PRO­VO­CA­CIÓN EN LA CUM­BRE

En for­ma­to li­bro y ex­po­si­ción, el nue­vo pro­yec­to de ELLEN VON UN­WERTH iro­ni­za so­bre las tra­di­cio­nes de su Ale­ma­nia na­tal. La fo­tó­gra­fa ha­bla en ex­clu­si­va con HARPER’S BA­ZA AR de ‘hippismo’, sen­sua­li­dad y tra­jes re­gio­na­les.

Harper's Bazaar (Spain) - - NOTICIAS - Por Igor Ló­pez

De mo­de­lo a fo­tó­gra­fa. Po­cas, muy po­cas ma­ni­quíes han con­se­gui­do in­ver­tir los pa­pe­les en el pro­ce­lo­so uni­ver­so de la mo­da. Ellen von Un­werth (Frankfurt, 1954) es una de ellas. Claro que to­da su pe­ri­pe­cia vi­tal tam­po­co es fre­cuen­te. Con una bio­gra­fía dig­na de pe­lí­cu­la, a los dos años se que­dó huér­fa­na, pa­só par­te de su in­fan­cia en dis­tin­tas ca­sas de aco­gi­da en Ba­vie­ra y vi­vió su ado­les­cen­cia en una co­mu­na hippy. A los 18, se en­ro­ló en el cir­co Ron­ca­lli tras enamo­rar­se del je­fe de pis­ta, y allí, ha­cien­do tru­cos de ma­gia, fue des­cu­bier­ta por la agen­cia Eli­te. Se mu­dó en­ton­ces a Pa­rís (1975) pa­ra dar el sal­to a la pri­me­ra li­ga de la pro­fe­sión, po­san­do pa­ra los ob­je­ti­vos de Oli­vie­ro Tos­ca­ni y el mis­mí­si­mo Guy Bour­din, has­ta que un día des­cu­brió que su fu­tu­ro es­ta­ba jus­to al otro la­do de la cá­ma­ra (su pa­re­ja del mo­men­to se lo pu­so a ti­ro). Sus imá­ge­nes, car­ga­das de ero­tis­mo pe­ro no exen­tas de sofs­ti­ca­ción, se han co­la­do des­de en­ton­ces en pu­bli­ca­cio­nes de me­dio mun­do, ade­más de en in­nu­me­ra­bles por­ta­das de dis­cos (las del an­to­ló­gi­co Blac­kout de Brit­ney Spears y 4 de Be­yon­cé son su­yas) y un buen pu­ña­do de ví­deos mu­si­ca­les (Du­ran Du­ran, Salt-N-Pepa, Ch­ris­ti­na Agui­le­ra…). Su úl­ti­mo pro­yec­to se ti­tu­la Hei­mat, un li­bro –el no­veno ya– pu­bli­ca­do por Tas­chen y co­mi­sa­ria­do por el pro­pio Be­ne­dikt Tas­chen, con el que ya ha­bía tra­ba­ja­do en su an­to­lo­gía Frau­lein (2009), que mues­tra una Ba­vie­ra ul­tra­sen­sual muy ale­ja­da de los es­te­reo­ti­pos con­ser­va­do­res de la re­gión ale­ma­na. PRE­GUN­TA: Con to­do lo que ha pa­sa­do a raíz de la úl­ti­ma cri­sis eco­nó­mi­ca, el te­ma de las ca­sas ocu­pa­das es­tá de nue­vo can­den­te. Us­ted vi­vió, pre­ci­sa­men­te, gran par­te de su ju­ven­tud en una. ¿Qué re­cuer­dos tie­ne de aque­llos días? RES­PUES­TA: Era una co­mu­ni­dad hippy en una an­ti­gua gran­ja en el cam­po, a las afue­ras de Mú­nich. Pue­de que aque­llos fue­ran los mo­men­tos más fe­li­ces de to­da mi vi­da. Ha­bía una in­creí­ble sen­sa­ción de li­ber­tad y de no preo­cu­par­se por lo que pu­die­ra ocu­rrir al día si­guien­te. Pa­sá­ba­mos to­do el tiem­po com­po­nien­do

“Co­noz­co es­ta in­dus­tria co­mo mo­de­lo y soy bas­tan­te pers­pi­caz. Me hi­zo com­pren­der lo vul­ne­ra­ble que te pue­des sen­tir de­lan­te de una cá­ma­ra”

