Mi­ren Arzalluz con­quis­ta París

MI­REN ARZALLUZ, pri­me­ra es­pa­ño­la en di­ri­gir el Pa­lais Ga­llie­ra de París, uno de los mu­seos de mo­da más im­por­tan­tes del cir­cui­to in­ter­na­cio­nal, re­fe­xio­na so­bre el pa­pel de es­ta dis­ci­pli­na en el ám­bi­to de la cul­tu­ra (y de la vi­da).

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Sa­ra Her­nan­do

El pa­sa­do mes de ju­nio se anun­cia­ba la sa­li­da de Oli­vier Sai­llard del Pa­lais Ga­llie­ra de París, mu­seo que di­ri­gía des­de ma­yo de 2010 y al que en me­nos de sie­te años ha­bía con­ver­ti­do en uno de los cen­tros de mo­da más im­por­tan­tes del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal. Seis me­ses des­pués de es­ta re­nun­cia, una es­pa­ño­la, Mi­ren Arzalluz (Bil­bao, 1978), se co­lo­ca al fren­te de es­te or­ga­nis­mo fran­cés con el ob­je­ti­vo de man­te­ner el pres­ti­gio ad­qui­ri­do y con­ti­nuar el le­ga­do de su pre­de­ce­sor; una ar­dua ta­rea a la que es­ta in­ves­ti­ga­do­ra y co­mi­sa­ria se en­fren­ta des­de la hu­mil­dad y el tra­ba­jo du­ro que siem­pre han ca­rac­te­ri­za­do su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Li­cen­cia­da en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Deus­to, Mi­ren es due­ña de un cu­rrícu­lo tan vas­to co­mo abru­ma­dor en el que se in­clu­yen ins­ti­tu­cio­nes co­mo el mu­seoV&A de Lon­dres o el Instituto Cul­tu­ral Vas­co, y que en­cuen­tra su pun­to ál­gi­do en los sie­te años, des­de 2006 has­ta 2013, que es­ta de­di­có al Mu­seo Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga de Gue­ta­ria. Una tra­yec­to­ria bri­llan­te, con un no me­nos bri­llan­te úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, pa­ra una jo­ven a la que es­ta dis­ci­pli­na le pi­lló de im­pro­vi­so.

PRE­GUN­TA: Te li­cen­cias­te en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Deus­to y des­pués hi­cis­te un más­ter en po­lí­ti­ca com­pa­ra­da en la Lon­don School of Eco­no­mics, ¿qué te guió a la mo­da? RES­PUES­TA: Lo mío con la mo­da fue un fe­cha­zo in­te­lec­tual que lle­gó tar­de por­que no te­nía una re­la­ción pre­via con ella, no es al­go que yo hu­bie­ra ex­pe­ri­men­ta­do de for­ma es­pe­cial en mi vi­da. Es en Lon­dres don­de em­pie­za a in­tro­du­cir­se el es­tu­dio de la mo­da des­de la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y don­de yo la des­cu­bro mien­tras es­tu­dio po­lí­ti­ca. Nun­ca na­die an­tes me ha­bía ha­bla­do de que exis­tía es­ta op­ción, así que no fue has­ta ese mo­men­to cuan­do me di cuen­ta de lo fas­ci­nan­te que se­ría abor­dar­la des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co. Des­cu­brir eso que me apa­sio­na, que me mue­ve, lo que ha­ce que tra­ba­je con pa­sión y sin des­can­so, fue una li­be­ra­ción. P: ¿Al­gu­na vez ima­gi­nas­te que aquel gi­ro de guión te lle­va­ría a di­ri­gir el Pa­lais Ga­llie­ra? Un sue­ño pa­ra cual­quier his­to­ria­dor de mo­da… R: To­do ha su­ce­di­do de ma­ne­ra or­gá­ni­ca. Cuan­do me en­te­ré de que Oli­vier Sai­llard ha­bía de­ja­do su pues­to y se abría un pro­ce­so de se­lec­ción, yo es­ta­ba en otro pro­yec­to muy ilu­sio­nan­te, di­ri­gien­do

