La Pro­ven­za de Si­mon Por­te Jac­que­mus

El di­se­ña­dor Si­mon Por­te Jac­que­mus com­par­te con HAR­PER’S BA­ZA AR su in­fan­cia en­tre cam­pos de la­van­da y mer­ca­dos don­de ven­día za­naho­rias. Sus co­lec­cio­nes vie­nen de allí.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Si­mon Por­te Jac­que­mus y Ma­rio Ca­nal

Na­cí en un pue­bli­to lla­ma­do Ma­lle­mort, jun­to a la Au­to­pis­ta del Sol que une París con Mar­se­lla. Ma­lle­mort es­tá un po­co en nin­gu­na par­te ya que no es muy chic pa­ra ser par­te de la co­mar­ca del Lu­be­ron; es­tá en la Pro­ven­za pe­ro no cer­ca del mar, co­mo Can­nes, Ni­za o Saint-Tro­pez; no es la Ca­mar­ga, ni tam­po­co la re­gión de los Al­pi­lles. Es una zo­na en­tre to­dos es­tos te­rri­to­rios. Sin em­bar­go, me di cuen­ta rá­pi­do de que mi tie­rra es un lu­gar es­pe­cial que in­tere­sa­ba mu­cho a to­do el mun­do. Es una re­gión muy fre­cuen­ta­da por ar­tis­tas y crea­do­res –des­de Ma­tis­se a Van Gogh y Pi­cas­so– ade­más de por gen­te de di­ne­ro. An­tes, sin em­bar­go, a fna­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, era una re­gión bas­tan­te po­bre, aun­que no hay que ol­vi­dar que en la épo­ca ro­ma­na fue ri­ca y Ar­lés, una gran ciu­dad del im­pe­rio. ³

Yo per­so­nal­men­te to­mo con­cien­cia de la be­lle­za de es­ta re­gión cuan­do me voy a París y me doy cuen­ta de dón­de ven­go. Lo que más echo de me­nos en­ton­ces es a mi fa­mi­lia y un po­co de ca­lor, el sol y las per­so­nas au­sen­tes. Año­ro cier­ta pro­xi­mi­dad con la gen­te. Es­to se re­fe­ja en mi tra­ba­jo que tien­de a la sen­ci­llez, con­tra la com­pli­ca­ción de la vi­da pa­ri­sien­se. Cuan­do creé Jac­que­mus que­ría cer­ca­nía con el pú­bli­co, que hu­bie­se una sim­pli­ci­dad sin im­por­tar quién com­pren­die­ra mi es­ti­lo. A me­nu­do re­pi­to es­ta fra­se pri­mor­dial: me gus­ta­ría que el car­te­ro de mi pue­blo su­pie­ra lo que que­ría de­cir con mis di­se­ños. Qui­zás no com­prar las pren­das pe­ro sí en­ten­der­las. Siem­pre me ha fas­ci­na­do te­ner una re­la­ción sim­ple con la mo­da igual que la ten­go con el pai­sa­je don­de cre­cí. Crear una co­lec­ción es un ca­mino com­pli­ca­do pe­ro par­te de una his­to­ria, una emo­ción y un sen­ti­mien­to que to­do el mun­do de­be­ría per­ci­bir, y eso lo he bus­ca­do des­de el prin­ci­pio. Con es­to no quie­ro de­cir que no ha­ya re­fe­xio­na­do so­bre mis pro­pios có­di­gos, pe­ro de una ma­ne­ra es­pon­tá­nea.Te­nía 18 o 19 años cuan­do co­men­cé a di­se­ñar y ya era así. De ni­ño, mi ven­ta­na a la mo­da en la Pro­ven­za eran las re­vis­tas, te­nía una ob­se­sión y un de­seo de apro­xi­mar­me y con­tar his­to­rias a tra­vés de ella. En las pu­bli­ca­cio­nes en­con­tra­ba re­por­ta­jes es­ti­mu­lan­tes y lle­nos de poe­sía. Es­ta­ba frus­tra­do con el di­bu­jo por­que no po­día lle­gar has­ta don­de que­ría. No era lo suf­cien­te­men­te pre­ci­so así que me de­di­ca­ba a ha­cer fo­to­gra­fías, por ejem­plo, a cons­truir imá­ge­nes con cosas que en­con­tra­ba aquí y allá y a re­crear un uni­ver­so. Ade­más, ne­ce­si­to vi­sua­li­zar el di­se­ño, de he­cho, creo siem­pre so­bre el cuer­po del ma­ni­quí. Ne­ce­si­to ver có­mo es la pie­za y cap­tar su esen­cia so­bre el cuer­po. Si no lo ha­go así, me cues­ta. Ten­go una re­la­ción muy in­me­dia­ta con los ma­te­ria­les que qui­zás pro­ce­da de que ven­go de una fa­mi­lia de agri­cul­to­res, tan­to mis pa­dres co­mo mis abue­los, que ven­dían sus pro­duc­tos de for­ma am­bu­lan­te en una ciu­dad cer­ca­na a Ma­lle­mort que se lla­ma Se­nas.Ven­día­mos fru­tas y ver­du­ras en un mer­ca­do muy ani­ma­do y en ve­rano ayu­da­ba a mi ma­dre con las za­naho­rias y la la­van­da. Du­ran­te to­da mi in­fan­cia me pa­re­ció di­ver­ti­do,

