IVÁN CAM­PO VE­NÍA DE JU­GAR...

GQ (Spain) - - LA MELANCOLÍA DEL FUTBOLISTA -

... DE MA­NE­RA IN­TER­MI­TEN­TE EN LA CAM­PA­ÑA AN­TE­RIOR CON EL REAL MA­DRID Y HA­BÍA CO­MEN­ZA­DO LA NUE­VA TEM­PO­RA­DA DE FOR­MA ERRÁ­TI­CA. AN­TE LAS PAL­MAS HA­BÍA CO­ME­TI­DO UN PE­NAL­TI AB­SUR­DO EN UN PAR­TI­DO QUE TER­MI­NÓ CON UNA DE­RRO­TA FUL­MI­NAN­TE DE 4-2.AN­TE EL BE­TIS FA­LLÓ UN PA­SE QUE TER­MI­NÓ EN GOL. Lle­ga­ba a ca­sa y leía, una por una, to­das las crí­ti­cas que lo se­ña­la­ban. Y la di­fi­cul­tad pa­ra con­tro­lar ese ex­ce­so de pre­sión ter­mi­nó por con­ver­tir­se en un pro­ble­ma fí­si­co. Con Iván Cam­po se abrió el ar­ma­rio de la an­sie­dad en el fút­bol de pri­mer ni­vel. Lo su­yo de­jó de ser una gri­pe mal cu­ra­da cuan­do el jefe de los ser­vi­cios mé­di­cos del Real Ma­drid, Alfonso del Co­rral, apa­re­ció en sa­la de prensa y co­mu­ni­có que se le ha­bía diag­nos­ti­ca­do "un cua­dro de an­sie­dad que le pro­vo­ca in­som­nio y le im­pi­de ma­te­rial­men­te dor­mir".

"Es un mo­men­to de com­par­tir co­sas cuan­do no quie­res com­par­tir­las, más que na­da por el mie­do a lo que la gen­te pien­se. Por­que mu­cha gen­te pien­sa, 'uy es­te chi­co ¿por qué tie­ne an­sie­dad, si es un ju­ga­dor de fút­bol, si vi­ve muy bien, si ga­na mu­cho di­ne­ro, si tie­ne una bue­na ca­sa y un buen co­che?'. La gen­te se ol­vi­da de que aun­que sea­mos de­por­tis­tas tam­bién so­mos per­so­nas. Yo vi­ví un mo­men­to en el que qui­zá me sen­tí un po­co más des­afor­tu­na­do que los de­más, sen­tí que cual­quier co­sa que hi­cie­se me iba a sa­lir mal, por­que en­tré en un círcu­lo", re­la­ta Cam­po.

Has­ta en­ton­ces mu­chos fut­bo­lis­tas iban al psi­có­lo­go a hur­ta­di­llas, co­mo quien se es­ca­bu­lle a me­dia no­che pa­ra co­me­ter una in­fi­de­li­dad. La an­sie­dad era un te­ma ve­ta­do por­que al ha­cer­la vi­si­ble se cues­tio­na­ba la ca­pa­ci­dad de­por­ti­va. La an­sie­dad for­ma­ba par­te de lo es­tric­ta­men­te per­so­nal. "No sé si mi ca­so ayu­dó, por­que fue al prin­ci­pio de to­do. Pe­ro sí que co­no­cía a más fut­bo­lis­tas que tam­bién te­nían an­sie­dad y que lue­go se pu­sie­ron en con­tac­to con­mi­go. Sí es ver­dad que ha­blé con bas­tan­te gen­te… y al fi­nal te das cuen­ta de que tam­po­co pa­sa na­da, que lo im­por­tan­te es po­der con­tar­lo, po­der de­cir­lo, que te den un abra­zo, que tus pa­dres te be­sen al ter­mi­nar un par­ti­do. A mí el club me ayu­dó mu­chí­si­mo, cier­ta prensa tam­bién es­tu­vo ahí apo­yán­do­me y lue­go tam­bién me ayu­da­ron los afi­cio­na­dos. Ellos te aprie­tan cuan­do las co­sas no sa­len bien, pe­ro lo más im­por­tan­te es que des a co­no­cer el pro­ble­ma que tie­nes pa­ra que pue­dan ayu­dar­te".

17 años des­pués de su ex­pe­rien­cia, la an­sie­dad en el fút­bol, y en el de­por­te en ge­ne­ral, co­mien­za a des­pren­der­se de es­tig­mas pe­ro no tan­to co­mo de­be­ría. "To­da­vía fal­ta mu­cha in­for­ma­ción so­bre la an­sie­dad en sí y so­bre lo que po­de­mos apor­tar los psi­có­lo­gos de­por­ti­vos. Del mis­mo mo­do que vas a un fi­sio­te­ra­peu­ta, al con­sul­tar a un psi­có­lo­go de­por­ti­vo es­tás vien­do a al­guien que te pue­de ayu­dar con es­tra­te­gias pa­ra afron­tar de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes", nos cuen­ta Joa­quín Do­sil, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía del de­por­te de la Uni­ver­si­dad de Vi­go y coor­di­na­dor del ser­vi­cio de psi­co­lo­gía del de­por­te del Real Club Cel­ta de Vi­go.

den te­le­fo­near­te y sa­ber que tú les vas a po­der ayu­dar. In­du­da­ble­men­te el po­der con­fiar en un ju­ga­dor y po­der ser sin­ce­ro con lo que te pa­sa es muy im­por­tan­te".

