L

GQ (Spain) - - CULTURA -

___­por JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

a su­ya era una vida pre­des­ti­na­da: Max Beck­mann (Leip­zig, Imperio ale­mán, 1884; Nue­va York, EE UU, 1950) siem­pre qui­so ser ar­tis­ta. Aun­que, en reali­dad, nun­ca lo tu­vo fá­cil. En 1900, sien­do ape­nas un ado­les­cen­te, lo­gró en­trar en la Aca­de­mia de Ar­tes de Wei­mar. Pa­sa­ron los años. Le iba bien: po­día vi­vir de su tra­ba­jo –obra in­fluen­cia­da por los im­pre­sio­nis­tas fran­ce­ses– y via­jar a Florencia, París o Ber­lín. Sin em­bar­go, fue lla­ma­do a fi­las pa­ra ser­vir co­mo per­so­nal sa­ni­ta­rio en la I Gue­rra Mun­dial. Lo que allí vio le cam­bió la vida. Tras su­frir una cri­sis ner­vio­sa fue da­do de ba­ja y en­via­do de vuel­ta a ca­sa. El tran­ce re­per­cu­tió pro­fun­da­men­te en su obra: Beck­mann cam­bió la paz del Im­pre­sio­nis­mo por la agi­ta­ción ex­pre­sio­nis­ta. Ejer­ció co­mo maes­tro en la Es­cue­la de Fránc­fort des­de en­ton­ces has­ta 1933, año en el que fue ta­cha­do de ar­tis­ta de­ge­ne­ra­do por los na­zis. Per­dió el tra­ba­jo tras ser es­tig­ma­ti­za­do y hu­yó a Ho­lan­da, en don­de vi­vió du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Tras el con­flic­to no qui­so re­gre­sar: su mo­chi­la emo­cio­nal pe­sa­ba de­ma­sia­do. Cru­zó en­ton­ces el océano pa­ra es­ta­ble­cer­se en Nue­va York. Y allí, en el ecua­dor del si­glo, el día en el que se di­ri­gía al Me­tro­po­li­tan pa­ra ex­po­ner su obra, fa­lle­ció de un ata­que al co­ra­zón.

Beck­mann. Fi­gu­ras del exi­lio es la pri­me­ra oca­sión en 20 años de dis­fru­tar en Es­pa­ña de una ex­po­si­ción mo­no­grá­fi­ca de­di­ca­da a su fi­gu­ra, una mues­tra de 51 pie­zas. Po­dre­mos ren­dir­le ho­no­res por par­ti­da do­ble, pri­me­ro en el Thys­se­nbor­ne­mis­za (del 25/10 al 27/1/19) y des­pués en Cai­xafo­rum Bar­ce­lo­na (del 20/2 al 26/5/19). Dis­fru­ta. Se lo me­re­ce.

as ex­pe­rien­cias ex­tra­or­di­na­rias úni­ca­men­te se pre­sen­tan a quie­nes es­tán en con­di­cio­nes de te­ner­las y, pro­ba­ble­men­te, ser tes­ti­go de gran­des his­to­rias só­lo es­tá al alcance de aque­llos que son ca­pa­ces de con­tar­las. La es­cri­to­ra Fran­ci­ne du Ples­six Gray (Var­so­via, 1930) es una de esas per­so­nas. Ha es­cri­to un li­bro gran­dio­so que re­co­rre el si­glo XX a par­tir de las vi­ven­cias de dos per­so­na­jes ho­mé­ri­cos: Ta­tia­na Ya­co­vleff du Ples­six Li­ber­man, viz­con­de­sa Du Ples­six, la ex­tra­va­gan­te ma­dre ru­sa de la au­to­ra y uno de los ico­nos de mo­da de su ge­ne­ra­ción; y el pin­tor, es­cul­tor y fo­tó­gra­fo Ale­xan­der Li­ber­man, vi­ce­pre­si­den­te de Con­dé Nast Pu­bli­ca­tions du­ran­te va­rias dé­ca­das, quien la crió cuan­do su pa­dre bio­ló­gi­co mu­rió en la II Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.