«Siem­pre me ha fas­ci­na­do te­ner una re­la­ción sim­ple con la mo­da igual que ten­go una re­la­ción sen­ci­lla con el pai­sa­je pro­ven­zal» me en­can­ta­ba ju­gar a ser ten­de­ro. ¡Nun­ca me mo­les­tó! Mi úl­ti­mo ve­rano en el sur, con 17 años, lo pa­sé en Saint-Étien­ne du Grès, don­de es­tá el mer­ca­do más gran­de de la re­gión en el que tra­ba­jé pa­ra aho­rrar ven­dien­do za­naho­rias. Los vier­nes es ac­ce­si­ble pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral y re­co­mien­do su vi­si­ta. Cuan­do pien­so en mi tie­rra ten­go mu­chos pai­sa­jes que sur­gen en mi men­te pe­ro, so­bre to­do, me gus­tan las co­li­nas re­don­dea­das y sen­ci­llas, ba­jas. Me en­can­tan esas co­li­nas. No sé por qué. Qui­zás se re­fe­je en mis pren­das que tien­den a ser muy sen­sua­les y cur­vas, pe­ro en cam­bio no creo que la ga­ma cro­má­ti­ca que uti­li­zo ten­ga un víncu­lo di­rec­to con los co­lo­res de es­te pa­no­ra­ma. Hay co­ne­xio­nes con mi vi­da en to­das mis crea­cio­nes, que son bas­tan­te bio­gráf­cas, y con ellas cuen­to mo­men­tos de mi vi­da o emo­cio­nes que sur­gen de ella, pe­ro lue­go no to­das es­tán ne­ce­sa­ria­men­te co­nec­ta­das al sur de Francia. Su­ce­de lo mis­mo con las mu­je­res que re­tra­to. En la úl­ti­ma co­lec­ción, La Bom­ba, veo a mi ma­dre que pa­sea en un puer­to, pe­ro tam­bién pue­de ser una chi­ca de Cu­ba o una es­pa­ño­la de una pe­lí­cu­la de Al­mo­dó­var, pue­den ser mu­chos flmes di­fe­ren­tes que uso pa­ra po­der ha­blar a to­do el mun­do.Ten­go una atrac­ción evi­den­te con es­ta zo­na, co­mo se ve en mis pie­zas de la tem­po­ra­da an­te­rior, que be­ben de la tau­ro­ma­quia y en las que re­fe­jo mi pa­sión in­fan­til con Ar­lés. La Pro­ven­za no es mi pun­to de par­ti­da, pe­ro sí que es­tá en to­do lo que ha­go por­que yo ven­go de ahí. Mi tío era to­re­ro, se lla­ma­ba Pie­rre Ju­les y era muy co­no­ci­do por­que fre­cuen­tó a Pi­cas­so y al di­se­ña­dor La­croix.Yves Saint Lau­rent, que te­nía una ca­sa en Saint-Rémy-de-Pro­ven­ce, ve­nía a ver sus co­rri­das. Los do­min­gos es­cu­cha­ba ha­blar de él, de mi tío, y de los en­cuen­tros que ha­bía te­ni­do. Pa­ra mí era un ído­lo ³

y tu­ve idea­li­za­da la ciu­dad de Ar­lés, cu­ya pla­za tie­ne una lar­ga tra­di­ción. Es­ta­ba im­pre­sio­na­do con esa ciu­dad y le de­di­qué la co­lec­ción lla­ma­da L’amour d’un gi­tan, que es muy no­ve­les­ca y se ex­pre­sa a tra­vés de la ima­gen de una mu­jer que des­cu­bre París y se vis­te con un ai­re en­tre es­pa­ñol, coutu­re y pa­ri­sino. No soy af­cio­na­do a los to­ros, pe­ro me gus­ta to­do lo es­pa­ñol, me en­can­ta Al­mo­dó­var, Pe­né­lo­pe Cruz y Ja­món, Ja­món, de Bi­gas Lu­na, que es mi pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta. Des­de los 19 años vi­vo en París. Es­ta ciu­dad y to­do lo que he vi­vi­do en ella ha si­do muy im­por­tan­te. Mi ma­dre mu­rió y aban­do­né la es­cue­la de di­se­ño so­lo un mes des­pués de ins­ta­lar­me en la ca­pi­tal. Me mu­dé el 8 de sep­tiem­bre y la per­dí a prin­ci­pios de oc­tu­bre. Fue un shock gran­de y me di cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba cum­plir mi sue­ño an­tes de que fue­ra de­ma­sia­do tar­de. Na­ció en mí una an­gus­tia y un te­mor al tiem­po que pa­sa que no te­nía cuan­do vi­vía en el cam­po, don­de no exis­tía el re­loj.Ya no me su­ce­de por­que aho­ra he apren­di­do a vi­vir el pre­sen­te, pe­ro en ese mo­men­to fue cuan­do to­mé con­cien­cia del tiem­po, así que de­jé la es­cue­la y me lan­cé a crear Jac­que­mus. Los co­mien­zos fue­ron in­ten­sos y no sé si ten­go la pers­pec­ti­va suf­cien­te pa­ra ha­blar de ello to­da­vía. Pe­ro sí… fue­ron muy du­ros. Par­tía de la na­da, no era na­die. No es que aho­ra lo sea, pe­ro em­pe­cé de ce­ro y cual­quier co­sa, cual­quier lo­gro, me sa­tisf acía. Por ejem­plo, trasladarnos a ese edif­cio en el que te­ne­mos nues­tro es­tu­dio.

