LOS SU­PER­HÉ­ROES NO EXIS­TEN PAU GA­SOL

GQ (Spain) - - Moda - FO­TO­GRA­FÍAS SER­GI PONS REA­LI­ZA­CIÓN JOANA DE LA FUEN­TE EN­TRE­VIS­TA POR IA­GO DA­VI­LA

Ser un gran ti­po no es cues­tión de al­tu­ra, sino de va­lo­res, de ta­len­to, de disciplina, de sa­cri­fi­cio y de vo­ca­ción. Es una de las mu­chí­si­mas lec­cio­nes que he­mos apren­di­do del in­di­vi­duo me­jor va­lo­ra­do por los es­pa­ño­les, un hom­bre que en­car­na co­mo na­die la má­xi­ma de que "un gran po­der con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad", y el su­yo lo usa pa­ra ha­cer me­jo­res a los de­más. Pa­ra ha­cer­te me­jor a ti.

"UN BUEN LÍ­DER ES AQUEL QUE EN LOS MO­MEN­TOS DE ÉXI­TO ASU­ME ME­NOS PRO­TA­GO­NIS­MO Y EN LOS PE­RIO­DOS DE AD­VER­SI­DAD SA­BE ES­TAR PRE­SEN­TE"

Es 1 de sep­tiem­bre de 2006 y Pau Ga­sol sien­te en la nu­ca el alien­to de Fab­ricio Ober­to. Es­pa­ña ven­ce por cua­tro pun­tos a Ar­gen­ti­na y es­ta ju­ga­da pue­de su­po­ner el pa­se a la fi­nal del Mun­dial de Ja­pón, la pri­me­ra pa­ra una se­lec­ción que, a pe­sar de lo­gros más re­cien­tes, to­da­vía si­gue reivin­di­can­do una me­da­lla de pla­ta con­se­gui­da en unos Jue­gos Olím­pi­cos 22 años atrás.

Ga­sol gi­ra so­bre sí mis­mo, el ju­ga­dor ar­gen­tino lo des­pla­za, el pí­vot de Sant Boi sien­te un chas­qui­do en su to­bi­llo y cae al sue­lo con­ven­ci­do de que no po­drá dispu­tar el pró­xi­mo par­ti­do, tal vez el más im­por­tan­te de su ca­rre­ra. En un es­fuer­zo so­bre­hu­mano se re­in­cor­po­ra y, en­tre gri­tos de "¡Cam­bio, cam­bio!" al ban­qui­llo, ano­ta los dos ti­ros li­bres que de­jan a sus com­pa­ñe­ros con una va­lio­sa ven­ta­ja que los acer­ca un po­co más a su sue­ño.

Ga­sol se re­ti­ra de la pis­ta en­tre lá­gri­mas de do­lor, fí­si­co y emo­cio­nal, y ese día se con­vier­te en un su­per­hé­roe pa­ra mi­llo­nes de es­pa­ño­les que vol­vie­ron a se­guir con pa­sión un de­por­te con al­ma de se­gun­dón no­blo­te, el de los que eran muy tor­pes pa­ra el fút­bol, el de esos ti­pos al­tos a los que era muy fá­cil me­nos­pre­ciar com­pa­rán­do­los con los de la NBA.

Do­ce años más tar­de, el ju­ga­dor de los San An­to­nio Spurs ate­so­ra 38 pri­ma­ve­ras, tres me­da­llas olím­pi­cas, un Mun­dial (ese Mun­dial, de he­cho), tres Eu­ro­bas­ket, dos ani­llos de la NBA y dos li­gas ACB, por ci­tar al­gu­nos de sus tro­feos, así co­mo un pu­ña­do de dis­tin­cio­nes per­so­na­les que lo con­vier­ten en el ju­ga­dor más lau­rea­do del ba­lon­ces­to es­pa­ñol.

