Vi­vien­do ra­sé por Jo­sie

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Fo­to­gra­fía de Fé­lix Va­lien­te Estilismo de Ma­ría Ver­net­ta

Des­de que lle­gué a HAR­PER’S BA­ZA AR he que­ri­do con­tar la his­to­ria de PIE­DI­TA DE HOHEN­LOHE-LAN­GEN­BURG, au­to­ra de una de las au­to­bio­gra­fías más fas­ci­nan­tes que he leí­do nun­ca. Pe­ro no po­día ha­cer­lo sin re­unir a es­tas cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res des­cen­dien­tes de ella, que traen a es­tas pá­gi­nas las lec­cio­nes de vi­da es­con­di­das tras la fas­tuo­sa exis­ten­cia de una fgu­ra irre­pe­ti­ble.

Co­mo de­vo­ra­dor de bio­gra­fías que soy, he com­pren­di­do a tra­vés de ellas que los he­chos que com­po­nen es­tas vidas pre­sen­ta­das a tra­vés de los tex­tos no su­ce­den de mo­do ca­sual.Tam­po­co en mi pro­pia vi­da con­si­de­ro una ca­sua­li­dad el que lle­ga­se a mis ma­nos un li­bro re­cón­di­to, de se­rie mí­ni­ma y des­ca­ta­lo­ga­do, es­cri­to di­rec­ta­men­te pa­ra que los miem­bros de la li­na­ju­da fa­mi­lia Hohen­lohe-Lan­gen­burg co­no­cie­ran la ma­ra­vi­llo­sa ju­ven­tud de su an­te­pa­sa­da Pie­di­ta, mar­que­sa de Bel­vís. To­do ocu­rrió una tar­de de pri­ma­ve­ra en la bi­blio­te­ca de mi que­ri­do ami­go José Ma­ría Al­zo­la (a quien tan­ta ins­pi­ra­ción de­bo y con quien tan­ta afi­ción por la be­lle­za de la vi­da com­par­to). Co­lap­sa­da la es­tan­cia por la ver­be­na flo­ral de Gol­con­da de Jar (su per­fu­me fa­vo­ri­to) y por los lo­mos ro­jos y do­ra­dos de su co­lec­ción de li­bros no­bi­lia­rios, des­ta­ca­ba en­tre aque­lla se­rie uno azul ma­rino que des­per­tó mi cu­rio­si­dad. Al co­ger­lo re­co­no­cí un do­ble es­cu­do ba­jo una co­ro­na prin­ci­pes­ca en su ta­pa, con dos leo­nes tum­ba­dos y un sol. ¿Dón­de ha­bía vis­to yo ese es­cu­do an­tes? Fue en­ton­ces cuan­do leí el tí­tu­lo del vo­lu­men: “Éra­se una vez…” Bo­ce­tos de mi ju­ven­tud, por la prin­ce­sa Max de Hohen­lohe-Lan­gen­burg (Pie­dad deY­tur­be, mar­que­sa de Bel­vís).Y cla­ro, al leer ‘Hohen­lohe’ caí en que ese es­cu­do lo ha­bía vis­to yo en Mar­be­lla: «¿No es el del Mar­be­lla Club?», pre­gun­té a Al­zo­la. «Cla­ro, son las me­mo­rias de ju­ven­tud de Pie­di­ta, ma­dre del prín­ci­pe Al­fon­so, fun­da­dor del Mar­be­lla Club. Es­tán es­cri­tas sin apun­tes pre­vios y de me­mo­ria por eso es co­mo si ella mis­ma te ha­bla­se en voz al­ta, llé­va­te­lo por­que te en­can­ta­rá», me res­pon­dió el gu­rú. Aque­lla mis­ma no­che co­men­cé a leer esos bo­ce­tos que no so­lo me des­cu­brie­ron a Pie­di­ta, sino que fue­ron una in­mer­sión en la Be­lle Épo­que de su mano y en pri­me­ra lí­nea de vi­sión de ese gran mun­do des­va­ne­ci­do tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cu­yas ma­ra­vi­llas nos re­sul­tan tan di­fí­ci­les de creer a los que he­mos na­ci­do a es­te otro la­do de la his­to­ria.Y di­go pri­me­ra lí­nea, por­que Pie­di­ta na­ce­rá de un ma­tri­mo­nio al­ta­men­te pri­vi­le­gia­do y bien re­la­cio­na­do que au­na­ba el po­de­río eco­nó­mi­co me­xi­cano de su ge­ne­ro­so pa­dre, don Manuel deY­tur­be, con el aris­to­crá­ti­co li­na­je es­pa­ñol de una ma­dre ma­la­gue­ña des­cen­dien­te de Ra­mi­ro II de León, do­ña Tri­ni­dad von Scholtz, du­que­sa de Par­cent. A ella de­di­ca Pie­di­ta sus me­mo­rias por­que se­rá su mo­de­lo a se­guir y quien pro­por­cio­ne a su ma­ri­do una ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca que los lle­va­rá de París (don­de na­ce ella en 1892) a Ber­lín, pa­san­do por el

