EL (RE)NA­CI­MIEN­TO DE UNA NA­CIÓN

En­vuel­ta en una es­pi­ral de vio­len­cia du­ran­te años, CO­LOM­BIA mues­tra hoy or­gu­llo­sa sus en­can­tos y se re­ve­la co­mo el gran te­so­ro por des­cu­brir don­de el pa­sa­do co­lo­nial, el Ca­ri­be, los pai­sa­jes asom­bro­sos y las gran­des ur­bes, con­vi­ven .

Harper's Bazaar (Spain) - - ESCAPADA - Por Laura Pérez

DU­RAN­TE MU­CHOS AÑOS los tu­ris­tas evi­ta­ron Co­lom­bia, en­vuel­ta en una es­pi­ral de vio­len­cia ge­ne­ra­da por con­fuen­cia de la gue­rri­lla y el nar­co­tráf­co. Hoy, con las FARC of­cial­men­te des­ar­ma­das y un pro­ce­so de paz no exen­to de dif­cul­ta­des, pe­ro exi­to­so, el país vi­ve una nue­va era, al tiem­po que dis­fru­ta de una de las eco­no­mías más bo­yan­tes del con­ti­nen­te latinoamericano. Los vi­si­tan­tes lle­gan de aquí y allá, es­pe­cial­men­te de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, y el co­lom­biano, or­gu­llo­so de su país y de­seo­so de com­par­tir la be­lle­za de una tie­rra que, has­ta ha­ce no mu­cho tiem­po asus­ta­ba al via­je­ro, son pu­ro en­tu­sias­mo y hos­pi­ta­li­dad. Ca­da uno de ellos, da lo me­jor de sí pa­ra que la ex­pe­rien­cia sea en­ri­que­ce­do­ra, di­ver­ti­da (mu­cho) y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, inol­vi­da­ble. La an­tes te­rri­ble Me­de­llín es aho­ra una ciu­dad ins­pi­ra­do­ra, ejem­plar en su re­ge­ne­ra­ción y en sus po­lí­ti­cas de reha­bi­li­ta­ción de los ba­rrios mar­gi­na­les. En Co­mu­na 13, en el pa­sa­do una fa­ve­la en­ca­ra­ma­da en las im­po­nen­tes co­li­nas que ro­dean la ciu­dad, los ha­bi­tan­tes se acer­can pa­ra con­tar có­mo se ha trans­for­ma­do su ba­rrio y el Me­tro­ca­ble, un sofs­ti­ca­do te­le­fé­ri­co que lo co­mu-

