Je­ró­ni­mo Eles­pe, una obra con me­mo­ria

Se for­mó en Nue­va York don­de ini­ció una exi­to­sa ca­rre­ra. Cuan­do lo fá­cil ha­bría si­do que­dar­se allí, JE­RÓ­NI­MO ELES­PE vol­vió a su Ma­drid na­tal pa­ra ver fluir su obra mi­nu­cio­sa, ca­si ob­se­si­va y car­ga­da de re­cuer­dos.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lau­ra Pérez Fo­to­gra­fía de Mi­riam Ye­leq

Con 19 años Je­ró­ni­mo Eles­pe (Ma­drid, 1975) se fue a es­tu­diar el equi­va­len­te a Be­llas Ar­tes a Nue­va York y des­pués con­ti­nuó en Ya­le. Se que­dó vi­vien­do en Man­hat­tan has­ta los trein­ta y tan­tos, cuan­do re­gre­só a su ciu­dad na­tal. «Yo era un ar­tis­ta to­tal­men­te ame­ri­cano y que­ría pro­bar mi pin­tu­ra en el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co eu­ro­peo y es­pa­ñol», re­co­no­ce. In­me­dia­ta­men­te Soledad Lo­ren­zo lo fchó pa­ra su ga­le­ría y, cuan­do es­ta de­ci­dió ju­bi­lar­se, lo hi­zo Ele­na Ochoa Fos­ter. «La es­ce­na ame­ri­ca­na es muy en­ri­que­ce­do­ra pe­ro exis­te un ex­ce­so de diá­lo­go que te pue­de lle­gar a dis­traer. Ne­ce­si­ta­ba ale­jar­me y con­cen­trar­me. Ade­más, si no ma­ne­jas bien ese en­torno, co­rres el ries­go de con­ver­tir­te en un ar­tis­ta de­ma­sia­do lo­cal, he vis­to có­mo le su­ce­día a mu­chos. De igual for­ma, si ma­ne­jas bien la es­ce­na ma­dri­le­ña la pue­des con­ver­tir en in­ter­na­cio­nal y cos­mo­po­li­ta. Es po­si­ble te­ner aquí tu ba­se y via­jar, y es una ciu­dad a la que aho­ra mis­mo vie­ne mu­cha gen­te». Una vi­si­ta a su es­tu­dio trans­mi­te la idea de que su ma­ne­ra de tra­ba­jar po­dría pa­re­cer­se más a la de un es­cri­tor que a la de un pin­tor: re­cli­na­do en una pe­que­ña si­lla so­bre su es­cri­to­rio de ma­de­ra, ro­dea­do de tar­je­tas, plu­mas y tin­ta chi­na, los pin­ce­les y tu­bos de pin­tu­ra per­fec­ta­men­te or­de­na­dos… Ha re­pro­du­ci­do es­te es­tu­dio prác­ti­ca­men­te igual en to­das las ca­sas en las que ha vi­vi­do, des­de Brooklyn has­ta aho­ra, en el ba­rrio de Ópe­ra de Ma­drid.Tra­ba­ja por la no­che, cuan­do la me­mo­ria tie­ne me­nos dis­trac­ción pa­ra vo­lar libre. Pin­ta ca­si siem­pre so­bre alu­mi­nio, una su­perf­cie que le per­mi­te aña­dir ca­pas y eli­mi­nar otras pa­ra ver qué que­dó de­ba­jo. «Mi pin­tu­ra fun­cio­na co­mo una me­tá­fo­ra de la me­mo­ria. Par­te de al­go bio­gráf­co, es­pa­cios que he ha­bi­ta­do o gen­te que co­noz­co, son ex­pe­rien­cias muy au­tén­ti­cas y reales que con el tiem­po se con­vier­ten en fc­cio­nes.Aca­ba sien­do más im­por­tan­te có­mo re­cuer­das las cosas que có­mo su­ce­die­ron en reali­dad. Esa su­per­po­si­ción de ca­pas y la cons­truc­ción po­co a po­co de su pro­pia reali­dad es una de las cosas que me in­tere­sa de la pin­tu­ra», ar­gu­men­ta ante su me­sa de tra­ba­jo. Pa­ra el es­pec­ta­dor no siem­pre es evi­den­te esa ma­te­ria que con­tie­ne el ADN del cua­dro, pe­ro ahí es­tá y con eso bas­ta. Co­mo los mi­les de ex­tras que Wi­lliam Wy­ler con­tra­tó pa­ra ha­cer Ben-Hur aun­que a la ma­yo­ría nun­ca se les lle­gó a ver en pan­ta­lla. En su nue­va ex­po­si­ción en Ma­drid (en sep­tiem­bre tie­ne otra en Nue­va York) se po­drá ver un cua­dro que co­men­zó en 2003 y no ha de­ja­do de re­to­car en es­tos años, po­nien­do y qui­tan­do has­ta con­ver­tir­se en una abs­trac­ción que po­co tie­ne que ver con la ima­gen de la que par­tió. «To­da­vía re­cuer­do cuan­do lo em­pe­cé», acla­ra. Es­ta for­ma de crear re­quie­re cal­ma y tiem­po.Al­go que no siem­pre es po­si­ble en la vo­rá­gi­ne del mun­do del ar­te, con la ten­ta­ción del éxi­to, el di­ne­ro y del más va­le pá­ja­ro en mano. «Su­ce­de en la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca, el ci­ne… A quien ga­na un Oscar le llue­ven los guio­nes y es di­fí­cil de­cir no por­que tres años des­pués a lo me­jor se han ol­vi­da­do de ti. Es im­por­tan­te sen­tir que el do­mi­nio de tu ca­rre­ra lo tie­nes tú y no el mer­ca­do». De sus años vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos se tra­jo en­tre otras cosas, esa ener­gía del ‘si quie­res, pue­des’ y del per­se­guir con pa­sión ese sue­ño. «Eso es muy ame­ri­cano –re­la­ta–, allí apren­dí a tra­ba­jar sie­te días por se­ma­na».Aho­ra lo ha­ce con la ga­le­ría Mais­te­rra­val­bue­na. «Sus due­ños y yo per­te­ne­ce­mos a la mis­ma ge­ne­ra­ción y es bo­ni­to cre­cer jun­tos. Hay mu­cha gen­te nue­va en Ma­drid ha­cien­do cosas in­tere­san­tes y me gus­ta ser par­te de ello».

«M i pin­tu­ra fun­cio­na co­mo una me­tá­fo­ra de la me­mo­ria […]. Aca­ba sien­do más im­por­tan­te có­mo re­cuer­das las cosas que có­mo su­ce­die­ron en reali­dad»

Je­ró­ni­mo Eles­pe en su ca­sa-es­tu­dio, en pleno ba­rrio de Ópe­ra, en Ma­drid.

Je­ró­ni­mo Eles­pe ante una de sus obras. Je­ró­ni­mo Eles­pe ex­po­ne su obra re­cien­te en la ga­le­ría Mais­te­rra­val­bue­na de Ma­drid, del 19 de fe­bre­ro al 7 de abril.

Eles­pe tra­ba­ja por la no­che, en su ca­sa, es­cu­chan­do mú­si­ca o, a me­nu­do, au­dio­li­bros y pod­casts.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.