el Instituto Cul­tu­ral Vas­co. Me cos­tó mu­cho de­ci­dir­me a echar la so­li­ci­tud y lo hi­ce muy tar­de, pe­ro pen­sé que si no lo ha­cía me iba a arre­pen­tir to­da la vi­da. Tam­bién pen­sé que era ca­si im­po­si­ble que yo fue­se la ele­gi­da por­que es un mu­seo pú­bli­co fran­cés y por mu­cho que ten­gas un buen cu­rrícu­lo y pre­sen­tes un buen pro­yec­to, no sien­do fran­ce­sa, era mu­cho más di­fí­cil. P: Y aun así fuis­te la ele­gi­da. ¿A qué re­tos te en­fren­tas? R: Mu­chos de ellos los he­re­do.A mi lle­ga­da ya se ha­bían to­ma­do de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas fun­da­men­ta­les co­mo la de aco­me­ter una gran obra en el mu­seo pa­ra du­pli­car el es­pa­cio ex­po­si­ti­vo con el ob­je­ti­vo de or­ga­ni­zar una ex­po­si­ción per­ma­nen­te que has­ta aho­ra no exis­tía, ni en es­te mu­seo, ni en nin­guno de París. Así que aho­ra mis­mo es­te es el gran re­to de los pró­xi­mos me­ses, por­que te­ne­mos que lo­grar que sea al­go muy atrac­ti­vo y di­ná­mi­co. P: Ade­más de con­ti­nuar con pro­yec­tos ya en mar­cha, ¿cuál se­rá tu apor­ta­ción a es­ta ins­ti­tu­ción? R: En es­te mu­seo se han he­cho las cosas muy bien en los úl­ti­mos años, por lo que no hay nin­gún mo­ti­vo pa­ra rom­per con na­da de lo an­te­rior. La dis­ci­pli­na es jo­ven y tie­ne to­da­vía mu­cho mar­gen pa­ra cre­cer y con­so­li­dar­se, y en eso es­ta­mos. En el fu­tu­ro me gus­ta­ría pro­fun­di­zar en las relaciones in­ter­na­cio­na­les, ha­cer más pro­yec­tos de for­ma co­la­bo­ra­ti­va con otros mu­seos fue­ra de Francia, y re­for­zar los víncu­los con las uni­ver­si­da­des. Por­que no nos ol­vi­de­mos de que un mu­seo no de­be­ría ser so­lo un or­ga­ni­za­dor de ex­po­si­cio­nes, sino tam­bién un ge­ne­ra­dor de cul­tu­ra. P: Oli­vier Sai­llard ha re­vo­lu­cio­na­do las re­glas del co­mi­sa­ria­do de mo­da y ha con­ver­ti­do el mu­seo en pun­ta de lanza de es­ta dis­ci­pli­na. ¿Pe­sa su le­ga­do o es una ayu­da? R: Las dos cosas. Cuan­do hay al­guien que ha he­cho un tra­ba­jo tan es­plén­di­do an­tes que tú, siem­pre es una res­pon­sa­bi­li­dad. Man­te­ner la po­si­ción a la que él y su equi­po han lle­va­do es­te mu­seo es un gran re­to y cla­ro que pe­sa, pe­ro ca­da uno tie­ne su es­ti­lo e in­ten- ta­ré es­tar a la al­tu­ra. He­re­do con or­gu­llo su le­ga­do y so­lo es­pe­ro dar­le la con­ti­nui­dad que se me­re­ce. Ade­más es un co­le­ga con el que ten­go una re­la­ción ex­ce­len­te y sé que cuen­to con su apo­yo. P: En los úl­ti­mos años se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un in­te­rés cre­cien­te por las ex­po­si­cio­nes de mo­da, ¿a qué crees que se de­be? R: La mo­da es al­go que sen­ti­mos muy cer­cano.To­dos nos ves­ti­mos y to­ma­mos de­ci­sio­nes con res­pec­to a nues­tra apa­rien­cia ca­da día. Es­to ha­ce que el in­te­rés por es­ta dis­ci­pli­na sea más al­to que el de otras ex­pre­sio­nes crea­ti­vas o ar­tís­ti­cas. P: ¿Con­si­de­ras que to­da­vía exis­ten pre­jui­cios en­tre los aca­dé­mi­cos? R: La eti­que­ta de fri­vo­li­dad que nos ro­dea es al­go con­tra lo que, los que nos de­di­ca­mos a es­to, se­gui­mos lu­chan­do. La mo­da es un fe­nó­meno com­ple­jo que en­glo­ba mu­chas ex­pre­sio­nes, des­de la crea­ti­va a la cul­tu­ral, la so­cio­ló­gi­ca o la po­lí­ti­ca, y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad, a tra­vés del ri­gor y del es­tu­dio aca­dé­mi­co en uni­ver­si­da­des, cam­biar esa per­cep­ción. P: ¿La mo­da es ar­te? R: Con esa pre­gun­ta ja­más va­mos a lle­gar a nin­gu­na con­clu­sión. Es cier­to que hay crea­do­res cu­ya vi­sión se acer­ca mu­cho a la de un ar­tis­ta y cu­ya obra se pue­de com­pa­rar a un ob­je­to de ar­te. Pe­ro de ahí a de­cir que la mo­da es ar­te es ge­ne­ra­li­zar de­ma­sia­do. La mo­da es un fe­nó­meno muy com­ple­jo que va más allá del ar­te.

«D ecir que la mo­da es ar­te es ge­ne­ra­li­zar de­ma­sia­do. La mo­da es un fe­nó­meno muy com­ple­jo que va más allá del ar­te»

Fa­cha­da y una de las ga­le­rías prin­ci­pa­les del mu­seo Pa­lais Ga­llie­ra de París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.