«PUE­DES PERDERTESOROS MA­TE­RIA­LES PEROJAMÁSLA DIG­NI­DAD[…]Y ESACAPACIDAD QUETENÍAMI ABUELADE EMPEZARDESDE CEROSIEMPRECON UNASONRISA» AN­NA GA­MA­ZO

Lon­dres vic­to­riano o la cor­te de Vie­na y, por su­pues­to, vi­vien­do la de­ca­den­cia má­gi­ca de la flor y na­ta ma­dri­le­ña con­tem­po­rá­nea a la caída de nues­tro im­pe­rio. «Mi abue­la vi­vió de cer­ca los he­chos his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes de su tiem­po y gra­cias a su com­pro­mi­so hu­ma­nís­ti­co, sus via­jes, fies­tas, círcu­lo de amis­ta­des y for­ma­ción es­pi­ri­tual desa­rro­lló una per­so­na­li­dad úni­ca que le per­mi­tió afron­tar los ver­ti­gi­no­sos cam­bios vi­ta­les sin una que­ja, siem­pre con una son­ri­sa y es­pí­ri­tu po­si­ti­vo». Es­ta de­cla­ra­ción pro­vie­ne de su nie­ta An­na Ga­ma­zo, el día que tu­vo lu­gar es­ta se­sión de fo­tos en la que un nu­tri­do gru­po de des­cen­dien­tes, fé­mi­nas de to­das las eda­des, po­sa­ban pa­ra Har­per’s Ba­zaar en re­cuer­do de Pie­di­ta y es­tas de­cla­ra­cio­nes son muy va­lio­sas pa­ra el lec­tor co­mo una pers­pec­ti­va im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der a lo lar­go de es­te tex­to una vi­da que cam­bia­rá ra­di­cal­men­te al rit­mo de los acon­te­ci­mien­tos dra­má­ti­cos que li­qui­da­rán los im­pe­rios europeos y el gran mun­do en el que ella na­ció y cre­ció. Co­mo pe­rio­dis­ta de mo­da y ras­trea­dor de es­ti­los de vi­da que pue­dan ins­pi­rar a los de­más, que­dé atra­pa­do por los re­la­tos de mo­da que ate­so­ra Pie­di­ta y que me en­gan­cha­ron a sus bo­ce­tos des­de el pri­mer mo­men­to: el via­je a Ru­sia pa­ra asis­tir a la co­ro­na­ción del zar Ni­co­lás II (con su ma­dre ves­ti­da con un tra­je con­fec­cio­na­do con en­ca­jes de pun­to deVe­ne­cia que el car­de­nal Ma­za­rino lle­vó en la co­ro­na­ción de Luis XIV), sus anéc­do­tas in­fan­ti­les con su pri­mo Carlos de Beis­te­gui y deY­tur­be (que se con­ver­ti­ría des­pués en afa­ma­do an­fi­trión y me­ce­nas de la mo­da y la ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res), los tres tra­jes que la ca­sa Worth le hi­zo pa­ra su pues­ta de lar­go ante Eduar­doVII en Buc­king­ham Pa­la­ce o los som­bre­ros que com­pra­ba chez Ca­ro­li­ne Re­boux… Epi­so­dios bri­llan­tes que trans­cu­rren en­tre St. Mo­ritz, pis­tas de te­nis en Li­ria, ca­pi­llas pú­bli­cas en el Pa­la­cio Real de Ma­drid, el Ho­tel Sa­cher, Ron­da, Schön­brunn, y un elen­co de lu­ga­res des­co­no­ci­dos an­tes de su de­li­cio­sa lec­tu­ra que van de la­ti­fun­dios de­cla­ra­dos hoy par­que na­tu­ral, a cam­pos de po­lo o bal­nea­rios don­de el Al­ma­na­que de Got­ha co­bra vi­da y ha­bla a tra­vés de sus pa­la­bras en una col­me­na aris­to­crá­ti­ca que re­tra­ta una Europa que no vol­ve­rá. Pe­ro lo que te atra­pa de es­te per­so­na­je no es so­lo es­ta bur­bu­ja de ta­ma­ño oro­pel, sino có­mo cuen­ta to­do ‘en voz al­ta’ (co­mo me ad­vir­tió Al­zo­la), desa­rro­llan­do un re­la­to sin­ce­ro y car­ga­do de va­lo­res hu­ma­nos y es­pi­ri­tua­les que cultiva jun­to a su amor a los de­más y so­bre to­do a los des­fa­vo­re­ci­dos por los que siem­pre tra­ba­jó. Pro­fun­da­men­te sen­ci­lla (dis­cul­pán­do­se por no sa­ber es­cri­bir has­ta la úl­ti­ma pá­gi­na y oja­lá mu­chos lo hi­cié­ra­mos con tan­to ta­len­to…) y lle­na de gra­ti­tud a la vi­da, no so­lo por el bie­nes­tar del que dis­fru­ta, sino por ha­ber­le da­do su ma­yor te­so­ro: esa ‘ben­di­ta ma­dre’. Es­te se­rá su fa­ro vi­tal e ins­pi­ra­ción, una me­ce­nas del ar­te que do­ta­rá a su hi­ja de los in­mor­ta­les re­tra­tos que Ma­dra­zo, De Lasz­lo, Ben­lliu­re o Blay hi­cie­ron de ella y a Es­pa­ña da­rá su pri­mer Mu­seo del Tra­je Re­gio-

