Jo­die Fos­ter al mar­gen de la fa­ma

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Eri­ca Wag­ner

De es­tre­lla in­fan­til a he­roí­na ga­na­do­ra de un Oscar y acla­ma­da di­rec­to­ra, JO­DIE FOS­TER ha evi­ta­do los pe­li­gros de la fa­ma en una pro­fe­sión que ejer­ce des­de ha­ce más de cin­co dé­ca­das, al mis­mo tiem­po que si­gue sien­do fel a su fa­mi­lia, a sus ami­gos y a sus prin­ci­pios.

Ya aquí es­tá, ca­mi­nan­do de­ci­di­da ha­cia nues­tra me­sa en la par­te tra­se­ra del ca­fé. Es un do­min­go por la ma­ña­na en el oes­te de Lon­dres, el lo­cal es­tá aba­rro­ta­do de gen­te que to­ma tos­ta­das con agua­ca­te y fue­ra no de­ja de llo­ver, por lo que el pe­lo de Fos­ter go­tea y su sué­ter es­tá em­pa­pa­do, al igual que sus za­pa­ti­llas. Son­ríe, apar­tán­do­se el pe­lo del ros­tro, con sus ex­tra­ña­men­te fa­mi­lia­res ojos azu­les ob­ser­ván­do­me con aten­ción y fran­que­za. Más tar­de me ma­ra­vi­llo de la in­ti­mi­dad que es ca­paz de con­ju­rar na­da más co­no­cer­me; y con­clu­yo que, por su­pues­to, tam­bién es in­creí­ble­men­te bue­na en es­to, la ac­tua­ción que es una en­tre­vis­ta, una mu­jer bri­llan­te que ha­ce to­do ba­sán­do­se en el agudo in­te­lec­to que ha def­ni­do su asom­bro­sa ca­rre­ra. Me en­can­ta que ha­ya si­do nom­bra­da Ins­pi­ra­ción Ba­zaar; cuan­do ha­bla­mos del te­ma se ríe y sue­na al­go aver­gon­za­da. «¡Va­ya! –ex­cla­ma–. Pe­ro bueno, lle­vo en es­to mu­chos años. Una ami­ga mía di­ce que si con­si­gues vi­vir lo suf­cien­te, y lo­gras ir cre­cien­do con con­sis­ten­cia aun­que sea po­co a po­co, lle­gas a un pun­to en el que te di­ces: ¿Su­pon­go que eso quie­re de­cir que soy sa­bia? ¿En se­rio?», di­ce con su voz adop­tan­do un tono jo­co­so; es evi­den­te que no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra acep­tar los ga­lo­nes que apor­ta la sa­bi­du­ría. Pe­ro pro­si­gue, ca­lif­can­do co­mo par­te de su ‘mi­sión’ el tra­ba­jo que ha he­cho, tan­to ac­tuan­do co­mo di­ri­gien­do, y le pre­gun­to qué quie­re de­cir. Ha­ce una pau­sa an­tes de res­pon­der. «Que­ría ha­cer al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo –cuen­ta–. To­do pro­vie­ne de mi ma­dre y de có­mo me crió. Es mi mi­sión des­de que era una ni­ña. Que­ría ha­cer al­go sig­nif­ca­ti­vo por ella, en cier­ta ma­ne­ra. Ella no se sen­tía así, y de al­gún mo­do qui­se ser su for­ma de lo­grar­lo». Su ma­dre, Evelyn, fue la fuer­za im­pul­so­ra de­trás de la ca­rre­ra de Fos­ter des­de el prin­ci­pio, eli­gien­do sus guio­nes, di­se­ñan­do su vi­da. Su re­la­ción al pa­re­cer pa­só por gran­des dif­cul­ta­des, pe­ro aho­ra Fos­ter ha­bla con ca­ri­ño de su ma­dre, que su­fre de­men­cia, al mis­mo tiem­po que re­co­no­ce lo di­fí­cil que fue su in­fan­cia. «Te­nía