BIEN­VE­NI­DOS A LA RE­VIS­TA

Harper's Bazaar (Spain) - - NEWS - Re­loj in­te­li­gen­te Ap­ple Watch de HERMÈS.

CAN­TAN­TE de ópe­ra en pa­ro,Vic­to­ria se ha­ce pa­sar por hom­bre,Víc­tor, pa­ra así en­con­trar tra­ba­jo. La pe­lí­cu­la ¿ Víc­tor oVic­to­ria? fun­cio­na co­mo me­tá­fo­ra efec­tis­ta del ac­tual mer­ca­do la­bo­ral, que ex­hi­be la an­ti­gua y cons­tan­te usur­pa­ción del uni­for­me mas­cu­lino, y sus có­di­gos, por par­te de la po­bla­ción fe­me­ni­na. Co­mo­dín de la in­dus­tria tex­til des­de que Yves Saint Laurent idea­se Le Smoking en 1966, el cul­to al po­wer dres­sing vuel­ve a sa­car múscu­lo es­ta tem­po­ra­da con mar­ca­da nos­tal­gia por la go­mi­na, las ra­yas di­plo­má­ti­cas y las hom­bre­ras de los años no­ven­ta.Vie­jas ar­ma­du­ras pa­ra nue­vos tiem­pos.

wor­king Girl, en es­pa­ñol, Ar­mas de mu­jer, una de mis pe­lí­cu­las fe­ti­che, ins­pi­ra es­te nú­me­ro de oc­tu­bre de ofi­ci­na y reunio­nes de tra­ba­jo, que de­di­ca­mos a to­das las mu­je­res que, co­mo Tess McGill – Me­la­nie Grifth en la fa­mo­sa cin­ta de 1988 que re­vo­lu­cio­nó la mo­da de los no­ven­ta–, en­tre­gan a dia­rio su ta­len­to, en­tu­sias­mo, de­di­ca­ción y es­fuer­zo al desa­rro­llo de su ocu­pa­ción, sea por cuen­ta pro­pia o aje­na; den­tro o fue­ra de ca­sa. ¡Oh, el tra­ba­jo! Ese es­ta­do su­pre­mo en el que, si te­ne­mos suer­te, po­de­mos caer a muy tem­pra­na edad y del que me­jor no sa­lir ja­más; ese don en dé­fi­cit, co­di­cia­do te­so­ro de nues­tros días, fuen­te esen­cial de nues­tra ca­li­dad de vi­da y –¡pa­ra­do­ja!– cla­ve de la su­pre­ma fe­li­ci­dad o in­sa­tis­fac­ción… la­bo­ral (léa­se per­so­nal). Por él da­mos la vi­da; a él en­tre­ga­mos nues­tras fe­chas se­ña­la­das o de­ja­mos con la pa­la­bra en la bo­ca a pa­dres, hi­jos, her­ma­nos, ami­gos… en co­mi­das y ce­nas fa­mi­lia­res pa­ra aten­der ese otro com­pro­mi­so que nun­ca pue­de es­pe­rar. Que ha­ble aho­ra quien no se ha­ya co­nec­ta­do a ho­ras inopor­tu­nas, mo­les­tas e in­con­ve­nien­tes, sa­cri­fi­can­do una vez más las ya de por sí mer­ma­das re­la­cio­nes per­so­na­les. O que ca­lle pa­ra siem­pre. El tra­ba­jo nos es­tre­sa, nos an­gus­tia, no nos de­ja vi­vir, pe­ro no po­de­mos de­jar­lo. ¿Qué se­ría de no­so­tras sin él? Es el úni­co ca­paz de re­ga­lar­nos al­go a lo que ja­más po­dría­mos re­nun­ciar: la li­ber­tad. Ha­ce unos días coin­ci­dí en la Ca­de­na SER con la ac­triz y di­rec­to­ra de ci­ne, Le­ti­cia Do­le­ra y la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Lucía Lijt­maer, au­to­ra del li­bro Yo tam­bién soy una chi­ca lis­ta. El de­ba­te co­men­zó con un re­pa­so a lo que he­mos con­se­gui­do en los úl­ti­mos 69 años, des­de que en 1948 la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal re­co­no­cie­se el su­fra­gio fe­me­nino a tra­vés de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de las Na­cio­nes Uni­das, pe­ro cul­mi­nó al cons­ta­tar una reali­dad: lo que aún nos que­da por ha­cer. Has­ta 1981, las es­pa­ño­las de­bía­mos pe­dir per­mi­so al cón­yu­ge pa­ra po­der tra­ba­jar, co­brar un sa­la­rio, ejer­cer el co­mer­cio, abrir cuen­tas co­rrien­tes en ban­cos y ob­te­ner el pa­sa­por­te o el car­né de con­du­cir.Y aún hay más. Has­ta ese mo­men­to, el adul­te­rio de la es­po­sa cons­ti­tuía cau­sa le­gí­ti­ma de se­pa­ra­ción pa­ra el hom­bre y, sin em­bar­go, en el ca­so del ma­ri­do, so­lo cuan­do exis­tie­ra es­cán­da­lo pú­bli­co o me­nos­pre­cio pa­ra la mu­jer. ¡Y de es­to ha­ce so­lo 36 años! Es­te nú­me­ro, oda a la in­de­pen­den­cia de las fé­mi­nas del si­glo XXI, pre­ten­de re­cor­dar lo im­por­tan­te que es per­se­ve­rar en el men­sa­je con to­dos los me­dios al al­can­ce, con uñas, dien­tes y ar­mas de mu­jer.Y co­mo la su­per­mo­de­lo de los no­ven­ta Am­ber Valletta, en nues­tra por­ta­da, no se me ocu­rre me­jor mo­men­to que es­te pa­ra lle­var los pan­ta­lo­nes. O el tra­je com­ple­to.

YOL AN­DA SACR ISTÁN @ ysa­cris­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.