nal y Ar­te Po­pu­lar; por no ha­blar de los beneficios que pro­cu­ró a su Ron­da na­tal, res­tau­ran­do es­ta ciu­dad prác­ti­ca­men­te por com­ple­to. Ade­más, en su in­can­sa­ble la­bor fi­lan­tró­pi­ca, au­na­rá sus dos gran­des pa­sio­nes que son la cul­tu­ra es­pa­ño­la y la ayu­da a los des­fa­vo­re­ci­dos, e in­ven­ta­rá un con­cep­to muy di­ver­ti­do de fies­ta be­né­fi­ca que desa­rro­lla­ba cua­dros vi­vos de pin­to­res es­pa­ño­les en los que sus aris­to­crá­ti­cos in­vi­ta­dos apor­ta­ban fon­dos pa­ra sus cau­sas, ves­ti­dos de hi­lan­de­ras o me­ni­nas de Ve­láz­quez, ha­bi­tan­tes go­yes­cos de 1808 (con ro­pa­jes ori­gi­na­les, cla­ro es­tá) o de cor­te­sa­nos de Fe­li­pe III. Con ella (una vez viu­da y des­pués ca­sa­da en se­gun­das nup­cias con el du­que de Par­cent) via­ja­rá a Vie­na (y aquí Pie­di­ta ha si­do ca­paz de des­cri­bir la cor­te de Fran­cis­co José con una pa­sión y ca­li­dad com­pa­ra­bles a las que el mis­mí­si­mo Zweig de­rro­cha en El mun­do de ayer) pa­ra per­fec­cio­nar su téc­ni­ca al piano con el cé­le­bre pro­fe­sor Les­che­tizsky. Allí cul­ti­va­rá su amis­tad con la fa­mi­lia Hohen­lohe-Lan­gen­burg con cu­yo hi­jo, el prín­ci­pe Ma­xi­mi­li­ano, con­trae­rá ma­tri­mo­nio en Ma­drid en 1921. Es­te pre­cio­so fi­nal fe­liz es con el que ter­mi­na Pie­di­ta sus bo­ce­tos de ju­ven­tud, con una bo­da de en­sue­ño que co­men­za­ba des­cen­dien­do las es­ca­le­ras del pre­cio­so Pa­la­cio de Par­cent (hoy Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia) de la ca­lle San Ber­nar­do, don­de era acla­ma­da por cien­tos de ma­dres lac­tan­tes pa­ra las que tra­ba­ja­ba, con­gre­ga­das en la puer­ta de su ca­sa pi­dién­do­le que no aban­do­na­ra Es­pa­ña… Ese día el rey Al­fon­so XIII (pa­drino des­pués de su pri­mer hi­jo) le di­jo: «Te ha­cen más ova­cio­nes a ti que a mí». Pe­ro Pie­di­ta se mar­chó y es en es­te tra­mo de la his­to­ria don­de ne­ce­si­to la voz de su úni­ca hi­ja vi­va, la prin­ce­sa Beatriz de Hohen­lohe-Lan­gen­burg y deY­tur­be, pa­ra que con­ti­núe con­tán­do­la tal y co­mo hi­zo du­ran­te es­ta se­sión con Fé­li­xVa­lien­te en los es­tu­dios de Hearst: «Nues­tro ho­gar fue el Pa­la­cio de Rot­hen­haus, a las afue­ras de Pra­ga, que mi pa­dre he­re­dó y don­de mi ma­dre tras­la­dó en nue­ve va­go­nes des­de Ma­drid to­dos sus re­cuer­dos y te­so­ros de va­lor his­tó­ri­co, ar­tís­ti­co y fa­mi­liar. Allí mu­rió y fue en­te­rra­da mi abue­la, la du­que­sa de Par­cent, y allí cre­ci­mos dis­fru­tan­do el ex­tra­or­di­na­rio par­que que fue es­ce­na­rio de even­tos cul­tu­ra­les y de los jue­gos en­tre mis her­ma­nos (Al­fon­so, Max, Pim­pi­ne­la, Cris­tián y Eli­sa­beth) y yo. Has­ta que una no­che de 1941 el ge­ne­ral Pat­ton, del ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos, nos re­co­mien­da huir de la gue­rra y de­ja­mos to­do nues­tro ho­gar y a mi abue­la allí en­te­rra­da, pa­ra di­ri­gir­nos a Gs­taad (Sui­za) con 14 baú­les, 2 nan­nies, pe­rros y ca­na­rios, en­tre bom­bar­deos y cam­bios de ³

