La vi­da pa­ri­si­na de Ingrid Seyn­hae­ve

‘Top model’ en los 90, ángel del pri­mer des­fi­le de Vic­to­ria’s Se­cret y hoy di­se­ña­do­ra de su pro­pia fir­ma de ro­pa, Ju­ne 7.2 . En­tra­mos en la vi­da (y en el apar­ta­men­to pa­ri­sino) de INGRID SEYN­HAE­VE.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARRIO - Por Car­la Co­co Fo­to­gra­fía de Pa­blo Sa­ra­bia Estilismo de Ma­ría Ver­net­ta

Ingrid Seyn­hae­ve, de raí­ces bel­gas y neo­yor­qui­na de co­ra­zón, nos re­ci­be en su apar­ta­men­to pa­ri­sino con una enor­me son­ri­sa.Tan so­lo unos es­ca­sos mi­nu­tos más son los que nos ha­cen fal­ta pa­ra per­ci­bir que los años le han he­cho jus­ti­cia y que su be­lle­za in­te­rior es equi­ta­ti­va­men­te pro­por­cio­nal a aque­lla de la que nos per­ca­ta­mos a sim­ple vis­ta. Un me­tro ochen­ta que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die y que en 1991 el ju­ra­do del con­cur­so in­ter­na­cio­nal Eli­te Model Look no pa­só por al­to se­lec­cio­nán­do­la co­mo ga­na­do­ra. Es­te fue el de­to­nan­te de una lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal que la lle­vó a con­ver­tir­se en una de las top mo­dels de la épo­ca y pro­ta­go­ni­zar, cua­tro años más tar­de, el pri­mer des­fle deVic­to­ria’s Se­cret en el lu­jo­so ho­tel The Pla­za de Nue­vaYork. En aquel 1995 era una mar­ca con se­de en Ohio de la que no se es­pe­ra­ba que aca­ba­ra con­vir­tién­do­se en lo que a día de hoy se co­no­ce co­mo la frma de len­ce­ría más fa­mo­sa del mun­do y su des­fle, uno de los más me­diá­ti­cos del año. Su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo si­guió cre­cien­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so tra­ba­jan­do con frmas de al­ta cos­tu­ra de la ta­lla de Oscar de la Ren­ta, Em­po­rio Ar­ma­ni o Ca­ro­li­na He­rre­ra; ade­más de ocu­par la por­ta­da de re­vis­tas co­mo Elle y Cos­mo­po­li­tan. Hoy si­gue dis­fru­tan­do del tra­ba­jo al que tan­tos años ha de­di­ca­do y, a pe­sar de que sus prio­ri­da­des han cam­bia­do, re­co­no­ce que cuan­do se le pre­sen­ta una bue­na opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo, la acep­ta sin du­dar­lo. De sus via­jes co­mo mo­de­lo sa­có la ins­pi­ra­ción pa­ra lo que ac­tual­men­te es su ho­gar, un am­plio apar­ta­men­to en el co­ra­zón de París en el que unos enor­mes ven­ta­na­les son los res­pon­sa­bles de la can­ti­dad de luz que in­ci­de en su in­te­rior. «Me en­can­ta­ba fo­to­gra­far los ho­te­les en los que me alo­ja­ba por tra­ba­jo. Hoy guar­do las fo­tos en una enor­me car­pe­ta jun­to con re­cor­tes de re­vis­tas de de­co­ra­ción», cuen­ta Ingrid. De esos via­jes tam­bién se tra­jo al­gu­nos de los ele­men­tos que de­co­ran la ca­sa co­mo, por ejem­plo, un crá­neo de ñu de Su­dá­fri­ca que aho­ra ocu­pa una de las pa­re­des o una me­sa de ma­de­ra ma­ci­za de Ba­li que pre­si­de el cen­tro del salón. Es­ta úl­ti­ma is­la de In­do­ne­sia la re­co­rrió