En per­so­na man­tie­ne in­tac­to su ha­lo de ser so­bre­na­tu­ral: 214 cen­tí­me­tros de cé­lu­las dis­pues­tas y en­tre­na­das pa­ra des­ta­car so­bre el co­mún de los mor­ta­les (de he­cho los tra­jes, co­mo el de Tommy Hil­fi­ger que pue­des ver en es­te reportaje, se los tie­nen que ha­cer a me­di­da), li­de­ra­das por un ce­re­bro y un ca­rác­ter que des­pier­tan ad­mi­ra­ción in­me­dia­ta. To­dos los que es­ta­mos reuni­dos en el pla­tó pa­ra ela­bo­rar es­te reportaje nos ha­ce­mos pe­que­ñi­tos a su la­do, y no es una cues­tión de al­tu­ra: se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio he­cho pú­bli­co por Per­so­na­lity Me­dia, que da­ta de 2016, es el per­so­na­je pú­bli­co me­jor va­lo­ra­do por los es­pa­ño­les, dos dé­ci­mas por en­ci­ma de su ami­go (y tam­bién in­di­vi­duo ex­cep­cio­nal) Ra­fa Na­dal.

Y su ca­ris­ma no se li­mi­ta a nues­tro país: si uno re­vi­si­ta los ví­deos de la fi­nal de ba­lon­ces­to de los Jue­gos de Río en 2012 po­drá ver có­mo, tras una su­fri­da vic­to­ria so­bre Es­pa­ña, los ju­ga­do­res de la se­lec­ción de EE UU des­fi­lan uno a uno an­te el ca­ta­lán pa­ra cho­car­le la mano mien­tras és­te se fun­de en un lar­go abra­zo con Ko­be Br­yant. Los ven­ce­do­res mos­tran­do su más pro­fun­do res­pe­to por el lí­der enemi­go de­rro­ta­do. Ni Su­per­man en sus co­tas más al­tas de po­pu­la­ri­dad ha­bría pro­ta­go­ni­za­do una es­ce­na se­me­jan­te.

Pe­ro bas­ta aso­mar­se a las ho­jas de su nue­vo li­bro, Ba­jo el aro, pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de sep­tiem­bre por Co­nec­ta, pa­ra des­mon­tar la creen­cia de que per­so­nas co­mo él son su­per­hé­roes. El en­sa­yo, un ma­nual de desa­rro­llo per­so­nal que con­den­sa con gran ha­bi­li­dad téc­ni­cas de li­de­raz­go y ex­pe­rien­cias per­so­na­les, re­sul­ta una lec­tu­ra no só­lo ágil, sino ins­pi­ra­do­ra y, so­bre to­do, re­ve­la­do­ra de la per­so­na­li­dad de un hom­bre que es­tá le­jos de ser un per­so­na­je de fic­ción con po­de­res so­bre­na­tu­ra­les pa­ra con­ver­tir­se en al­go me­jor: un ejem­plo a se­guir, una de­mos­tra­ción de que con ta­len­to, disciplina, in­te­li­gen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad cual­quie­ra pue­de al­can­zar el éxi­to y de­jar su im­pron­ta en los de­más.

EL HOM­BRE DE­TRÁS DEL SU­PER­HÉ­ROE

La la­bor so­li­da­ria de Pau es de so­bra co­no­ci­da por gran par­te del pú­bli­co. El pro­yec­to en el que vuel­ca mu­chas de sus apa­ren­te­men­te inago­ta­bles ener­gías (quie­nes lo co­no­cen a fon­do ha­blan de una per­so­na con una in­creí­ble ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y or­ga­ni­za­ción) es la Ga­sol Foun­da­tion que pu­so en mar­cha con su her­mano Marc pa­ra aca­bar con la obe­si­dad in­fan­til a tra­vés del de­por­te, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la die­ta sa­lu­da­ble y el bie­nes­tar emo­cio­nal.

Tam­bién es em­ba­ja­dor de bue­na vo­lun­tad de UNI­CEF, una fa­ce­ta que lo ha lle­va­do a vi­si­tar al­gu­nas de las co­mu­ni­da­des más des­fa­vo­re­ci­das del pla­ne­ta, y di­ri­ge la Pau Ga­sol Aca­demy, con la que ayu­da a lan­zar las ca­rre­ras de las fu­tu­ras es­tre­llas de la ca­nas­ta. En el ám­bi­to pri­va­do, ade­más, sa­be­mos que vi­si­ta re­gu­lar­men­te hos­pi­ta­les don­de se tra­ta a ni­ños con cán­cer y fa­vo­re­ce dis­tin­tas causas so­cia­les re­la­cio­na­das con la in­fan­cia.