MIEN­TRAS CON­TEM­PLA­BA CÓ­MO SU CA­SA ERA PAS­TO DE LAS LLA­MAS, PIE­DI­TA CONSOLABA A SUS HI­JOS: «LO MÁS IM­POR­TAN­TE SOIS VO­SO­TROS Y YA ES­TÁIS FUE­RA»

tre­nes… Nues­tra idea era re­gre­sar pe­ro con Che­cos­lo­va­quia in­va­di­da nos con­ce­die­ron pa­sa­por­te de Liech­tens­tein y re­nun­cia­mos a nues­tra ciu­da­da­nía que más tar­de nos im­pe­di­ría re­cla­mar los bie­nes atra­pa­dos tras el Te­lón de Ace­ro». Es­te par­ti­cu­lar Son­ri­sas y lá­gri­mas que con­vir­tió a los Hohen­lohe en re­fu­gia­dos aca­bó en Es­pa­ña, don­de Pie­di­ta ten­drá que co­men­zar de ce­ro con una dig­ni­dad que to­das es­tas mu­je­res des­cen­dien­tes des­ta­can. Enér­gi­ca, se dis­pon­drá a con­ver­tir su pa­la­cio re­na­cen­tis­ta frío y aus­te­ro lla­ma­do El Que­xi­gal en su nue­vo ho­gar y esos mu­ros he­rre­ria­nos (que al­ber­ga­ron la ma­yor co­lec­ción exis­ten­te de ce­rá­mi­ca de Ta­la­ve­ra) que­da­ron trans­for­ma­dos en cozy cor­ners (que es co­mo lla­ma­ba en el li­bro a sus flo­ri­das ha­bi­ta­cio­nes aco­ge­do­ras y lle­nas de bi­be­lots), que le ser­vi­rán de re­fu­gio pa­ra po­der aca­bar su au­to­bio­gra­fía de ju­ven­tud en 1954. Pe­ro una te­rri­ble des­gra­cia le aguar­da­ba y es su nie­ta Cla­ra quien se atre­ve a re­la­tar­la: «Una no­che se desató un te­rri­ble in­cen­dio en El Que­xi­gal, que con­ser­va­ba des­de la épo­ca en que fue de Fe­li­pe II las mis­mas vi­gas sin ‘des­re­si­nar’. El fue­go se me­tió en­tre ellas y aque­llo ar­dió co­mo una tea ful­mi­nán­do­lo to­do, mien­tras mi abue­la con­tem­pla­ba des­de fue­ra con sus hi­jos el es­pec­tácu­lo dan­tes­co y los consolaba di­cien­do: ‘No os preo­cu­péis por­que lo más im­por­tan­te sois vo­so­tros y ya es­táis fue­ra de la ca­sa’». Os con­fie­so que yo me ha­bría vuel­to lo­co asis­tien­do a mi pro­pio Man­der­ley, pe­ro Pie­di­ta te­nía la ca­be­za bas­tan­te me­jor amue­bla­da que yo y apren­dió a no te­ner ape­gos ma­te­ria­les cuan­do en es­ta vi­da lo ha­bía te­ni­do to­do. Fla­via Hohen­lohe, su nie­ta y chair­man de Sot­heby’s en Es­pa­ña, es quien re­su­me es­te es­pí­ri­tu que tan­ta ad­mi­ra­ción me cau­sa: «Mi abue­la vi­vió des­de pe­que­ña ro­dea­da de ex­tra­or­di­na­rias obras de ar­te y per­dió su co­lec­ción tras la hui­da y el in­cen­dio que su­pu­so un du­ro golpe pa­ra ella. Pe­ro su­po lle­var­lo con dig­ni­dad has­ta el úl­ti­mo día de su vi­da, cul­ti­van­do una per­so­na­li­dad ad­mi­ra­ble por su in­te­li­gen­cia, sen­ti­do del hu­mor, res­pe­to y amor por los de­más. Ele­gan­te, gua­pa, pía, siem­pre soig­née, en­tu­sias­ta y po­see­do­ra de una cu­rio­si­dad por to­dos los