Mis di­rec­cio­nes Fun­da­ción LUMA pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo, en

Ar­lés. luma-ar­les.org Chas­sag­net­te, un de­li­cio­so res­tau­ran­te en

Ar­lés. chas­sag­net­te.fr La Co­lom­be d’Or, un ho­tel con en­can­to, en Saint-Paul de Ven­ce. la-co­lom­be-dor.com

La Gran­de Mot­te, una ciu­dad de va­ca­cio­nes ‘se­sen­te­ras’ a la ori­lla del mar. Fun­da­ción Va­sa­rely y sus ex­po­si­cio­nes, en Aix-enP­ro­ven­ce. fon­da­tion­va­sa­rely.org

Al prin­ci­pio era muy naïf. Re­cuer­do cuan­do era de­pen­dien­te en Com­me des Ga­rçons, lle­ga­ba a ca­sa por la no­che y me de­di­ca­ba a pen­sar en mis pro­pias crea­cio­nes con mu­chas ga­nas. O ha­cía un des­fle y a la ma­ña­na si­guien­te vol­vía a la tien­da a ven­der y era real­men­te ago­ta­dor. No te­nía ta­ller y pro­du­cía mis co­lec­cio­nes ca­si en la ca­lle, or­ga­ni­za­ba mi reunión con la pa­tro­nis­ta en los ban­cos de la Pla­za de lo­sVos­gos, en pleno Ma­rais, a las ocho de la ma­ña­na, an­tes de ir a Com­me des Ga­rçons. Ese ti­po de cosas. No te­nía clien­tes, so­lo di­se­ña­ba mis co­lec­cio­nes, pe­ro al mis­mo tiem­po to­do es­to me re­sul­ta­ba más ex­ci­tan­te que du­ro. El ar­tícu­lo de pren­sa más in­sig­nif­can­te, la mí­ni­ma dif­cul­tad que su­pe­rá­ba­mos, una pe­que­ña boutique que se in­tere­sa­ba por no­so­tros se con­ver­tía en al­go real­men­te be­llo.To­do era po­si­ti­vo en mi ca­be­za. Era du­ro, pe­ro yo no lo no­ta­ba. Su­pon­go que era muy fuer­te y lo en­ten­día to­do co­mo al­go ul­tra­po­si­ti­vo. Me per­ca­té de que co­men­za­ba a cap­tar la aten­ción co­mo di­se­ña­dor y eso me ge­ne­ra­ba mu­cha más ener­gía. Sen­tía que te­nía al­go que de­cir y la gen­te lo no­ta­ba. No con­se­guía si­quie­ra en­se­ñar mis pren­das pe­ro ha­bía al­go ex­ci­tan­te en la ne­ce­si­dad de ex­pli­car a esas mu­je­res dón­de que­rían ir. Aho­ra ten­go éxi­to pe­ro si­go sien­do aquel ni­ño cam­pe­sino que ven­día fru­tas con su ma­dre.A pe­sar de que no pa­se to­do el tiem­po que me gus­ta­ría en la Pro­ven­za he de re­co­no­cer que soy un hi­jo del sur.Y eso es al­go que reivin­di­co con or­gu­llo.

La vi­lla de Gor­des es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las más bo­ni­tas de Francia.

Aba­día No­tre-Da­me de Sé­nan­que con cam­po de la­van­da.

Ima­gen de Ma­lle­mort, don­de na­ció el di­se­ña­dor.

El di­se­ña­dor Si­mon Por­te Jac­que­mus en una ima­gen to­ma­da en 2016. Arri­ba, en una fo­to de su in­fan­cia jun­to a su fa­mi­lia.

Jac­que­mus, de pe­que­ño, en Ma­lle­mort. Arri­ba, una ima­gen de es­ta lo­ca­li­dad. Igle­sia de San Tró­fi­mo, en Ar­lés, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

Mo­de­los de la co­lec­ción La Bom­ba, pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra/ ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.