Tory Burch en 24 ho­ras

Harper's Bazaar (Spain) - - ALA MODA -

5.45 H. Me le­van­to tem­prano para apro­ve­char el día. Lo pri­me­ro que ha­go es re­vi­sar las noticias, por­que creo que es esen­cial man­te­ner­se al tan­to de lo que es­tá pa­san­do en el mun­do. 6.30 H. To­das las ma­ña­nas, des­pués de leer The New York Ti­mes y el Wall Street Jour­nal, ha­go ejer­ci­cio, por lo me­nos me­dia ho­ra; es­to me ayu­da a man­te­ner­me con ener­gía du­ran­te to­do el día. Ha­ce po­co mis her­ma­nos me re­ga­la­ron una bi­ci­cle­ta Pe­lo­ton es­tá­ti­ca con pan­ta­lla in­clui­da para dar cla­ses jun­to con otras per­so­nas que es­tán ha­cien­do ejer­ci­cio en sus ca­sas. Al ter­mi­nar mi ru­ti­na, ya que mi ma­dre me en­se­ñó des­de muy pe­que­ña que cui­dar mi piel es muy im­por­tan­te, me apli­co pro­tec­tor so­lar y una cre­ma hidratante. La ver­dad es que no dis­pon­go de mu­cho tiem­po para ves­tir­me, así que tra­to de ele­gir pren­das bá­si­cas para crear el look per­fec­to lo más rá­pi­do po­si­ble: pan­ta­lo­nes, fal­das con es­tam­pa­dos y blu­sas de se­da. Una vez lis­ta, des­pier­to a mi hi­jo y le ayu­do a pre­pa­rar­se para ir al co­le­gio. Desa­yuno muy li­ge­ro, fru­ta con yo­gur y un lat­te. 8.00 H. Me es­fuer­zo por sa­lir de mi ca­sa lo más pron­to po­si­ble, es­to de­pen­de de la agenda de ca­da día. Siem­pre es­toy pen­dien­te de mi co­rreo a tra­vés de mi te­lé­fono, ya que mu­chas ve­ces es­toy fue­ra de la of­ci­na en jun­tas o even­tos. Nun­ca ten­go un día igual a otro y eso es lo di­ver­ti­do de mi tra­ba­jo. Al ser CEO y di­se­ña­do­ra de mi mar­ca, des­de el mo­men­to en el que lle­go a la of­ci­na, has­ta que me voy, mi ru­ti­na es­tá re­ple­ta de ac­ti­vi­da­des. Es­to in­clu­ye la crea­ción y re­vi­sión de nue­vos di­se­ños, pre­su­pues­tos, se­sio­nes es­tra­té­gi­cas, reunio­nes con nues­tro equi­po de la fun­da­ción, en­tre otras co­sas. Aho­ra es­ta­mos muy emo­cio­na­dos por el cre­ci­mien­to de nues­tro ne­go­cio digital y por el pro­gre­so de Tory Sport, una lí­nea que re­sul­ta un gran com­ple­men­to para nues­tras co­lec­cio­nes de ca­da tem­po­ra­da. Es­pe­ro po­der lan­zar­la in­ter­na­cio­nal­men­te muy pron­to; sin de­jar a un la­do la fun­da­ción, que es un com­po­nen­te esen­cial de nues­tra ecua­ción. 13.00 H. Hay mu­chos res­tau­ran­tes de­li­cio­sos cer­ca de la of­ci­na, pe­ro nor­mal­men­te a la ho­ra del al­muer­zo me compro una en­sa­la­da grie­ga. No lle­vo ma­le­tín, úl­ti­ma­men­te ven­go a la of­ci­na con mi car­te­ra Saw­yer y un bol­so gran­de, que siem­pre es­tá lleno de in­for­mes fnan­cie­ros, mues­tras de fá­bri­cas y re­cor­tes de re­vis­tas. Tra­ba­jo de la mano de mi equi­po en ca­da pa­so del pro­ce­so de di­se­ño; to­do co­mien­za con una idea que nos ins­pi­ra. En reali­dad, es­ta chis­pa de crea­ti­vi­dad pue­de ser cual­quier co­sa: un via­je, arte, películas, pie­zas del pa­sa­do o fotografías de mis pa­dres en los años 60 y 70. Des­pués de eso ju­ga­mos con mues­tras de te­las, fotografías y co­lo­res en ta­ble­ros, es un tra­ba­jo de mu­cha in­ter­ac­ción. Ca­si siem­pre em­pe--