mú­si­ca, co­ci­nan­do, ju­gan­do… Aun­que es ver­dad que los ve­ci­nos nos odia­ban [ri­sas]. P: ¿Cuán­do des­cu­brió que que­ría de­di­car­se a la fo­to­gra­fía? R: En reali­dad, bas­tan­te tar­de.Ya es­ta­ba tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo y mi no­vio de en­ton­ces, que era fo­to­gra­fo, me re­ga­ló una cá­ma­ra an­tes de un via­je a Ke­nia. Fue allí don­de me di cuen­ta de que lo que me gus­ta­ba era cap­tu­rar la vi­da a mi al­re­de­dor. Des­de aquel ins­tan­te, me en­gan­ché y ya no he po­di­do pa­rar.Aun­que yo no me veo co­mo una fo­tó­gra­fa, sino co­mo una de­tec­ti­ve… P: Y esa fas­ci­na­ción (con­fe­sa) por su pai­sano Hel­mut New­ton, ¿de dón­de le vie­ne? R: Ad­mi­ro su estética y có­mo ha con­se­gui­do mez­clar mo­da, vi­da y se­xua­li­dad en su obra. Siem­pre mos­tra­ba mu­je­res real­men­te po­de­ro­sas.Y me en­can­ta su sen­ti­do del hu­mor. P: Us­ted lle­gó a tra­ba­jar con él co­mo mo­de­lo... R: Sí, y fue bas­tan­te du­ro. Me hi­zo po­sar has­ta que me dio un co­lap­so. So­lo en­ton­ces hi­zo la foto. Pa­ra col­mo, el re­sul­ta­do fue es­pan­to­so. Di­ga­mos que no fue uno de sus me­jo­res tra­ba­jos... De he­cho, ni si­quie­ra con­ser­vo el re­tra­to. P: ¿Pue­do de­cir­le que ha­bía al­go de él en aque­lla cam­pa­ña pa­ra Guess, que la lan­zó al es­tre­lla­to, en 1989, jun­to a Clau­dia Schif­fer? R: Ten­go fan­tás­ti­cos re­cuer­dos de aque­llo. Clau­dia te­nía so­lo 19 años y es­ta­ba em­pe­zan­do. Me en­can­ta­ba la ma­ne­ra en có­mo mi­ra­ba a la cá­ma­ra, de una for­ma que re­mi­tía ins­tan­tá­nea­men­te a Brigitte Bar­dot. Po­co des­pués, su fa­ma se dis­pa­ró.Y sí, lo cier­to es que to­da­vía hay gen­te que me re­co­no­ce por aque­llas fotografías. P: ¿Cuál es la par­te más com­pli­ca­da cuan­do se tra­ba­ja con es­te ti­po de su­per­mo­de­los? R: De­pen­de del pro­yec­to, pe­ro, pa­ra mí, es muy im­por­tan­te que sean ale­gres, que ten­gan mu­cha per­so­na­li­dad y que se mues­tren re­cep­ti­vas a mis in­di­ca­cio­nes. P: Su­pon­go que su pro­pia ex­pe­rien­cia co­mo ma­ni­quí le ha­brá ayu­da­do en cier­tos as­pec­tos a la ho­ra de abor­dar una se­sión así… R: Claro. Co­noz­co la in­dus­tria des­de ese pun­to de vis­ta y soy bas­tan­te pers­pi­caz.Y, por otro la­do, me hi­zo com­pren­der lo vul­ne­ra­ble que te pue­des sen­tir de­lan­te de una cá­ma­ra y có­mo pue­des ha­cer que la otra per­so­na es­té a gus­to. Aun­que lo que de ver­dad me ayu­dó fue en­con­trar mi pro­pio es­ti­lo y que les in­tere­sa­ra a los de­más. P: ¿Di­ría que en la ac­tua­li­dad existe más pre­sión, so­bre to­do en tér­mi­nos pu­bli­ci­ta­rios, por par­te de las re­vis­tas de mo­da que cuan­do em­pe­zó? R: Des­de lue­go, exis­ten más fric­cio­nes en los me­dios im­pre­sos y mu­cho con­te­ni­do di­gi­tal es­tá rí­gi­da­men­te co­mi­sa­ria­do. Pe­ro los edi­to­res tam­bién la su­fren por­que es­ta­mos en una ver­da­de­ra tran­si­ción. Ca­da vez se in­vier­te me­nos di­ne­ro en pu­bli­ci­dad, y eso ha au­men­ta­do el po­der de los anun­cian­tes. Es la ra­zón por la que ca­da vez ha­go más pro­yec­tos per­so­na­les. P: ¿Y qué le pa­re­ce la com­pe­ten­cia de re­des so­cia­les co­mo Ins­ta­gram, o no lo ve co­mo tal? R: Yo creo que Ins­ta­gram es fan­tás­ti­ca pa­ra com­par­tir tus imá­ge­nes al mo-

