An­na Mou­gla­lis, en ma­nos de Karl La­ger­feld

‘En­fant te­rri­ble’ del cine in­de­pen­dien­te fran­cés, ac­triz de ca­rác­ter y mu­sa de Karl La­ger­feld para Cha­nel, AN­NA MOU­GLA­LIS se des­cu­bre para ha­blar de la ti­ra­nía del deseo en el sép­ti­mo arte, de Al­mo­dó­var y de có­mo se ne­gó a caer en los bra­zos de Har­vey Wei

Harper's Bazaar (Spain) - - ALA MODA - Por Al­ber­to Pin­te–o Fo­to­graf’a de Andoni & Arantxa Es­ti­lis­mo de Bar­ba­ra Bau­mel

Di­jo el kái­ser Karl de ella: «Tie­ne la voz de Jean­ne Mo­reau, la fuerza de An­na Mag­na­ni y la pre­sen­cia de Ava Gard­ner». Po­co más tu­vo que aña­dir. La­ger­feld, con es­ta de­cla­ra­ción, le ha­cía el re­ga­lo de su vi­da a la ac­triz An­na Mou­gla­lis (Nan­tes, Fran­cia, 1978) con­vir­tién­do­la en su mu­sa y en la de la ca­sa que Ga­brie­lle Bon­heur Cha­nel fun­da­ra allá por 1909. Des­pués de Inès de la Fressange y Ca­ro­le Bou­quet, Mou­gla­lis con­se­guía el con­tra­to más im­por­tan­te co­mo em­ba­ja­do­ra de la mai­son fran­ce­sa. Un idi­lio que co­men­zó ha­ce die­ci­séis años, cuan­do Karl La­ger­feld la des­cu­brió a tra­vés de un edi­to­rial de cine y mo­da en una pu­bli­ca­ción fran­ce­sa. «Yo tra­ba­ja­ba al prin­ci­pio co­mo mo­de­lo, pe­ro lo de­tes­ta­ba. No era para na­da mi ro­llo. Las se­sio­nes de fotos eran un co­ña­zo, sen­tía có­mo mi vi­da se es­ca­pa­ba.Te­nía la im­pre­sión de que to­do era un es­pe­jis­mo, que es­ta­ba muer­ta y so­lo que­ría que se aca­ba­ra cuan­to an­tes. Cuan­do co­no­cí a Karl to­do fue di­fe­ren­te, no por­que hi­cie­ra que me sin­tie­ra la mujer más gua­pa del mun­do, sino por­que ca­da se­sión de fotos con él era to­da una experiencia. Si íba­mos a su es­tu­dio me lle­va­ba a su li­bre­ría don­de me en­se­ña­ba ma­nus­cri­tos y libros de arte grie­go, ha­blá­ba­mos de li­te­ra­tu­ra, de cine mu­do, de poe­sía… Era al­go muy sin­gu­lar, una suer­te úni­ca», re­me­mo­ra An­na mien­tras, ávi­da, le da la úl­ti­ma ca­la­da a su ci­ga­rri­llo. Son al­go más de las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na en París, chis­pea fue­ra y el es­tu­dio de fo­to­gra­fía se ha con­ver­ti­do ca­si en una de esas smo­king rooms don­de el hu­mo crea un am­bien­te ci­ne­ma­to­gráf­co. Mou­gla­lis no es de esas be­lle­zas al uso, pe­ro sus an­gu­lo­sos rasgos y su voz que­bra­da y gra­ve –gra­ví­si­ma– le im­pri­men una atrac­ti­va per­so­na­li­dad. Esa voz hi­zo que con so­lo 18 años le ofre­cie­ran ya pa­pe­les de mujeres de 40 con au­to­ri­dad.An­na, en ca­da res­pues­ta, cla­va su mi­ra­da en ti y de­ja po­co mar­gen de ma­nio­bra.Tie­ne las ideas cla­ras, muy cla­ras. En cier­ta ma­ne­ra, se ha gran­jea­do el apo­do de en­fant te­rri­ble del cine, aque­lla ac­triz que so­lo sue­ña con películas in­de­pen­dien­tes, con pa­pe­les agu­dos y que de­tes­ta ser tra­ta­da co­mo un me­ro objeto se­xual: «Em­pe­cé a sen­tir­me pri­sio­ne­ra de los rea­li­za­do­res que que­rían que in­ter­pre­ta­ra siem­pre esos per­so­na­jes hie­rá­ti­cos pe­lí­cu­la tras pe­lí­cu­la.Yo no te­nía mu­cho sen­ti­do del hu­mor, lo que me ayu­dó a en­fren­tar­me a ellos, y no po­día en­ten­der có­mo los di­rec­to­res no cap­ta­ban la idea de que una mujer gua­pa pue­de ser in­te­li­gen­te. No so­por­ta­ba más pa­pe­les de mujeres mis­te­rio­sas y ve­ne­no­sas, de ser con­si­de­ra­da un objeto se­xual, no es ni mi cine ni mi as­pi­ra­ción. Hay una ver­da­de­ra ti­ra­nía del deseo en el cine, es un me­dio ex­tre­ma­da­men­te se­xis­ta y fa­lo­crá­ti­co». En es­te ins­tan­te An­na ar­quea las cejas y la­dea la ca­be­za, co­mo ca­si en un có­di­go de ‘ya sabes de lo que ha­blo’. Se re­fe­re al ca­so más me­diá­ti­co de los úl­ti­mos me­ses, la lar­ga lis­ta de abu­sos se­xua­les des­ta­pa­dos tras el ca­so Weins­tein en el que se han vis­to im­pli­ca­dos des­de el pro­duc­tor más im­por­tan­te de Holly­wood a una ex­ten­sa re­la­ción de di­rec­to­res, pro­duc­to­res, ac­to­res y has­ta mú­si­cos. «Es­to sucede en to­das las pro­fe­sio­nes, pe­ro pue­de que sea más des­ca­ra­do en la in­dus­tria del cine. Lo más im­por­tan­te es que se di­gan las co­sas, lo que es una lo­cu­ra es que la gen­te se asom­bre, ya que to­do el mun­do lo sa­bía. Lo jo­di­do es que es­tas per­so­nas ‘ri­cas y po­de­ro­sas’ son in­to­ca­bles. Po­de­mos agi­tar­lo to­do, pe­ro son gen­te apo­ya­da por otras per­so­nas aún más po­de­ro­sas, por lo que un jui­cio ni les afec­ta, pues to­do se arre­gla con di­ne­ro.Yo mis­ma fui so­li­ci­ta­da por es­te hom­bre [Har­vey Weins­tein] a tra­vés de fo­tó­gra­fos de mo­da. Me in­vi­ta­ron a su fes­ta y me di­je­ron ‘te pue­des que­dar a dor­mir si quie­res’. Di­je que no. En la agen­cia de mo­de­los tam­bién me su­ce­día, me in­vi­ta­ban a soi­rées, pe­ro ja­más fui a ese ti­po de fes­tas por­que tu­ve la suer­te

