Juan Vidal, una vi­da de mo­da

Ta­len­to pre­coz de la in­dus­tria pa­tria, JUAN VIDAL enar­bo­la la ban­de­ra de la ma­du­rez es­té­ti­ca mien­tras bus­ca la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su frma ho­mó­ni­ma. Una clien­te­la fel y su ca­pa­ci­dad pa­ra rein­ven­tar­se cons­ti­tu­yen sus ma­yo­res ac­ti­vos en es­te re­to su­perl

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Sa­ra Her­nan­do Fo­to­gra­fía de Ja­vier Ló­pez

A JUAN VIDAL (El­da, 1980) es­ta pro­fe­sión le pi­lló con el pie cam­bia­do. Ni el ne­go­cio de su ma­dre, una boutique mul­ti­mar­ca, ni el ofi­cio de su pa­dre, úl­ti­mo sas­tre de un li­na­je con más de 150 años de his­tor ia, le di­sua­die­ron de cur­sar la ca­rre­ra de Be­llas Ar­tes. «No qui­se ha­cer mo­da por­que no sa­bía si iba a po­der es­tar a la al­tu­ra de mis pa­dres, si es­ta­ba ca­pa­ci­ta­do pa­ra lle­gar a su ni­vel de pro­fe­sio­na­li­dad. De he­cho to­da­vía no sé si lo es­toy», con­fie­sa. A tan ‘be­llo’ ex­pe­ri­men­to le pu­so fin un com­pa­ñe­ro de pi­so de Barcelona, es­tu­dian­te de mo­da en Fe­li­ci­dad Du­ce, cu­yos pro­yec­tos y tra­ba­jos des­per­ta­ron los ce­los de es­te di­se­ña­dor en cier­nes. «To­do lo que se traía a ca­sa me gus­ta­ba. El desa­rro­llo de co­lec­cio­nes, de pa­tro­nes, las fi­chas téc­ni­cas, los di­bu­jos, el análisis de vo­lú­me­nes… To­do me pa­re­cía mu­cho más in­tere­san­te que cual­quie­ra de mis ta­reas y me da­ba mu­cha en­vi­dia. Vi­vía con la sen­sa­ción cons­tan­te de es­tar per­dien­do el tiem­po. Así que ter­mi­né el pri­mer ci­clo de Be­llas Ar­tes, me ar­mé de va­lor y le di­je a mis pa­dres que que­ría es­tu­diar la ca­rre­ra de mo­da. La res­pues­ta de mi ma­dre fue que ella ya lo sa­bía des­de ha­cía mu­cho tiem­po», re­cuer­da. Tam­po­co la fi­na­li­za­ría, aun­que es­ta vez por ra­zo­nes muy di­fe­ren­tes. «En el úl­ti­mo año tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer prác­ti­cas con Asier Ta­pia, por aquel en­ton­ces di­se­ña­dor de la co­lec­ción de mu­jer de An­to­nio Mi­ró. Me in­tro­du­jo en el sec­tor y me pre­sen­tó a un par de con­cur­sos de los que ga­né uno [el cer­ta­men lo­cal MODAFAD]. En­tre las prác­ti­cas y ela­bo­rar do­sie­res no me que­dó tiem­po pa­ra pre­pa­rar­me los exá­me­nes. Nun­ca me preo­cu­pó, en es­ta pro­fe­sión lo im­por­tan­te no es te­ner un tí­tu­lo, sino de­mos­trar tus ha­bi­li­da­des», de­fien­de.

Un cas­ting, rea­li­za­do en­tre to­dos los alum­nos de es­cue­las de mo­da de la Ciu­dad Con­dal, le brin­dó la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en la pa­sa­re­la de Barcelona, en la que de­bu­tó con tan so­lo 26 años: «Fue el mo­men­to en el que Jo­sep Font de­ci­de des­fi­lar en París y se que­da un hue­co libre que de­ci­die­ron lle­nar con un jo­ven ta­len­to. Mi cu­rrícu­lo y mi por­fo­lio, que era ma­yor que el de los de­más, de­can­ta­ron la ba­lan­za a mi fa­vor». Tras aque­lla co­lec­ción, ins­pi­ra­da en los bai­les de gra­dua­ción de los paí­ses del es­te, co­men­za­ría un pe­ri­plo por otras pa­sa­re­las al­ter­na­ti­vas (Va­len­cia y el Ego de Cibeles) desem­bo­can­do en 2013 en la Mer­ce­des-Benz Fas­hion Week Ma­drid. Y to­do es­to, sin ni si­quie­ra que­rer­lo.

