Ce­le­bra­ción cos­mo­po­li­ta

Nues­tra co­la­bo­ra­do­ra de es­ti­lo So­fía Pa­ra­mio re­ve­la los de­ta­lles de su es­pec­ta­cu­lar –y di­ver­ti­da– bo­da con Na­cho Lo­sa­da en Ma­drid.

Harper's Bazaar (Spain) - - ALA MODA -

NOS CA­SA­MOS el 9 de sep­tiem­bre de 2017 en San Je­ró­ni­mo el Real, en Ma­drid, a la una de la tar­de. Na­cho me pi­dió que me ca­sa­ra con él po­co más de un año an­tes, en un via­je sor­pre­sa a la pla­ya de Pun­ta Ca­na don­de nos co­no­ci­mos cuan­do éra­mos pe­que­ños, y nos ha­bría­mos ca­sa­do al día si­guien­te, am­bos lo es­tá­ba­mos de­sean­do y la es­pe­ra se nos hi­zo eter­na. Des­de el pri­mer mo­men­to, pen­sa­mos en nues­tra bo­da co­mo un fies­tón, y así fue. La ce­le­bra­ción em­pe­zó un día an­tes, en El Jar­dín de La Má­qui­na, en Po­zue­lo, Ma­drid. Allí ci­ta­mos a los in­vi­ta­dos en un cóc­tel al atar­de­cer y fue una gran de­ci­sión.Todos em­pe­za­ron a ani­mar­se y pu­di­mos sa­lu­dar­los de­te­ni­da­men­te. Ade­más, el jar­dín no po­día es­tar más bo­ni­to re­ple­to de lu­ces. Fue una no­che pre­via má­gi­ca. Al día si­guien­te, ha­cía un sol es­pec­ta­cu­lar y los ner­vios de am­bos apa­re­cie­ron al en­trar en la igle­sia, a la que yo lle­gué en el co­che de mi pa­dre, de­co­ra­do con enor­mes la­zos blan­cos. De mi ves­ti­do se en­car­gó Carmen March, y ca­da vez que lo veo me gus­ta más. Con él me sen­tía có­mo­da y ‘muy yo’; ella y su ta­ller idea­ron el di­se­ño per­fec­to. Creo que no po­día ha­ber ele­gi­do a al­guien más pro­fe­sio­nal, y con tan­ta elegancia y buen gus­to co­mo Carmen. Ade­más, le aña­dí unos pen­dien­tes de dia­man­tes Sur Me­su­re de Sua­rez, que di­se­ñé jun­to a su ge­nial equi­po; tam­bién, mis ani­llos de pe­di­da, una es­me­ral­da de la mis­ma fir­ma, y un so­li­ta­rio de Tif­fany & Co. y la sor­ti­ja con la que mi abue­lo le pi­dió ma­tri­mo­nio a mi abue­la en los años 60, su­per­es­pe­cial. Me ma­qui­lló José Bel­mon­te, que para mí es el me­jor, y me pei­na­ron del equi­po de Inés Es­té­ba­nez, con un mo­ño sen­ci­llo de bai­la­ri­na, que lle­vo ca­si a dia­rio.Y para los za­pa­tos, op­té por el mo­de­lo Si­ca­ria­ta de Ma­no­lo Blahnik, que no me qui­té en to­do el día. El ra­mo, en to­nos blan­cos, era de Flo­rea­le, así co­mo las flo­res de la bo­da. Na­cho se de­can­tó por An­glo­ma­nia, al igual que mi pa­dre, mi sue­gro y mi her­mano, con un cha­qué de tres pie­zas azul que lue­go se trans­for­mó en tra­je clá­si­co con ame­ri­ca­na cru­za­da, y usó un ge­me­lo de ca­da uno de sus abue­los para lle­var al­go de ellos con­si­go. Sus za­pa­tos eran de Bow-Tie. ➤

