RUTA DE ES­CA­PE CA­RI­BE­ÑA

Harper's Bazaar (Spain) - - 150 ANIVERSARIO - por Pa­trick Leigh Fer­mor

Fe­bre­ro de 1953, LOS ESCARPADOS BOS­QUES de Mor­ne Dia­blo­tin se­pa­ran el tor­men­to­so bar­lo­ven­to de las cal­mas olas de so­ta­ven­to. Nues­tros caballos ca­bal­gan du­ran­te días a tra­vés de una in­men­sa fra­go­si­dad ver­de. Así es el mun­do an­tes del oto­ño. Mon­ta­ñas y ca­ño­nes, re­bo­san­tes de ver­dor, nos rodean con al­tas ho­jas y ha­cen que nos per­da­mos en fron­do­sos la­be­rin­tos. La­gos sin fon­do, te­ne­bro­sos, reciben el agua de mis­te­rio­sos ver­tien­tes. Unos co­li­bríes me­ten sus pi­cos en las trom­pe­tas de los hi­bis­cos, mien­tras so­bre­vue­lan lo­ros azu­les y el so­li­ta­rio gor­gi­rru­fo, ese es­ca­so y so­li­ta­rio pá­ja­ro, can­tu­rrea en lo al­to de las os­cu­ras ra­mas, cu­bier­tas de lia­nas. Aquí es­tán los cal­ve­ros de los Ca­rib, el reino de aque­llos úl­ti­mos supervivientes in­dios cu­yas fe­chas en­ve­ne­na­das se re­sis­tie­ron a la lle­ga­da de los pri­me­ros con­quis­ta­do­res [ndt: en es­pa­ñol en el ori­gi­nal]. La­men­to de­cir que so­lían ser ca­ní­ba­les. De­vo­ra­ban a sus ri­va­les y se des­po­sa­ban con sus viu­das.Aho­ra po­de­mos ver­los ba­jo las ra­mas de los co­co­te­ros, en­tre­te­jien­do ces­tas y arre­glan­do sus apa­re­jos de pes­ca: cria­tu­ras de pe­lo ne­gro y piel bron­ce con ojos be­llos y caí­dos co­mo los modelos de Gau­guin. A las afue­ras de Ro­seau, en­con­tra­mos un úl­ti­mo pla­cer: los jar­di­nes bo­tá­ni­cos más be­llos que ha­ya vis­to nun­ca. En es­ta cá­li­da tarde nos tum­ba­mos en la hier­ba, mien­tras a lo le­jos se apre­cian unos ma­ra­vi­llo­sos ár­bo­les de nom­bre des­co­no­ci­do, cu­ya som­bra se alar­ga y se en­co­ge a me­di­da que el sol se mue­ve so­bre es­te dul­ce jar­dín del Edén. El hu­mo de mi ci­ga­rro de­ri­va con par­si­mo­nia por en­tre los tron­cos de los mu­chos ba­nia­nos ba­jo los que nos co­bi­ja­mos. El atardecer avan­za, y tú pron­to te duer­mes y yo me es­ca­po de pun­ti­llas, le­jos, muy le­jos, por en­ci­ma del Mar de los Sar­ga­zos y las Azo­res, en­tre las bru­mas bo­rea­les.

Ruth Neu­mann, fo­to­gra­fia­da por Gleb De­ru­jinsky pa­ra el nú­me­ro de enero de 1958 de HAR­PER’S BAZAAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.