La ba­ta­lla con­tra la celulitis se con­cen­tra

Lo­ca­li­zar y con­cen­trar: la ba­ta­lla con­tra la celulitis y los cen­tí­me­tros de más si­gue ac­ti­va con fnes in­me­dia­tos. O ca­si.

Harper's Bazaar (Spain) - - 150 ANIVERSARIO - Por Susana Bláz­quez

A ES­TAS al­tu­ras del año, quien to­da­vía crea en milagros im­po­si­bles (léa­se aca­bar con las car­tu­che­ras, la celulitis y con­se­guir un cuer­po frme y to­nif­ca­do sin cam­biar de há­bi­tos, ni mo­ver­se del so­fá) es me­jor que afron­te la reali­dad con de­por­ti­vi­dad y sin dra­ma al­guno. Por­que cuan­do la lla­ma­da ope­ra­ción bi­qui­ni está a punto de lle­gar a su fn (of­cial­men­te), ur­ge to­mar me­di­das con­cre­tas y cen­trar­se en el pla­zo in­me­dia­to (o ca­si). Eso que los en­ten­di­dos en el te­ma de­no­mi­nan ob­je­ti­vo cor­to. ¿La buena no­ti­cia? Que to­da­vía es­ta­mos a tiem­po de re­cu­rrir a las bon­da­des de la cos­mé­ti­ca y los tra­ta­mien­tos en ca­bi­na pa­ra lo­grar me­jo­rar esas zo­nas re­bel­des que tan­to nos preo­cu­pan. “La ma­yo­ría de las mu­je­res nos des­ani­ma­mos en­se­gui­da cuan­do, ca­da ve­rano, nos en­fren­ta­mos a la pla­ya”, co­men­ta María Uce­ta-Barrenechea, ar­tíf­ce de la frma de al­ta cos­mé­ti­ca María D’uol, que lle­va más de dos dé­ca­das idean­do fór­mu­las ho­nes­tas que fun­cio­nan.“Con un buen prin­ci­pio ac­ti­vo, los re­duc­to­res y an­ti­ce­lu­lí­ti­cos dan re­sul­ta­dos, pe­ro es muy ne­ce­sa­rio ser cons­tan­tes.Yo siem­pre di­go que es im­por­tan­te po­ner­se un pla­zo cor­to y ele­gir una zo­na lo­ca­li­za­da, co­mo el ab­do­men, los flan­cos, los bra­zos...”.Así vis­to, co­bran sen­sa­tez los fa­mo­sos pla­nes de 28 días de los que tan­to hablan los ex­per­tos.“Si co­ges un área con­cre­ta y du­ran­te cua­tro se­ma­nas le po­nes ener­gía, no­ta­rás grandes re­sul­ta­dos. Por­que si pre­ten­des tra­ba­jar la celulitis a ni­vel glo­bal te can­sa­rás y, muy pro­ba­ble­men­te, aca­ba­rás aban­do­nan­do. Por eso, siem­pre re­co­mien­do em­pe­zar con una ex­fo­lia­ción cor­po­ral, pa­ra que los pro­duc­tos que nos apli­que­mos pe­ne­tren me­jor”, aña­de. Ocu­rre con su nue­vo aceite li­po­rre­duc­tor de zo­nas lo­ca­li­za­das que, ma­sa­jeán­do­lo (a ser po­si­ble con nu­di­lla­res) dos ve­ces al día, lo­gra con­ver­tir el adi­po­ci­to en una cé­lu­la que­ma­do­ra de gra­sa –en vez de en acu­mu­la­do­ra– y me­jo­ra la cir­cu­la­ción. Tam­bién los tra­ta­mien­tos en ca­bi­na son al­ta­men­te efec­ti­vos. “En el ca­so de que nos pi­lle el to­ro y nos vea­mos con po­co tiem­po, pue­den dar­nos grandes re­sul­ta­dos, pe­ro so­lo si so­mos muy cons­tan­tes”, afir­ma Carmen Navarro, que lle­va 40 años en­tre­ga­da en cuer­po y al­ma al mun­do de la be­lle­za y la es­té­ti­ca. “Es cier­to que de­di­car­nos a una par­te con­cre­ta siem­pre re­sul­ta muy útil y sue­le fun­cio­nar. Mi con­se­jo es em­pe­zar con tra­ta­mien­tos que dre­nen y mo­vi­li­cen la gra­sa en ge­ne­ral. Si, ade­más, los com­bi­na­mos con co­rrien­tes que nos ayu­den a que­mar gra­sa y que reafrmen de ma­ne­ra pa­ra­le­la, es­ta­re­mos evi­tan­do la pos­te­rior fla­ci­dez”, co­men­ta. Sus tra­ta­mien­tos res­ca­te pa­san por Twenty Eight Beauty, un pro­gra­ma de 28 se­sio­nes se­gui­das con dia­ter­mia (co­rrien­tes eléc­tri­cas de al­ta fre­cuen­cia que ele­van la tem­pe­ra­tu­ra en ca­pas más pro­fun­das), des­can­san­do los fnes de se­ma­na (82 €, se­sión); y po­rVin­ci, con un mí­ni­mo de tres se­sio­nes se­ma­na­les du­ran­te 28 días (82 €, se­sión), pa­ra des­per­tar y es­ti­mu­lar el te­ji­do, a la vez que in­cre­men­tan la mi­cro­cir­cu­la­ción y le apor­tan la ener­gía ne­ce­sa­ria. Re­du­cir vo­lu­men, re­mo­de­lar el con­torno y re­def­nir la silueta tie­nen así el con­ta­dor a ce­ro. So­lo es cues­tión de de­ci­dir­se.

María D’uol Aceite Li­po­rre­duc­tor Zo­na Lo­ca­li­za­da (44,90 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.