jun­to a la di­se­ña­do­ra Jac­quie Mo­ro­ni, con la que siem­pre ha com­par­ti­do una gran amis­tad y la pa­sión por la mo­da. Fue un pe­ri­plo de­ci­si­vo en el que jun­tas de­ci­die­ron dar vi­da a su pro­pio pro­yec­to co­no­ci­do co­mo Ju­ne 7.2, una mar­ca que na­ció con el de­seo de lan­zar al mer­ca­do una ca­mi­se­ta tan con­for­ta­ble que no qui­sie­ras qui­tar­te nun­ca y con la que Ingrid pa­só a adop­tar el pa­pel de di­se­ña­do­ra en lu­gar del de mo­de­lo. «El sig­nif­ca­do del nom­bre se de­be a que ju­nio es el me­jor mes pa­ra sur­fear en Los Án­ge­les y la tem­pe­ra­tu­ra ideal son los 72 gra­dos Fah­ren­heit, ade­más, el 7 es nues­tro número de la suer­te», acla­ra. Jac­quie vi­ve en Los Án­ge­les y aun­que Ingrid sue­le te­ner un pie en Nue­vaYork y otro en París, es en es­te úl­ti­mo don­de es­tá afn­ca­da. Por eso, la di­fe­ren­cia ho­ra­ria con su com­pa­ñe­ra es un fac­tor a te­ner en cuen­ta y se pa­sa has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da ha­blan­do con ella por Skype or­ga­ni­zan­do lo re­la­cio­na­do con la mar­ca. El res­to del día se pa­re­ce bas­tan­te al de cual­quier otra ma­dre tra­ba­ja­do­ra del pla­ne­ta en el que, des­pués de una bue­na du­cha, pre­pa­rar el al­muer­zo a sus hi­jos y lle­var­los al co­le­gio, vuel­ve a ca­sa pa­ra po­ner­se a tra­ba­jar con el or­de­na­dor. Lim­pia la ban­de­ja de en­tra­da del co­rreo de men­sa­jes no leí­dos, es­cri­be a los pro­vee­do­res de la mar­ca y ac­tua­li­za la web ju­ne72.com. «Pa­ra mí un día re­don­do se­ría aquel en el que me die­ra tiem­po a ir al gimnasio o pu­die­ra sa­lir a comer con mis ami­gas», re­co­no­ce. Sin em­bar­go, aque­llos días en que se le brin­da la opor­tu­ni­dad, prac­ti­ca Pi­la­tes, ejer­ci­cios de ba­lón sui­zo o yo­ga ash­tan­ga. En su tiem­po libre, Ingrid apro­ve­cha pa­ra es­tar con su fa­mi­lia o sus ami­gos y tam­bién dis­fru­ta de las ma­ra­vi­llas que le ofre­ce París, co­mo pa­seos a lo lar­go del río Se­na, la is­la de San Luis o la zo­na de Le Ma­rais con sus ca­lle­jue­las re­ple­tas de bou­ti­ques y pe­que­ños res­tau­ran­tes. «La be­lle­za de París me si­gue sor­pren­dien­do ca­da día, es un mu­seo al ai­re libre», co­men­ta. ➤

«Me en­can­ta­ba fo­to­gra­fiar los ho­te­les en los que me alo­ja­ba por tra­ba­jo, hoy guar­do las fo­tos en una enor­me car­pe­ta»