que ha­cer­lo bien –sen­ten­cia–. Si me pe­dían que hi­cie­se 120 to­mas, yo ha­cía 120 to­mas sin per­der la con­cen­tra­ción.Al­guien me mar­ca­ba el ob­je­ti­vo y yo te­nía que ha­cer­lo per­fec­to al cien por cien. Ac­tuar re­quie­re mu­cho más que eso, por su­pues­to; ¡si no fue­se así cual­quier per­so­na con un tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo lo ha­ría ge­nial!», afrma en­tre ri­sas. «Pe­ro si lo ha­cía bien mi ma­dre no me aban­do­na­ría, o no me de­ja­rían a un la­do.Te­nía que de­mos­trar­lo una y otra vez». Lee de nue­vo esas úl­ti­mas fra­ses e ima­gí­na­te di­cién­do­las.Tal vez so­na­rías en­fa­da­da. Pe­ro Fos­ter no pa­re­ce en­fa­da­da. Re­sul­ta com­pren­si­va y co­mo al­guien que al fin se sien­te có­mo­da con­si­go mis­ma, al­guien que ya es ca­paz de re­la­jar­se. «Lle­gas a cier­ta edad y pien­sas:‘Oye, ¡es­toy bien! No ten­go que ha­cer es­to cons­tan­te­men­te!’. Así que qui­zás exis­ta la ma­ne­ra de ser al­go me­nos du­ra con­mi­go mis­ma y más fle­xi­ble en lo que se re­fe­re a las nor­mas. He apren­di­do cuán­ta fe­li­ci­dad de­ri­va de trans­mi­tir lo que sa­bes, in­clu­so el de­ta­lle más mi­núscu­lo.Tras 50 años tie­nes la obli­ga­ción de com­par­tir tus co­no­ci­mien­tos; ese es el si­guien­te ni­vel del pla­cer», sos­tie­ne. Es­ta­mos aquí pa­ra ha­blar so­bre Ar­kan­gel, el epi­so­dio de la cuar­ta tem­po­ra­da de Black Mi­rror que ha di­ri­gi­do. Es­tá en Lon­dres pa­ra la pos­pro­duc­ción por­que, a pe­sar de ha­ber si­do asu­mi­da por Net­flix, la se­rie «si­gue sien­do, sin du­da, una pro­duc­ción in­gle­sa», y le pa­re­ce muy bien que sea así. «Con­ti­núan ha­cién­do­lo co­mo has­ta aho­ra –apun­ta ha­blan­do de Char­lie Broo­ker y An­na­bel Jo­nes, los pro­duc­to­res–. Así que ca­da epi­so­dio es co­mo una pe­que­ña pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te, es la vi­sión de un di­rec­tor, lo que sig­nif­ca que es un po­co ex­tra­va­gan­te; un mon­ta­dor nue­vo, un com­po­si­tor nue­vo, un to­do nue­vo ca­da vez. No pa­re­ce pa­ra na­da te­le­vi­sión. Así que sí, es mi be­bé», de­cla­ra con ale­gría. «Por su­pues­to, Char­lie tie­ne un es­ti­lo na­rra­ti­vo que es to­tal­men­te pro­pio, pe­ro du­ran­te la pro­duc­ción fue­ron in­creí­bles en su apo­yo». Ha­blar con Jo­die Fos­ter pa­re­ce tan na­tu­ral que ten­go que de­cir­me a mí mis­ma que es­toy ante una mu­jer que es una es­tre­lla des­de ni­ña, no­mi­na­da al Oscar cuan­do era ado­les­cen­te. Su in­ter­pre­ta­ción en Acu­sa­dos, una va­lien­te re­pre­sen­ta­ción de las con­se­cuen­cias de la vio­len­cia se­xual, le va­lió la es­ta­tui­lla, igual que su acla­ma­do pa­pel de Cla­ri­ce Star­ling en la pe­lí­cu­la ya clá­si­ca El si­len­cio de los cor­de­ros, de Jo­nat­han