Dol­ce & Gab­ba­na, amor ‘mi­llen­nial’

Si hay una ca­sa de mo­da que ha abra­za­do con fuerza a los ‘mi­llen­nials’ esa es Dol­ce & Gab­ba­na. Su con­sa­bi­do amor por la tra­di­ción no ha im­pe­di­do a Do­me­ni­co y Ste­fano vol­car­se en los úl­ti­mos años en lle­gar (y ele­var) a una ge­ne­ra­ción digital con ga­nas de c

Harper's Bazaar (Spain) - - ALA MODA - Por Ce­lia Cuer­vo

No es fá­cil cap­tar la aten­ción de los mi­llen­nials. El cons­tan­te bom­bar­deo de in­for­ma­ción que co­mo na­ti­vos di­gi­ta­les re­ci­ben im­pi­de cen­trar la vista en una so­la co­sa de forma pau­sa­da. Y, sin em­bar­go, Dol­ce & Gab­ba­na lo ha lo­gra­do a pe­sar de lle­var tres dé­ca­das en la ola de una in­dus­tria que no siem­pre ha re­ci­bi­do a es­ta ge­ne­ra­ción con los bra­zos abier­tos. Para Do­me­ni­co y Ste­fano, di­se­ña­do­res de la ca­sa ita­lia­na, ahí re­si­de pre­ci­sa­men­te el error: «Son una fuen­te in­ne­ga­ble de no­ve­da­des. A nues­tros 60 y 55 años sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de es­tar abier­tos a ellos para sa­ber qué se es­tá co­cien­do en el mun­do y po­der tras­la­dar­lo a nues­tros di­se­ños», con­fe­sa el se­gun­do a Har­per’s Ba­zaar mi­nu­tos an­tes de su des­fle en los gran­des al­ma­ce­nes ja­po­ne­ses de Ise­tan. Es­ta­mos en el ba­rrio de Shin­ju­ku, uno de los más tran­si­ta­dos de To­kio; ya han he­cho la úl­ti­ma prueba de ves­tua­rio y sus mo­de­los, per­so­na­jes in­flu­yen­tes en Ja­pón en el ám­bi­to de la mo­da y las re­des so­cia­les (nin­guno su­pera los 25 años pe­ro sí los diez mil se­gui­do­res en Ins­ta­gram), es­pe­ran en un backs­ta­ge im­pro­vi­sa­do en una es­ta­ción de me­tro que conecta con el cen­tro co­mer­cial. Y en­ton­ces, sucede: en­tre la mul­ti­tud de vian­dan­tes, una chi­ca con el ca­be­llo pla­tino, gafas gi­gan­tes y un es­ti­lis­mo ex­tra­va­gan­te pro­ta­go­ni­za­do por me­tros de tul ro­jo co­rre ha­cia los di­se­ña­do­res con los bra­zos abier­tos y gri­tan­do, para pe­dir­les una foto. Su es­pon­ta­nei­dad les en­can­di­la y le pro­po­nen des­flar para la mar­ca esa mis­ma no­che, ape­nas me­dia ho­ra des­pués del en­cuen­tro. Por su­pues­to, lo ha­ce. Y lo cuen­ta. La jo­ven tie­ne ca­si cua­ren­ta mil se­gui­do­res en es­ta red so­cial. Han da­do en el cla­vo. No es el pri­mer des­fle pro­ta­go­ni­za­do por los lla­ma­dos in­fluen­cers de las ge­ne­ra­cio­nes Y (mi­llen­nial) y Z. En fe­bre­ro de 2017 los pu­sie­ron so­bre su pa­sa­re­la mas­cu­li­na pri­me­ro y fe­me­ni­na des­pués (el es­cua­drón de es­ta úl­ti­ma con­tó con la es­pa­ño­la Lo­vely Pepa en­tre sus fi­las) y, des­de en­ton­ces, ha si­do una cons­tan­te. Lo re­pi­tie­ron en Ja­pón, en sus dos des­fles de al­ta mo­da y en es­ta co­lec­ción ex­clu­si­va para Ise­tan, y lo tras­la­da­ron tam­bién a Lon­dres en su presentación en los pa­si­llos de Ha­rrods an­tes de Navidad. Es tal la con­fan­za que de­po­si­tan en ellos (y en su po­der so­bre la ma­sa) que po­nen en sus ma­nos la de­ci­sión fnal del es­ti­lis­mo con el que sa­len a es­ce­na. «Les da­mos tres o cua­tro op­cio­nes, pe­ro son siem­pre ellos los que tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra», afrma Gab­ba­na. El gi­ro que han ex­pe­ri­men­ta­do sus pie­zas más co­mer­cia­les res­pon­de pre­ci­sa­men­te al gus­to de es­te pú­bli­co: los sen­sua­les