ni­ca con el cen­tro de la ciu­dad, se ha con­ver­ti­do no só­lo en una he­rra­mien­ta de in­te­gra­ción de sus ha­bi­tan­tes, sino en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co por sus pri­vi­le­gia­das vis­tas des­de las al­tu­ras. Los cha­va­les del ba­rrio mues­tran con or­gu­llo sus graf­tis que han ayu­da­do a cam­biar el as­pec­to y am­bien­te de las ca­lles. En­tre las ac­ti­vi­da­des que ofre­ce la ciu­dad no de­ja de sor­pren­der una se­rie de rutas guia­das que si­guen las hue­llas de Pa­blo Es­co­bar (la se­rie Nar­cos ha crea­do mu­chos adep­tos al per­so­na­je, lo que, a me­nu­do, no ha­ce de­ma­sia­da gra­cias a los na­ti­vos).Al­gu­nos tours in­clu­so pro­po­nen co­no­cer al her­mano del traf­can­te o a su an­ti­guo jar­di­ne­ro, que vi­ve en la re­gión an­tio­que­ña que ro­dea la ciu­dad, con un pai­sa­je que pue­de pa­re­cer una mez­cla en­tre Sui­za y la cam­pi­ña in­gle­sa. Her­nán, es­te ca­ba­lle­ro en cues­tión, es­pe­ra an­sio­so sus au­dien­cias, mues­tra or­gu­llo­so su ca­sa, los uten­si­lios pro­pios del cam­pe­sino pai­sa (co­mo se de­no­mi­na a los ha­bi­tan­tes de la zo­na) y has­ta las fotos ama­ri­llen­tas de sus vie­jos amo­res y la pistola guar­da­da en el tra­di­cio­nal bol­so de cue­ro. ¿Es­co­bar? “Era un buen hom­bre que re­ga­la­ba glo­bos a los ni­ños y fue mal­tra­ta­do por el Go­bierno”. Upsss... Las ca­ras de al­gu­nos pre­sen­tes de­mues­tran no es­tar de­ma­sia­do de acuer­do. Tam­bién la ca­pi­tal, Bo­go­tá, ro­dea­da de mon­ta­ñas que su­pe­ran los 3.000 me­tros, es hoy una vi­bran­te ur­be con mo­der ní­si­mas tien­das, ho­te­les, res­tau­ran­tes y ba­res. Ade­más, es­tá con­si­de­ra­da un re­fe­ren­te en asun­tos de ur­ba­nis­mo y mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, en gran me­di­da por su ex­ten­so ca­rril bi­ci que atra­vie­sa gran par­te de la ciu­dad. Re­sul­ta fas­ci­nan­te per­der­se por el dis­tri­to co­lo­nial de Can­de­la­ria, dis­fru­tar el Art De­có de San Fe­li­pe o el Mu­seo del Oro. Cer­ca de aquí, en la la­gu­na de Gua­ta­vi­ta, na­ció el mi­to de El Dorado, cuan­do los es­pa­ño­les es­cu­cha­ron ha­blar de unas aguas de las que los in­dí­ge­nas del pue­blo Muis­ca sa­lían ba­ña­dos en es­te me­tal (en reali­dad en­tra­ban ya cu­bier­tos de él en un pe­cu­liar ri­to ini­ciá­ti­co). Pe­ro, si de ciu­da­des ha­bla­mos, tal vez nin­gu­na pue­da su­pe­rar a Car­ta­ge­na de In­dias, una jo­ya co­lo­nial de­cla­ra­da por la Unes­co Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Du­ran­te si­glos fue el prin­ci­pal puer­to de sa­li­da de las mer­can­cías que via­ja­ban des­de el con­ti­nen­te ➤

La se­rie ‘Nar­cos’ ha crea­do tan­ta afi­ción por Pa­blo Es­co­bar que en Me­de­llín se or­ga­ni­zan rutas so­bre él, lo que no siem­pre gus­ta a los lo­ca­les.