En un es­ce­na­rio en el que a dia­rio ve­mos có­mo fi­gu­ras del de­por­te in­vier­ten sus contratos mi­llo­na­rios en su dis­fru­te per­so­nal, ca­sos co­mo el de Ga­sol me­re­cen ser con­ta­dos, imi­ta­dos y re­cor­da­dos. ___GQ: ¿Qué te mo­ti­va a im­pli­car­te de es­ta ma­ne­ra en causas so­cia­les cuan­do po­drías lle­var una vi­da más có­mo­da? ___Pau Ga­sol: Siem­pre he se­gui­do una má­xi­ma y es que la vi­da se va­lo­ra en fun­ción de la gen­te a la que has po­di­do im­pac­tar. Es al­go que ten­go muy pre­sen­te y des­de muy jo­ven he sen­ti­do la ne­ce­si­dad de ayu­dar a los más des­fa­vo­re­ci­dos, de de­jar mi hue­lla en es­te mun­do y apro­ve­char el éxi­to que he te­ni­do a ni­vel pro­fe­sio­nal pa­ra ha­cer co­sas real­men­te re­le­van­tes e im­por­tan­tes. Es­tos va­lo­res los apren­dió en ca­sa, de sus pa­dres, Ma­ri­sa y Agus­tí, ella doc­to­ra y él ATS, aun­que, co­sas de la cul­tu­ra ibé­ri­ca, la gen­te siem­pre pen­sa­ba que el mé­di­co era su pa­dre. Ella pre­pa­ra­ba to­dos los días la ce­na al ter­mi­nar sus ago­ta­do­ras jor­na­das, y él era el en­car­ga­do de lle­var­los a par­ti­dos y en­tre­na­mien­tos. De­ta­lles co­mo és­tos, o el ejem­plo de dos vi­das de­di­ca­das a cu­rar las he­ri­das de los otros, son a los que Pau se re­mi­te cons­tan­te­men­te cuan­do ex­pli­ca que to­do su éxi­to se apo­ya en unos só­li­dos va­lo­res trans­mi­ti­dos por sus pro­ge­ni­to­res.

La se­mi­lla de lo sem­bra­do en su día a día ger­mi­nó pron­to y sir­vió de ca­ta­li­za­dor pa­ra otras ges­tas de ín­do­le per­so­nal, de ésas en las que no in­ter­vie­ne di­rec­ta­men­te nin­gún men­tor y que con­tri­bu­yen a cin­ce­lar el ca­rác­ter de una fi­gu­ra de su re­le­van­cia. Por ejem­plo, cuan­do re­la­ta có­mo su­peró las bur­las de al­gu­nos com­pa­ñe­ros de cla­se por su al­tu­ra o ha­cía oí­dos sor­dos a la gen­te que le de­cía que con su fí­si­co de­bía de­di­car­se al ba­lon­ces­to. "Con el tiem­po apren­dí que aque­llo que me ha­cía di­fe­ren­te, y que en oca­sio­nes me po­día crear com­ple­jos, era un re­ga­lo y me ha per­mi­ti­do desa­rro­llar mi au­to­es­ti­ma", con­fie­sa en el li­bro.

La hu­mil­dad fue otro de los im­pe­ra­ti­vos que reinó en su ho­gar. Qui­so la iro­nía que cuan­do la se­lec­ción ga­nó el Mun­dial de Ja­pón, un Lost in Trans­la­tion de ma­nual hi­cie­se que él, y no el ca­pi­tán Car­los Ji­mé­nez, le­van­ta­se la co­pa de los campeones. Só­lo los que es­tu­vie­ron subidos al po­dio se pue­den per­mi­tir bro­mas con es­te ma­len­ten­di­do, un lu­jo que, tal y co­mo cuen­ta Fe­li­pe Re­yes, tie­ne un cos­te fi­jo: re­ci­bir un buen pu­ñe­ta­zo de los que te de­jan el bra­zo anes­te­sia­do du­ran­te unos mi­nu­tos. Ga­sol ha te­ni­do que ha­cer mu­chas co­sas pa­ra lle­gar a don­de es­tá, pe­ro nun­ca pa­sar por en­ci­ma de sus com­pa­ñe­ros. Mu­cho me­nos de sus ami­gos.

