TU­RIS­MO TEX­TIL?

Viajar es bus­car sen­sa­cio­nes, re­des­cu­brir los sen­ti­dos en lu­ga­res pa­ra so­ñar. Pe­ro, ¿por qué el principal reclamo de nues­tro pe­ri­plo no pue­de ser la mo­da? Con JOSIE co­mo guía, es­ta pe­re­gri­na­ción in­du­men­ta­ria por la vie­ja Eu­ro­pa va a ves­tir las va­ca­cio­nes

Harper's Bazaar (Spain) - - EL ESTILO - Por José Fernández-Pacheco Ilustración de Be­lén Gar­cía-Mendoza

1 ¿Por qué no ir en bu­rro-ta­xi? Mo­ver­se por Chin­chón, nues­tro pue­blo de portada (aunque el rey Alfonso XIII le con­ce­dió el tí­tu­lo de Ciu­dad, en 1916), es la me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar es­te recorrido, que nos lle­va­rá, 30 km ade­lan­te, a Man­za­na­res, otra lo­ca­li­dad de ensueño y en­ca­je de bo­li­llos. ¿Por qué no rein­ven­tar­lo, en­car­gan­do un di­se­ño pa­ra es­te oto­ño? Allí tam­bién es im­pres­cin­di­ble una vi­si­ta al Museo Ma­nuel Pi­ña, con to­dos los te­so­ros de es­ta gloria de la mo­da de La Mo­vi­da. En ruta hacia el nor­te, Gue­ta­ria y su Ba­len­cia­ga Mu­seoa, que es­te ve­rano se co­nec­ta con las ex­po­si­cio­nes que Lon­dres (en el Victoria And Al­bert) y Pa­rís (Mu­sée Bour­de­lle, hasta el 16 de julio) de­di­can al mo­dis­to vas­co.

2 ¿Por qué no ru­ra­lis­mo ‘chic’? Co­mo en los tiem­pos de la Be­lle Épo­que, a Nor­man­día se ha de ir de va­ca­cio­nes, pa­ra ha­cer la ruta del Deau­vi­lle de Co­co Chanel (allí abrió su se­gun­da tien­da) o vi­si­tar el jar­dín de Gran­vi­lle en el que Dior se ins­pi­ró pa­ra su New Look. De pa­so por Pa­rís pa­ra ver la co­lec­ción de Da­li­da en el Pa­lais Ga­llie­ra, ¿por qué ba­jar al sur hasta Le Gran­deMot­te? Es la ciu­dad de ve­ra­neo a la que Jac­que­mus de­di­có su co­lec­ción de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2014 con la que dio el sal­to a la fa­ma. Si no, siem­pre nos que­da­rá la per­fu­ma­da Gras­se, con sus plan­ta­cio­nes de fo­res que nu­tren mu­chos de los aro­mas más em­ble­má­ti­cos del mun­do.

3 ¿Por qué no ha­cer­se un clan? Aho­ra que Rei Ka­wa­ku­bo ocu­pa el Met de Nue­vaYork, don­de se ex­hi­ben las piezas tar­tá­ni­cas de su co­lec­ción oto­ño/in­vierno 2010, ¿por qué no viajar a Es­co­cia pa­ra re­pa­sar los cua­dros y el tweed, mien­tas descubrimos las proezas de la di­se­ña­do­ra Jean Muir en el National Mu­seum of Scotland de Edim­bur­go? Y, an­tes de al­can­zar Lon­dres pa­ra com­ple­tar el trián­gu­lo Ba­len­cia­ga, ¿por qué no pa­rar en el castillo de Chats­worth? Ad­mi­rar la ex­po­si­ción his­tó­ri­ca de jo­yas tex­ti­les que apa­dri­na Gucci de­be­ría ser obli­ga­do.

4 ¿Por qué no bus­car la ‘gran­de be­llez­za’? Uno de los tem­plos de pe­re­gri­na­ción in­du­men­ta­ria eu­ro­pea está en Ve­ne­cia: el pa­la­cio del Quat­tro­cen­to, cer­ca del Gran Ca­nal, que sir­vió de ba­se de ope­ra­cio­nes a Ma­riano For­tuny pa­ra crear el ves­ti­do Del­fos y tan­tas otras in­no­va­cio­nes tex­ti­les y es­ce­no­gráf­cas. Hacia el sur, ¿por qué no de­te­ner­se en el Spa­zio Sun­nei de Mi­lán? Una mi­cro­tien­da sin pre­ten­sio­nes, pe­ro tam­bién tem­plo de una de las mar­cas del mo­men­to: en­trar en ella es asis­tir al prin­ci­pio de al­go que apun­ta ma­ne­ras de gran­de. En Ná­po­les, ha­brá que bus­car la bar­be­ría que fun­dó Antonio Boe­llis y dio lu­gar a Pa­na­má 1924, la lí­nea de per­fu­me­ría ni­cho más ape­te­ci­ble de to­da Ita­lia.

5 ¿Por qué no ir de in­te­lec­tual? En cues­tión de mo­da bel­ga, con per­mi­so de los es­ti­lis­mos que la rei­na Pao­la (cuan­do era princesa de Lie­ja) se ha­cía con com­ple­men­tos de Gucci, hay una ciu­dad que ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en la in­dus­tria por ser can­te­ra de di­se­ña­do­res que han cam­bia­do la mo­da mis­ma. Ha­bla­mos, cla­ro, de Am­be­res, en cu­yo Mo­deMu­seum se re­pa­san aho­ra los años que Mar­tin Mar­gie­la pu­so pa­tas arri­ba Hermès.

6 ¿Por qué no po­ner­se ro­mán­ti­cos? En Viena, mi re­co­men­da­ción no es que su­fran las atro­ces re­in­ter­pre­ta­cio­nes de los ves­ti­dos de Worth en el Sis­si Mu­seum, por eso, pa­ra lle­var­se un buen sa­bor del es­plen­dor aus­trohún­ga­ro, pro­ce­de vi­si­tar Kni­ze, catedral de la sas­tre­ría que aún per­vi­ve en Eu­ro­pa. Un es­pa­cio crea­do en 1913 por Adolf Loos que no hay que aban­do­nar sin Ten, su mí­ti­ca fragancia, que hue­le di­rec­ta­men­te a Fran­cis­co José I.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.