El fo­tó­gra­fo Jean Pigozzi mo­ja a los fa­mo­sos en su pis­ci­na

En la Costa Azul fran­ce­sa, las mejores fies­tas pa­sa­das por agua siem­pre han si­do co­sa de JEAN PIGOZZI. Di­ver­ti­do an­fi­trión de grandes es­tre­llas, el tam­bién fo­tó­gra­fo ha­ce me­mo­ria de ellas a tra­vés de sus ins­tan­tá­neas im­pa­ga­bles, que aho­ra reúne en la Helm

Harper's Bazaar (Spain) - - 150 ANIVERSARIO - Por Igor López Fotografía de Jean Pigozzi

Elizabeth Tay­lor, Mick Jag­ger, Naomi Campbell, Bono, Sharon Sto­ne,Woody Allen, Pe­né­lo­pe Cruz, Uma Thur­man, Elle Macpherson… El lis­ta­do de ce­le­bri­da­des que han des­fla­do por las le­gen­da­rias pool par­ties de Jean Johnny Pigozzi (Pa­rís, 1952) es in­ter­mi­na­ble. Con se­me­jan­te panorama de es­tre­llas fren­te a su ob­je­ti­vo, es­te per­so­na­je po­li­fa­cé­ti­co (em­pre­sa­rio, in­ver­sor, fo­tó­gra­fo, co­lec­cio­nis­ta de ar­te, me­ce­nas y flán­tro­po) ha ido ar­man­do du­ran­te ca­si tres dé­ca­das un so­ber­bio mues­tra­rio de ins­tan­tá­neas en blanco y ne­gro que re­fle­jan la dolce vi­ta de los vips de vi­si­ta en la Costa Azul. Así na­ció, pre­ci­sa­men­te, su li­bro Pool Party, pu­bli­ca­do en 2016 por Riz­zo­li –y que va por su ter­ce­ra edi­ción–, trans­mu­ta­do aho­ra en ex­po­si­ción iti­ne­ran­te que ya ha pa­sa­do por Nue­vaYork (Ga­go­sian Ga­llery), St. Mo­ritz (Ga­le­rie Gmurzyns­ka) y Ná­po­les (The Baker Mu­seum). El 2 de junio re­ca­la en la Hel­mut New­ton Foun­da­tion de Ber­lín, don­de per­ma­ne­ce­rá hasta el 19 de no­viem­bre. “Mis pa­dres man­da­ron ha­cer la pis­ci­na en 1953, cuan­do yo te­nía un año”, ex­pli­ca nues­tro hom­bre al ca­lor de sus of­ci­nas pa­ri­si­nas, aunque la ma­yor par­te de su vi­da se re­par­te en­tre Nue­va York, Lon­dres y An­ti­bes, en la Ri­vie­ra Fran­ce­sa, don­de se en­cuen­tra la pi­le­ta de ma­rras, den­tro de la­Vi­lla Do­ra­ne, la casa de ve­ra­neo de su familia cons­trui­da por el arquitecto Et­to­re Sot­tsass.“To­das mis va­ca­cio­nes es­ti­va­les las he pa­sa­do en es­te lu­gar. Allí apren­dí a na­dar, allí vi a la pri­me­ra chi­ca en bi­qui­ni y allí dis­fru­té de mis pri­me­ras fes­tas. Ten­go una re­la­ción muy in­ten­sa con es­te si­tio, del que he he­cho fo­tos du­ran­te me­dio si­glo. Es par­te de mi vi­da”. Hi­jo de Hen­ri Téo­do­re Pigozzi, fun­da­dor de la frma au­to­mo­vi­lís­ti­ca Sim­ca, el pe­que­ño Jean cre­ció en el seno de un adi­ne­ra­do clan ita­liano emi­gra­do a Fran­cia. Su pa­dre mu­rió cuan­do te­nía 12 años y, a los 21, he­re­dó su for­tu­na. Su pa­sión por la ima­gen co­mien­za en su in­fan­cia cuan­do, equi­pa­do con una Ko­dak

