AR­MA SUA­VE

Clá­si­ca, sin ser con­ser­va­do­ra, su­til, pe­ro con to­que ra­di­cal, la frma ita­lia­na vis­te des­de ha­ce dé­ca­das a la mu­jer más se­gu­ra de sí mis­ma. IAN GRIFFITHS, su di­rec­tor crea­ti­vo, re­ve­la a HARPER’S BA­ZA AR las claves de un éxi­to glo­bal que tie­ne co­mo es­tan­dar

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO - Por Avril Mair

Quién hu­bie­ra ima­gi­na­do que exis­tían tan­tas ma­ne­ras de in­ter­pre­tar un abri­go ca­mel? Ian Griffiths, claro. Co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Max Mara, el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co ha perfeccionado di­cho ar­te du­ran­te los úl­ti­mos 32 años.“Po­dría de­di­car to­da la vi­da a re­for­mu­lar­lo”, ase­gu­ra.“Nun­ca me can­so de ha­cer­lo. En un mo­men­to en el que hay tan­tas mar­cas en el mer­ca­do, Max Mara cuen­ta con la ven­ta­ja del ape­go de nues­tras clien­tas por los ob­je­tos con sig­nif­ca­do.Y el abri­go ca­mel lo tie­ne”. Al con­tra­rio que la ma­yo­ría de las eti­que­tas de lu­jo, la frma ita­lia­na no re­pre­sen­ta un eli­tis­mo ref­na­do, sino más bien un elegante prag­ma­tis­mo: el ro­man­ce de lo co­ti­diano, por así de­cir­lo. Esa muy ca­ra y pre­ci­sa dis­cre­ción, ba­sa­da en una ar­te­sa­nía ex­qui­si­ta y una he­ren­cia que se re­mon­ta a su fun­da­ción, en 1951, por Achi­lle Ma­ra­mot­ti, es la que ha con­ver­ti­do es­ta em­pre­sa fa­mi­liar en una po­ten­cia glo­bal, con unas ven­tas de 1.380 mi­llo­nes de eu­ros en 2015 y más de 2.600 tien­das re­par­ti­das en­tre un cen­te­nar de paí­ses. En el cen­tro de to­do, ese fa­mo­so abri­go, lu­ci­do por mu­je­res tan dis­pa­res co­mo Amy Adams y Kim Kar­das­hian. No es ex­tra­ño que sea la ma­yor com­pra­do­ra de pe­lo de ca­me­llo del mun­do. El te­ji­do se ce­pi­lla me­ticu­losa­men­te de un mo­do es­pe­cíf­co (“Es muy fá­cil es­tro­pear­lo”, apun­ta Griffiths) y las sua­ves es­pi­ra­les re­sul­tan­tes, lla­ma­das sa­blé, son tan in­con­fun­di­bles co­mo la do­ble C de un bo­tón de Cha­nel. Los abri­gos de Max Mara no lle­van nin­gún otro dis­tin­ti­vo: si lo sa­bes, lo sa­bes.“A mu­chos di­se­ña­do­res les en­can­ta re­sal­tar lo es­tri­den­te que son sus pren­das.A mí, no. Max Mara siem­pre si­gue el mis­mo prin­ci­pio bá­si­co: ro­pa real pa­ra gen­te real”, con­ti­núa el di­rec­tor crea­ti­vo de la ca­sa. En más de una ma­ne­ra, el cin­cuen­tón Griffiths se ase­me­ja al tra­ba­jo que rea­li­za: ref­na­do, me­ticu­loso y po­co ex­tra­va­gan­te, a pe­sar de su acen­to de Derbys­hi­re. Son las 9 de la ma­ña­na de un lu­nes, una ho­ra al­go ex­tra­ña pa­ra en­tre­vis­tar a un crea­ti­vo de la mo­da ves­ti­do con ³

