La LIS­TA 24 HO­RAS

Estrella de la nue­va se­rie de Ama­zon Pri­me, ‘The Last Ty­coon’, la ac­triz e ima­gen de Lancôme, LILY CO­LLINS, res­pi­ra el ‘gla­mour’ del Holly­wood dorado.

Harper's Bazaar (Spain) - - LA LISTA -

8.00 H. Sue­lo des­per­tar­me ca­da día so­bre es­ta ho­ra, pe­ro, co­mo úl­ti­ma­men­te es­toy ro­dan­do una se­rie de te­le­vi­sión, a ve­ces me ten­go que le­van­tar a las 5 o 5.30, lo que me ha obli­ga­do a con­ver­tir­me en una per­so­na ma­dru­ga­do­ra. Me gus­ta po­ner­me una can­ción ani­ma­da co­mo alar­ma; eso sí, ne­ce­si­to cam­biar­la con fre­cuen­cia pa­ra no aca­bar odián­do­la. Aho­ra mis­mo, es­cu­cho a Dra­ke,The Chains­mo­kers y Banks (¡fui con ella al ins­ti­tu­to!), mien­tras re­vi­so las re­des so­cia­les pa­ra ver lo que ha­cen mis ami­gos, que an­dan re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Ins­ta­gram es mi fa­vo­ri­ta por­que me per­mi­te in­ter­ac­tuar con chi­cas jó­ve­nes, al­go que me ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir mi pri­mer li­bro, Unflte­red: No Sha­me, No Re­grets, Just Me [ala­ba­da co­lec­ción de en­sa­yos, pu­bli­ca­da el pa­sa­do mar­zo por la editorial Har­pe­rCo­llins].Y des­pués, leo mis co­rreos elec­tró­ni­cos.To­dos. No pue­do de­jar ni uno sin abrir. Ese nu­me­ri­to en la es­qui­na su­pe­rior del icono en el mó­vil me mo­les­ta te­rri­ble­men­te. 8.10 H. Co­mo si­go me­dio ador­mi­la­da, me re­fres­co la ca­ra con agua fría. Gra­cias a tra­ba­jar con Lancôme, he apren­di­do mu­cho pa­ra mis ru­ti­nas ma­tu­ti­nas. Me en­can­ta su lí­nea de pro­duc­tos Éner­gie deVie: lim­pia­dor, se­rum y cre­ma hi­dra­tan­te. Si al lle­gar al ro­da­je voy a ir di­rec­ta­men­te a ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría, no pa­so mu­cho tiem­po pre­pa­rán­do­me en ca­sa; de he­cho, in­clu­so cuan­do no tra­ba­jo soy bas­tan­te sen­ci­lla. Sim­ple­men­te, in­ten­to real­zar lo que ten­go. Siem­pre he pen­sa­do que cuan­to me­nos me pon­ga en la ca­ra, más fá­cil se­rá no equi­vo­car­me. Uso una ba­se li­ge­ra con un po­co de co­lor (nun­ca bron­cea­dor) y bál­sa­mo de la­bios, tal vez con un to­que­ci­to de la­bial en tono nu­de o co­rrec­tor Lancôme.Y de­jo que mi pe­lo ha­ga lo que quie­ra, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que pa­ra la ser ie me pei­nan o me po­nen pe­lu­ca. Con los años he apren­di­do un mon­tón de tru­cos de be­lle­za, pe­ro los re­ser­vo pa­ra cuan­do sal­go de no­che o ten­go una au­di­ción. 8.30 H. En la co­ci­na bebo un va­so de agua con li­món pa­ra ac­ti­var el or­ga­nis­mo y pre­pa­ro ave­na en una olla pa­ra to­mar­la con un po­co de fru­ta. Me lle­na y me apor­ta ener­gía. Mien­tras se ha­ce la ave­na, me voy vis­tien­do. Si es tem­prano y ten­go que tra­ba­jar, me pon­go cual­quier co­sa –unos va­que­ros o un pan­ta­lón de chán­dal–, an­tes de con­du­cir mi Ran­ge Rover has­ta el ro­da­je. Pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, en cam­bio, ti­ro de ro­pa de de­por­te que no me im­por­te em­pa­par de su­dor.Va­mos, que no me arre­glo pa­ra ir al gim­na­sio. 9.00 H. In­ten­to es­tar con­ti­nua­men­te ac­ti­va. Des­de ha­ce un par de años, acu­do a Body by Si­mo­ne [po­pu­lar club de ft­ness en Los Án­ge­les y Nue­va York]. Ha­go iso­mé­tri­cos y “car­dio” con un mo­ni­tor, lo i m-