Dem­me. Fos­ter co­men­zó a di­ri­gir en 1991, con so­lo 29 años, con El pe­que­ño Ta­te; si los re­sul­ta­dos no han si­do siem­pre sa­tis­fac­to­rios se de­be a que nun­ca ha te­ni­do mie­do de pro­bar cosas nue­vas. El cas­tor, pro­ta­go­ni­za­da por su ami­go Mel Gib­son, de­jó per­ple­ja a la crí­ti­ca; Mo­ney Mons­ter, de 2016, con Geor­ge Cloo­ney y Ju­lia Ro­berts, no ob­tu­vo el éxi­to mun­dial que mu­chos es­pe­ra­ban. Pe­ro no se pue­de po­ner en du­da la in­te­li­gen­cia tras esos pro­yec­tos; el pro­ce­so crea­ti­vo le en­can­ta, y la no­mi­na­ron a un Emmy por su tra­ba­jo co­mo di­rec­to­ra en Oran­ge Is the New Black. Di­ri­gir, ase­gu­ra, le apor­ta la «po­si­bi­li­dad de es­truc­tu­rar la his­to­ria del mo­do en que se es­truc­tu­ra una no­ve­la o una pie­za de ba­llet, la po­si­bi­li­dad de po­ner el tren en mar­cha».Y sien­te que lle­va más el con­trol. «Lo que tie­ne di­ri­gir es que es muy du­ro, es di­fí­cil y ar­duo, pe­ro tras des­can­sar bien unos cin­co días ya ten­go ga­nas de su­bir­me al bar­co otra vez. ¿Co­mo ac­triz? Ne­ce­si­to ir­me de va­ca­cio­nes un año, ¡co­mo mí­ni­mo!, an­tes de plan­tear­me al­go», con­fe­sa. ¿Qué pue­do con­tar de Ar­kan­gel? Ca­si na­da, se­gu­ro que no quie­res que te es­tro­pee el in­quie­tan­te ai­re de sor­pre­sa ca­rac-

«He apren­di­do cuán­ta fe­li­ci­dad de­ri­va de trans­mi­tir lo que sa­bes […]. Tras 50 años tie­nes la obli­ga­ción de com­par­tir tus co­no­ci­mien­tos»

te­rís­ti­co de Black Mi­rror. Pe­ro Fos­ter nos da una pis­ta: «Es una re­la­ción ma­ter­no­flial –ex­pli­ca–. El te­ma son las mu­je­res. Eso no se ve a me­nu­do, y no es­toy se­gu­ra de por qué…». Su voz se va apa­gan­do y ríe con cier­ta pe­na. «Bueno, sí sé por qué. In­clu­so con la can­ti­dad de pe­lí­cu­las que he he­cho nun­ca he he­cho nin­gu­na so­bre mu­je­res, he­cha por mu­je­res y des­de el pun­to de vis­ta fe­me­nino». El se­xis­mo in­cons­cien­te de Holly­wood es tan fuer­te que «nun­ca me ha­bía da­do cuen­ta, la ver­dad». Co­mo mu­je­res, pro­si­gue, «se nos en­se­ña a ver el mun­do a tra­vés de los ojos de los de­más. No creo que los hom­bres ten­gan esa sol­tu­ra, pa­ra na­da». Pe­ro en­ton­ces aña­de, «Na­die se lo ha pe­di­do nun­ca». Fos­ter ha di­cho que no cree que exis­ta nin­gu­na cons­pi­ra­ción pa­ra «so­me­ter a las mu­je­res» (nos en­con­tra­mos an­tes de que sal­ta­se el es­cán­da­lo Har­vey Weins­tein), pe­ro es evi­den­te que ha pen­sa­do mu­cho so­bre el des­equi­li­brio es­truc­tu­ral de su vi­da pro­fe­sio­nal. De los di­rec­to­res con los que ha tra­ba­ja­do con­si­de­ra «que les cues­ta mu­cho ima­gi­nar las vidas de las mu­je­res, y cuan­do lo ha­cen, creo que tien­den a… –se de­tie­ne bus­can­do la ex­pre­sión co­rrec­ta– una idea idea­li­za­da