“Nues­tra he­ren­cia es pre­cio­sa, pe­ro no desea­mos ser pre­de­ci­bles. Y la mu­jer Max Mara tam­po­co se amol­da a las con­ven­cio­nes” un tra­je a me­di­da de Ti­mothy Eve­rest mien­tras pre­pa­ra un té Earl Grey en la re­cien­te­men­te re­no­va­da co­ci­na de su ca­sa del ba­rrio lon­di­nen­se de High­bury. Des­plie­ga unos mo­da­les im­pe­ca­bles y es más in­ge­nio­so de lo que ca­bría es­pe­rar. “Ten­go el cu­rrícu­lo más cor­to de la in­dus­tria”, di­ce di­ver­ti­do. “El Ro­yal Co­lle­ge of Arts, Max Mara y ya es­tá. Si al­gu­na vez lan­za­se mi pro­pia lí­nea, ten­drían que de­nun­ciar­me por lo mu­cho que se pa­re­ce­ría a Max Mara. Soy par­te de una his­to­ria, y esa his­to­ria es par­te de mí”. Y qué ma­ra­vi­lla de his­to­ria. “Hi­ce un pro­yec­to pa­ra la mar­ca en el RCA y el pre­mio re­sul­tó ser un tra­ba­jo de por vi­da”, re­ve­la so­bre su lon­ge­vo car­go. No es una exa­ge­ra­ción: cuan­do su tu­tor en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Man­ches­ter, el le­gen­da­rio di­se­ña­dor Os­sie Clark, le es­pe­tó que no po­día pa­sar­se la vi­da ha­cien­do ro­pa pa­ra chi­cos que van a clu­bes noc­tur­nos, Griffiths (que en­ton­ces vi­vía en un pi­so de pro­tec­ción of­cial en Hul­me, con Ian Brown, can­tan­te de Sto­ne Ro­ses, co­mo ve­cino y sa­lía de fes­ta ca­da no­che lu­cien­do ro­pa he­cha con vie­jas cor­ti­nas y bol­sas de la ba­su­ra) se mu­dó a Lon­dres, con­si­guió un tra­ba­jo en la ce­le­bra­da bou­ti­que Browns de la ca­lle Moul­ton y co­men­zó a to­mar­se en se­rio su pro­fe­sión. “Pa­sé de ser aque­llo a es­to“, con­ce­de, se­ña­lan­do su tra­je de tweed de cor­te in­ma­cu­la­do. “Aun­que si­go sien­do la mis­ma per­so­na con las mis­mas ideas so­bre la ori­gi­na­li­dad”. En una épo­ca en la que pa­re­ce que los di­rec­to­res crea­ti­vos ape­nas du­ran unas po­cas tem­po­ra­das, él cuen­ta con el lu­jo de la se­gu­ri­dad, lo que le per­mi­te tiem­po pa­ra ex­plo­rar un mo­der­nis­mo fe­mi­nis­ta re­du­ci­do a su más pu­ra esen­cia y mos­trar una frme de­ter­mi­na­ción pa­ra crear una mo­da tan be­lla co­mo útil. “En­tre no­so­tros y la mu­jer a la que ves­ti­mos existe un con­tra­to”, ex­pli­ca.“Max Mara en­tien­de las com­pli­ca­cio­nes de su vi­da. Có­mo se vis­te se mi­de de mo­do di­fe­ren­te a co­mo lo ha­ce un hom­bre; esa mu­jer con­fía en Max Mara pa­ra que le pro­por­cio­ne lo que ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se se­gu­ra y ca­paz de to­do. Ate­so­ro esa con­fan­za co­mo el as­pec­to más pre­cia­do y va­lio­so de mi tra­ba­jo co­mo di­se­ña­dor de es­ta frma. No se la aso­cia con lo ra­di­cal, pe­ro, de he­cho, la in­ten­ción de em­po­de­rar a la mu­jer ha si­do siem­pre nues­tra mi­sión des­de la épo­ca del po­wer dres­sing de los ochen­ta. Es so­lo en los úl­ti­mos tiem­pos que re­sul­ta acep­ta­ble men­cio­nar el fe­mi­nis­mo en el con­tex­to del lu­jo”. Griffiths vi­ve con su pa­re­ja y sus dos pe­rros en­tre Lon­dres y la cam­pi­ña de Suf­folk, pe­ro tra­ba­ja en Reg­gio Emi­lia, una pe­que­ña ciu­dad a unos 90 mi­nu­tos al sur de Mi­lán, don­de se fun­dó la mar­ca y si­guen ope­ran­do sus fá­bri­cas. “Es­tar don­de se con­fec­cio­nan las pren­das ha­ce que el di­se­ño sea más real”, afrma.Aun­que crea­do­res co­mo Karl La­ger­feld o Dol­ce & Gabbana tra­ba­ja­ron de for­ma anó­ni­ma