Brow­nie y sin idea de ma­ne­jar aquel apa­ra­to, em­pie­za a dis­pa­rar sus pri­me­ras ins­tan­tá­neas. “La fotografía nun­ca ha si­do mi tra­ba­jo of­cial, pe­ro siem­pre ha si­do un hobby im­por­tan­te pa­ra mí”, con­ce­de. “En reali­dad, no me con­si­de­ro un pro­fe­sio­nal, en to­do ca­so, sí un ama­teur se­rio. Des­de pe­que­ño me ha in­tere­sa­do mu­cho re­gis­trar mi vi­da, aunque mi es­cri­tu­ra era tan ma­la que mu­chas ve­ces ni si­quie­ra po­día leer mis pro­pias no­tas. Con las fo­tos pue­do re­cor­dar lo que hi­ce en ca­da mo­men­to y a la gen­te que co­no­cí”. Con Ro­bert Frank, Hel­mut New­ton e Ir­ving Penn co­mo modelos, no ha de­ja­do nun­ca de dis­pa­rar:“Con 65 años aún me le­van­to y sien­to la ne­ce­si­dad de ha­cer fo­tos, aunque to­da­vía no sé muy bien qué es lo que me fas­ci­na de es­te ar­te. Siem­pre lle­vo una pe­que­ña cá­ma­ra en mi bol­si­llo, a me­nu­do una Lei­ca, y no me can­so de re­gis­trar to­do lo que veo”. Su pri­me­ra ex­po­si­ción fue en 1974, en el Mu­sée d’art Mo­der­ne pa­ri­sino, pe­ro la mues­tra que le pu­so en el ojo pú­bli­co fue Pigozzi An­dThe Pa­pa­raz­zi, en la Hel­mut New­ton Foun­da­tion, en 2008, en la que com­par­tía ca­tá­lo­go con Wee­gee, Ron Ga­le­lla o Erich Sa­lo­mon. “Fue fan­tás­ti­co, pe­ro yo no me con­si­de­ro un pa­pa­raz­zo. Ellos sue­len uti­li­zar zooms muy po­ten­tes y se es­con­den pa­ra ha­cer su tra­ba­jo.Yo co­noz­co a la gen­te a la que re­tra­to y ha­go mis fo­tos muy cer­ca. Po­dría def­nir­me co­mo un pa­pa­raz­zo amis­to­so, por­que nun­ca pu­bli­co si­tua­cio­nes em­ba­ra­zo­sas”, di­ce. Qui­zá sea ese el principal en­can­to de Pool Party, un vo­lu­men pa­ra el que Bono, vo­ca­lis­ta de U2, es­cri­bió la in­tro­duc­ción:“Es un vie­jo ami­go y su casa no está le­jos de la mía, así que ha es­ta­do en la pis­ci­na mu­chí­si­mas ve­ces, in­clu­so cuan­do no era tan co­no­ci­do.Yo in­vi­to a mis fes­tas a to­dos los que vi­ven al­re­de­dor, da igual si son fa­mo­sos o no. Ade­más, que­ría co­la­bo­rar con (RED), la fun­da­ción que él di­ri­ge y que re­cau­da di­ne­ro en la lu­cha con­tra el si­da, así que to­dos los be­nef­cios de la ven­ta se des­ti­nan a esa cau­sa”. Tres dé­ca­das mon­tan­do es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes dan pa­ra mu­cho.“Ha­go va­rias al año, pe­ro la principal siem­pre es du­ran­te el Fes­ti­val de Cannes. Son muy di­ver­ti­das, por­que es­ta cla­se de sa­raos sue­len ser pa­ra pro­mo­cio­nar al­go, pe­ro en mi ca­so lo ha­go úni­ca­men­te pa­ra ver a mis amigos”, afrma. El sur­ti­do de anéc­do­tas, cla­ro, es inf­ni­to.“En una de las pri­me­ras, apa­re­ció Eli­za­bet­hTay­lor con un

“No me con­si­de­ro un ‘pa­pa­raz­zo’. Los fa­mo­sos sa­ben que no los voy a fo­to­gra­fiar en si­tua­cio­nes es­can­da­lo­sas o con un tro­zo de sa­la­mi en­tre los dien­tes. Con­fían en mi cri­te­rio de bus­car el ins­tan­te di­ver­ti­do”