de ellas o las ven co­mo víc­ti­mas.Y hay cla­ra­men­te una fal­ta de sofs­ti­ca­ción en có­mo es­cri­ben pa­pe­les fe­me­ni­nos. Ha­ce un tiem­po co­men­ta­ba que du­ran­te una eta­pa de mi vi­da, de unos 15 o 20 años, en ca­da pa­pel que me ofre­cían la mo­ti­va­ción de mi per­so­na­je era que ha­bía si­do vio­la­da o su­fri­do abu­sos de ni­ña. No creo que lo ha­gan a pro­pó­si­to, pe­ro es co­mo si se di­je­sen:‘¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que el per­so­na­je pa­rez­ca sig­nif­ca­ti­vo? Ya sé, la vio­la­ron cuan­do era pe­que­ña’. Así que, ¿eso es lo úni­co que son ca­pa­ces de pen­sar so­bre las mu­je­res que les pa­re­ce pro­fun­do o qué?». Pen­sa­ti­va, to­ma otra cu­cha­ra­da de yo­gur de co­co con fru­tas del bos­que. Fos­ter pa­re­ce una per­so­na muy abier­ta, pe­ro man­tie­ne una ba­rre­ra so­bre la cual nun­ca pa­sa­rá na­die por­tan­do una gra­ba­do­ra. Edu­có a dos hi­jos jun­to a su an­ti­gua pa­re­ja, Cyd­ney Ber­nard, y aho­ra es­tá ca­sa­da con la fo­tó­gra­fa Ale­xan­dra He­di­son. Su iró­ni­co dis­cur­so en la ce­re­mo­nia de los Glo­bos de Oro de 2013 fue me­nos una sa­li­da del ar­ma­rio que una pe­ti­ción de pri­va­ci­dad: ya ha­bía de­cla­ra­do su se­xua­li­dad, di­jo, «en aque­llos pe­cu­lia­res días en los que una frá­gil jo­ven­ci­ta se abre ante sus se­res que­ri­dos y fa­mi­lia y com­pa­ñe­ros, y des­pués gra­dual­men­te, con or­gu­llo, a cual­quie­ra que co­noz­ca». Fos­ter mar­ca una dis­tin­ción en­tre su vi­da pú­bli­ca y su vi­da real; es re­le­van­te fjar­se en que no di­ce vi­da pri­va­da. «Su­fro un trau­ma in­fan­cia-fa­ma», apun­ta con sen­ci­llez. «Me re­sul­ta ca­si im­po­si­ble usar mi ros­tro o fa­ma pa­ra ven­der al­go. Me sale ur­ti­ca­ria. Me pa­re­ce bien que los de­más lo ha­gan, y veo los be­nef­cios, y que con­si­guen cosas, pe­ro yo no pue­do». Por ello es re­ti­cen­te a ha­blar mu­cho so­bre la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos, aun­que es evi­den­te que no es muy fan de Do­nald Trump. Pe­ro cree más en el ac­ti­vis­mo per­so­nal que en dar dis­cur­sos. «Nos he­mos des­per­ta­do un po­co», opi­na so­bre la elec­ción de Trump. «Vi­vía­mos den­tro de bur­bu­jas». Su hi­jo ma­yor es muy po­lí­ti­co; el pa­sa­do ve­rano tra­ba­jó co­mo be­ca­rio en una or­ga­ni­za­ción pro­gre­sis­ta de no­ti­cias por In­ter­net. «Me en­can­ta ver que ha des­per­ta­do –ase­gu­ra–. ¡An­tes no nos ha­bía he­cho fal­ta! Te­nía­mos a Oba­ma. Nos de­cía­mos que te­nía­mos a Oba­ma, y que to­do iba bieeeeeen…», di­ce alar­gan­do la pa­la­bra a mo­do de bur­la. «Así que es­ta­mos en un buen mo­men­to pa­ra apren­der, pa­ra au­to­eva­luar­nos. Cuál es tu lu­gar en el mun­do, cuál es tu pa­pel y qué ig­no­ra­bas. Es un mo­men­to his­tó­ri­co