re­cién des­cu­bier­to has­ta Es­pa­ña. Un te­so­ro de­ma­sia­do go­lo­so pa­ra in­gle­ses y pi­ra­tas de aquí y allá, que se con­vir­tie­ron en un pe­li­gro cons­tan­te que obli­gó a cons­truir una imponente mu­ra­lla hoy im­pe­ca­ble­men­te con­ser­va­da. Ri­cos pa­la­ce­tes de pie­dra con por­to­nes de ma­de­ra son hoy ex­qui­si­tos ho­te­les bou­ti­que o de­li­cio­sos res­tau­ran­tes. Por los jar­di­nes y pa­tios in­te­rio­res de las mansiones bu­lle una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te que tem­pla el ca­lor so­fo­can­te. ¡Es­ta­mos en el Ca­ri­be, ami­go!A lo lar­go de to­da la fran­ja cos­te­ña no de­ja­rás de per­ci­bir­lo. Las cer­ca­nas Is­las del Ro­sa­rio, a un pe­que­ño tra­yec­to en bar­co des­de Car­ta­ge­na, po­nen a tus pies pla­yas pa­ra­di­sía­cas, y la lo­ca­li­dad de San­ta Marta, se­gun­da ciu­dad más an­ti­gua de las que se con­ser­van en el Nue­vo Mun­do o la fes­ti­va Ba­rran­qui­lla son pu­ra sal­sa, va­lle­na­to y al­ma cos­te­ña. Aquí quien no bai­le, me­jor que se que­de en ca­sa. Por no ha­blar del par­que del Tay­ro­na, via­jan­do ha­cia el es­te, un pa­raí­so don­de la sel­va ter­mi­na en pla­yas de are­na blan­ca ba­ña­das por aguas cris­ta­li­nas. (“Cuan­do mi Pi­qué vea el Tay­ro­na no que­rrá vol­ver a Bar­ce­lo­na” ¿se lo has es­cu­cha­do can­tar a Sha­ki­ra? Pues no le fal­ta ra­zón). Cual­quier lu­gar a lo lar­go de La Gua­ji­ra, co­mo el pe­que­ño, pe­ro ca­da vez más de mo­da, pue­blo de Pa­lo­mino, des­pier­tan los de­seos de que­dar­se pa­ra no vol­ver. De he­cho, cuan­do ha­ce unos años Co­lom­bia em­pe­za­ba tí­mi­da­men­te a in­ten­tar pro­mo­cio­nar­se co­mo des­tino tu­rís­ti­co tras años de con­fic­to ar­ma­do, creó el es­lo­gan “El ries­go es que te quie­ras que­dar”. Bien lo sa­bían ellos. Lo más fas­ci­nan­te de Co­lom­bia re­sul­ta, sin du­da, su di­ver­si­dad de pai­sa­jes, de acen­tos, de gen­tes, que res­pon­de a una ca­pri­cho­sa geo­gra­fía. Aquí es don­de los An­des se di­vi­den en tres cor­di­lle­ras, con tal di­ver­si­dad de al­tu­ras que cual­quier ti­po de fru­ta pue­de cre­cer aquí. Di­cen que exis­ten, de he­cho, 370 va­rie­da­des. Aquí es po­si­ble pro­bar al­go pa­re­ci­do a un to­ma­te con sa­bor a man­go, un es­pe­cie de hi­go que sa­be a pera, man­da­ri­nas que sa­ben a li­ma, gua­na­ba­nas, lu­los, uchu­vas, cu­ru­bas, fru­tas de la pa­sión...Y plá­tano, mu­cho plá­tano, que es uno de los pi­la­res de su gas­tro­no­mía, ya sea fri­to, en sus om­ni­pre­sen­tes pa­ta­co­nes, en pu­ré o en di­fe­ren­tes guar­ni­cio­nes. En el eje ca­fe­te­ro, don­de los hom­bres to­da­vía acu­den al bar a lo­mos de su ca­ba­llo, cu­bier­tos por un pon­cho y un som­bre­ro de ala an­cha, te pue­des per­der en bos­ques en­vuel­tos en nie­bla o en el