"Un buen lí­der es aquél que en los mo­men­tos de éxi­to asu­me me­nos pro­ta­go­nis­mo y, en los pe­rio­dos de ad­ver­si­dad, don­de real­men­te es ne­ce­sa­ria su apor­ta­ción, sa­be es­tar pre­sen­te y asu­mir su rol". Ésa es la fi­lo­so­fía de Pau, una idea que nun­ca trai­cio­na­ría y que ade­más he­re­dó de re­fe­ren­tes con ca­rre­ras mu­cho más di­la­ta­das que la su­ya, co­mo Phil Jack­son.

El que fue­ra su en­tre­na­dor en los La­kers le con­tó có­mo apren­dió a ga­nar muy de­pri­sa, pe­ro tam­bién que le cos­tó más tiem­po dar­se cuen­ta de que la vic­to­ria in­di­vi­dual era la me­nos re­le­van­te. "La con­quis­ta tie­ne que ser co­lec­ti­va. Si no, no hay con­quis­ta", sen­ten­cia en Ba­jo el aro. Y con esa men­ta­li­dad de que el éxi­to co­lec­ti­vo es­tá por en­ci­ma del per­so­nal, Pau Ga­sol ha con­se­gui­do desa­rro­llar una ca­rre­ra de 18 años en la NBA, ha­cer his­to­ria en los cam­peo­na­tos más pres­ti­gio­sos del ba­lon­ces­to mun­dial y ser uno de los de­por­tis­tas más res­pe­ta­dos del pla­ne­ta.

"ES AL­GU­NOS PO­SI­BLE CA­SOS QUE EL EN DE­POR­TE FE­ME­NINO IGUA­LE O SU­PERE EN RE­LE­VAN­CIA AL MAS­CU­LINO"

UN SU­PER­PO­DER LLA­MA­DO TA­LEN­TO

Uno de los en­tre­na­do­res de Pau en la NBA di­jo una vez en el ves­tua­rio: "To­dos los que es­táis aquí te­néis un ta­len­to es­pe­cial. De lo con­tra­rio, no es­ta­ríais en es­ta li­ga". Él tu­vo mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra iden­ti­fi­car y desa­rro­llar sus ta­len­tos, pe­ro en su ca­sa ha­bía una co­sa cla­ra: los es­tu­dios eran lo pri­me­ro.

Hi­jo de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, Ga­sol sin­tió des­de pe­que­ño la vo­ca­ción de ser mé­di­co. So­ña­ba con cu­rar en­fer­me­da­des co­mo el si­da o el cán­cer, y cuan­do en 1991 sal­tó la no­ti­cia de que su ído­lo, Ma­gic John­son, era se­ro­po­si­ti­vo, en­con­tró una nue­va mo­ti­va­ción aña­di­da pa­ra for­mar­se en la com­pli­ca­da cien­cia de sal­var vi­das.

Ocho años más tar­de, a la vez que de­bu­ta­ba en el FC Bar­ce­lo­na, co­men­zó la ca­rre­ra de Me­di­ci­na. Co­mo él mis­mo ex­pli­ca, "al­gu­nos sue­ños se fra­guan tem­prano, y los míos, el de ser mé­di­co y el de ser ju­ga­dor de ba­lon­ces­to, se for­ja­ron muy pron­to y jun­tos". Am­bas pa­sio­nes ha­bían si­do ali­men­ta­das por su fa­mi­lia, pe­ro al fi­nal tu­vo que in­cli­nar­se por una de ellas, y la de­ci­sión no fue fá­cil.

Cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar la ca­rre­ra sus pa­dres es­ta­ban emo­cio­na­dos y or­gu­llo­sos, y cuan­do les con­tó que la te­nía que de­jar pa­ra de­di­car­se en cuer­po y al­ma al de­por­te, su ma­dre, con­fie­sa, se lle­vó una gran de­cep­ción. Pe­ro era una co­sa o la otra y, aun­que más arries­ga­da, la op­ción del ba­lon­ces­to aca­bó im­po­nién­do­se. ___GQ: En tu ca­so es fá­cil de­cir que la de­ci­sión fue la co­rrec­ta, ¿pe­ro es­ta­mos to­dos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra per­se­guir nues­tros sue­ños? ___P. G.: To­dos te­ne­mos po­ten­cial pa­ra desa­rro­llar­nos y te­ner éxi­to, lo im­por­tan­te es iden­ti­fi­car nues­tra pa­sión, y con de­di­ca­ción, es­fuer­zo, per­se­ve­ran­cia, con­fian­za en ti mis­mo y mu­chí­si­mo tra­ba­jo pue­des con­se­guir los ob­je­ti­vos que te mar­cas. Mi for­ma de ser siem­pre me ha con­du­ci­do a no po­ner­me lí­mi­tes. Mi pa­sión era el ba­lon­ces­to y en­ten­dí que pa­ra lle­gar a lo más al­to te­nía que tra­ba­jar mu­cho y de­di­car­me ple­na­men­te a ello. Pa­ra con­se­guir­lo he te­ni­do que sa­cri­fi­car mu­chas co­sas en mi vi­da, pe­ro co­mo era lo que me gus­ta­ba, siem­pre me he to­ma­do los sa­cri­fi­cios co­mo pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra se­guir cre­cien­do. Y al fi­nal he lle­ga­do mu­cho más allá de lo que ja­más hu­bie­ra so­ña­do. En ca­sa de los Ga­sol el de­por­te siem­pre desem­pe­ñó un pa­pel muy im­por­tan­te. En el li­bro cuen­ta que fue a un co­le­gio en el que la edu­ca­ción fí­si­ca ocu­pa­ba un lu­gar des­ta­ca­do en la for­ma­ción de los alum­nos y de pe­que­ño prac­ti­có na­ta­ción, ba­lon­ces­to, fút­bol, hoc­key, kárate, ba­lon­mano… In­clu­so acu­dió a cla­ses de sol­feo y piano. Sus pa­dres que­rían que en­con­tra­se (y com­par­tie­se) su pa­sión por el de­por­te, y al fi­nal fue la ca­nas­ta la que con­su­mió to­do el tiem­po que le de­ja­ban los li­bros.

Cuan­do la lí­nea que se­pa­ra el de­por­te y el ne­go­cio es ca­da vez más di­fu­sa, Pau si­gue cre­yen­do en él co­mo una gran he­rra­mien­ta pa­ra la for­ma­ción de las nue­vas generaciones y en la res­pon­sa­bi­li­dad de los que al­can­zan la éli­te pa­ra uti­li­zar de for­ma ade­cua­da el po­der que les otor­ga su po­si­ción. "El de­por­te es una gran he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va. Pa­ra mí ha si­do una for­ma de ad­qui­rir unos va­lo­res muy im­por­tan­tes en mi desa­rro­llo per­so­nal. Al­gu­nos de­por­tes es­tán muy bien re­mu­ne­ra­dos y a al­gu­nos atle­tas to­do eso les lle­ga de gol­pe y cuan­do son muy jó­ve­nes. Ade­más, vie­ne acom­pa­ña­do de un re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co y una fa­ma en oca­sio­nes des­me­su­ra­das. Un de­por­tis­ta de éli­te de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer el po­ten­cial que tie­ne de ha­cer co­sas que tras­cien­dan más allá de sí mis­mo, be­ne­fi­cien a los de­más y ofrez­can a otros las opor­tu­ni­da­des que a lo me­jor él ni si quie­ra ha po­di­do te­ner".

NO ES HE­ROI­CI­DAD, ES RES­PON­SA­BI­LI­DAD

En 2004 na­ció la Pau Ga­sol Aca­demy, un even­to anual en el que el pí­vot de los San An­to­nio Spurs ayu­da a de­ce­nas de cha­va­les que aman el ba­lon­ces­to a en­con­trar su ta­len­to y con­ver­tir­lo en su bas­tión, tal y co­mo hi­zo él. La for­ma­ción que re­ci­ben du­ran­te esos días no se ci­ñe a lo es­tric­ta­men­te de­por­ti­vo, sino que hay es­pa­cio pa­ra lo per­so­nal, lo edu­ca­ti­vo y, por su­pues­to, pa­ra la nu­tri­ción.