sa­be­res de la vi­da que la acom­pa­ñó has­ta sus úl­ti­mos días. En su ca­sa, cer­ca­na al Mo­nas­te­rio de Los Je­ró­ni­mos (al que acu­día ca­da día), se­guía dis­fru­tan­do de la ter­tu­lia ame­na que lle­va­ban sus ilus­tres vi­si­tas del mun­do de la di­plo­ma­cia, la cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal». Es­ta ener­gía enig­má­ti­ca que des­pren­día y que tras­cien­de co­mo un amo­ro­so va­por ha­cia el lec­tor que se aso­ma a sus me­mo­rias es la que pa­re­ce ha­ber mo­vi­do los hi­los pa­ra que su es­tir­pe se desa­rro­lle en Es­pa­ña, con­vir­tién­do­se en una di­nas­tía sin la que es im­po­si­ble en­ten­der he­chos his­tó­ri­cos co­mo el des­cu­bri­mien­to y la edad de oro de Mar­be­lla o el cu­rio­so cam­bio de ape­lli­do (el su­yo) tras cua­tro­cien­tos años de los ti­tu­la­res del du­ca­do de Me­di­na­ce­li. Es tam­bién es­ta ener­gía la que ins­pi­ra la obra et­no­ló­gi­ca de su hi­ja Beatriz tan re­la­cio­na­da con la de­fen­sa que Pie­di­ta y su ma­dre hi­cie­ron del ar­te po­pu­lar es­pa­ñol. Pre­ci­sa­men­te el día de la se­sión,Te­ñu (co­mo ca­ri­ño­sa­men­te la lla­man to­das) me ha­bla­ba de ella mien­tras po­sa­ba con su pe­rri­ta Mi­ni: «En 1959 me ca­sé con el du­que de Arión y des­de en­ton­ces el Castillo de Mal­pi­ca fue nues­tro ho­gar. Allí vino el fo­tó­gra­fo Slim Aa­rons a ha­cer­nos un re­por­ta­je y él me ayu­dó a ca­na­li­zar mi in­quie­tud por la fo­to­gra­fía con la ca­pa­ci­dad na­rra­to­ló­gi­ca que po­see. Qui­se em­pren­der un via­je que se ha pro­lon­ga­do más de vein­te años por el mun­do, re­tra­tan­do las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de mu­je­res que vi­ven en so­cie­da­des ma­triar­ca­les». Es­te ma­te­rial pre­mia­do por la Unes­co es­tá pen­dien­te de re­co­ger­se en un li­bro con su co­rres­pon­dien­te ex­po­si­ción por pri­me­ra vez en Ma­drid; pe­ro yo le he su­pli­ca­do que su­me a es­ta ta­rea la de in­ten­tar re­edi­tar las me­mo­rias de ju­ven­tud de su ma­dre, esas que lle­ga­ron a mí por ca­sua­li­dad ob­se­sio­nán­do­me has­ta tal pun­to de tra­zar (co­mo buen fan) la ‘Ru­ta Pie­di­ta’ con pa­ra­das en su mo­nu­men­to del Mar­be­lla Club o la Ca­sa del Rey Mo­ro de Ron­da, o acor­dar­me siem­pre de ella cuan­do pa­so (ca­si a dia­rio) rum­bo al IED por su pa­la­cio de la Ca­lle An­cha (que es co­mo ella lla­ma a San Ber­nar­do). Oja­lá un edi­tor (bri­llan­te, por fa­vor…) pue­da leer es­tas pá­gi­nas y se ani­me a re­cu­pe­rar es­te en­tre­te­ni­do te­so­ro his­to­rio­grá­fi­co pa­ra que el gran pú­bli­co ac­ce­da a unas aven­tu­ras des­ti­na­das so­lo a los miem­bros de su fa­mi­lia.

