Pa­blo Es­co­bar en ma­nos de Bar­dem

Ha pa­sa­do años so­ñan­do con in­ter­pre­tar a Pa­blo Es­co­bar. En una con­ver­sa­ción con JA­VIER BAR­DEM nos des­ve­la por qué lo desea­ba tan­to y có­mo Pe­né­lo­pe Cruz era la úni­ca que po­día dar vi­da a su aman­te en la fic­ción.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Tal y co­mo le con­tó a Lau­ra Pérez

Ma­pa­sio­na­ba la gu­ra de Pa­blo Es­co­bar, un ti­po di­vi­di­do en dos energías dis­tin­tas. De ca­ra al ex­te­rior, en su for­ma de com­por­tar­se y de tra­tar a los de­más, era un ti­po con un rit­mo muy pau­sa­do y tran­qui­lo. Era un gran af­cio­na­do a la ma­rihua­na que le ha­cía lle­var un rit­mo len­to. Sin em­bar­go, creó a una ve­lo­ci­dad su­per­só­ni­ca al­go que has­ta en­ton­ces no exis­tía, el nar­co­trá­fi­co a es­ca­la mun­dial. Me han ofre­ci­do in­ter­pre­tar to­dos los per­so­na­jes de Es­co­bar que se han he­cho en los úl­ti­mos años, o ca­si to­dos, pe­ro que­ría ha­cer­lo a mi ma­ne­ra. En lo per­so­nal no le apre­cio en ab­so­lu­to, hi­zo cosas terribles y abrió la la­ta de los gu­sa­nos que aho­ra de­vo­ran paí­ses co­mo Mé­xi­co, pe­ro co­mo ac­tor que soy, es un per­so­na­je muy ri­co de in­ter­pre­tar. Lo que que­ría­mos con­tar en es­ta pe­lí­cu­la es esa atrac­ción que ins­pi­ra es­te per­so­na­je, ese amar a Pa­blo, en lo per­so­nal y lo so­cial has­ta con­ver­tir­lo en un icono que trae unas con­se­cuen­cias terribles. En al­gu­nos casos se ha he­cho una es­pe­cie de mi­tif­ca­ción que creo que no es lo más ade­cua­do. La pri­me­ra vez que leí so­bre él y em­pe­cé a in­tere­sar­me por el per­so­na­je fue en 1998, cuan­do me lla­ma­ron pa­ra tra­ba­jar en Blow, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Pe­né­lo­pe en Es­ta­dos Uni­dos pro­ta­go­ni­za­da por Johnny Depp.Ahí apa­re­cía fu­gaz­men­te Pa­blo Es­co­bar y me ofre­cie­ron el pa­pel, pe­ro era muy pe­que­ñi­to y es­que­má­ti­co y por eso lo re­cha­cé. Creo que des­de en­ton­ces me he ido pre­pa­ran­do, to­dos es­tos años. Siem­pre ha­bía al­go de mí que bus­ca­ba per­so­na­jes pa­re­ci­dos a su fgu­ra. En­con­tra­ba al­go muy in­tere­san­te en ese ca­ris­ma pa­si­vo. No era en ab­so­lu­to ac­ti­vo en la for­ma de ejer­cer su po­der, pe­ro te­nía una ener­gía y ca­pa­ci­dad de atrac­ción ex­tra­or­di­na­ria, has­ta el pun­to de me­ter­se a to­do un país en­te­ro en el bol­si­llo has­ta que lo hi­zo ex­plo­tar. En mi ca­be­za el per­so­na­je de Vir­gi­nia Va­lle­jo, la pe­rio­dis­ta a tra­vés de la que se cuen­ta to­do, siem­pre fue Pe­né­lo­pe. Siem­pre, siem­pre, siem­pre. Ese li­bro lle­gó en 2011, cuan­do no­so­tros ya es­tá­ba­mos jun­tos. En­ton­ces em­pe­cé a leer so­bre ella y a ver ví­deos su­yos y pen­sé:‘Quien lo va a ha­cer per­fec­to es ella’. Ha­ce fal­ta hu­mor y sa­ber reír­se de sí mis­ma.Al mis­mo tiem­po, tie­ne un im­pul­so, un ner­vio afla­do bien com­bi­na­do con un ca­lor y una emo­ción que creía que so­lo Pe­né­lo­pe po­día bor­dar.Y así ha si­do. Ha he­cho un tra­ba­jo de ca­rac­te­ri­za­ción ex­tra­or­di­na­rio y ha con­se­gui­do lle­gar a la