"Re­cuer­do per­fec­ta­men­te cuan­do co­no­cí en even­tos de es­te ti­po a Da­mon Stou­da­mi­re o a Ray Allen, y sé que con 17 o 18 años no re­tie­nes de la mis­ma ma­ne­ra un men­sa­je si te lo di­cen tus pa­dres o tus pro­fe­so­res que si te lo di­ce un ju­ga­dor de la NBA", nos cuen­ta. Ca­da año blo­quea su agen­da du­ran­te el tiem­po que du­ra la aca­de­mia y en­tre edi­ción y edi­ción se des­vi­ve por con­se­guir que acu­dan a ella gran­des es­tre­llas del ba­lon­ces­to y los me­jo­res pro­fe­sio­na­les.

AGa­sol le preo­cu­pan pro­fun­da­men­te los desafíos que afron­tan las nue­vas generaciones y po­ne to­dos los me­dios que es­tán a su al­can­ce pa­ra ofre­cer­les opor­tu­ni­da­des. ¿Por qué? Por­que cree en ellos co­mo mo­tor del desa­rro­llo y el pro­gre­so hu­mano: "Lo que de­fi­ne a las nue­vas generaciones es la ca­pa­ci­dad de em­pren­di­mien­to, las ga­nas de in­no­var y de ha­cer un mun­do me­jor. Esa ener­gía que tie­ne la gen­te jo­ven es inigua­la­ble, por eso hay que apro­ve­char­la. Pa­ra ello tam­bién hay que guiar­los, em­po­de­rar­los y edu­car­los, y ésa es la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos los adul­tos. Por eso me gus­ta com­par­tir co­no­ci­mien­to con los jó­ve­nes, ins­pi­rar­los y ayu­dar­los a que en­cuen­tren su ca­mino".

A su aca­de­mia acu­den en ca­da edi­ción as­pi­ran­tes de dis­tin­tas ra­zas, pro­ce­den­cias y, por su­pues­to, se­xos. Ha­ce unos me­ses el ju­ga­dor ca­ta­lán pu­bli­ca­ba en The Pla­yers Tri­bu­ne una car­ta abier­ta en la que des­mon­ta­ba to­dos los pre­jui­cios de aque­llos que se bur­la­ban de su en­tre­na­do­ra en los Spurs, Becky Ham­mon, por ha­ber si­do as­pi­ran­te a di­ri­gir los

"SI NO HAY ERROR ES QUE NO ES­TÁS ARRIES­GAN­DO, NO ES­TÁS DÁN­DO­LO TO­DO PA­RA LLE­GAR AL OB­JE­TI­VO. EL ERROR ES PAR­TE DEL CA­MINO"

Mil­wa­kee Bucks. Sin pa­ter­na­lis­mos ni con­des­cen­den­cia, Pau Ga­sol hi­zo otra vez uso de su po­der real, el que tras­cien­de las can­chas, pa­ra ali­near­se en una cues­tión que, co­mo él mis­mo re­co­no­ce, le to­ca des­de pe­que­ño por la si­tua­ción pro­fe­sio­nal de sus pa­dres. No es una cues­tión de opor­tu­nis­mo, sino de res­pon­sa­bi­li­dad y cohe­ren­cia. ___GQ: ¿Qué le di­rías a una chi­ca que em­pie­za aho­ra en el mun­do del de­por­te? ___P. G.: Que per­si­ga su sue­ño, que no se de­ten­ga por na­da y que crea en sí mis­ma. Tal vez el ca­mino no es fá­cil siem­pre, pe­ro me­re­ce­rá la pe­na al fi­nal. Y si hay ba­rre­ras, que las rom­pa, que las sal­te, y que no se de­ten­ga an­te na­da si real­men­te eso es lo que quie­re. ___GQ: ¿Pe­ro exis­te una po­si­bi­li­dad real de que el de­por­te mas­cu­lino y fe­me­nino se equi­pa­ren en un fu­tu­ro? ___P. G.: De­pen­de del de­por­te. Es po­si­ble que en al­gu­nos ca­sos se con­si­ga o que in­clu­so se su­pere en re­le­van­cia. Al fi­nal es una cues­tión de lo que se ge­ne­ra. Si hay in­gre­sos, eso tie­ne un re­torno. ___GQ: El hom­bre afron­ta aho­ra el ma­yor re­to de su his­to­ria, que es en­con­trar su si­tio en el nue­vo or­den so­cial. ¿Có­mo lo pue­de con­se­guir? ___P. G.: Lo pri­me­ro es analizar la si­tua­ción ac­tual, sa­ber a qué re­tos te en­fren­tas y ser cons­cien­te de que tie­nes que edu­car­te y es­tar bien pre­pa­ra­do pa­ra cual­quier ti­po de obs­tácu­lo. Tam­bién es fun­da­men­tal la con­fian­za en uno mis­mo y en­ten­der que vi­vi­mos en un mun­do ca­da vez más glo­bal gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, que no van a pa­rar. Otra de las cla­ves es el tra­ba­jo en equi­po: cuan­do jun­tas fuer­zas, el im­pac­to que pue­des te­ner es mu­cho ma­yor. To­do es­to se completa con un pro­fun­do co­no­ci­mien­to del pa­sa­do, de la his­to­ria, y no per­der cier­tas co­sas que nos apor­tan iden­ti­dad. Es­ta mez­cla nos per­mi­ti­rá vi­vir tran­qui­los el pre­sen­te, apro­ve­char­lo y se­guir avan­zan­do en to­dos nues­tros desafíos rom­pien­do mol­des y sin te­ner mie­do.