men­to y te­ner una co­mu­ni­dad de gen­te crea­ti­va a tu al­re­de­dor. Pe­ro tam­bién tie­ne su la­do pe­li­gro­so: las imá­ge­nes se ol­vi­dan con fa­ci­li­dad y, mu­chas ve­ces, se ro­ban im­pu­ne­men­te sin dar nin­gún ti­po de cré­di­to. P: Há­ble­me de su re­la­ción con la mú­si­ca, us­ted que ha fo­to­gra­fa­do las por­ta­das de dis­cos de Rihan­na, Brit­ney Spears, Ba­na­na­ra­ma, All Saints... R: ¡Y Court­ney Love, no se ol­vi­de! La por­ta­da de Li­ve Th­roug­hThis (1994), de su ban­da, Ho­le, es una de mis fa­vo­ri­tas de to­dos los tiem­pos. Pa­ra el ca­so, ca­da en­car­go es al­go úni­co y de­pen­de mu­cho de có­mo sea el ar­tis­ta.Tie­nes que con­se­guir cap­tu­rar el es­pí­ri­tu del ál­bum y del mú­si­co, que es un re­to muy ex­ci­tan­te. P: La ma­yo­ría de los mú­si­cos con los que ha co­la­bo­ra­do son mu­je­res. ¿Existe agún ne­xo es­pe­cial? R: No creo. Su­pon­go que, sim­ple­men­te, les gus­ta lo que ha­go.Tam­bién he tra­ba­ja­do con Da­vid Guet­ta o Du­ran Du­ran. A ve­ces me pre­gun­tan có­mo una mu­jer fo­tó­gra­fa con­si­gue ese ti­po de imá­ge­nes tan se­xies o si las co­sas se­rían di­fe­ren­tes si fue­ra un hom­bre, y nun­ca sé qué res­pon­der. ¡No soy un tío! Qui­zá, es que en­tre no­so­tras se crea una co­ne­xión más ín­ti­ma. Co­mo un jue­go en­tre chi­cas… P: ¿Y qué hay de su tra­ba­jo co­mo rea­li­za­do­ra de vi­deo­clips y fas­hion films? ¿Se ve en breve en el mun­do del ci­ne? R: To­do lle­ga­rá. Es al­go en lo que es­toy tra­ba­jan­do... P: Y lue­go es­tán los li­bros. El úl­ti­mo, Hei­mat [pa­tria o tie­rra na­tal, en ale­mán], aca­ba de con­ver­tir­se ade­más en una ex­po­si­ción. Ima­gino que se­rá es­pe­cial mos­trar es­ta obra en su ciu­dad de adop­ción. R: Me ha­ce mu­cha ilu­sión vol­ver don­de to­do em­pe­zó. En­ci­ma, la inau­gu­ra­ción fue dos días an­tes del Ok­to­ber­fest, que es uno de los te­mas que ex­plo­ro en Hei­mat. Aun­que el li­bro re­sul­ta bas­tan­te pa­ró­di­co al res­pec­to… P: Sí, con esa mez­cla de tra­di­cio­nes bá­va­ras, sen­sua­li­dad y has­ta ero­tis­mo ex­plí­ci­to. ¿De­ma­sia­do pro­vo­ca­ti­vo pa­ra la Ba­vie­ra más con­ser­va­do­ra? R: Mi tra­ba­jo tra­ta so­bre la fe­me­ni­ni­dad y la sen­sua­li­dad, pe­ro siem­pre con res­pe­to por las mo­de­los. Di­cho lo cual, un vo­lu­men así tie­ne que ser pro­vo­ca­ti­vo y exa­ge­ra­do, si no es­ta­ría­mos ha­blan­do de una re­vis­ta de mo­da.Y tam­po­co di­ría que son fotos eró­ti­cas. Es más co­mo una fan­ta­sía. P: ¿Y co­mo una vuel­ta a sus orí­ge­nes? R: Cuan­do lle­gué a Mú­nich me sen­tía una out­si­der. La gen­te no nos acep­ta­ba por­que éra­mos hip­pies. Y yo ade­más era muy del­ga­di­ta, lo con­tra­rio del ideal de be­lle­za bá­va­ro, mu­cho más vo­lup­tuo­so… P: Sí, con to­dos esos tra­jes re­gio­na­les, los dirndl, bien ce­ñi­dos… R: Es fas­ci­nan­te que aún ha­ya quien los lle­ve. De jo­ven los odia­ba, tan con­ven­cio­na­les.... Has­ta que em­pe­cé a desa­rro­llar una es­pe­cie amor-odio que to­da­vía per­du­ra.Tam­po­co es­tá tan mal que la gen­te se afe­rre a sus tra­di­cio­nes.Tie­ne al­go de re­con­for­tan­te, co­mo si el mun­do no hu­bie­ra cam­bia­do.

Von Un­werth, ro­dea­da de al­gu­nas de las mo­de­los que apa­re­cen en su úl­ti­mo vo­lu­men fo­to­grá­fi­co.

Fo­to­gra­fa­do en 2015, Hei­mat na­rra las aven­tu­ras de Hilda, Hei­di, Trau­del y sus ami­gos en las mon­ta­ñas de Ba­vie­ra. Los pai­sa­jes ti­ro­le­ses nun­ca ha­bían lu­ci­do tan se­xies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.