pe­rri­to enano. Por en­ton­ces yo te­nía sie­te mas­ti­nes de gran ta­ma­ño. Cuan­do su mas­co­ta em­pe­zó a la­drar, las mías des­apa­re­cie­ron y no las vol­ví a ver en una se­ma­na.To­do un ca­rác­ter”, re­me­mo­ra en­tre ri­sas. “En otra oca­sión, Sharon Sto­ne es­ta­ba pre­sen­tan­do Ins­tin­to bá­si­co (1992) en Cannes y acu­dió a mi fes­ta. En un mo­men­to, le co­men­tó a un ami­go mío que que­ría co­no­cer la casa. Él min­tió y di­jo que era el due­ño. De­bió de im­pre­sio­nar bas­tan­te a la ac­triz, por­que des­pués de eso es­tu­vie­ron sa­lien­do du­ran­te ¡tres años!”. Pa­ra Pigozzi, fo­to­gra­far fa­mo­sos nun­ca ha si­do com­pli­ca­do:“Las es­tre­llas de ci­ne sa­ben que no las voy a sa­car en si­tua­cio­nes es­can­da­lo­sas o con un tro­zo de sa­la­mi en­tre los dien­tes. Con­fían en mi cri­te­rio de bus­car el ins­tan­te di­ver­ti­do. De he­cho, en mis in­vi­ta­cio­nes siem­pre in­di­co que no acu­dan con guar­daes­pal­das o con ma­qui­lla­do­res. Pa­ra mí es más di­fí­cil re­tra­tar a chi­cas jó­ve­nes y gua­pas, por­que sue­len ser de­ma­sia­do au­to­cons­cien­tes”. Y aquí lle­ga­mos a la cues­tión de las re­des so­cia­les y esa nue­va es­tir­pe de ce­le­bri­da­des sur­gi­da a su ve­ra. “Lo que ocu­rre con Instagram es in­creí­ble. Ha­ce un mes es­ta­ba en un avión junto a una mo­de­lo bra­si­le­ña que co­no­cía. Le pre­gun­té: ‘¿Có­mo va tu ca­rre­ra?’.Y me sol­tó: ‘No de­ma­sia­do bien, por­que so­lo ten­go 20.000 se­gui­do­res en Instagram. ¿Ves esa chi­ca de allí? A ella sí que le va es­tu­pen­da­men­te, por­que tie­ne más de un mi­llón. Es que mi no­vio es bas­tan­te ma­lo ha­cién­do­me fo­tos’. La gen­te se está vol­vien­do lo­ca”, con­ce­de.Y pro­si­gue: “Ten­go amigos que me han lle­ga­do a es­cri­bir tres men­sa­jes por­que han subido una ima­gen de su ga­to en las re­des y no les he da­do un like. Es ri­dícu­lo”. Aún así, él tam­po­co se es­ca­pa de las ga­rras de la apli­ca­ción más ego­tis­ta del mo­men­to: “In­ten­to po­ner co­sas gra­cio­sas. Hay quien in­ten­ta pro­mo­cio­nar­se a sí mis­mo, pe­ro a mí so­lo me in­tere­sa pa­sar­lo bien”. Du­ran­te su ex­po­si­ción ber­li­ne­sa, las fo­to­gra­fías de Pigozzi com­par­ti­rán es­pa­cio con las de Ma­rio Tes­tino ( Un­dres­sed, se ti­tu­la su sec­ción) y, cla­ro, Hel­mut New­ton (que con­tra­ata­ca con Un­seen). “Hel­mut era un fo­tó­gra­fo a suel­do, un mer­ce­na­rio, igual que Ma­rio. Yo ja­más he co­bra­do. Hel­mut, al que es­ta­ba real­men­te uni­do, se de­di­có a es­to hasta sus úl­ti­mos días.Y Ma­rio tam­po­co es nin­gún cha­val.Aunque los tres hemos man­te­ni­do la pa­sión. Pa­ra mí es un ho­nor es­tar junto a ellos, pe­ro yo so­lo soy un pe­que­ño tu­ris­ta con cá­ma­ra”, di­ce. De he­cho, el pro­pio New­ton apa­re­ce en al­gu­nas de las ins­tan­tá­neas de Pigozzi se­lec­cio­na­das pa­ra la oca­sión. “Nos hi­ci­mos real­men­te amigos cuan­do se mu­dó a Mon­te­car­lo. So­lía­mos ce­nar a me­nu­do en su casa.Y a él le gus­ta­ba uti­li­zar mi pis­ci­na pa­ra sus en­car­gos: allí re­tra­tó a Naomi Campbell, Mick Jag­ger o Jerry Hall. Era un hom­bre ma­ra­vi­llo­so, ele­gan­te y