pa­ra Max Mara en sus ini­cios, la mi­tad del cui­da­do­sa­men­te con­ser­va­do archivo de la em­pre­sa es co­sa del bri­tá­ni­co:“Re­sul­ta al­go muy emo­ti­vo.Al pa­sar los años no te lo plan­teas, pe­ro, cuan­do te de­tie­nes y lo pien­sas, te das cuen­ta de que has he­cho al­go que es, en su pe­que­ña me­di­da, una par­te de la his­to­ria”. Pe­se a que la frma es­tá or­gu­llo­sa de que se la con­si­de­re clá­si­ca, se­ría un error ver­la –y a Griffiths, por ex­ten­sión– co­mo con­ser­va­do­ra: “Siem­pre ha­re­mos abri­gos ca­mel, pe­ro el men­sa­je va­ría ca­da tem­po­ra­da. Nues­tra he­ren­cia es pre­cio­sa, pe­ro no desea­mos ser pre­de­ci­bles.Y la mu­jer Max Mara tam­po­co se amol­da a las con­ven­cio­nes: desea que se es­cu­che su voz”.Al­go evi­den­te en pe­que­ños pe­ro no­ta­bles ges­tos, co­mo la pre­sen­cia de la mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen so­ma­lí Ha­li­ma Aden, mu­sul­ma­na prac­ti­can­te, en el des­fle de es­te oto­ño/in­vierno lle­van­do un abri­go ca­mel con hi­jab a jue­go.“Pa­ra mí, no hay du­da: aquí, en Lon­dres, si pa­seas por la ca­lle pue­des ver a mu­chas mu­je­res con ve­los vis­tien­do Max Mara. ¿Por qué de­be­ría sor­pren­der que ocu­rra lo mis­mo en la pa­sa­re­la?”, in­quie­re. Es­ta ac­ti­tud es tam­bién evi­den­te en la co­la­bo­ra­ción con el ar­tis­ta chino LiuWei,pre­sen­ta­da en Shang­hái,en di­ciem­bre de 2016.Aun­que la mar­ca tie­ne su pro­pio mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo (Co­lle­zio­ne Ma­ra­mot­ti), y pa­tro­ci­na un pre­mio bie­nal pa­ra ar­tis­tas fe­me­ni­nas jun­to a la lon­di­nen­seWhi­te­cha­pel Ga­llery, la mo­da en sí se man­tie­ne por lo ge­ne­ral se­pa­ra­da. El es­pec­tácu­lo, lla­ma­do Mo­no­po­lis!, mez­cla­ba la lí­nea pre-fall 2017 con una co­lec­ción cáp­su­la de 11 pie­zas que el di­rec­tor ar­tís­ti­co yWei crea­ron al ali­món “pa­ra una mu­jer en la jun­gla de as­fal­to que se di­ri­ge a lo más al­to. ¿Có­mo li­diar con un lu­gar así? Las pren­das que vis­ten son su ar­ma­du­ra”. Es un sen­ti­mien­to que se pue­de apli­car por igual a cual­quier di­se­ño de Ian Griffiths. Pue­de pa­re­cer un im­pro­ba­ble re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro la tran­qui­la y se­re­na be­lle­za de su tra­ba­jo no de­ja du­da.A ve­ces, me­nos es real­men­te más.

La mo­de­lo Ha­li­ma Aden, con abri­go ca­mel y hi­jab a jue­go, y uno de los nue­vos bol­sos en el des­fi­le de es­te oto­ño / in­vierno. Arri­ba, mood­board de la lí­nea pre-fall 2017, pre­sen­ta­da en Shang­hái (aba­jo). A la dcha., Ian Griffiths en su es­tu­dio.

“A mu­chos di­se­ña­do­res les en­can­ta re­sal­tar lo es­tri­den­te que son sus pren­das. A mí, no. Max Mara es ro­pa real pa­ra gen­te real”

Bo­ce­tos de la co­lec­ción pre-fall 2017 (iz­da.) Dcha., Gi­gi Ha­did y Ta­mi Wi­lliams con sus ver­sio­nes de es­ta tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.