Re­cor­te del dia­rio ABC de la bo­da ce­le­bra­da en Ma­drid el 12 de oc­tu­bre de 1921 en­tre el prín­ci­pe Max Egon de Hohen­lohe-Lan­gen­burg (con uni­for­me de Mal­ta) y Pie­dad de Ytur­be Scholtz-Her­mens­dorff, mar­que­sa de Bel­vís de las Na­vas.

An­na Ga­ma­zo Hohen­loheLan­gen­burg es hi­ja de Pim­pi­ne­la, la pri­me­ra hi­ja que tu­vie­ron Pie­di­ta y Max. Po­sa con su nie­ta en bra­zos, la pe­que­ña Car­men­ci­ta, que per­te­ne­ce a la cuar­ta ge­ne­ra­ción des­de Pie­di­ta.

Arri­ba a la iz­da., Pie­di­ta po­sa lis­ta pa­ra una fies­ta en Lon­dres en 1930 y, jus­to de­ba­jo, pa­ra otra de dis­fra­ces en el París de prin­ci­pios de si­glo. So­bre es­tas lí­neas, ves­ti­da de me­ni­na pa­ra par­ti­ci­par en uno de los cé­le­bres cua­dros vi­vos que ame­ni­za­ban las fa­mo­sas fies­tas be­né­fi­cas que da­ba su ma­dre en el Pa­la­cio de Par­cent de la ca­lle San Ber­nar­do, don­de vi­vían y, de­ba­jo, ves­ti­da de blan­co en Lon­dres en 1938.

De iz­da. a dcha., Cla­ra Ga­ma­zo Hohen­lohe, con ca­mi­sa de H&M, y Fla­via Hohen­lohe, pri­mas her­ma­nas que re­cor­da­ron a su abue­la co­mún el día de la se­sión.

La prin­ce­sa Beatriz Hohen­lohe-Lan­gen­burg y de Ytur­be (y su pe­rri­ta Mi­ni), que es an­tro­pó­lo­ga y fo­tó­gra­fa es­pe­cia­li­za­da en re­tra­tar tri­bus ma­triar­ca­les al­re­de­dor del mun­do, y la úni­ca hi­ja vi­va de los seis que tu­vo Pie­di­ta.

Arri­ba, en Lon­dres en 1894, Pie­di­ta acom­pa­ña a su ma­dre, ata­via­da con el re­gla­men­ta­rio tra­je de cor­te de San Jaime: tres plu­mas en el pe­lo, una so­bre el hom­bro y man­to de ra­so blan­co que des­pués su hi­ja Pim­pi­ne­la lle­va­ría en su bo­da en 1945. Aba­jo, con man­ti­lla en Ma­drid en 1919.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.