El tra­je sas­tre por Brian­da Fitz-Ja­mes Stuart

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Ce­lia Cuer­vo Estilismo de Ma­ría Ver­net­ta Fo­to­gra­fía de Ja­vier Bios­ca

Con el pa­so de los años BRIAN­DA FITZ-JA­MES STUART ha que­ri­do ale­jar­se de lo que su san­gre obli­ga. En­fun­da­da (y em­po­de­ra­da) en la sas­tre­ría más ochen­te­ra de la tem­po­ra­da –de hom­bre­ras mar­ca­das y so­la­pas des­co­ca­das– pre­fie­re ha­blar de su tra­ba­jo co­mo ilus­tra­do­ra que, en es­te 2018, apun­ta más al­to que nun­ca.

«Lo que más dis­fru­to es el di­bu­jo. Es­tu­dié mo­da por­que me in­tere­sa­ba la par­te gráf­ca, crear es­tam­pa­dos. Pe­ro a mí lo que me gus­ta es ilus­trar»

Re­cuer­do es­tar con mi her­mano, sien­do pe­que­ños, en la edi­to­rial de mi pa­dre. Nos de­ja­ban ha­cien­do co­lla­ges y si­mu­lá­ba­mos que ha­cía­mos por­ta­das, co­mo si fué­ra­mos di­se­ña­do­res. Re­cor­tan­do, pe­gan­do y fo­to­co­pian­do». Lejos de ver­se co­rre­tean­do por ki­lo­mé­tri­cos pa­si­llos de pa­la­ce­tes o en even­tos de pos­tín, Brian­da Fitz-Ja­mes Stuart (Ma­drid, 1984) viaja has­ta el más mor­tal de los en­tre­te­ni­mien­tos de un ni­ño al pre­gun­tar­le por la vi­ven­cia más es­pe­cial de su in­fan­cia. Hi­ja de Jacobo Mar­tí­nez de Iru­jo y Fitz-Ja­mes Stuart, con­de de Si­rue­la, y nie­ta de la du­que­sa de Al­ba, pre­fie­re ale­jar­se de los mu­chos tí­tu­los de su fa­mi­lia, de la he­ren­cia aris­to­crá­ti­ca que co­rre inevi­ta­ble­men­te por sus ve­nas, y cen­trar­se en el más hu­mano y emo­ti­vo de los sen­ti­mien­tos. «Cre­cer en mi ca­sa fue de lo más nor­mal, so­bre to­do des­de el mo­men­to en que apren­dí a no mi­rar lo que se es­cri­bía.Vi­vo mu­cho más tran­qui­la», con­ce­de. Lo cier­to es que, a pe­sar de ser la más co­no­ci­da de su ge­ne­ra­ción fa­mi­liar, ha cui­da­do siem­pre de que su ex­po­si­ción me­diá­ti­ca fue­ra mí­ni­ma y siem­pre con la ex­cu­sa de su tra­ba­jo an­tes que su as­cen­den­cia. Ilus­tra­do­ra, di­se­ña­do­ra y DJ, lle­va años mol­dean­do una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca en dis­tin­tos ám­bi­tos. Lo úl­ti­mo, por cier­to, es al­go que ha­ce pa­ra cu­rar­se la es­pi­ni­ta de no ha­ber apren­di­do nun­ca a to­car un ins­tru­men­to, y eso que los co­lec­cio­na: «Es mi pro­fe­sión frus­tra­da –sen­ten­cia en­tre ri­sas–. ¡Aun­que no es la úni­ca!». Sor­pren­den­te, te­nien­do en cuen­ta que son po­cos los pa­los crea­ti­vos que le fal­tan por to­car, aun­que «lo que más dis­fru­to es el di­bu­jo. Es­tu­dié mo­da por­que me in­tere­sa­ba la par­te grá­fi­ca, crear es­tam­pa­dos. Pe­ro a mí lo que me gus­ta es ilus­trar», afir­ma. En efec­to, se for­mó en el IED de Ma­drid an­tes de mu­dar­se un año a Nue­va York pa­ra es­tu­diar en The Art Stu­dents Lea­gue y tra­ba­jar co­mo be­ca­ria de un pin­tor.Al vol­ver, co­men­zó sus prác­ti­cas en La Ca­si­ta de Wendy, don­de ter­mi­nó tra­ba­jan­do co­mo di­se­ña­do­ra du­ran­te ocho años. Qui­zá ahí fue cuan­do le pi­có el gu­sa­ni­llo de crear su pro­pia mar­ca, Pla­net Pal­mer, cu­yos es­tam­pa­dos co­lo­ri­dos y naïfs (de pal­me­ras y ani­ma­les a ov­nis) eran cla­ve: «Fi­nal­men­te tu­ve que des­vin­cu­lar­me de ella. Re­sul­tó que la ex­pe­rien­cia no era co­mo yo pen­sa­ba, que a mí lo que me gus­ta­ba era di­bu­jar y, al fi­nal, con lo pe­que­ña que era ca­da co­lec-