za­mos con un con­cep­to y ter­mi­na­mos con otro com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al que te­nía­mos en men­te. El con­cep­to se da por con­clui­do y en­ton­ces di­se­ña­mos y edi­ta­mos nues­tras ca­te­go­rías en con­jun­to du­ran­te mu­chos me­ses. El pro­ce­so de desa­rro­llar una co­lec­ción du­ra al­re­de­dor de un año y ca­si cuan­do es­ta­mos ter­mi­nán­do­lo co­men­za­mos a crear los looks. Tra­ba­ja­mos en ca­da co­lec­ción dia­ria­men­te, has­ta que es­té lis­ta. 16.00 H. Co­mo di­se­ña­do­ra y dueña, ten­go va­rias ac­ti­vi­da­des en un mis­mo día: pue­do crear un con­cep­to du­ran­te una reunión de pre­su­pues­tos, en una lla­ma­da de te­lé­fono con al­guno de mis hi­jos o en un even­to de la fun­da­ción. Siem­pre es dis­tin­to, en reali­dad no hay na­da que no me gus­te de mi tra­ba­jo. Lo que pa­sa es que no hay suf­cien­tes ho­ras en el día para ha­cer to­do lo que me gus­ta­ría. Pen­san­do en el fu­tu­ro de mi mar­ca, siem­pre nos es­ta­mos mo­ti­van­do para in­no­var y evo­lu­cio­nar, man­te­nien­do nues­tra autenticidad. Siem­pre me ha in­tere­sa­do la tec­no­lo­gía, por ello lan­za­mos nues­tra tien­da on-li­ne. In­ten­to es­tar con­cen­tra­da en el pre­sen­te, pe­ro tam­bién me con­si­de­ro una per­so­na cu­rio­sa, por eso es­toy apren­dien­do cons­tan­te­men­te co­sas nue­vas. Mi le­ma es ‘Me­nos es más’ y me preo­cu­po por con­ser­var la autenticidad y la in­te­gri­dad de las co­sas. 19.00 H. A ve­ces ten­go even­tos de tra­ba­jo, pe­ro nor­mal­men­te tra­to de lle­gar pron­to a mi ca­sa para ce­nar con mi hi­jo pe­que­ño, ha­blar de lo que ha­ce en el co­le­gio y ayu­dar­le con los de­be­res. Pro­ba­ble­men­te es la par­te que más dis­fru­to de mi día, por­que mis ge­me­los ya es­tán en la uni­ver­si­dad. Cuan­do es­ta­mos todos jun­tos dis­fru­to mu­cho ce­nan­do con ellos; pe­di­mos piz­za o va­mos a nues­tro si­tio fa­vo­ri­to a co­mer ham­bur­gue­sas. Ten­go va­rios tru­cos que me ayu­dan a so­bre­vi­vir en mi día a día y a ha­cer­lo per­fec­ta­men­te: el agua de co­co fres­ca con zu­mo de za­naho­ria, unas al­men­dras y la música, que es al­go in­dis­pen­sa­ble en la vi­da. Me gus­ta es­cu­char elec­tró­ni­ca, pe­ro tam­bién pue­do es­cu­char cual­quier pie­za des­de Mo­zart has­ta Tu­pac. Tam­bién in­ten­to man­te­ner­me siem­pre cer­ca de mi equi­po y pa­sar tiem­po con mis hi­jos, ellos siem­pre me ha­cen reír. 22.00 H. Cuan­do lle­ga la no­che me doy un ba­ño ca­lien­te y leo un buen li­bro. 24.00 H. No soy una per­so­na que ne­ce­si­ta dor­mir mu­cho para des­can­sar. Nor­mal­men­te me duer­mo tar­de pen­san­do en lo que siem­pre es mi ma­yor preo­cu­pa­ción: la fe­li­ci­dad de mi fa­mi­lia.

«L a música es al­go in­dis­pen­sa­ble en la vi­da. Pue­do es­cu­char cual­quier pie­za des­de Mo­zart has­ta Tu­pac»

Looks de la co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 de Tory Burch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.