ma­jes­tuo­so va­lle de Co­co­ra, don­de cre­cen las pal­me­ras de ce­ra, que al­can­zan has­ta los 60 me­tros de al­tu­ra. No te mar­ches sin to­mar un ca­fé (un tin­to, lo lla­man ellos), en al­guno de sus pue­ble­ci­tos mul­ti­co­lor, ya sea Ar­me­nia o Sa­len­to. Eso sí, no es­pe­res na­da pa­re­ci­do a un ex­pre­so.Aquí se to­ma in­fu­sio­na­do con abun­dan­te agua, por lo que ne­ce­si­ta­rás más de uno pa­ra des­per­tar­te. Ca­si una cuar­ta par­te de Co­lom­bia es­tá cu­bier­ta por el Ama­zo­nas, pe­ro en su te­rri­to­rio se en­cuen­tran tam­bién de­sier­tos co­mo el de Ta­ta­coa, de ro­jas are­nas y enomes cactus can­de­la­bro, o las in­men­sas pra­de­ras de los Lla­nos. Es es­ta mul­ti­tud de pai­sa­jes la que ex­pli­ca por qué el país tie­ne más es­pe­cies de pá­ja­ros que cual­quier otro del mun­do, por de­lan­te de Pe­rú y Brasil. Tam­bién es el país de las ma­ri­po­sas, co­mo esas co­lor ama­ri­llo que re­vo­lo­tea­ban en el ai­re de Ga­briel Gar­cía Már­quez en Cien años de so­le­dad. Cual­quie­ra que ha­ya leí­do al No­bel, ya sea en La Ho­ja­ras­ca, El oto­ño del pa­triar­ca o El co­ro­nel no tie­ne quien le es­cri­ba, se ha­brá he­cho una idea de la co­ci­na del país, de sus ajia­cos y san­co­chos (den­sas so­pas a ba­se de pa­ta­tas y ga­lli­na que pa­re­ce im­po­si­ble que se pue­dan to­mar ba­jo el sol de Ara­ca­ta­ca, en pleno Ca­ri­be, don­de él na­ció), sus are­pas que acom­pa­ñan ca­da pla­to, o sus gui­sos de car­nes y pes­ca­dos. Di­cen al­gu­nos ex­per­tos que la gas­tro­no­mía co­lom­bia­na pro­me­te ser el pró­xi­mo fe­nó­meno en­tre la al­ta co­ci­na. Al tiem­po. Al­gu­nos chefs, que po­nen en va­lor la tra­di­ción lo­cal tras ha­ber­se for­ma­do fue­ra, co­mo Jor­ge Rausch, Harry Sas­son o Leo­nor Espinosa, ya re­sue­nan in­ter­na­cio­nal­men­te. De lo que no pa­re­ce ha­ber du­da es de que Co­lom­bia, tras años pa­ra­li­za­da por la vio­len­cia, re­lu­ce mos­tran­do su des­lum­bran­te be­lle­za. Co­rre, ve aho­ra, an­tes de que lle­guen to­dos. No te arre­pen­ti­rás.

En los co­lo­ri­dos pue­blos del eje ca­fe­te­ro, los ran­che­ros to­da­vía se mue­ven a ca­ba­llo, cu­bier­tos por un pon­cho y un som­bre­ro de ala an­cha .

A la iz­da., ca­lle de Car­ta­ge­na de In­dias y ho­tel San Agus­tín (aba­jo), en es­ta ciu­dad. A la dcha., la is­la de San An­drés y cú­pu­la de la Ca­te­dral de Car­ta­ge­na. Aba­jo, a la iz­da., des­fi­le de la ca­da vez más re­le­van­te pa­sa­re­la Co­lom­bia Mo­da y se­lec­ción de fru­tas lo­ca­les.

El de­sier­to de Ta­ta­coa (arri­ba) es uno de los pai­sa­jes más im­po­nen­tes del país. A la iz­da., bol­sos tra­di­cio­na­les te­ji­dos a mano en la re­gión de La Gua­ji­ra, cé­le­bre por su va­rie­dad de aves.

El pe­que­ño pue­blo de Pa­lo­mino, en La Gua­ji­ra, se ha con­ver­ti­do en tiem­po récord en el lu­gar de mo­da pa­ra una es­ca­pa­da a la pla­ya con un es­pí­ri­tu hippy que se fun­de con la esen­cia más au­tóc­to­na. El Ma­kao Hos­tel, en ple­na pla­ya, es prue­ba de ello.

Arri­ba, Pla­za de los Co­ches, el pri­mer lu­gar que en­cuen­tra el vi­si­tan­te que lle­ga a Car­ta­ge­na de In­dias, con el co­no­ci­do co­mo Por­tal de los Dul­ces, don­de se ven­den mul­ti­tud de pos­tres ar­te­sa­na­les lo­ca­les. A la dcha., pal­me­ras de ce­ra en el va­lle de Co­co­ra.

El ho­tel El Can­dil de los San­tos, en una ma­jes­tuo­sa ca­sa co­lo­nial en la ciu­dad amu­ra­lla­da de Car­ta­ge­na de In­dias, irra­dia hos­pi­ta­li­dad ca­ri­be­ña y ofre­ce ac­ti­vi­da­des co­mo avis­ta­mien­tos de aves al atar­de­cer, bu­ceo o de­li­cio­sas ce­nas crio­llas a la an­ti­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.