EL PO­DER Y LA GLO­RIA

Harper's Bazaar (Spain) - - BAZAAR - Por Laura Pérez

Fue­ron va­lien­tes, re­bel­des y pro­fun­da­men­te in­com­pren­di­das. Las ar­tis­tas que abra­za­ron el su­rrea­lis­mo vie­ron có­mo sus pro­pios com­pa­ñe­ros las re­le­ga­ban al si­len­cio. Una ex­po­si­ción re­cu­pe­ra su me­mo­ria y co­lo­ca su obra en el lu­gar don­de siem­pre de­bió es­tar.

“NO ES FÁ­CIL SER un jo­ven ar­tis­ta. Más di­fí­cil to­da­vía lo es, siem­pre to­da­vía, pa­ra una ar­tis­ta mu­jer”. Así la­men­ta­ba la fo­tó­gra­fa –y mu­chas co­sas más– Me­ret Op­pen­heim (1913-1985) la lu­cha que tu­vo que man­te­ner a lo lar­go de su vi­da pa­ra lle­gar a ser to­ma­da en se­rio, no só­lo por el pú­bli­co, sino por sus pro­pios com­pa­ñe­ros.Y eso que los su­po ele­gir muy bien, al me­nos a prio­ri. En los años vein­te del pa­sa­do si­glo, se acer­có a ese gru­po de hom­bres tre­men­da­men­te crea­ti­vos, in­te­li­gen­tes y con­tes­ta­ta­rios que for­ma­ron el mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta. Ellos eran lo opues­to a per­so­nas con­ven­cio­na­les que acep­ta­ban las ri­gi­de­ces de la épo­ca.Al con­tra­rio, en­tre sus in­quie­tu­des es­ta­ba cues­tio­nar ca­si to­do, ex­plo­rar lo que sub­ya­cía ba­jo lo evi­den­te, rom­per mol­des y pro­cla­mar la li­ber­tad co­mo lo más va­lio­so del ser hu­mano. Aún así, ya al fnal de su vi­da, no le que­dó más re­me­dio que pre­gun­tar­se: “có­mo se ex­pli­ca que to­da­vía si­ga ha­bien­do hom­bres, in­clu­so jó­ve­nes, que nie­gan con ro­tun­di­dad a las mu­je­res el es­pí­ri­tu crea­dor?”. Lo de­cía en el dis­cur­so que pro­nun­ció en 1974, en Ba­si­lea, al re­ci­bir un pres­ti­gio­so pre­mio en es­ta ciu­dad sui­za. “La li­ber­tad no se le da a na­die, se tie­ne que to­mar”, sen­ten­ció. Bien lo sa­bía ella, y otras mu­chas que tu­vie­ron que to­mar­la por asal­to, con te­rri­bles con­se­cuen­cias en al­gu­nos ca­sos. Fue­ron luchadoras, re­bel­des y tre­men­da­men­te in­com­pren­di­das, no só­lo por una so­cie­dad rí­gi­da­men­te pa­triar­cal, sino por ese gru­po de hom­bres que pri­me­ro les per­mi­tió acer­car­se a su círcu­lo y des­pués, les en­se­ñó que se­rían bien­ve­ni­das si per­ma­ne­cían ca­lla­das. La le­yen­da de la épo­ca cuen­ta que úni­ca­men­te Si­mo­ne Bre­ton, pri­me­ra es­po­sa del con­si­de­ra­do crea­dor del mo­vi­mien­to su­rrea­lis­ta,An­dré Bre­ton, osa­ba to­mar la pa­la­bra en sus reunio­nes. El pri­mer ma­ni­fes­to su­rrea­lis­ta, pu­bli­ca­do por és­te en 1924, mos­tra­ba una nue­va vanguardia re­no­va­do­ra y pro­vo­ca­do­ra, que po­nía en va­lor a una mu­jer in­con­for­mis­ta, que re­cla­ma­ba su individualidad, el dis­fru­te de su cuer­po y el ac­ce­so a de­re­chos so­cia­les co­mo el vo­to o el tra­ba­jo. Sin em­bar­go, aca­ba­ron re­ve­lán­do­se tan ma­chis­tas (o ca­si), co­mo el res­to de esa so­cie­dad reac­cio­na­ria que tra­ta­ban de com­ba­tir. El Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga de­di­ca aho­ra una ex­po­si­ción a es­te gru­po de ar­tis­tas. (Es loa­ble el tra­ba­jo de es­ta ins­ti­tu­ción por sal­dar cuen­tas con la his­to­ria que sis­te­má­ti­ca­men­te ha con­de­na­do al ol­vi­do a las mu­je­res ar­tis­tas). La mues­tra no po­día lle­var me­jor tí­tu­lo: So­mos ple­na­men­te li­bres. Las mu­je­res ar­tis­tas y el su­rrea­lis­mo y es­tá co­mi­sa­ria­da por el ca­te­drá­ti­co en Estética y Teo­ría del las Ar­tes, José Ji­mé­nez. Con él, ha­bla­mos pa­ra apor­tar al­gu­nas claves. “El su­rrea­lis­mo em­pie­za con un gru­po de es­cri­to­res, al que des­pués van lle­gan­do otros ar­tis­tas plásticos, don­de son to­do va­ro­nes. Pe­ro lo que ha­ce del su­rrea­lis­mo al­go más que un mo­vi­mien­to li­te­ra­rio y ar­tís­ti­co es la reivin­di­ca­ción de la li­ber­tad de to­dos los se­res hu­ma­nos con­tra to­do ti­po de cen­su­ras, ya sean de ca­rác­ter mo­ral o ra­cio­nal. En ese am­bien­te, se mue­ve un gru­po de mu­je­res, que par­ti­ci­pa más o me­nos mar­gi­nal­men­te. Son ami­gas, com­pa­ñe­ras, es­po­sas... Es un en­torno más abier­to que en otras van­guar­dias y es el pri­mer mo­men­to en el ar­te en el que coin­ci­den un nú­me­ro tan im­por­tan­te de au­to­ras que se re­ve­lan co­mo crea­do­ras de gran ca­li­dad. No es al­go que se les con­ce­da gra­tui­ta­men­te, se lo ga­nan a pul­so. Es im­por­tan­te acla­rar que no es­ta­ban es­tric­ta­men­te den­tro del mo­vi­mien­to, pe­ro sí se mo­vían en su en­torno”, ex­pli­ca. Eran años de su­fra­gis­mo, de las pri­me­ras fe­mi­nis­tas, del triun­fo de la re­vo­lu­ción ru­sa...“El su­rrea­lis­mo es una de­man­da ple­na de li­ber­tad. Las res­tric­cio­nes so­cia­les que re­le­gan a la mu­jer a ser ma­dre y es­po­sa no po­dían ser­vir­les a mu­je­res con una gran ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual.To­das ellas tie­nen en co­mún una fuer­za crea­ti­va muy in­ten­sa y una ac­ti­tud de no acep­ta­ción de to­do aque­llo que sig­nif­que su­mi­sión”, aña­de el ca­te­drá­ti­co. Po­co a ³