« Yo mis­ma fui so­li­ci­ta­da por es­te hom­bre [Har­vey Weins­tein] a tra­vés de fo­tó­gra­fos de mo­da. Me in­vi­ta­ron a su fes­ta y me di­je­ron ‘te pue­des que­dar a dor­mir si quie­res’. Di­je que no»

de te­ner la ma­du­rez de de­ci­dir, pe­ro ha­bía mu­chas chicas que par­ti­ci­pa­ban en es­tos even­tos. Da­vid Ha­mil­ton es un fo­tó­gra­fo su­per­co­no­ci­do que vio­la­ba a ni­ñas… Me pro­pu­sie­ron ha­cer fotos con Terry Ri­chard­son, pe­ro ja­más vi el in­te­rés», des­ve­la sin in­mu­tar­se Mou­gla­lis. Des­de el mo­men­to en que la ac­triz fran­ce­sa de­ci­dió no ser par­tí­ci­pe de ese jue­go ni del rí­gi­do cor­sé de los pa­pe­les co­mo me­ro objeto se­xual, su ca­rre­ra dio un gi­ro muy im­por­tan­te y co­men­za­ron a llo­ver­le in­ter­pre­ta­cio­nes épi­cas de mujeres icó­ni­cas del si­glo XX co­mo Si­mo­ne de Beau­voir, Ju­liet­te Gré­co o la mis­mí­si­ma Co­co Cha­nel. «Hay mujeres que han cam­bia­do el mun­do y la per­cep­ción de la li­ber­tad. Fue to­do un ho­nor dar­les vi­da y no se­guir rodando es­ce­nas de ca­ma». A Beau­voir, en Les amants du Flo­re, de Ilan Du­ran Cohen (2006), de­ci­dió re­tra­tar­la «co­mo ella se des­cri­bió. Es la rei­na de la au­tofc­ción y la qui­se in­ter­pre­tar co­mo se per­ci­bía a sí mis­ma. Ha­bía dos roles en uno: la mujer sen­sual y la Si­mo­ne in­te­li­gen­te, fría y cal­cu­la­do­ra. Fue bo­ni­to y do­lo­ro­so». De Co­co Cha­nel ya co­no­cía bas­tan­te, pues cre­ció en la mai­son y be­bió mu­chí­si­ma his­to­ria de Ga­brie­lle que le con­ta­ba Karl La­ger­feld: «Él la co­no­cía muy bien, co­mo si de ver­dad fue­se su ami­ga, y se di­ver­tía mu­cho. Fue Karl quien me ha­bló de la com­ple­ji­dad del per­so­na­je, la Co­co co­que­ta, sen­sual y se­xual, pe­ro tam­bién la ma­ni­pu­la­do­ra. La­ger­feld me ad­vir­tió de su mal ca­rác­ter y de sus mo­men­tos pi­can­tes, y la in­ter­pre­té con fu­ria y ra­bia». Así lo­gró dar vi­da a la Ga­brie­lle más des­ca­ra­da en Co­co Cha­nel & Igor Stra­vinsky, de Jan Kou­nen (2009), o la Ju­liet­te Gré­co más exis­ten­cia­lis­ta en Gains­bourg (Vie hé­roï­que), de Joann Sfar (2010). Tras más de una trein­te­na de cin­tas, se­ries, obras de tea­tro y ser ele­gi­da ju­ra­do en la pa­sa­da Mos­tra de Ve­ne­cia, Mou­gla­lis si­gue re­sis­tién­do­se a Holly­wood. «Si no has te­ni­do un pa­pel im­por­tan­te en tu país o en Eu­ro­pa no lo­gra­rás ac­ce­der a Holly­wood, qui­zá, co­mo má­xi­mo, al de pu­ta eu­ro­pea, que es lo que lle­van ha­cien­do du­ran­te mu­chos años. ¡Es in­creí­ble! Hay