Le en­can­ta la fo­to­gra­fía y el mun­do del ar­te, por lo que en la pró­xi­ma co­lec­ción de Ju­ne 7.2 han apor­ta­do un en­fo­que lú­di­co a los di­se­ños con as­pec­tos pro­pios del ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, con los ar­tis­tas Mark Roth­ko o Pie­rre Sou­la­ges co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción. De su pa­sión por la fo­to­gra­fía no nos ca­be la me­nor du­da al ha­cer un re­co­rri­do vi­sual por las pa­re­des blan­cas de su apar­ta­men­to, en las que un sin­fín de ins­tan­tá­neas en blan­co y ne­gro del fo­tó­gra­fo por ex­ce­len­cia del si­glo XX, Hel­mut New­ton, lu­cen en­mar­ca­das en el salón. En­tre es­tas, de pron­to, en una de ellas atis­ba­mos unas pier­nas ki­lo­mé­tri­cas que nos lle­van a des­cu­brir la iden­ti­dad de Ingrid en uno de los tra­ba­jos que lle­vó a ca­bo con el ar­tis­ta. Lu­cien­do la mis­ma son­ri­sa con la que nos re­ci­bió, des­cu­bri­mos el la­do dul­ce de la mo­de­lo cuan­do se sin­ce­ra ha­blán­do­nos de su fa­mi­lia. «Creo que la vi­da me ha ben­de­ci­do con dos hi­jos her­mo­sos y un ma­ri­do mag­níf­co», re­co­no­ce. Ser ma­dre es al­go que adora y el mo­de­lo de ca­mi­se­ta Hay­den, ade­más de lle­var el nom­bre del me­nor de sus dos hi­jos, es la más ven­di­da de la mar­ca. Es­ta lle­va el lo­go de la frma en la par­te fron­tal, com­pues­to por la fle­cha ca­rac­te­rís­ti­ca, cu­yo ori­gen se re­mon­ta a la he­bi­lla de un cin­tu­rón que Ingrid te­nía y que siem­pre le ha en­can­ta­do por la fres­cu­ra que le trans­mi­tía. Con la ca­mi­se­ta, com­bi­na­da con una fal­da ne­gra de al­go­dón y unos bo­ti­nes, la mo­de­lo se con­to­nea por la ca­sa. Fiel a su es­ti­lo, le gus­ta bus­car el equi­li­brio mez­clan­do pren­das con un to­que mas­cu­lino y fe­me­nino al mis­mo tiem­po. En su ar­ma­rio abun­dan las ca­mi­se­tas y los va­que­ros, aun­que re­co­no­ce que su de­vo­ción son las cha­que­tas, los za­pa­tos y las ga­fas de sol. «Nun­ca ten­go suf­cien­te es­pa­cio en el ar­ma­rio y aca­bo in­va­dien­do el la­do de mi ma­ri­do», con­fe­sa en­tre ri­sas. Ingrid se en­cuen­tra en un mo­men­to de es­plen­dor en el que, des­pués de su ro­tun­do éxi­to co­mo mo­de­lo, hoy en día con­ti­núa dis­fru­tan­do de su pa­sión por la mo­da en su pa­pel co­mo di­se­ña­do­ra ro­dea­da de un mun­do idí­li­co.

«La be­lle­za de París me si­gue sor­pren­dien­do ca­da día, es un mu­seo al ai­re libre»

Re­tra­to de Marc La­gran­ge, cua­dro de Gon­za­lo Pa­pan­to­na­kis y si­lla de Ar­ne Ja­cob­sen.

Ingrid con ves­ti­do de al­go­dón de JU­NE 7.2 y bo­ti­nes Pe­tra de cue­ro de MICUIR.

Fo­to­gra­fía Gi­raf­fes in Mi­ra­ge on the Ta­ru De­sert (Ke­nia, 1960), de Pe­ter Beard.

Lám­pa­ras de Phi­lip­pe Starck, fo­to­gra­fías de Hel­mut New­ton y cua­dro de Mas­si­mo Vi­ta­li.

Ingrid con ves­ti­do de al­go­dón de AT­TI­CO.

Des­de arri­ba a la iz­da., en sen­ti­do ho­ra­rio, Ingrid con ca­mi­se­ta y fal­da de JU­NE 7.2 y bo­ti­nes de cue­ro de GOL­DEN GOO­SE DE­LU­XE; fo­to­gra­fía de Mas­si­mo Vi­ta­li; ba­ñe­ra de Cus­tom; bi­blio­te­ca, y taburetes de Aro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.