ves­ti­dos de en­ca­je ne­gro se ador­nan con len­te­jue­las a to­do co­lor y se re­ma­tan con za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, aña­den cha­que­tas de es­ti­lo bom­ber, de­co­ran tra­jes sas­tre y crean fun­das de te­lé­fono mó­vil na­da dis­cre­tas que es­te nue­vo pú­bli­co uti­li­za­rá co­mo un ac­ce­so­rio más. ¿Qué es eso que tan­to les atrae de es­ta ge­ne­ra­ción? «Cuan­do éra­mos jó­ve­nes nos fjá­ba­mos en los jó­ve­nes.Y aho­ra lo se­gui­mos ha­cien­do. Es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con la ju­ven­tud, no por­que nos sin­ta­mos así, sino por­que sa­be­mos que son el fu­tu­ro y eso nos in­tere­sa. Aho­ra los lla­ma­mos mi­llen­nials, pe­ro den­tro de diez años ha­brá una hor­na­da nue­va con una etiqueta dis­tin­ta y al­go di­fe­ren­te que con­tar», co­men­ta el mi­la­nés. «Hay al­go en ellos que me ge­ne­ra una enor­me cu­rio­si­dad. En el des­fle del pa­sa­do sep­tiem­bre sa­ca­mos de nue­vo to­do nues­tro ADN, los clá­si­cos de nues­tra ca­rre­ra. Para mí era más de lo mis­mo, pe­ro para los jó­ve­nes era al­go com­ple­ta­men­te nue­vo. Nos per­mi­tie­ron ha­cer un acer­ca­mien­to dis­tin­to a nues­tros orígenes. ¿Hay al­go más Dol­ce que eso?». Es­te abra­zo a los mi­llen­nials por par­te de la ca­sa ita­lia­na no ar ran­ca en 2017. En efec­to, su­bir a la pa­sa­re­la rostros que di­fí­cil­men­te son re­co­no­ci­dos por aque­llos que su­peren la trein­te­na ha si­do el pla­to fuer­te de es­te af­fai­re, pe­ro no ha si­do el úni­co. Rom­pie­ron In­ter­net del mis­mo mo­do cuan­do les die­ron to­do el pro­ta­go­nis­mo en sus cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias a fi­na­les de 2016 (des­de Zen­da­ya a Lu­ka Sab­bat, Ca­me­ron Da­llas o Dul­cei­da), los sen­ta­ron en las pri­me­ras fi­las de sus des­fi­les, ocu­pan­do pues­tos an­tes ex­clu­si­vos de edi­to­res de re­vis­tas, y pu­bli­ca­ron un li­bro con Riz­zo­li de­di­ca­do ín­te­gra­men­te a ellos (Dol­ce & Gab­ba­na: Ge­ne­ra­tions: Mi­llen­nials:The New Re­nais­san­ce). Tam­bién es im­por­tan­te re­cal­car que no es so­lo una aper­tu­ra a una ge­ne­ra­ción, sino a una era, la digital. En 2009, cuan­do to­da­vía cos­ta­ba acep­tar la fuerza del co­mer­cio on-li­ne, Dol­ce & Gab­ba­na re­le­gó a la se­gun­da fi­la a los ca­pos de Saks Fifth Ave­nue (uno de los prin­ci­pa­les al­ma­ce­nes del lu­jo en Nue­va York) pr ior izan­do la vi­sión de Federico Mar­chet­ti, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Yoox.com (aho­ra, con el pa­so de los años, del gi­gan­te Yoox Net-a-por­ter). Ste­fano, quien ha­bla en­tu­sias­ma­do de es­ta aper­tu­ra a lo digital co­mo un asun­to más per­so­nal que ‘mar­ke­ti­niano’, pre­di­ca con el ejem­plo. Él es uno de los di­se­ña­do­res ac­tua­les más ac­ti­vos en re­des so­cia­les, tan­to en su per­fil co­mo en el de la mar­ca que me­ce jun­to a su com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas des­de los años ochen­ta. «Com­par­to to­do lo que veo y sien­to en ca­da mo­men­to. Es fun­da­men­tal para mos­trar quié­nes so­mos real­men­te. Lo pu­bli­co to­do, sin fil­tros», co­men­ta a sa­bien­das de que esa ab­so­lu­ta li­ber­tad le ha lle­va­do a más de un con­flic­to. So­na­dos fue­ron sus des­afor­tu­na­dos co­men­ta­rios ha­cia otros di­se­ña­do­res (en­tró en có­le­ra al ser acu­sa­do de pla­gio res­pec­to a los di­se­ños de Ales­san­dro Mi­che­le para Guc­ci en el per­fil de Diet Pra­da) o so­bre su se­xua­li­dad. «Do­me­ni­co es muy lis­to por­que no tie­ne nin­gu­na red so­cial, es más pre­ca­vi­do, pe­ro sí que na­ve­ga y ab­sor­be to­do lo que ve para ins­pi­rar­se. A ve­ces le pido con­se­jo so­bre lo que su­bir, otras no. Pe­ro es que, para mí, na­da de­be­ría ser tan es­tric­to», re­ma­ta rien­do.