ES­TAR A LA AL­TU­RA

No es des­ca­be­lla­do de­cir que el mun­do ha cam­bia­do más rá­pi­do en los úl­ti­mos 20 años que en los 20 si­glos an­te­rio­res, y la an­gus­tia an­te la in­cer­ti­dum­bre y el mie­do al fu­tu­ro son al­gu­nos de los ma­les que aque­jan a más per­so­nas en la ac­tua­li­dad. "Cual­quie­ra a cual­quier ni­vel de­be en­ten­der la vul­ne­ra­bi­li­dad del ser hu­mano. Al­gu­nas per­so­nas lo vi­ven más a dia­rio por sus cir­cuns­tan­cias, pe­ro to­dos es­ta­mos ex­pues­tos a ries­gos. La vul­ne­ra­bi­li­dad te ayu­da a po­ner las co­sas en pers­pec­ti­va y te apor­ta hu­mil­dad", nos ex­pli­ca. Los lo­gros de Pau Ga­sol son im­pre­sio­nan­tes, tan­to co­mo su ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner­se en la éli­te del de­por­te du­ran­te ca­si dos dé­ca­das. En Ba­jo el aro cuen­ta que su ma­dre nun­ca se ha can­sa­do de re­pe­tir­les a él y a su her­mano que la tra­yec­to­ria de un de­por­tis­ta es muy cor­ta, y que tie­nen to­mar­se su vi­da pro­fe­sio­nal co­mo una ca­rre­ra de fon­do en la que de­ben ad­mi­nis­trar sus fuer­zas, so­pe­sar sus vir­tu­des y analizar ca­da si­tua­ción pa­ra ofre­cer la so­lu­ción ade­cua­da.

"Una co­sa que ten­go muy pre­sen­te es que ten­go que es­tar cen­tra­do en con­tro­lar aque­llas co­sas que pue­do con­tro­lar", afir­ma. "Es nor­mal preo­cu­par­se por el fu­tu­ro y por co­sas que es­tán fue­ra de tu al­can­ce; la cla­ve es asu­mir que ven­drán tiem­pos bue­nos y ma­los, pe­ro de­bes man­te­ner­te fiel a tus va­lo­res y es­tar pre­pa­ra­do pa­ra li­diar con dis­tin­tas si­tua­cio­nes. Te­ner es­to en men­te te apor­ta es­ta­bi­li­dad".

