca al uso. Es en reali­dad un th­ri­ller pro­ta­go­ni­za­do por Ma­teo (Pa­blo Molinero), un ex­sol­da­do con­de­na­do a muer­te por la In­qui­si­ción que se ve obli­ga­do a re­sol­ver una se­rie de ex­tra­ños crí­me­nes si quie­re sal­var su pes­cue­zo. Pa­co León y Ma­no­lo So­lo acom­pa­ñan a Molinero al frente del re­par­to. To­do es­to su­ce­de, cla­ro, con un te­lón de fon­do un tan­to ma­ca­bro: un bro­te de pes­te ne­gra que aso­la la ciu­dad.

En con­jun­to, por su po­ten­cia y su com­ple­ji­dad, La pes­te po­dría ver­se más co­mo una pe­lí­cu­la de lar­ga du­ra­ción que co­mo una se­rie al uso. Alberto, no obs­tan­te, ha co­gi­do lo me­jor de ca­da me­dio pa­ra ofre­cer un pro­duc­to de fac­tu­ra ex­qui­si­ta: "Las he­rra­mien­tas en ci­ne y te­le­vi­sión son las mis­mas. He tra­ta­do de ser sen­ci­llo y prác­ti­co tan­to en la pues­ta en es­ce­na co­mo en la rea­li­za­ción, tal y co­mo ha­go en mis pe­lí­cu­las. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que ro­dar un fil­me es co­mo co­rrer los 1.500 me­tros li­sos mien­tras que es­to se pa­re­ce más a par­ti­ci­par en una ma­ra­tón, ya que te de­ja com­ple­ta­men­te des­fon­da­do".

Pa­ra el res­pon­sa­ble de La is­la mí­ni­ma o El hom­bre de las mil ca­ras (cin­tas dis­tin­gui­das con tres Go­ya: Me­jor di­rec­tor, Me­jor guión ori­gi­nal y Me­jor guión adap­ta­do), que ha­ya pla­ta­for­mas de vi­deo on de­mand que apues­ten por crear con­te­ni­dos co­mo La pes­te es una ex­ce­len­te no­ti­cia pa­ra el sec­tor au­dio­vi­sual es­pa­ñol: "Las se­ries vie­nen bien por­que dan tra­ba­jo a mu­chas per­so­nas, re­vi­ta­li­zan la in­dus­tria y son una bue­na es­cue­la pa­ra for­mar pro­fe­sio­na­les". Sin em­bar­go, Alberto la­men­ta que el mo­de­lo con­ven­cio­nal de ha­cer ci­ne pa­rez­ca ajeno a esta épo­ca de bo­nan­za: "Ape­nas hay ayu­das ins­ti­tu­cio­na­les. La in­ver­sión que le de­di­ca el Es­ta­do al ci­ne es ri­dí­cu­la; los go­ber­nan­tes no son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia cul­tu­ral de te­ner una in­dus­tria sa­na. Los no­mi­na­dos a los Go­ya de es­te año son un ejem­plo de nues­tra ri­que­za: Manuel Mar­tín Cuen­ca, Los Ja­vis, Isa­bel Coi­xet, Car­la Si­món… Te­ne­mos mu­cho que ofre­cer, pe­ro fal­ta una le­gis­la­ción que apo­ye a los crea­ti­vos".

Que to­men no­ta los ti­pos tra­jea­dos de los des­pa­chos: nues­tra cul­tu­ra, nues­tro ci­ne, tam­bién es #Mar­caes­pa­ña.

Y AHO­RA, ¿QUÉ? "En­ca­de­né los ro­da­jes y la pro­mo­ción de La is­la mí­ni­ma, El hom­bre de las mil ca­ras y La pes­te. Lle­vo años sin pa­rar, así que creo que me he ga­na­do unos me­ses de des­can­so".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.