in­tere­san­te». Jo­die Fos­ter es una de las per­so­nas me­nos ‘es­tre­lla’ que ja­más ha­ya co­no­ci­do. Es fá­cil ima­gi­nár­se­la co­mo tu pro­fe­so­ra fa­vo­ri­ta en la uni­ver­si­dad, aque­lla que te ani­ma­ba a ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Su leal­tad con sus ami­gos es fa­mo­sa; en un número de la ver­sión in­gle­sa de Har­per’s Ba­zaar, Kris­ten Ste­wart men­cio­nó lo mu­cho que sig­nif­có pa­ra ella el apo­yo de Fos­ter, y hoy es­ta le de­vuel­ve con gus­to el cum­pli­do.Tra­ba­ja­ron jun­tas por pri­me­ra vez en La ha­bi­ta­ción del pá­ni­co, de 2002, in­ter­pre­tan­do a ma­dre e hi­ja (Kris­ten te­nía 11 años). Ste­wart dio el dis­cur­so cuan­do Fos­ter re­ci­bió su es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood. Es­ta ase­ve­ra que re­co­no­ció al­go de sí mis­ma en la jo­ven ar­tis­ta: «Que­ría ser ac­triz por­que que­ría ha­cer­lo bien. Ser lo más pro­fun­da po­si­ble. No pa­ra agra­dar al di­rec­tor, sino pa­ra ser vir­tuo­sa.Y la vi­da la ha tra­ta­do mal.To­dos te­ne­mos una mi­sión que se su­po­ne que de­be­mos cum­plir; y vi que la su­ya se pa­re­cía mu­cho a la mía.Y al­gu­nas per­so­nas, sa­bes, no lo lo­gran». Fos­ter ha ba­sa­do su vi­da en ase­gu­rar­se de que sus se­res que­ri­dos cuen­tan con su apo­yo en ca­so de ne­ce­si­tar­lo. Es otro ti­po de mi­sión, una que re­quie­re tiem­po y ca­ri­ño. Y eso es, pa­ra mí, lo que ha­ce que ella sea una ins­pi­ra­ción. No por su fa­ma, ni por su éxi­to. «A ve­ces la gen­te me pre­gun­ta ‘ca­ram­ba, so­lo ha­ces una pe­lí­cu­la ca­da tres años, ¿qué has es­ta­do ha­cien­do?’ Me ras­co la ca­be­za y di­go ¿qué he es­ta­do ha­cien­do? ¿Es­quí acuá­ti­co? No. ¿Apren­dien­do a usar un or­de­na­dor? No. Ser bue­na ma­dre, bue­na hi­ja, bue­na ami­ga, to­do re­quie­re tiem­po. Es­cu­char a los de­más y sa­ber de sus vidas, y de­cir­les que pue­do ayu­dar­les. Quie­ro te­ner tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra eso. Si lo lleno con cosas tri­via­les, in­clu­so cosas bien pa­ga­das, sien­to que no ten­go tiem­po pa­ra ser la per­so­na que es­pe­ro ser. Eso es lo que in­ten­to». En es­tos tiem­pos pe­cu­lia­res eso es lo que to­dos de­be­ría­mos pro­cu­rar. Por mi ex­pe­rien­cia sé que es ra­ro en­con­trar a al­guien tan cé­le­bre co­mo Fos­ter que se mue­va, aun­que a re­ga­ña­dien­tes, por el mun­do de la fa­ma y que man­ten­ga un au­ra tan ex­tra­or­di­na­ria de ge­nui­na y real. Black Mi­rror pue­de mos­trar la os­cu­ri­dad del mo­men­to pre­sen­te: co­no­cer a Jo­die Fos­ter lo ilu­mi­na.

«Es­cu­char a los de­más y sa­ber de sus vidas, y de­cir­les que pue­do ayu­dar­les. Quie­ro te­ner tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra eso»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.