JON, AÑO CE­RO

Harper's Bazaar (Spain) - - LA BELLEZA - Por Eu­ge­nia de la To­rrien­te

Hcan­ti­dad de co­sas que se es­cri­ben, se di­cen y se pien­san cuan­do un mo­de­lo ini­cia una ca­rre­ra como ac­tor. Y ha­brá que pen­sar en por qué las fa­lli­das in­cur­sio­nes de Cindy Craw­ford ( Ca­za le­gal, 1995) o Elle McPher­son ( Si­re­nas, 1993) son in­vo­ca­das con mu­cha más fre­cuen­cia que el triun­fal ejem­plo de Lau­ren Ba­call, que fue des­cu­bier­ta por Ho­ward Hawks en la portada de Har­per’s Ba­zaar en 1941. De­jé­mos­lo en que una exi­to­sa ca­rre­ra de mo­de­lo es un ar­ma de do­ble flo que, en el ca­so de Jon Kor­ta­ja­re­na (Bil­bao, 1985), ha­bría de con­si­de­rar­se una au­tén­ti­ca ca­ram­bo­la. El vas­co de pó­mu­los afla­dos so­ña­ba con ser ac­tor des­de la ado­les­cen­cia, pe­ro, se­gún su re­la­to, su ma­dre no po­día per­mi­tir­se que se ins­ta­la­ra en Ma­drid pa­ra es­tu­diar in­ter­pre­ta­ción. La ge­né­ti­ca to­mó sus pro­pias de­ci­sio­nes y, a los 18 años, su ex­qui­si­ta es­truc­tu­ra ósea y un sin­gu­lar fe­qui­llo idea­do por su ma­dre, la pe­lu­que­ra Nu­ria Re­drue­llo, cap­tó la aten­ción de un agen­te de mo­de­los que lo subió a la en­ton­ces Pa­sa­re­la Ci­be­les pa­ra des­flar pa­ra Roberto Ve­rino. Pe­ro esa es so­lo la pri­me­ra par­te de es­ta ju­ga­da de bi­llar a va­rias ban­das.A los po­cos me­ses, el jo­ven Jon es­ta­ba tra­ba­jan­do pa­ra Gior­gio Ar­ma­ni y John Ga­lliano y po­san­do pa­ra Ste­ven Mei­sel, en Mi­lán o Pa­rís. Cin­co años des­pués, con­ver­ti­do en uno de los mo­de­los mas­cu­li­nos más cé­le­bres de to­dos los tiempos y en el ros­tro fe­ti­che del di­se­ña­dor Tom Ford, el te­xano de­ci­día dar un pa­so com­ple­ta­men­te in­só­li­to y lanzarse a di­ri­gir una pe­lí­cu­la. Ha­ría fal­ta un buen ma­te­má­ti­co pa­ra es­ta­ble­cer las pro­ba­bi­li­da­des es­ta­dís­ti­cas de que to­do es­to le ocu­rrie­ra a aquel ado­les­cen­te bil­baíno que so­ña­ba con las pe­lí­cu­las, pe­ro esa es la ro­cam­bo­les­ca his­to­ria que lle­vó a Kor­ta­ja­re­na al ci­ne, con un mi­núscu­lo pe­ro no­to­rio pa­pel en Un hom­bre sol­te­ro (2009). “La pri­me­ra vez que vi a Jon Kor­ta­ja­re­na a tra­vés del ob­je­ti­vo su­pe que se­ría un buen ac­tor”, es­cri­bía Tom Ford en di­ciem­bre de aquel año en un nú­me­ro es­pe­cial de El País Se­ma­nal que dis­tin­guía al mo­de­lo como uno de los per­so­na­jes del año. “Le es­ta­ba re­tra­tan­do pa­ra una cam­pa­ña. Le di una sim­ple in­di­ca­ción y él trans­for­mó in­me­dia­ta­men­te no so­lo su si­lue­ta, sino tam­bién su ros­tro y el estado de áni­mo que pro­yec­ta­ba. La cá­ma­ra ama a Jon y él es na­tu­ral. Lo me­jor, sin em­bar­go, es su co­ra­zón. Es sa­bio, a pe­sar de su ju­ven­tud, leal y un buen amigo con un gran es­pí­ri­tu”. “To­do lo que tu­vo que ver con esa pe­lí­cu­la fue muy emo­cio­nan­te”, re­cuer­da hoy Kor­ta­ja­re­na.“Pe­ro, so­bre to­do, me hi­zo com­pren­der que te­nía que for­mar­me como ac­tor”. Por eso, des­de en­ton­ces, com­pa­gi­nó las cla­ses de in­ter­pre­ta­ción con el tra­ba­jo de mo­de­lo y su­mó a su flmo­gra­fía dos pe­lí­cu­las, An­dron (Francesco Cin­que­ma­ni, 2015) y Acan­ti­la­do (Helena Ta­ber­na, 2016), amén de al­gu­nos cor­to­me­tra­jes. Es­te 2017, sin em­bar­go, se­rá def­ni­ti­vo pa­ra su ca­rre­ra ac­to­ral. Por­que Jon Kor­ta­rej­na se en­fren­ta a los dos pro­yec­tos más am­bi­cio­sos de su vida. Ha pa­sa­do buena par­te de 2016 ro­dan­do en San­tan­der la se­rie La ver­dad, que Te­le­cin­co tie­ne pre­vis­to es­tre­nar el pró­xi­mo año. Lo ha al­ter­na­do con la flma­ción en Ma­drid de la pe­lí­cu­la Pie­les, de Eduardo Ca­sa­no­va, que tam­bién ve­rá la luz en 2017.“No tu­ve nin­gu­na du­da en acep­tar el pro­yec­to de Edu [Ca­sa­no­va]. Pe­ro con la se­rie, me lo pen­sé. Era un com­pro­mi­so tan gran­de que du­da­ba si po­dría asu­mir­lo”, di­ce. La flma­ción de La ver­dad, en la que par­ti­ci­pan ac­to­res de tan­ta ex­pe­rien­cia te­le­vi­si­va como Ly­dia Bosch (que es­tu­vo cin­co años en an­te­na con Mé­di­co de fa­mi­lia) o Ele­na Ri­ve­ra (que lle­va 11 en Cuén­ta­me), te­nía pre­vis­to ter­mi­nar el pa­sa­do ve­rano, pe­ro se alar­gó has­ta fnal de año. A fal­ta de con­tem­plar su de­but como pro­ta­go­nis­ta en es­te for­ma­to, pro­du­ci­do por Plano a Plano ( El prín­ci­pe, El ca­so...), so­lo va­le el tes­ti­mo­nio del in­tere­sa­do. Que, de he­cho, ape­nas ha com­pro­ba­do el re­sul­ta­do de tan­tos me­ses de tra­ba­jo:“He visto tres epi­so­dios y, al prin­ci­pio, me cri­ti­ca­ba mu­cho. Lue­go he ido apar­can­do mi ego y he tra­ta­do de sa­car lec­cio­nes. Creo que en mu­chos mo­men­tos po­dría ha­ber­lo he­cho me­jor, pe­ro me sor­pren­día la ve­lo­ci­dad a la que su­ce­día to­do. Eso tam­bién es al­go con lo que tie­nes que ma­ne­jar­te. Sé que me que­da mu­cho por apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.