Pre­ci­sa­men­te la ma­ne­ra en la que se com­ple­men­tan el uno al otro es lo que, di­ce, les ha ayu­da­do a lle­var tan­tos años tra­ba­jan­do mano a mano. Do­me­ni­co es más cal­ma­do, ar­qui­tec­tó­ni­co, pu­ro y lim­pio en las for­mas mien­tras que Ste­fano, en cambio, ha la­bra­do una gran experiencia en el te­rreno de la co­mu­ni­ca­ción y el mar­ke­ting: «A ve­ces lle­go y le pon­go to­do pa­tas arri­ba, le cambio el pun­to de vista. Es un mé­to­do que nos gus­ta y nos funciona. Nos com­pe­ne­tra­mos bien, te­ne­mos mu­cha suer­te de ha­ber­nos co­no­ci­do», con­ce­de el más re­bel­de del dúo. En es­te pun­to de la con­ver­sa­ción se ha­ce inevi­ta­ble ha­blar de egos: ¿no es di­fí­cil ser dos al fren­te de una mar­ca en los tiem­pos que co­rren? «Si crees en lo que ha­ces y en ti mis­mo no ne­ce­si­tas ex­pli­car tu ego. Pue­des ser bueno o ma­lo, pe­ro la mo­da es una ex­pre­sión de uno mis­mo an­tes que un ne­go­cio y si es­ta­mos se­gu­ros de lo que ofre­ce­mos, nun­ca de­be­ría­mos ser arro­gan­tes». Su en­tre­ga a es­tos jó­ve­nes es in­con­di­cio­nal con una es­tra­te­gia que, ba­jo su óp­ti­ca, se adi­vi­na in­fa­li­ble: aque­llos a los que re­clu­tan co­mo ima­gen ex­pan­den por mi­llo­nes el le­ga­do de una mar­ca que cre­ció en los años do­ra­dos de la mo­da ita­lia­na, que evo­lu­cio­nó jun­to a Cindy, Nao­mi o Clau­dia y que en­sal­zó unos va­lo­res, en­tre mam­mas y pla­tos de pas­ta, em­pa­ren­ta­dos con sus raí­ces si­ci­lia­nas. Un ADN de tin­tes tra­di­cio­na­les que, a pe­sar de las re­des so­cia­les, se en­cuen­tra en el cen­tro mis­mo de su frma, pro­ta­go­ni­zan­do no so­lo co­lec­cio­nes sino tam­bién cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias (la úl­ti­ma el pa­sa­do oto­ño con su per­fu­me The One con Emi­lia Clar­ke y Kit Ha­ring­ton). Lo an­ti­guo y lo nue­vo; lo nue­vo y lo de siem­pre. Un men­sa­je ca­da vez más acep­ta­do en es­te ne­go­cio, me­nos je­rár­qui­co y cua­dri­cu­la­do que an­ta­ño, y más abier­to a los cam­bios pro­pues­tos por es­te dúo crea­ti­vo que ca­da día lucha por man­te­ner­se a flo­te.

En es­ta foto, el sal­ta­dor olím­pi­co Tom Da­ley y la

can­tan­te y mo­de­lo Daisy May­be en Ha­rrods.

SO­BRE LA PA­SA­RE­LA Los mi­llen­nials (ac­to­res, mú­si­cos e ‘hi­jos de’) pro­ta­go­ni­za­ron en 2017 mu­chos de los des­fi­les de Dol­ce & Gab­ba­na.

Olym­pia de Gre­cia, hi­ja de Ma­rie Chan­tal y Pa­blo de Gre­cia (en el cen­tro) con un mo­de­lo y y Raf­ferty Law, hi­jo de Ju­de Law (de­re­cha).

Las in­fuen­cers y mo­de­los Ro­za P., Lu­can G. y Lot­tie Ha­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.