«Yo no soy in­no­va­do­ra, in­no­va­do­ra era mi abue­la. Era in­creí­ble có­mo ves­tía y su gra­cia pa­ra com­bi­nar las pren­das»

ción, so­lo ha­cía unos diez es­tam­pa­dos al año. La par­te crea­ti­va se me que­da­ba pe­que­ña», con­fie­sa. Eso sí, a su abue­la le fas­ci­na­ba: «Me ha­cía mu­cha ilu­sión que se in­tere­sa­ra por lo que yo di­se­ña­ba. Me com­pra­ba un mon­tón de cosas y se las po­nía. En­ten­día lo que yo ha­cía y eso me en­can­ta­ba. Yo, vis­tien­do, no soy in­no­va­do­ra; in­no­va­do­ra era ella. Era in­creí­ble có­mo ves­tía y su gra­cia pa­ra com­bi­nar las pren­das», re­cuer­da. Sin em­bar­go, en su ar­ma­rio no hay nin­gu­na re­li­quia su­ya en he­ren­cia («¡Es que ella era más del­ga­da y ba­ji­ta que yo!», bro­mea), aun­que sí des­ta­ca las pie­zas que guar­da de su ma­dre, co­mo un Sy­bi­lla de los años ochen­ta que tie­ne co­mo un te­so­ro. Es­te 2018 se plan­tea de lo más es­pe­cial pa­ra Brian­da.A fi­na­les del pa­sa­do via­jó a Ja­pón pa­ra ha­cer una ex­hi­bi­ción y es­tá tra­ba­jan­do en crear al­go ex­clu­si­vo pa­ra ese mer­ca­do; ade­más, pre­pa­ra el lan­za­mien­to de un li­bro so­bre ar­te pa­ra ni­ños jun­to a Mos­qui­to Books, en el que se ha en­car­ga­do de ha­cer las ilus­tra­cio­nes.Y lo me­jor de to­do: aca­ba de sa­car­se el car­né de con­du­cir («¡Por fin!», di­ce) con la úni­ca in­ten­ción de po­der ir­se al cam­po a di­bu­jar, a ins­pi­rar­se en esa na­tu­ra­le­za que gus­ta­ba tan­to a su abue­la cuan­do la es­tam­pa­ba en sus pren­das.

Cha­que­ta y pan­ta­lón de cre­pé, am­bos de GUC­CI, ca­mi­sa de se­da de MAN­GO, cin­tu­rón de ter­cio­pe­lo de UTER­QÜE, y bro­che y ani­llo do­ble, to­do de oro, am­bos de JOA­QUÍN BERAO. En la otra pá­gi­na, cha­que­ta de cre­pé de GEOR­GES RECH y jer­sey de ca­na­lé de MAN­GO.

Cha­que­ta y pan­ta­lón de la­na, am­bos de BLEIS MA­DRID, jer­sey de la­na de MAN­GO, mu­le de ante de MA­NO­LO BLAH­NIK y re­loj Pant­hè­re de oro de CAR­TIER. En la otra pá­gi­na, su­da­de­ra de al­go­dón de UTER­QÜE, pan­ta­lón de al­go­dón de VA­LEN­TINO y ani­llo de oro ama­ri­llo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.