Itziar Castro se des­nu­da al fin

La ac­triz ITZIAR CASTRO pi­dió a tra­vés de Twit­ter apa­re­cer des­nu­da en HAR­PER’S BA­ZAAR cuan­do vio po­sar a va­rios de sus com­pa­ñe­ros en nues­tras pá­gi­nas. Di­cho y he­cho. Aquí te­néis esa ple­ga­ria aten­di­da de es­ta ar­tis­ta con una tra­yec­to­ria sor­pren­den­te. Lean.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Lau­ra Pérez Fo­to­gra­fía de Fé­lix Va­lien­te

«ES­TE RE­POR­TA­JE SUR­GE POR EN­VI­DIA.Yo vi esas fo­tos ma­ra­vi­llo­sas que pu­bli­cas­teis el mes pa­sa­do con los ac­to­res no­mi­na­dos a los Go­ya des­nu­dos, y di­je que yo tam­bién ha­bría que­ri­do es­tar. Es­cri­bí un co­men­ta­rio en las re­des so­cia­les y se lió. Em­pe­za­ron a in­ter­ve­nir ha­ters y no ha­ters, pe­ro yo sim­ple­men­te di­je que te­nía ga­nas de ha­cer­lo.Y aquí es­toy, fe­liz. A unos les gus­tas y a otros, no. Lo im­por­tan­te es no de­jar in­di­fe­ren­te». Así ex­pli­ca su pro­ta­go­nis­ta el ori­gen de es­te ar­tícu­lo que he­mos he­cho re­co­gien­do su guan­te. Itziar Castro (Barcelona, 1977) fue una de las no­mi­na­das co­mo Me­jor Ac­triz Re­ve­la­ción en los úl­ti­mos Pre­mios Go­ya por su in­ter­pre­ta­ción en Pie­les. ¿Re­ve­la­ción? ¿Qué re­ve­la­ción? 20 años de ca­rre­ra lle­va a sus es­pal­das. «Me voy a re­be­lar, con V y con B» bro­mea­ba el día an­tes de la ga­la, cuan­do se hi­cie­ron es­tas fo­tos. En es­tas dos dé­ca­das ha he­cho ci­ne, te­le­vi­sión, cir­co, tea­tro –es­cri­bió y di­ri­gió su pro­pia fun­ción so­bre la Barcelona bom­bar­dea­da du­ran­te la Gue­rra Ci­vil–, ha can­ta­do gós­pel, ha da­do cla­ses en el pro­gra­ma OT, ha he­cho los co­ros a Joe Coc­ker y Ju­lio Igle­sias, ahí es na­da. Has­ta ha ac­tua­do jun­to a Glo­ria Gay­nor con el I will sur­vi­ve sa­lién­do­le del pe­cho. Cuan­do Pa­blo Ber­ger la lla­mó pa­ra apa­re­cer en Blan­ca­nie­ves, con Án­ge­la Mo­li­na, Ma­ri­be­lVer­dú y Macarena García, le di­jo: «Es­tás de­ma­sia­do del­ga­da». «Bus­ca­ba a al­guien más oron­do, pe­ro me dio el pa­pel. He de de­cir que no es­toy dis­pues­ta a en­gor­dar ni a adel­ga­zar por na­die. Ni por Al­mo­dó­var», ríe. Aho­ra rue­da va­rias ve­ces por se­ma­na la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Vis a vis, tal vez la se­rie es­pa­ño­la más va­lien­te en años. «Ha­ce fal­ta mos­trar a gen­te di­fe­ren­te y mu­je­res con es­ti­los, se­xua­li­da­des, et­nias y fí­si­cos va­ria­dos. Pe­ro los pro­duc­to­res y di­rec­to­res sue­len ir a ti­ro fjo, po­cos arries­gan con cosas innovadoras, nue­vos ac­to­res o dis­tin­tos cuer­pos, co­mo su­ce­de en es­ta se­rie», aña­de. En los pró­xi­mos me­ses es­tre­na­rá Ma­tar a Dios (Ca­ye Ca­sas y Al­bert Pin­tó) pre­mio del pú­bli­co en el pa­sa­do fes­ti­val de Sit­ges y por la que ha re­ci­bi­do un ga­lar­dón a su in­ter­pre­ta­ción en Bue­nos Ai­res. «Cuan­do me lle­gó el guión no po­nía na­da de gor­da y pen­sé que se ha­bían equi­vo­ca­do», cuen­ta so­bre es­ta pro­duc­ción. Tam­bién la ve­re­mos en Cam­peo­nes, la nue­va pe­lí­cu­la de Ja­vier Fes­ser so­bre un equi­po de ba­lon­ces­to de dis­ca­pa­ci­ta­dos ³

don­de los in­tér­pre­tes no son ac­to­res. «Ha si­do una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, son má­gi­cos, tie­nen una esen­cia y una fres­cu­ra ma­ra­vi­llo­sa. Soy afor­tu­na­da por­que gra­cias a mi fí­si­co ja­más se me ha eti­que­ta­do co­mo ac­triz có­mi­ca o dra­má­ti­ca y he po­di­do ha­cer de to­do, que es lo que me gus­ta». A los Go­ya acu­dió con el aba­ni­co ro­jo que re­par­tió la Aso­cia­ción de Mu­je­res Ci­neas­tas y de Me­dios Au­dio­vi­sua­les pa­ra reivin­di­car más pre­sen­cia fe­me­ni­na en la in­dus­tria. «Es­ta­mos muy pre­sen­tes en ta­reas de so­lu­cio­nar pro­ble­mas, pe­ro no to­ma­mos las de­ci­sio­nes ni ges­tio­na­mos el di­ne­ro. De la mis­ma ma­ne­ra que co­pia­mos a los nor­te­ame­ri­ca­nos en mu­chas cosas, de­be­ría­mos imi­tar­los tam­bién en es­to. Ha­cen fal­ta más per­so­nas co­mo Le­ti­cia Do­le­ra, que se di­ri­ge, se pro­du­ce y di­ce las cosas que pien­sa. Ne­ce­si­ta­mos un es­pa­cio pa­ra no­so­tras. Hay mu­chas guio­nis­tas y di­rec­to­ras que tie­nen his­to­rias apa­sio­nan­tes pe­ro no las pue­den con­tar por­que na­die se las fnan­cia». So­bre ese fe­mi­nis­mo de ges­tos que inun­da el ci­ne úl­ti­ma­men­te, lo tie­ne cla­ro. «El cam­bio lo es­tán pro­du­cien­do se­ries co­mo Big Little Lies, Ame­ri­can Ho­rror Story, Trans­pa­rent y per­fles co­mo Shon­da Rhi­mes (pro­duc­to­ra, di­rec­to­ra y guio­nis­ta) con su apo­yo brutal a las mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas. El mo­vi­mien­to se de­mues­tra an­dan­do, Ni­co­le Kid­man y Ree­se Wit­hers­poon han he­cho más pro­du­cien­do Big Little Lies que vis­tien­do de ne­gro en los Glo­bos de Oro. Aun­que es­tá bien que tam­bién ha­gan eso, to­do su­ma.Yo es­pe­ro pro­du­cir al­gún día y rea­li­zar pro­yec­tos con gen­te di­fe­ren­te y mu­je­res a to­pe. Un día a An­to­nio Ban­de­ras le re­pro­cha­ron ha­ber­se ven­di­do a Holly­wood y él con­tes­tó:‘No me he ven­di­do, he com­pra­do mi li­ber­tad’. Esa es la ac­ti­tud: tra­ba­jar mu­cho pa­ra po­der ha­cer lo que me dé la ga­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.