ac­tri­ces co­mo Pe­né­lo­pe Cruz que ha­ce películas mag­níf­cas en Es­pa­ña y lue­go en Es­ta­dos Uni­dos in­ter­pre­ta roles que de­jan mu­cho que desear. Sucede lo mis­mo con Sal­ma Ha­yek.Yo no ha­go es­te tra­ba­jo por la no­to­rie­dad, así que pre­fe­ro ha­cer un flme de au­tor en Eu­ro­pa que ha­cer un pa­pel ri­dícu­lo fue­ra. Des­pués sí que hay ac­tri­ces que han he­cho una mag­níf­ca ca­rre­ra, así sí, pe­ro, ¿a qué precio? Cam­pa­ñas, pu­bli­ci­dad… Es una in­dus­tria bru­tal, mag­níf­ca para al­gu­nas per­so­nas, pe­ro yo pre­fe­ro ha­cer una pe­lí­cu­la de cine in­de­pen­dien­te, con di­rec­to­res con sen­si­bi­li­dad», ase­gu­ra mien­tras ac­ce­de a la pan­ta­lla de su mó­vil para mos­trar­me una es­ce­na de To­do so­bre mi ma­dre, de Al­mo­dó­var. «¿Ves? Gran­dio­sa aquí Pe­né­lo­pe. Ado­ro el cine de Pe­dro, le co­noz­co, he coin­ci­di­do va­rias ve­ces con él. La be­lle­za de su cine es que es­tá he­cho en Es­pa­ña con es­pa­ño­les, y que lo­gró te­ner esa li­ber­tad para ex­pre­sar­se. La piel que ha­bi­to, Ha­ble con ella, Mujeres al bor­de de un ata­que de ner­vios… ¡Qué películas más ma­ra­vi­llo­sas! De ahí tam­bién sa­lie­ron mu­chas ac­tri­ces es­pa­ño­las que tra­ba­jan en Fran­cia co­mo Carmen Mau­ra, Rossy de Palma, Vic­to­ria Abril, Pa­zVe­ga…Yo tra­ba­jé con Paz y Eduardo No­rie­ga en la cin­ta fran­ce­sa No­vo [de Jean-Pie­rre Li­mo­sin, 2002]. ¿Qué es de Eduardo?…». Son ca­si las tres de la tar­de y des­pués de una in­ten­sa se­sión de fotos en la que no ha mos­tra­do nin­gún signo de aque­llos que aflo­ra­ban al pr in­ci­pio de su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, abur r imien­to, es­trés o ex­te­nua­ción, vuel­ve a en­cen­der un úl­ti­mo pi­ti­llo.As­pi­ra la ni­co­ti­na, ex­ha­la una gran bo­ca­na­da de hu­mo y se des­pi­de de­pri­sa. Sa­le co­rrien­do a ro­dar la se­gun­da tem­po­ra­da de una se­rie que se emi­te en la pe­que­ña pan­ta­lla ga­la, Ba­ron noir, a la que la crí­ti­ca ha ca­ta­lo­ga­do co­mo la me­jor se­rie po­lí­ti­ca fran­ce­sa de la his­to­ria, y en la que An­na da vi­da a la consejera del can­di­da­to a la pre­si­den­cia… que aca­ba sien­do la mis­mí­si­ma Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa. Co­mo en su vi­da, Mou­gla­lis aca­ba­rá sien­do aque­llo que se pro­pon­ga.

« Si no has te­ni­do un pa­pel im­por­tan­te en tu país o en Eu­ro­pa no lo­gra­rás ac­ce­der a Holly­wood, qui­zá, co­mo má­xi­mo, al de pu­ta eu­ro­pea»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.