ANDREASÁNCHEZ

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO -

EN MA­DRID EXISTE un ra­mi­lle­te de res­tau­ran­tes clásicos que so­bre­vue­la el ran­king anual de los más va­lo­ra­dos y es­tá por en­ci­ma de las gas­tro­ten­den­cias, ya que se co­me muy bien y lo que cuen­ta son esos re­fe­ren­tes que co­nec­tan a ge­ne­ra­cio­nes de clien­tes du­ran­te años. Mis fa­vo­ri­ta es La Pa­rra, en la ca­lle Mon­te Es­quin­za, que ya cuen­ta con 34 años. Es­ta “su­cur­sal” so­bre­vi­ve así a la que en los años se­sen­ta fun­da­ron en Lon­dres el ac­tor Brian Worth y su mu­jer, la es­pa­ño­la Teresa Pérez de Guz­mán. Des­pués, su hi­ja Tes­sa y su ma­ri­do Gi­nés, con­ti­nua­ron el le­ga­do y aho­ra, son sus hi­jas,Tes­sa y An­drea Sán­chez Walms­ley, las que con­ti­núan la sa­ga. Ellas se en­car­gan de man­te­ner vi­va esa at­mós­fe­ra de re­lax que atra­jo en su día a Ana de In­gla­te­rra, los Ro­lling, Sto­nes, Pe­ter Se­llers, Li­za Min­ne­lli o al di­se­ña­dor Os­sie Clark. Mu­chos pa­rro­quia­nos de aquel de Lon­dres si­guen vi­nien­do al de Ma­drid ca­da vez que pa­san por Es­pa­ña, co­mo Ma­ri­sa Be­ren­son o Bryan Ferry, y se de­jan ver en­tre ca­cho­rros de la jet de Cham­be­rí (de Nati a So­le­dad Lo­ren­zo) y aho­ra tam­bién, en­tre los jó­ve­nes ros­tros de la lla­ma­da Re­mo­vi­da, que va­lo­ran los en­can­tos de es­te lu­gar mí­ti­co.“Las mo­das son efí­me­ras y tan rá­pi­do subes co­mo ba­jas. Lo que sí pue­do de­cir es que en 34 años hay mu­cho tra­ba­jo, es­fuer­zo y pa­sión de­trás de La Pa­rra. Creo que la cla­ve es man­te­ner una per­so­na­li­dad y un es­ti­lo di­fe­ren­cia­do del res­to, y no su­cum­bir a la con­for­mi­dad”, ex­pli­ca An­drea. Por eso, en un lu­gar que com­bi­na ele­men­tos an­da­lu­ces con otros co­lo­nia­les bri­tá­ni­cos, es im­por­tan­te la pre­sen­cia an­te el pú­bli­co que asis­te día y no­che a dis­fru­tar de su car­ta o a de­jar­se caer por “Los mar­tes de La Pa­rra” (una ce­na, de ai­re clan­des­tino y con vo­ca­ción de des­pa­rra­me, a la que in­vi­tan las her­ma­nas, co­mo gran­des re­la­cio­nes pú­bli­cas que son).An­drea con­tro­la las di­fe­ren­cias de look se­gún la fran­ja ho­ra­ria:“Pa­ra tra­ba­jar al me­dio­día, en el res­tau­ran­te, me en­can­tan las fal­das tu­bo y los cin­tu­ro­nes an­chos que com­bino con tops, ca­mi­sas y po­co ta­cón. Por la no­che, la at­mós­fe­ra de La Pa­rra se trans­for­ma con lu­ces ba­jas y ve­las, por lo que sue­lo arre­glar­me más: ta­co­nes, ma­qui­lla­je y al­gu­na jo­ya.

A la iz­da, An­drea tras la mí­ti­ca ba­rra de La Pa­rra, con ves­ti­do de MAX MARA Wee­kend. En es­ta foto, brin­da con­mi­go, con sa­lo­nes de MA­NO­LO BLAH­NIK y ani­llo de JOA­QUÍN BERAO.

Bo­te­lla de PA­GOS DE MIRABEL 100% Gar­na­cha. Ga­fas de pas­ta e in­crus­ta­cio­nes de cris­tal de GUC­CI.

TES­SA WALMS­LEY PÉREZ DE GUZ­MÁN, ma­dre de An­drea e hi­ja, a su vez, de los fun­da­do­res de La Pa­rra, en una foto del Swin­ging Lon­don, don­de fue mo­de­lo pa­ra Os­sie Clark.

Re­cuer­do de mis no­ches en mi res­tau­ran­te fa­vo­ri­to, con Ri­car­do de las Bár­ce­nas (D. E. P. A) y Geor­ge Scott.

Tes­sa Walms­ley y su ami­ga, Ma­ri­sa Be­ren­son, en La Pa­rra, en cu­yo to­ca­dor nun­ca fal­ta el agua fres­ca de ÁLVAREZ GÓ­MEZ.

Mi­ni­fal­da de H&M STU­DIO

Mi atuen­do pa­ra ce­nar: tra­je de GUC­CI con za­pa­tos Ca­brio de ALDANONDOYFDEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.