En el ma­nual de Pau, aun­que las co­sas no sal­gan co­mo uno es­pe­ra, hay que se­guir tra­ba­jan­do con la mis­ma hu­mil­dad y cons­tan­cia. Es la úni­ca ma­ne­ra de sa­lir ade­lan­te. En su vi­da se ha en­fren­ta­do a le­sio­nes, a ru­mo­res de tras­pa­so, a cam­bios de en­tre­na­do­res, a la pre­sión de los me­dios y a ba­ches per­so­na­les que ha con­se­gui­do re­la­ti­vi­zar y su­pe­rar. Pa­ra ello apli­ca una má­xi­ma que es­cu­chó a otro de sus ído­los, Mi­chael Jor­dan: "Jue­go ca­da par­ti­do co­mo si fue­ra el úl­ti­mo". Pa­ra él no cuen­tan los éxi­tos acu­mu­la­dos, sino lo que ha­rá ca­da día pa­ra con­se­guir unos ob­je­ti­vos fi­ja­dos a cor­to pla­zo y en cons­tan­te evo­lu­ción. Y, por su­pues­to, apren­der de los erro­res, un con­cep­to muy arrai­ga­do en el país en el que ha es­ta­do vi­vien­do los úl­ti­mos 18 años. "Si no hay error es que no te es­tás arries­gan­do y no es­tás dán­do­lo to­do pa­ra lle­gar a tu ob­je­ti­vo. El error es par­te del ca­mino", con­clu­ye. En el li­bro lo ar­gu­men­ta con una sen­ten­cia in­fa­li­ble: "Las per­so­nas no son re­cor­da­das por el nú­me­ro de ve­ces que fra­ca­san, sino por el nú­me­ro de ve­ces que tie­nen éxi­to".

Ga­sol cum­plió 38 años el pa­sa­do ve­rano y tie­ne con­tra­to has­ta 2020. De com­ple­tar­lo, cumpliría su sue­ño de ju­gar has­ta los 40 y fir­mar dos dé­ca­das en ac­ti­vo en la NBA, un lo­gro del que só­lo un pu­ña­do de le­yen­das pue­de pre­su­mir. En unas se­ma­nas co­mien­za una tem­po­ra­da que se plan­tea com­pli­ca­da, en es­pe­cial por el au­ge de los small ball, los quin­ten­tos pe­que­ños, ti­pos ba­ji­tos que im­po­nen un jue­go en el que im­pe­ran la ha­bi­li­dad en el ma­ne­jo del ba­lón, el pa­se y los ti­ros de tres. Sin em­bar­go, el pí­vot de 2,14 m siem­pre ha sa­bi­do rein­ven­tar­se y ha­cer­se va­ler en el equi­po po­ten­cian­do aque­llas ha­bi­li­da­des que son más ne­ce­sa­rias. Fue­ra de los pa­be­llo­nes, lle­va años tra­ba­jan­do a ni­vel fi­lan­tró­pi­co, em­pre­sa­rial y pro­fe­sio­nal, y va­lo­ran­do qué lu­gar quie­re ocu­par en es­te de­por­te cuan­do cuelgue las za­pa­ti­llas. "Quie­ro que sea al­go que im­pac­te a los de­más de al­gu­na ma­ne­ra, pe­ro tam­bién que me lle­ne y me ha­ga dis­fru­tar", des­ve­la. ___GQ: ¿Có­mo quie­res que te re­cuer­den tus se­res que­ri­dos, los que te he­mos vis­to triun­far y los que ven­drán? ___P. G.: Es­pe­ro que mi le­ga­do sea el de una per­so­na que su­po uti­li­zar su éxi­to pro­fe­sio­nal pa­ra con­se­guir co­sas mu­cho más im­por­tan­tes y gran­des en la vi­da, que se preo­cu­pó por el bie­nes­tar de los que le ro­dean y por la in­fan­cia, por dar­les op­cio­nes y re­cur­sos. Por eso es­pe­ro que mi fun­da­ción me tras­cien­da. Por otro la­do, soy una per­so­na a la que le gus­tan los desafíos, soy am­bi­cio­so y me veo con po­ten­cial pa­ra ha­cer co­sas ex­tra­or­di­na­rias, así que es­toy muy pen­dien­te de to­do lo que me va de­pa­ran­do la vi­da. Y, fi­nal­men­te, me gus­ta­ría po­ner en mar­cha mi pro­yec­to fa­mi­liar y trans­mi­tir a mi hi­jo o hi­ja de una for­ma más per­so­nal to­do eso que trans­mi­to a los ni­ños en la aca­de­mia.

ABRI­GO DE LA­NA Y CA­MI­SE­TA DE AL­GO­DÓN BOSS. PAN­TA­LO­NES VA­QUE­ROS TOMMY HIL­FI­GER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.