G ua­pas sí, in­te­li­gen­tes no. Ob­je­tos de de­seo sí, su­je­tos pen­san­tes no, pa­re­cía ser la con­sig­na mas­cu­li­na T enaces, va­lien­tes y trans­gre­so­ras, su­frie­ron, a me­nu­do, las con­se­cuen­cias de su osa­día

Fri­da Kah­lo, Do­ra Maar, Re­me­dios Va­ro, Ma­ru­ja Ma­llo, Lee Mi­ller... Su obra no se re­co­no­ció has­ta los años se­sen­ta, pe­ro to­das han si­do fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra tan­tas mu­je­res ar­tis­tas que han ve­ni­do des­pués.

po­co, se fue­ron con­vir­tien­do en aman­tes, mu­sas, ico­nos de esa be­lle­za clá­si­ca que re­pre­sen­ta la ado­les­cen­te per­pe­tua o el eterno fe­me­nino. Sin em­bar­go, ja­más se les per­mi­tió lle­gar a más.“Gua­pas sí, in­te­li­gen­tes no. Ob­je­tos de de­seo sí, su­je­tos pen­san­tes, no”. Mu­chas que­da­ron eclip­sa­das por sus pro­pias pa­re­jas y se vie­ron, a me­nu­do, mal­tra­ta­das y atra­pa­das en re­la­cio­nes pro­fun­da­men­te des­truc­ti­vas. Es tris­te­men­te cé­le­bre el ca­so de la pin­to­ra y es­cri­to­ra in­gle­sa, Leo­no­ra Ca­rring­ton, que via­jó a Es­pa­ña pa­ra tra­tar de con­se­guir un sal­vo­con­duc­to que sal­va­ra a su com­pa­ñe­ro, Max Ernst, apre­sa­do por los na­zis. Aca­bó en­ce­rra­da en un psi­quiá­tri­co, don­de se le apli­ca­ron te­rri­bles tra­ta­mien­tos que le de­ja­ron se­cue­las de por vi­da. Lo su­peró gra­cias a su in­te­li­gen­cia y al po­der te­ra­péu­ti­co de su ar­te. Años más tar­de, ya en la dé­ca­da de los se­ten­ta, de­cla­ra­ría en una en­tre­vis­ta:“He­mos si­do dis­cri­mi­na­das, co­mo los ju­díos, co­mo los ne­gros, co­mo los cer­dos, y me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so que aho­ra eso se em­pie­ce a cues­tio­nar. ¿Por qué éra­mos con­si­de­ra­das se­res in­fe­rio­res?”.Tam­bién aca­bó sus días en una clí­ni­ca Léo­na Del­court, co­mo se lla­ma­ba real­men­te la ins­pi­ra­do­ra del tex­to Nad­ja (1928) un pi­lar fun­da­men­tal pa­ra la vanguardia es­cri­to por An­dré Bre­ton, que la so­me­tió