di­ver­ti­do”, re­cuer­da. “Ade­más, re­sul­ta­ba fas­ci­nan­te ver­lo en ac­ción. Ca­da vez que ve­nía era una cla­se ma­gis­tral.Y más si lo com­pa­ras con los fo­tó­gra­fos de mo­da ac­tua­les, que tie­nen a 15 per­so­nas a su al­re­de­dor y 200 ti­pos de lu­ces. Me so­lía de­cir: ‘Soy bas­tan­te ca­ro, pe­ro cuan­do en­tre­go mi ma­te­rial no ha­cen fal­ta re­to­ques, mien­tras que las imágenes de otros ne­ce­si­tan 20.000 eu­ros en Pho­tos­hop’. Era un adic­to a su tra­ba­jo y hasta el fnal es­tu­vo in­tere­sa­do en ha­cer co­sas nue­vas. Nun­ca qui­so re­pe­tir­se”. To­do lo con­tra­rio que esos yon­quis del smartp­ho­ne que inun­dan cual­quier ciu­dad ha­cién­do­se el mis­mo sel­fe una y otra vez: “To­do el mun­do tie­ne un iPho­ne: des­de el ti­po que pide en la ca­lle hasta Oba­ma.Y pa­re­ce que la gen­te so­lo está in­tere­sa­da en sí mis­ma: co­mien­do es­pa­gue­tis o ha­cién­do­le ca­ran­to­ñas a su niño. A mí esas fo­tos no me in­tere­san.Y lue­go exis­ten per­so­na­jes co­mo Kim Kar­das­hian, que tie­ne 100 mi­llo­nes de se­gui­do­res a los que les fas­ci­na in­clu­so lo que ce­nó ayer”.Y con­ti­núa su dia­tri­ba:“Hoy, cual­quie­ra pue­de con­ver­tir­se en una ce­le­bri­dad.An­tes ne­ce­si­ta­bas a la pren­sa y la te­le­vi­sión, pe­ro aho­ra es po­si­ble ser fa­mo­so en las re­des so­cia­les. Es si­mi­lar a lo que pa­só con Do­nald Trump en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Lle­gó un mo­men­to en el que no ne­ce­si­tó más a los me­dios, por­que des­cu­brió que le iban a leer mu­chos más mi­llo­nes de per­so­nas en Twit­ter, por muy es­tú­pi­dos o lo­cos que fue­ran sus men­sa­jes”. Pro­pie­ta­rio de la ma­yor co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo africano del mun­do, con más de 10.000 piezas, Pigozzi ha­rá do­ble­te ex­po­si­ti­vo es­te ve­rano, ya que hasta el 28 de agos­to la Fon­da­tion Louis Vuit­ton de Pa­rís aco­ge la mues­tra Art/Afri­que, le nou­vel ate­lier, una se­lec­ción de 300 obras pro­pie­dad de es­te per­so­na­je in­abar­ca­ble.“Si fue­ra Bill Ga­tes, ten­dría mi pro­pio museo, pe­ro creo que eso se­ría de­ma­sia­do ca­ro pa­ra mí”, bro­mea. An­tes de des­pe­dir­se, el ca­po de las fes­tas de la Costa Azul ofre­ce un par de con­se­jos pa­ra los apren­di­ces de re­tra­tis­ta: “Que se es­tu­dien el li­bro The Americans (1958), de Ro­bert Frank. Está to­do en él. Y que uti­li­cen cá­ma­ras pe­que­ñas. Los modelos grandes re­sul­tan in­ti­mi­dan­tes”. Pa­la­bra de pa­pa­raz­zo amis­to­so.

Mick Jag­ger, Den­nis Hop­per y Ju­lian Sch­na­bel, en la cé­le­bre pis­ci­na de la casa del fo­tó­gra­fo en Cap d’An­ti­bes, di­se­ña­da por el arquitecto ita­liano Et­to­re Sot­tsass, en 1991.

Naomi Campbell y sus pe­rros, Mick y Bono, en Vi­lla Do­ra­ne, en 1993. Arri­ba, a la dcha., re­tra­to de Hel­mut New­ton, cá­ma­ra en ris­tre, tam­bién de 1993.

Au­to­rre­tra­to sub­acuá­ti­co del fo­tó­gra­fo, en la pis­ci­na de su casa en Cap d’An­ti­bes, de 1988. En la pá­gi­na an­te­rior, Elizabeth Tay­lor con su pe­rro y Da­ve Ste­wart, en la mis­ma lo­ca­li­dad, en 1993.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.