D ECO S M O P M R A A V S

Erien cia­de­re­co­rrer­la ciu­dad exp vi­sit la and ará o ab sus ac tie ás nd m as ja . ro Un pe ex , et pe rn rt te o In en r la po m ’ ng at i er pp ia ho ex ‘s p el li ta ca us p g o r os q N u é.

Harper's Bazaar (Spain) - - NOTICIAS - Por Car­los F. Lahoz

EN LAS ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS del si­glo XX co­men­zó a pro­du­cir­se un éxo­do de la ac­ti­vi­dad co­mer­cial des­de los cen­tros ur­ba­nos tra­di­cio­na­les ha­cia las pe­ri­fe­rias que, con el tiem­po, im­pli­ca­ría gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el co­ra­zón de las ciu­da­des.A me­di­da que el uso del au­to­mó­vil y la te­le­vi­sión im­po­nían los mo­de­los de con­su­mo nor­te­ame­ri­ca­nos sur­gían cen­tros co­mer­cia­les por to­do el ex­tra­rra­dio.Al mis­mo tiem­po, gran par­te de los mer­ca­dos y tien­das tra­di­cio­na­les des­apa­re­cían de los dis­tri­tos cen­tra­les y, con ellos, tan­tos atri­bu­tos po­si­ti­vos que lle­va­ban apa­re­ja­dos. Es una reali­dad con­tras­ta­da que el co­mer­cio de ca­lle es uno de los ele­men­tos cla­ve pa­ra la exis­ten­cia de la vi­da pú­bli­ca. Las tien­das ge­ne­ran la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, asien­tan a la po­bla­ción lo­cal y con­tri­bu­yen al man­te­ni­mien­to de los edif­cios.Tam­bién atraen pú­bli­co, y con él, más se­gu­ri­dad, di­ver­si­dad y ri­que­za. Por es­tos mo­ti­vos, la des­apa­ri­ción del co­mer­cio tra­di­cio­nal se tra­du­jo en la de­gra­da­ción de las áreas del cen­tro.Ade­más, a es­to hay que aña­dir los efec­tos de la com­pra on­li­ne, que su­po­ne una enor­me com­pe­ten­cia pa­ra los pe­que­ños ne­go­cios de ven­ta es­pe­cia­li­za­da. Sin em­bar­go, cuan­do to­do apun­ta­ba a la ex­tin­ción def­ni­ti­va de los co­mer­cios clásicos, en los úl­ti­mos tiem­pos es­tán cam­bian­do las co­sas.A Za­ra, H&M, Pri­mark y otras frmas de mo­da les han se­gui­do, sor­pren­den­te­men­te, otras mu­chas, an­tes re­le­ga­das a los gran­des par­ques co­mer­cia­les co­mo Ca­rre­four, Me­dia Markt, De­cath­lon o Ikea. In­clu­so Ama­zon se su­ma a la ten­den­cia si­tuan­do en el cen­tro sus pri­me­ras tien­das fí­si­cas. ¿Por qué cuan­do el co­mer­cio de ca­lle pa­re­cía con­de­na­do a des­apa­re­cer, se es­tá pro­du­cien­do es­te fe­nó­meno? Exis­ten di­fe­ren­tes ar­gu­men­tos. Por un la­do, el tiem­po, con un nue­vo perfl de com­pra­dor que lo va­lo­ra y que no quie­re des­pla­zar­se has­ta la pe­ri­fe­ria. Por otro, una ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de lo­ca­les que sur­gen en lo que an­ti­gua­men­te fue­ron ci­nes o tea­tros.Tam­bién existe un com­po­nen­te sen­so­rial, por­que mu­chos ne­ce­si­ta­mos el con­tac­to di­rec­to con aque­llo que va­mos a com­prar, aun­que lue­go lo aca­be­mos ha­cien­do por In­ter­net.Y, fnal­men­te, hay al­go emo­cio­nal en el ac­to de com­prar. Fren­te a lo re­pe­ti­ti­vo y ano­dino del cen­tro co­mer­cial, un am­bien­te ar­tif­cial y pre­de­ci­ble o lo so­li­ta­rio y ba­nal de la com­pra por In­ter­net, la ciu­dad se pre­sen­ta co­mo una fuen­te inago­ta­ble de es­tí­mu­los, au­tén­ti­cos y con­ti­nua­men­te re­no­va­dos, que nos ofre­ce una ex­pe­rien­cia úni­ca ca­da vez. Es­te in­fu­jo de vi­ta­li­dad hu­ma­na y eco­nó­mi­ca re­sul­ta po­si­ti­vo y ayu­da a re­ge­ne­rar zo­nas de la ciu­dad que con­si­de­rá­ba­mos per­di­das. So­lo hay que ver la Gran Vía ma­dri­le­ña o la Puer­ta del Ángel en Bar­ce­lo­na. Pe­ro... cui­da­do. Con­ver­tir el cen­tro de la ciu­dad en un gran mall pue­de dar al tras­te con to­do lo con­se­gui­do. La cla­ve pa­ra im­pe­dir­lo, una vez más, es­ta­rá en el diá­lo­go y la bús­que­da de la he­te­ro­ge­nei­dad y la fe­xi­bi­li­dad, y de so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras jun­to con una re­gu­la­ción cla­ra, ágil y sen­ci­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.