a un pa­ra­li­za­dor aban­dono y des­pre­cio. Sin ol­vi­dar a la fo­tó­gra­fa Lee Mi­ller, quien ju­gó un pa­pel mu­cho más im­por­tan­te en la obra de Man Ray de lo que él nun­ca es­tu­vo dis­pues­to a ad­mi­tir. Mu­chas de las ins­tan­tá­neas mí­ti­cas atri­bui­das a él fue­ron, en reali­dad, obra su­ya, se­gún se ha des­ve­la­do des­pués. Mien­tras, la ci­neas­ta Ger­mai­ne Du­lac tu­vo que ver có­mo Luis Bu­ñuel pa­sa­ba a la his­to­ria co­mo el au­tor de la pri­me­ra pe­lí­cu­la su­rrea­lis­ta, Un pe­rro an­da­luz (1929), cuan­do, en reali­dad, ha­bía si­do ella un año an­tes. Ese flme, La con­cha y el re­ve­ren­do (1928), que se pue­de ver en la ex­po­si­ción, fue boi­co­tea­da por el pro­pio An­dré Bre­ton, quien or­ga­ni­zó un es­cán­da­lo la no­che del es­treno in­sul­tán­do­la a gri­tos por una mul­ti­tud que la lla­ma­ba “va­ca”. Al año si­guien­te, flma­ría otra pe­lí­cu­la de tí­tu­lo re­ve­la­dor: Las que se ha­cen a sí mis­mas (1929).“Ese ti­po de co­sas no te las pue­des creer vi­nien­do de gen­te con una cul­tu­ra real­men­te no­to­ria. Era el am­bien­te que se vi­vía en 1924 y has­ta des­pués de la se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Da idea de una mu­jer co­mo ob­je­to a do­mi­nar. Es­ta­te ca­lla­da, es­ta­te quie­ta”, afrma el co­mi­sa­rio. “Eran trans­gre­so­ras y en ca­si to­das hay mo­men­tos de ines­ta­bi­li­dad y gran du­re­za, que tie­nen que es­for­zar­se en su­pe­rar y sa­lir ade­lan­te”, aña­de. Sin em­bar­go, el ejem­plo de es­tas mu­je­res ha ins­pi­ra­do a ar­tis­tas que han ve­ni­do des­pués. Fue Peggy Gug­gen­heim la pri­me­ra que or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción pa­ra reivin­di­car su tra­ba­jo en su ga­le­ría de Nue­vaYork, en 1943. La lla­mó Ex­po­si­ción de 31 mu­je­res y la hi­zo a ins­tan­cias de su ami­go Mar­cel Du­champ, de quien el mi­só­gino Bre­ton di­jo que era el hom­bre más in­te­li­gen­te que ha­bía co­no­ci­do. En la que or­ga­ni­za el Mu­seo Pi­cas­so de Má­la­ga, es­tán pre­sen­tes 18 de ellas: las es­pa­ño­las Re­me­dios Va­ro y Ma­ru­ja Ma­llo, Fri­da Kah­lo, Do­ra Maar, Leo­nor Fi­ni, Uni­ca Zürn... “Po­drían ser mu­chas más”, afrma su res­pon­sa­ble. “Que­ría de­jar de ma­ni­fes­to có­mo la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca de es­tas mu­je­res es su­ma­men­te im­por­tan­te pa­ra to­do lo que vie­ne des­pués.A par­tir de los años se­ten­ta, em­pie­zan a re­cu­pe­rar­se sus obras y a apre­ciar su im­pac­to en nues­tro tiem­po. La pre­sen­cia de mu­je­res ar­tis­tas. en es­tos mo­men­tos es mu­cho más in­ten­sa, aun­que to­da­vía no es­tá en el plano de ple­na igual­dad que se­ría ló­gi­co.Aún así, lo que pa­só en ese am­bien­te y lo que es­tas mu­je­res des­en­ca­de­na­ron es un fe­nó­meno fun­da­men­tal en la his­to­ria del si­glo vein­te y vein­tiuno.

Lee Mi­ller y Tan­ja Ramm, desa­yu­nan­do en el es­tu­dio pa­ri­sino de la pri­me­ra, en 1931.

La pin­to­ra y di­se­ña­do­ra de es­ce­na­rios ar­gen­ti­na Leo­nor Fi­ni, en 1936.

Tan­ja Ramm den­tro de una cam­pa­na de cris­tal, de Lee Mi­ller (1930).

Ker­més, de Ma­ru­ja Ma­llo (1928).

Au­to­rre­tra­to de Ma­ru­ja Ma­llo, Plás­ti­ca es­ce­no­grá­fi­ca, to­ma­do en Cer­ce­di­lla (Ma­drid) en 1930.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.