De que to­do es­tu­vie­ra ba­jo control se ocu­pa­ron, La­ra, mi cu­ña­da, y Lau­ra, de Pe­ti­te Ma­fal­da, ex­per­tas wed­ding plan­ners, que me ayu­da­ron mu­chí­si­mo, así que to­do que­dó en fa­mi­lia. Fui es­col­ta­da por 11 pa­jes, aun­que en la bo­da ha­bía bas­tan­tes más ni­ños, y me hi­zo es­pe­cial ilu­sión ocu­par­me yo mis­ma de los de­ta­lles que tu­vie­ran que ver con ellos, así que di­se­ñé la me­sa infantil con pro­duc­tos de Pip­pa’s Sto­re.Ade­más, con­tra­ta­mos a Par­ties For Kids, una em­pre­sa top de cui­da­do­res que les en­tre­tu­vo con dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des. La ce­le­bra­ción tu­vo lu­gar en la Fin­ca El Mon­je y fue to­do un acier­to, la gen­te to­da­vía nos re­cuer­da lo bue­na que es­ta­ba la co­mi­da, y a la ma­ña­na si­guien­te, ya que dor­mi­mos allí, nos pre­pa­ra­ron un desa­yuno es­pec­ta­cu­lar a am­bas fa­mi­lias. Fue muy di­ver­ti­do re­cor­dar el día an­te­rior. De in­mor­ta­li­zar ca­da mo­men­to se en­car­gó Bi­bia­na Fie­rro, que es re­co­men­da­ble al cien por cien.Y co­mo de­ta­lles a los in­vi­ta­dos, du­ran­te el cóc­tel, con reg­gae y can­cio­nes del brit pop de los años 60 de fon­do, My Co­llect y Pe­ti­te Ma­fal­da crea­ron un pues­to de pen­dien­tes per­so­na­li­za­dos, que fue to­do un éxi­to.A la ho­ra del bai­le, las chicas de Iber­lu­cea Ca­li­gra­fía pin­ta­ban al­par­ga­tas a mano, mien­tras otros in­vi­ta­dos se ta­tua­ban con cal­co­ma­nías nues­tras ini­cia­les; pu­si­mos una ca­bi­na de fotos de Flash Flash Box en la que cons­tan­te­men­te ha­bía co­la, y el equi­po de Oui No­vias re­to­ca­ba el ma­qui­lla­je a las in­vi­ta­das. A la co­mi­da, en­tra­mos con Bit­ter Sweet Symp­hony, de The Ver­ve, y de las mi­nu­tas se en­car­gó Eu­ge­nio­ta Co­llec­tion. Le pe­dí que dis­tin­tas ilustraciones con­ta­ran nues­tra his­to­ria en ellas. De pos­tre, qui­si­mos par­tir la tar­ta co­mo an­ti­gua­men­te.Así que mi ami­go Pa­blo Mo­reno, de Pas­te­le­ría Mallorca, nos hi­zo una tar­ta ri­quí­si­ma de frutos ro­jos y un me­tro de diá­me­tro.Tras cor­tar­la, todos brin­da­mos con chu­pi­tos de te­qui­la y fue un mo­men­ta­zo.Des­pués,abri­mos el bai­le con DoYou Love Me?, de The Con­tours, y a pe­sar de en­sa­yar el día an­tes, sa­lió bien y dis­fru­ta­mos mu­cho.A con­ti­nua­ción, el gru­po Los Limones hi­zo que todos sal­ta­ran a la pista, y tras ellos lle­gó el gran Mic­key Pa­vón, con el que bai­la­mos has­ta las cua­tro de la ma­ña­na.Yo no me ba­jé del es­ce­na­rio en to­da la no­che. Fue la me­jor fies­ta de nues­tra vi­da, di­ver­ti­da a más no po­der y en la me­jor com­pa­ñía. Ja­más ima­gi­na­mos que se pu­die­ra lle­gar a sen­tir tan­ta fe­li­ci­dad, y so­lo te­ne­mos palabras de agra­de­ci­mien­to.

So­bre es­tas lí­neas, Na­cho y yo al sa­lir de la igle­sia. A la dcha., el se­gun­do ves­ti­do que lle­vé con gran la­za­da de ta­fe­tán.

Al­re­de­dor de es­tas lí­neas, mi pa­dre y yo bai­lan­do, la tar­ta nup­cial y dis­tin­tos de­ta­lles para los in­vi­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.