Bo­jan Kr­kic no quie­re ha­blar más de la an­sie­dad que su­frió cuan­do su ca­rre­ra em­pe­zó a pros­pe­rar. Me lo di­ce su re­pre­sen­tan­te al otro la­do del te­lé­fono, "aho­ra es­tá cen­tra­do es­tric­ta­men­te en lo de­por­ti­vo". El ca­so de Bo­jan re­pre­sen­ta a la per­fec­ción có­mo una pro­gre­sión ex­plo­si­va pue­de las­trar a ni­vel aními­co. Bo­jan que­mó eta­pas en cues­tión de me­ses. Con 16 años fue a la Co­pa Mun­dial Sub-17 cuan­do po­cos le co­no­cían, fue la es­tre­lla del tor­neo, mar­có el gol que cla­si­fi­có a aque­lla se­lec­ción inol­vi­da­ble pa­ra la fi­nal, y al vol­ver a Es­pa­ña lo paraban cons­tan­te­men­te por la ca­lle. Só­lo unos días más tar­de de­bu­ta­ba con el pri­mer equi­po del Ba­rça. Tres o cua­tro días des­pués ju­ga­ba su pri­mer par­ti­do de Cham­pions. El al­go­rit­mo de Goo­gle au­to­com­ple­ta­ba Bo­jan con "el nue­vo Mes­si". Así que cuan­do fue con­vo­ca­do con la se­lec­ción ab­so­lu­ta pa­ra ju­gar un Es­pa­ña-francia y no apa­re­ció por Las Ro­zas, la ver­sión ofi­cial es que te­nía gas­tro­en­te­ri­tis. La reali­dad era bien dis­tin­ta. "Su­frí ata­ques de an­sie­dad, pe­ro al fút­bol no le im­por­tó", ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta de­mo­le­do­ra en The Guar­dian.

L"Se de­be­ría au­men­tar la con­cien­cia­ción en los clu­bes. Es im­por­tan­te te­ner per­so­nal mé­di­co, in­te­gra­do por di­ver­sos ex­per­tos, que tra­ba­je pa­ra man­te­ner la sa­lud fí­si­ca y men­tal de los fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les. Por­que con­tra­ria­men­te a lo que la gen­te opi­na, la vida de un fut­bo­lis­ta tam­bién tie­ne mu­chos as­pec­tos os­cu­ros". En es­to úl­ti­mo coin­ci­de Do­sil. "El de­par­ta­men­to de psi­co­lo­gía de­por­ti­va tie­ne que ser uno más. To­dos los áreas y clu­bes le tie­nen que dar va­lor e ir­lo in­cor­po­rán­do­lo pau­la­ti­na­men­te", al­go que to­da­vía no se es­tá pro­du­cien­do.

En el Mun­dial de Bra­sil del año 2014, el se­lec­cio­na­dor lo­cal Fe­li­pe Sco­la­ri se pre­sen­tó en el cam­po con un informe psi­co­ló­gi­co per­so­na­li­za­do de ca­da ju­ga­dor. Bus­ca­ba no só­lo so­lu­cio­nes tác­ti­cas, sino tam­bién so­lu­cio­nes emo­cio­na­les pa­ra ven­cer la car­ga de dispu­tar un Mun­dial en ca­sa. "Los bue­nos en­tre­na­do­res uti­li­zan psi­co­lo­gía co­mo par­te de su pro­fe­sión. Y ahí es­tá la fi­gu­ra del psi­có­lo­go del de­por­te que de­be acom­pa­ñar al en­tre­na­dor. Un mo­de­lo dual en­tre am­bos es el mo­de­lo ideal", ase­gu­ra Do­sil.

Joa­quín Do­sil no só­lo ha tra­ba­ja­do con fut­bo­lis­tas. Es co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por su co­la­bo­ra­ción con el cam­peón del mun­do de Mo­togp Jorge Lo­ren­zo. "Ca­da vez que veía un char­co o agua acu­mu­la­da, me ve­nían flas­hes de cuan­do me caí. Só­lo la idea de vol­ver­me a caer me ha­cía qui­tar gas. Es­ta­ba des­con­cen­tra­do y me pa­sa­ban los ri­va­les", con­fe­só en una oca­sión el pi­lo­to an­te los me­dios. Una ma­la caí­da le des­es­ta­bi­li­zó du­ran­te ca­rre­ras. Do­sil se en­car­gó de cam­biar esa men­ta­li­dad. Con to­dos los de­por­tis­tas con los que ha tra­ba­ja­do –fut­bo­lis­tas, mo­to­ci­clis­tas, te­nis­tas, triatle­tas, ju­ga­do­res de hoc­key, ju­ga­do­res de balonmano– hay un pa­trón que se re­pi­te: "Cuan­do com­pi­ten se exi­gen y pien­san que de­ben ha­cer­lo bien por el en­torno, por sus pa­dres, por los afi­cio­na­dos, por la prensa. Ahí es­tá nor­mal­men­te el des­en­ca­de­nan­te de la an­sie­dad". La pre­sión es la que de­ter­mi­na se­guir en la rue­da o ser arro­lla­do por la mis­ma. Y por eso, in­ci­de Iván Cam­po, "esa pre­sión hay que con­tar­la y com­par­tir­la".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.