«Crear mi pro­pia fir­ma nun­ca ha­bía si­do una prio­ri­dad. No es­ta­ba den­tro de mis pla­nes. Lo que am­bi­cio­na­ba era te­ner un do­sier bueno pa­ra po­der ir­me a Ita­lia a tra­ba­jar en el equi­po crea­ti­vo de una em­pre­sa de mo­da sin te­ner que em­pe­zar en el úl­ti­mo es­ca­lón. Nun­ca ha­bía te­ni­do esa an­sia de so­bre­sa­lir, no bus­qué la fa­ma en nin­gún mo­men­to», se sin­ce­ra. Con un pe­que­ño es­pa­cio de­di­ca­do a sus co­lec­cio­nes en la tien­da de su ma­dre en El­da –«Em­pe­cé a mos­trar allí mis di­se­ños y la ver­dad es que te­nían bas­tan­te acep­ta­ción»–, Juan Vidal se en­con­tró en la en­cru­ci­ja­da de te­ner que de­ci­dir si se­guía con el jue­go o por fin ha­cía de su mar­ca su mo­do de vi­da. «Lle­gó un pun­to en el que me di cuen­ta de que mis di­se­ños gus­ta­ban y que ya te­nía gen­te a mi al­re­de­dor for­man­do un equi­po. En­ton­ces de­ci­dí dar el sal­to in­ter­na­cio­nal y

ha­cer la pri­me­ra fe­ria fue­ra de Es­pa­ña». La ca­sua­li­dad qui­so que Do­me­ni­co Dolce y Ste­fano Gab­ba­na pa­sa­ran por de­lan­te de su stand, se fi­ja­ran en sus di­se­ños y aca­ba­sen con aque­lla co­lec­ción en Spi­ga2, la tien­da mul­ti­mar­ca que el dúo de crea­do­res tie­ne con­sa­gra­da a los jó­ve­nes talentos. «Aquel fue el pun­to de in­fle­xión de mi ca­rre­ra, me abrió las puer­tas de mu­chos si­tios.Y en­ton­ces su­pe que ya no ha­bía mar­cha atrás», re­la­ta. Más de un lus­tro y una de­ce­na de des­fi­les des­pués, Juan Vidal si­gue lu­chan­do por con­so­li­dar su dis­cur­so es­té­ti­co, ri­co y ecléctico, mez­cla de lo vi­vi­do y de una cons­tan­te re­fle­xión in­te­rior. «Mi ma­dre te­nía una clien­te­la fi­ja y los di­se­ña­do­res aca­ba­ban mu­rién­do­se­le», cuen­ta. «No po­día man­te­ner Ar­ma­ni du­ran­te ocho años por­que no po­día ven­der­le el mis­mo tra­je gris a la mis­ma se­ño­ra tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Así que ha­bía una cons­tan­te evo­lu­ción en su tien­da. So­lo fue fiel a Fran­co Mos­chino, por­que es­te te­nía la ca­pa­ci­dad de mu­tar en to­das las co­lec­cio­nes.Y eso es lo que in­ten­to ha­cer yo en ca­da des­fi­le, nu­trir a esa clienta con nue­vas fan­ta­sías pa­ra que no se can­se de mi pro­duc­to ni de mí, de quien soy ni de lo que ha­go». Esa ca­pa­ci­dad de mu­tar sin per­der su esen­cia –«Mis co­lec­cio­nes tie­nen un ne­xo de unión, por­que to­das sa­len de una mis­ma ca­be­za, la mía»– de­fi­ne a es­te crea­dor, con­cien­zu­do en su tra­ba­jo y libre en sus in­fluen­cias, que aho­ra mis­mo se en­cuen­tra en una eta­pa in­tros­pec­ti­va con la que co­ger ca­rre­ri­lla pa­ra afron­tar el fu­tu­ro. «Me pi­llas es­tu­dián­do­me a mí mis­mo. Hay cier­tos va­lo­res que con­si­de­ro que per­te­ne­cen a la mar­ca y tam­bién a mi for­ma de en­ten­der el mun­do y a la mu­jer. Me gus­ta­ría aca­bar de asi­mi­lar­los o creér­me­los pa­ra ser ca­paz de re­in­ter pre­tar­los o tra­du­cir­los cons­tan­te­men­te». Mi­ma­do des­de ha­ce años por pren­sa y pú­bli­co, su ob­je­ti­vo pró­xi­mo pa­sa por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su fir­ma, en la que su equi­po lle­va in­mer­so des­de ha­ce me­ses, aun­que sus de­seos con­fe­sa­bles sean al­go más mun­da­nos: «Es­ta in­dus­tria es tan po­co estable que me cues­ta mu­cho pen­sar en el fu­tu­ro. Pe­ro mi sue­ño, al fin y al ca­bo, es bas­tan­te sim­ple. So­lo quie­ro po­der ol­vi­dar­me de to­do lo que ro­dea es­ta pro­fe­sión y cen­trar­me en lo que real­men­te me gus­ta, que es crear».

«IN­TEN­TO NU­TRIR A ESA CLIENTA CON NUE­VAS FAN­TA­SÍAS PA­RA QUE NO SE CAN­SE DE MI PRO­DUC­TO NI DE MÍ»

Ves­ti­do de al­go­dón y cin­tu­rón de na­pa con fle­cos de ra­fia, am­bos de JUAN VIDAL, co­llar con pie­dras de UTER­QÜE y ani­llo do­ra­do de CON­SUE­LO DEL PINO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.