ta­zas de té dia­rias co­rreos sin leer

por­tan­te es es­ti­rar y to­ni­fi­car pa­ra sen­tir­te bien. Mu­chas de mis ami­gas tam­bién son asi­duas, así que pa­sa­mos una ma­ña­na di­ver­ti­da. De ca­mino, sue­lo com­prar un té en el Cof­fee Bean más cer­cano.¡Es muy pro­ba­ble que la pr ime­ra per­so­na con la que ha­blo ca­da día sea el camarero! 10.00 H. Des­pués del ejer­ci­cio, me pon­go unos va­que­ros am­plios ti­po boyfr iend, con un sué­ter cor­to o una cha­que­ta va­que­ra over­si­ze, con unos pan­ta­lo­nes de cin­tu­ra al­ta. Úl­ti­ma­men­te, vis­to mu­cho de fir­mas co­mo Par­ker Smith, Ström, Pai­ge y Le­vi’s Vin­ta­ge. Ha­ce unos años, me com­pré unas bai­la­ri­nas de Ch­loé, que son sú­per có­mo­das. Han per­di­do has­ta el co­lor, pe­ro eso tam­bién me gus­ta. No, no lle­vo ta­co­nes si no es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio. 13.00 H. Co­mo la se­rie The Las­tTy­coon es­tá am­bien­ta­da en el gla­mou­ro­so Holly­wood de los años trein­ta, ten­go que lu­cir ves­ti­dos ajus­ta­dos, así que pa­ra no es­tar in­có­mo­da no me ati­bo­rro en el al­muer­zo. De to­dos mo­dos, por re­gla ge­ne­ral me gus­ta co­mer muy sa­lu­da­ble, siem­pre al­gu­na pro­teí­na, co­mo sal­món o po­llo, y en­sa­la­das (o qui­zá al­go de qui­noa). No lo to­mo to­do jun­to, sino que pro­cu­ro que la co­mi­da me du­re.Y voy pi­can­do ver­du­ras y zu­mos pa­ra man­te­ner la ener­gía. Bebo po­ca agua, pe­ro in­ten­to obli­gar­me. Ha­ce un par de años que de­jé el ca­fé. Era ca­si una adic­ta, lle­gó a ser una ob­se­sión. Aho­ra me li­mi­to a dos ta­zas de té –con teí­na–, y no quie­ro pa­sar­me por­que pue­de ser tan per­ju­di­cial co­mo el ca­fé. Lo ma­lo, es que me en­frío con mu­cha fa­ci­li­dad, so­bre to­do en el set, por lo que las in­fu­sio­nes son una ne­ce­si­dad. 15.00 H. Des­pués del ro­da­je, sue­lo acu­dir a reunio­nes o leer guio­nes, aun­que si es­toy en Los Án­ge­les y dis­pon­go de la tar­de pa­ra mí, in­ten­to ver a mis co­le­gas. Ha­ce po­co fui con unos ami­gos de la in­fan­cia al mue­lle de San­ta Mó­ni­ca y me pa­sé la tar­de subida en la no­ria. ¡Fue co­mo si es­tu­vie­se ha­cien­do pe­llas! O co­mo el otro día, que lo tu­ve li­bre y es­tu­ve en el ci­ne vien­do La Be­lla y la Bes­tia con unas ami­gas del co­le­gio. No pa­ra­mos de co­rear las can­cio­nes. De pe­que­ña era una fa­ná­ti­ca de Dis­ney, ten­go fotos con mis pa­dres en el es­treno de la pe­lí­cu­la ani­ma­da ori­gi­nal en Lon­dres.Ver el re­ma­ke con actores sien­do ya adul­ta, me pa­re­ció el me­jor plan pa­ra un día li­bre. No me ha­ce fal­ta mu­cho pa­ra ser fe­liz. 18.30 H. Ca­si nun­ca co­cino pa­ra mí (aun­que me gus­ta ha­cer tar­tas). Pre­fie­ro ir a ce­nar por ahí. Pro­cu­ro sa­lir­me de mis cos­tum­bres y que­dar con mi ma­dre o mis co­le­gas foodies pa­ra pro­bar res­tau­ran­tes nue­vos. Soy co­mo una an­cia­na. Me gus­ta ce­nar pron­to. 20.30 H. Si no ten­go que pre­pa­rar el ro­da­je del día si­guien­te, pro­lon­go la ve­la­da.An­tes era una chi­ca de vod­ka, pe­ro en un res­tau­ran­te me­xi­cano pro­bé una mar­ga­ri­ta pi­can­te y me en­gan­ché.Aho­ra soy una per­so­na de te­qui­la. 22.00 H. En cuan­to vuel­vo a ca­sa, me des­ma­qui­llo, me doy una du­cha y me pon­go có­mo­da.Ver reality shows es mi gran pla­cer. Me chi­fla el ca­nal Bravo. Si no pon­go la te­le­vi­sión y me ape­te­ce ha­cer al­go con cla­se, leo a Ja­ne Aus­ten. En el fon­do, soy muy bri­tá­ni­ca. 0.00 H. Me gus­ta dor­mir ocho ho­ras, aun­que no siem­pre lo con­si­go. Sue­lo ir­me a la ca­ma so­bre la me­dia­no­che, pe­ro re­sul­ta que mi bio­rrit­mo es noc­turno.A me­nu­do, me cues­ta dor­mir por­que pien­so que po­dría es­tar ha­cien­do al­go, pe­ro con suer­te, un buen pro­gra­ma ba­su­ra me de­ja­rá com­ple­ta­men­te ador­mi­la­da.

ho­ras de sue­ño “V er ‘reality shows’ en la te­le es mi pla­cer cul­pa­ble. Me chi­fla el ca­nal Bravo: sa­be lo que ne­ce­si­to al fi­nal de una lar­ga jor­na­da de tra­ba­jo”

La jo­ven an­glo­ame­ri­ca­na (na­ci­da en Gran Bre­ta­ña, en 1989), es hi­ja del mú­si­co in­glés Phil Co­llins y la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Jill Ta­vel­man. En la ima­gen, con ves­ti­do de Reem Acra.

Ex­per­ta en al­fom­bras ro­jas, ves­ti­da (de arri­ba aba­jo) de Cha­nel, Al­ber­ta Fe­rret­ti y Reem Acra, en el es­treno de The Last Ty­coon, el pa­sa­do ju­lio en Los Án­ge­les.

Con un look muy años trein­ta, co­mo los que lu­ce en su nue­va se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.