D

GQ (Spain) - - MODA -

ice Kim Jo­nes, ideó­lo­go de la aven­tu­ra crea­ti­va for­ma­da por Su­pre­me y Louis Vuitt­ton (y fla­man­te di­rec­tor ar­tís­ti­co de Dior Hom­me), que el tér­mino street­wear no tie­ne nin­gún sen­ti­do por­que es re­dun­dan­te. "La ro­pa la ves­ti­mos en la ca­lle, así que to­do es street­wear", afir­ma­ba re­cien­te­men­te en las pá­gi­nas de Highs­no­biety. In­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier otra con­si­de­ra­ción, el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co tie­ne ra­zón. Lla­mar ro­pa de ca­lle a la ro­pa de ca­lle es co­mo su­bir arri­ba o ba­jar aba­jo. Tal vez por eso, y a ries­go de pa­re­cer me­lin­dro­sos, ca­da vez son más los in­si­ders que pre­fie­ren ca­te­go­ri­zar por fa­mi­lias las pren­das de­por­ti­vas que no sir­ven pa­ra ha­cer de­por­te… y en tri­bus a sus par­ti­da­rios. La que hoy nos

___­por IÑA­KI LA­GUAR­DIA

ocu­pa es la de los scum­bros, ti­pos a los que les en­can­ta ir he­chos un cua­dro pe­ro con ca­rí­si­mos di­se­ños de fir­mas de lu­jo. Ahí es­tán Jus­tin Bie­ber o Pe­te Da­vid­son, uno de los fi­cha­jes más jóvenes del pro­gra­ma Sa­tur­day Night Li­ve y pro­me­ti­do de Aria­na Gran­de. Ya lo di­jo Dolly Par­ton: "Cues­ta mu­cho di­ne­ro te­ner un as­pec­to tan ba­ra­to".

HILL, EL REY DE LOS CIE­GOS La bre­cha ge­ne­ra­cio­nal, que en teo­ría li­mi­ta­ría es­ta práctica a los po­sa­do­les­cen­tes mu­chi­mi­llo­na­rios, no pa­re­ce afec­tar al ac­tor Jo­nah Hill, un ta­len­to de 34 años no­mi­na­do al Os­car en dos oca­sio­nes (en la ca­te­go­ría de me­jor ac­tor de re­par­to por Mo­ney­ball y El lo­bo de Wall Street). El hi­jo de la di­se­ña­do­ra Sha­ron Lyn se ha he­cho un hue­co en­tre los ti­pos más mo­ni­to­ri­za­dos por GQ o el des­apa­re­ci­do blog mas­cu­lino Four Pins, hoy re­con­ver­ti­do en una in­flu­yen­te cuen­ta de Twit­ter. Su lo­gro con­sis­te en mez­clar ca­mi­se­tas tie dye (arri­ba, con la de la se­lec­ción li­tua­na de bas­ket de Bar­ce­lo­na 92), plu­mí­fe­ros XXL, abri­gos ca­mel con shorts, tank tops con pan­ta­lón de ves­tir o zapatillas feas. Y, por al­gu­na mis­te­rio­sa ra­zón, en él to­do pa­re­ce cohe­ren­te.

Si asu­mi­mos que la his­to­ria se re­pi­te pri­me­ro co­mo tra­ge­dia y lue­go co­mo far­sa, el re­vi­val del es­ti­lo de­por­ti­vo de los 90 no pa­ra de ofre­cer­nos mo­men­tos an­to­ló­gi­cos. A sa­ber qué pen­sa­rán las se­ño­ras bien de Park Ave­nue al ver a Hill, loo­ka­zo a cues­tas y té he­la­do en mano, pa­sean­do por la ace­ra del Carly­le con una son­ri­sa que re­ve­la que el rey de los scum­bros sa­be al­go que el res­to de los mor­ta­les des­co­no­ce­mos.

mo­da. A prin­ci­pios de oc­tu­bre Le­vi's lan­zó la co­lec­ción Fresh Lea­ves, una se­lec­ción de vein­te pren­das icó­ni­cas de la fir­ma pa­sa­das por el in­fa­li­ble fil­tro ar­tís­ti­co del can­tan­te. En es­te pun­to hay que re­fle­xio­nar so­bre su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer su­yo to­do lo que to­ca.

Exac­ta­men­te igual que ha he­cho siem­pre lle­ván­do­se a su te­rreno el in­to­ca­ble soul o el tan arries­ga­do funk. De­be de ser que cre­cer en Memp­his, tie­rra de El­vis, im­pri­me ca­rác­ter. Ar­tis­ta cur­ti­do por los fo­cos des­de tem­pra­na edad en el Mic­key Mou­se Club, al la­do de Ch­ris­ti­na Agui­le­ra, Ryan Gos­ling y Brit­ney Spears, Tim­ber­la­ke dio sus pri­me­ros pa­sos so­bre el es­ce­na­rio en­can­di­lan­do a Amé­ri­ca. Gos­ling y él se dispu­taron el co­ra­zón de Spears en­tre bam­ba­li­nas. Fi­nal­men­te se lo ro­bó él. Era inima­gi­na­ble pre­de­cir lo que ven­dría des­pués.

Po­cas co­sas des­pier­tan tan­to res­pe­to co­mo aque­llas per­so­nas que de­di­can su vida en­te­ra a al­go. Unos a la dan­za, otros al piano; o, co­mo en su ca­so, al show bu­si­ness. En aque­llos 90, el es­tra­tos­fé­ri­co éxi­to de gru­pos co­mo New Kids on the Block o Ta­ke That pe­día a gri­tos más boy bands; era el mo­men­to pa­ra que las quin­cea­ñe­ras se ti­ra­sen de los pe­los vien­do a los Backs­treet Boys y los *NSYNC (in­te­gra­do por Tim­ber­la­ke y cua­tro más). Era el mo­men­to del so­ni­do enér­gi­co de Zom­ba Re­cords. En la gi­ra de *NSYNC, Brit­ney era te­lo­ne­ra, y jun­tos ofi­cia­li­za­ron una re­la­ción que de­fi­nió el amor ado­les­cen­te de los 2000.

gentle­man hi­zo que el mis­mí­si­mo Tom Ford lo reivin­di­ca­se co­mo un icono de mo­da.

Cuan­do ac­tuó al la­do de Be­yon­cé en los Fas­hion Rocks de 2008, can­tan­do Ain't Not­hing Li­ke The Real Thing, ya no ca­bía la me­nor du­da de que es­tá­ba­mos an­te la ver­da­de­ra voz blan­ca del R'N'B. Tim­ber­la­ke ha­bía ve­ni­do pa­ra que­dar­se. Su te­lé­fono no pa­ra­ba de so­nar. Des­de Ma­don­na a 50 Cent le pe­dían fea­tu­rings. Pe­ro una vez con­so­li­da­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.