DANZARES PO­DER

Harper's Bazaar (Spain) - - LAS NOTICIAS - Por Laura Pér ez

Blan­ca Li (Gra­na­da, 1964) nun­ca pa­só por una ni­ña nor­mal. Cual­quier co­sa, me­nos eso. Fue gim­nas­ta con el equi­po na­cio­nal a los 12 años y se mu­dó a Nue­vaYork pa­ra estudiar dan­za con 17, don­de vi­vió el na­ci­mien­to del hip hop. De vuel­ta en Ma­drid, en plena ex­plo­sión de la Mo­vi­da, for­mó una ban­da de chi­cas, Xo­xo­nees, pa­ra reír­se de la cas­pa que cu­bría el país, y abrió un bar, El Ca­len­ti­to, por el que pa­só la flor y na­ta de la épo­ca. Des­pués, se mar­chó a Pa­rís y nun­ca vol­vió.Allí for­mó su com­pa­ñía, en 1993, con la que ha he­cho pe­lí­cu­las, co­la­bo­ra­do con Be­yon­cé, Katy Perry o Daft Punk y pa­ri­do 15 es­pec­tácu­los. En el úl­ti­mo, Dio­sas y de­mo­nias, si­gue apos­tan­do, aunque pa­rez­ca im­po­si­ble, por co­sas que na­die más ha­ce. PRE­GUN­TA: Se ha jun­ta­do con una bai­la­ri­na de clá­si­co. ¿Qué re­sul­ta­do da la mez­cla? RES­PUES­TA: Es­te es un pro­yec­to pa­ra ce­le­brar la fe­mi­ni­dad, ha­blar de la mu­jer y del lu­gar que ocu­pa en la dan­za, y que­ría ha­cer­lo con al­guien que vi­vie­ra el bai­le des­de un lu­gar muy di­fe­ren­te al mío, con otra for­ma­ción, otras re­fe­ren­cias y otra téc­ni­ca. María Ale­xan­dro­va es una es­tre­lla en el ba­llet del Tea­tro Bols­hoi y ape­nas se ha mo­vi­do de Mos­cú. So­lo ha­bla ru­so, así que hemos en­con­tra­do una for­ma de co­mu­ni­car­nos a tra­vés de la dan­za. P: Huir de lo fá­cil pa­re­ce un man­tra pa­ra us­ted. R: Me in­tere­sa la aven­tu­ra, me gus­ta el ries­go. Cuan­do he he­cho una co­sa y sé que la ha­go bien, evito re­pe­tir­me, no quie­ro sen­tir que vi­vo al­go que ya he ex­pe­ri­men­ta­do an­tes. Me ex­ci­ta más ha­cer co­sas que me pro­vo­quen mie­do. P: ¿Ha des­cu­bier­to en es­te pro­ce­so aspectos de la mu­jer que le ha­bían per­ma­ne­ci­do ocul­tos hasta aho­ra? R: Es muy ra­ro ver a dos mu­je­res bai­lan­do jun­tas.Te­nía ga­nas de ha­cer un por­teur (le­van­tar­la), que me co­gie­ra ella a mí, bai­lar co­mo cuan­do bai­las con un chi­co. Hay mu­chos es­te­reo­ti­pos en el bai­le. En 19 años en el Bols­hoi, ella ja­más ha­bía co­gi­do a otra chi­ca y, por pri­me­ra vez, ha tra­ba­ja­do con una co­reó­gra­fa. Úl­ti­ma­men­te, la dan­za se ha mas­cu­li­ni­za­do. Los pues­tos de po­der más in­tere­san­tes los ocu­pan ellos, hay mu­chos co­reó­gra­fos. Está bien que no­so­tras sea­mos bai­la­ri­nas, pe­ro na­da más. No es que no es­te­mos, sino que es­ta­mos me­nos pre­sen­tes, cuan­do hemos ju­ga­do un pa­pel cru­cial. P: Es el mo­men­to de re­plan­tear el feminismo... R: Ne­ce­si­ta­mos ha­blar de él, la mu­jer to­da­vía tie­ne que se­guir bus­can­do su lu­gar en nues­tra so­cie­dad por­que per­vi­ven mu­chos te­chos de cristal. Hu­bo un mo­men­to im­por­tan­te en el que al­can­za­mos el de­re­cho de voz y de vo­to, pe­ro hay que vol­ver a dar­le un em­pu­jón a es­ta lu­cha, y no­so­tras so­mos cons­cien­tes de ello. Lo im­por­tan­te es que mu­chos hom­bres tam­bién lo son.Te­ne­mos com­pa­ñe­ros ma­ra­vi­llo­sos, fe­mi­nis­tas, que res­pe­tan a las mu­je­res y comparten la vi­da con ellas al cien por cien. P: Us­ted ya ha­bla­ba de es­to con su ban­da, las Xo­xo­nees. R: Hay que se­guir ha­cién­do­lo. Re­cien­te­men­te, ha he­cho rui­do una you­tu­ber por­que ha de­ja­do de de­pi­lar­se, cuan­do eso ya lo ha­cía­mos mi gru­po y yo ha­ce mu­chos años. Si­go sien­do una mu­jer que reivin­di­ca ser­lo y pro­cla­ma vi­vir li­bre­men­te co­mo tal. P: Una bai­la­ri­na, vi­ve de su cuer­po. ¿Có­mo ma­ne­ja el te­mor al pa­so del tiem­po y a que es­te de­je de res­pon­der co­mo hasta aho­ra? R: Pues vi­vo con la sen­sa­ción de que no me pue­do per­mi­tir no en­tre­nar un día, y me­nos con mi edad. Me ten­go que cui­dar, pe­ro es fan­tás­ti­co sen­tir que es­toy en po­se­sión de una má­qui­na que fun­cio­na y que sé apro­ve­char al má­xi­mo. Hay al­go que a las bai­la­ri­nas nos da pá­ni­co: la ma­ter­ni­dad. Psi­co­ló­gi­ca­men­te, asus­ta mu­cho, pe­ro lo in­creí­ble es que, cuan­do al fn te con­vier­tes en ma­dre, des­cu­bres que tu cuer­po si­gue fun­cio­nan­do. P: ¿De qué se sien­te más or­gu­llo­sa tras 25 años con su com­pa­ñía? R: De que cuan­do era pe­que­ña te­nía un sue­ño, lo he per­se­gui­do con fuerza y la reali­dad ha aca­ba­do su­perán­do­lo. Es ma­ra­vi­llo­so le­van­tar­me ca­da mañana y ha­cer un tra­ba­jo que me en­can­ta, me acer­ca a la gen­te y me per­mi­te rea­li­zar ac­cio­nes que pue­den cam­biar el mun­do. Me ha­ce sen­tir que lo que ha­go tie­ne un sen­ti­do.

“A las bai­la­ri­nas nos da pá­ni­co la ma­ter­ni­dad, pe­ro lo in­creí­ble es que, cuan­do te con­vier­tes en ma­dre, des­cu­bres que tu cuer­po si­gue fun­cio­nan­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.