esen­cia de ese ca­rác­ter. En oca­sio­nes te­nía que pes­ta­ñear dos ve­ces pa­ra creér­me­lo: su for­ma de ha­blar, la ma­ne­ra de mo­ver las ma­nos, ese gus­tar­se tan­to a sí mis­ma per­te­ne­ce a la Vir­gi­nia Va­lle­jo de ver­dad. Era im­por­tan­te que to­do eso es­tu­vie­ra en el per­so­na­je por­que de ahí na­ce la atrac­ción ha­cia un ti­po co­mo Es­co­bar. Que sea­mos ella y yo, no­so­tros, quie­nes les de­mos vi­da en la fc­ción ha mar­ca­do la pe­lí­cu­la. Ha de­ja­do su hue­lla en la re­la­ja­ción de nues­tra in­ter­pre­ta­ción. Aun­que hay que te­ner cui­da­do por­que los ac­to­res siem­pre tra­ba­ja­mos con lo que te­ne­mos, nues­tro cuer­po, nues­tros re­cuer­dos, nues­tra esen­cia. Pe­ro el he­cho de ser pa­re­ja nos re­cuer­da to­da­vía más que de­be­mos tra­ba­jar des­de la fc­ción. Eso que su­ce­de ahí es la reali­dad de los per­so­na­jes, no es la nues­tra, esa se­ño­ra con pe­lu­ca no es mi pa­re­ja, es una se­ño­ra que se lla­ma así o asá. Eso te obli­ga a mi­rar­la con otros ojos, a es­cu­char­la con otros oí­dos y a tra­tar a ese per­so­na­je co­mo lo ha­ría el tu­yo, no tú. Eso es una ex­pe­rien­cia muy ri­ca pe­ro tam­bién muy di­fí­cil por­que he­mos te­ni­do que crear esa re­la­ción sin in­tro­du­cir na­da de la nues­tra. Hay una es­ce­na, al fnal de la pe­lí­cu­la, en la que ella acu­de pa­ra pe­dir ayu­da a Es­co­bar a La Ca­te­dral, la pri­sión que se cons­tru­yó a sí mis­mo. Era una si­tua­ción du­ra, de esas que cuan­do lees el guión di­ces:‘Uff… El día que lle­gue va a ser com­pli­ca­do’. Lo ha­bía­mos pre­pa­ra­do mu­cho an­tes, pe­ro siem­pre la ha­bía­mos de­ja­do al mar­gen por­que im­pli­ca­ba un via­je emo­cio­nal muy ex­tre­mo ha­cia la hu­mi­lla­ción y el abu­so. Cosas muy du­ras. Lle­gó el día y en­ton­ces ha­bla­mos, pac­ta­mos que ha­bía que en­trar y des­pués sa­lir. Pe­ro ha­bía que en­trar por mu­cho mie­do que die­ra.Te­nía­mos, más que nun­ca, que re­la­cio­nar­nos des­de los per­so­na­jes pa­ra re­co­no­cer que na­da de lo nues­tro es­ta­ba ahí.Y lo hi­ci­mos. Ella al­can­zó una li­ber­tad crea­ti­va, ima­gi­na­ti­va, desa­rro­lló unos lu­ga­res emo­cio­na­les muy fuer­tes. Cuan­do vol­vió se asus­tó y le cos­tó tres o cua­tro días vol­ver a es­tar en un lu­gar más ‘desape­na­do’. Pe­ro es­tu­vo ma­ra­vi­llo­sa. En esa es­ce­na me vol­vió lo­co. La mi­ra­ba y pen­sa­ba:‘Qué ma­ra­vi­llo­sa es­tá, qué libre’. Pe­ro yo ne­ce­si­ta­ba man­te­ner la mi­tad del ce­re­bro don­de te­nía que es­tar, in­ter­pre­tan­do y pro­du­cien­do. Di­cen que es­ta es la pe­lí­cu­la con la que sue­ña to­do pro­duc­tor. No sé si es cier­to, pe­ro sí ten­go cla­ro que ha si­do un gran bau­ti­zo en es­te te­rreno. Ha­bía días en los que pen­sa­ba que es­to no iba a sa­lir ade­lan­te y, al fnal, se ha he­cho. Se ha lo­gra­do en unas si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, gra­cias a un equi­po ma­ra­vi­llo­so y a Fernando León de Ara­noa, mi hé­roe, un ti­po con un te­són, una tran­qui­li­dad y una con­fan­za ex­tra­or­di­na­ria que no sé de dón­de le vie­ne. No sa­bía si era par­te de su in­te­li­gen­cia o que no se en­te­ra­ba de na­da. Era lo pri­me­ro, se en­te­ra­ba de to­do. Mu­cho más que yo».

«HAY UNA ES­CE­NA EN LA QUE PE­NÉ­LO­PE ME VOL­VIÓ LO­CO. LA MI­RA­BA Y PEN­SA­BA: ‘QUÉ MA­RA­VI­LLO­SA ES­TÁ, QUÉ LIBRE’. PE­RO YO NE­CE­SI­TA­BA MAN­TE­NER LA MI­TAD DEL CEREBRODONDE TE­NÍA QUE ES­TAR, IN­TER­PRE­TAN­DO YPRODUCIENDO»

En Lo­ving Pa­blo Ja­vier Bar­dem y Pe­né­lo­pe Cruz bor­dan el acen­to co­lom­biano ha­bla­do en in­glés, len­gua en la que se ha ro­da­do la pe­lí­cu­la pa­ra fa­ci­li­tar la distribución in­ter­na­cio­nal. Lo­ving Pa­blo, de Fernando León de Ara­noa, se es­tre­na el 9 de mar­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.